hi

Los mexicanos que viven de los videojuegos (e-sports)

Sedentariosolitariosin futuro. Son las etiquetas que se impactan sobre niños que reciben como regalo un videojuego y lo usan a veces con obsesión desmesurada. Sin embargo, la era digital vive una nueva tendencia en la que esos chicos que eran juzgados son hoy gamers que firman contratos profesionales por jugar. Hay mexicanos que viven de los videojuegos.

“Mi mamá me decía que lo dejara, que estudiara; me quitaría el modem y hasta me escondía el cable de la computadora, pero al final vio que ganaba torneos y comprendió que esto era lo que quería hacer. Me dijo que no podría vivir de esto, pero ahora lo hago”, comenta José Roberto Ponce, de 24 años, jugador profesional del equipo Predators que compite en League of Legends.

Predators forma parte del torneo de la Liga Latinoamericana Norte, en una naciente y productiva era donde los juegos electrónicos despuntan como el futuro del entretenimiento deportivo; así lo ve el Campeón Panamericano de Tiro con Arco, René Serrano, quien tras su retiro se convirtió en gerente general de la franquicia.

“Hace 25 años le decían a los chavos que salían a echarse una cascarita que no vivirían de eso y ahora eso les pasa a estos jugadores, que de verdad son profesionales. Tienen una alta exigencia de concentración, preparación mental y acondicionamiento; deben resolver variables para 100 operaciones en menos de 10 segundos y comparte mucho con el deporte tradicional, como en mi caso el tiro con arco que es control mental, coordinación y psicomotricidad en alto rendimiento”, explicó Serrano Gutiérrez.

El equipo involucra apoyo nutricional, psicológico y dirección técnica. “Ser entrenador de un videojuego es como ser DT de futbol: tienes jugadores y desarrollo de estrategias. Entrenamos y hacemos un trabajo profesional para ganar cada partida. Latinoamérica es de las regiones emergentes, pero con el crecimiento constante hay más espectadores y jugadores que crecen de forma exponencial”, agrega el estratega del equipo, Gonzalo Peredo.

La final mundial de Leage of Legends 2017 recibió a 80 mil asistentes en el Estadio Olímpico Nido de Pájaro de Beijing, China, más una audiencia online superior a los 519 mil fans en todo el mundo, lo que sumó un total de 4.5 billones de horas de transmisión; mientras que, para los equipos que llegaron a la final se repartieron cerca de 4.5 millones de dólares, en premios.

Este año hubo una competencia extraoficial durante los Olímpicos de Invierno de Pyeongchang como prototipo para verlos en Tokio 2020.

El fenómeno del E-Sport es considerado un objeto de estudio para Ángel Garfias, Doctor en Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, quien fundó La Finisterra, que es el Centro de Investigación Científica de Videojuegos, Anime, Cómics, Manga y Lucha Libre.

“El deporte es competición, y dentro de los videojuegos hay una competencia. Entrenan como un jugador de ajedrez. En muchas disciplinas el ejercicio es la clave, pero en estos deportes, la clave es el pensamiento. No hay razones para no considerar al videojuego un deporte, siempre y cuando no nos vayamos con un concepto erróneo de deporte”, considera.

En junio pasado quedó constituida ante autoridades nacionales e internacionales la Federación Nacional de Deportes Electrónicos de México, tercera institución de representación nacional creado en América Latina para la organización de los e-games. El presidente de este deporte es el coreano naturalizado mexicano Lee Wong, quien fuera entrenador de la Selección Nacional de Tiro con Arco en dos ediciones de Juegos Olímpicos.

Todo empezó en cibercafés coreanos

La industria millonaria del deporte digital nació a finales de los 90 en Corea. “El gobierno coreano impulsó la conectividad por internet y la juventud se reunía de manera informal para competir; creció la tendencia, complejidad y penetración de esta actividad, pues el gusto no sólo está en jugar, si no en competir en los videojuegos; las empresas ven un área de oportunidad para acercarse a este grupo demográfico a través de patrocinios y ser dueños de equipos”, explicó Raúl Fernández, director general de Riot Games para Latinoamérica Norte, compañía creadora del juego Leage of Legends.

 

Ofrecen becas académicas

En Estados Unidos hay hasta ahora 17 universidades con programas académicos y equipos de e-games; entre ellas: Irving, California; Columbia; Robert Morris de Chicago; Tiffin, Ohio; Midlan, Nueva Inglaterra; Indian Tech; así como Kansas Wesleyan, Kansas. En México el Tec de Monterrey, campus Monterrey realizó una primera competencia de e-games con aval de la institución para dar seguimiento a talentos nacionales, en un proyecto naciente en nuestro país.

Juegan equipos profesionales

El equipo Xolos de Tijuana de la Liga Mexicana de Futbol ya tiene representación en los e-games con Rodrigo UL1BARRI, quien representa al equipo en el FIFA Club World Cup virtual. Franquicias como el Real Madrid, el Barca, equipos de la MLS como los Columbus Crews o de la NBA como los Lakers ya tienen representación de alta competencia en el mundo de los videojuegos.

 

TE RECOMENDAMOS |

Desaire olímpico

Banda Sonora 101: Danny Boyle, la música en su cine

Desde hace tres semanas y tras haber revisado la historia del cine-rock, en @BandaSonora101 hemos realizado recorridos por la obra de cineastas que, desde mi punto de vista, han integrado a la música como parte fundamental de su lenguaje cinematográfico.

Arrancamos con Jim Jarmusch y luego dedicamos dos programas seguidos al gran Martin Scorsese. Ahora, y tras haberlo sometido a votación en twitter, toca el turno al británico Danny Boyle, director de películas del calibre de ‘Trainspotting’, ’28 Days Later’, ‘Sunshine’ y ‘Slumdog Millionaire’, y para quien la música juega un rol fundamental en su obra.

Danny Boyle nació el 20 de octubre de 1956 en Radcliffe, Mánchester, así que en otoño de 2018 cumplirá 62 años.

Es posible hablar de Boyle como uno de los cineastas más versátiles de la actualidad. Su filmografía incluye la adaptación de novelas de culto como ‘The Beach’ y ‘Trainspotting’, hasta cine de ciencia ficción como ‘Sunshine’, cine social como ‘Slumdog Millionaire’, un filme familiar como ‘Millions’, un thriller psicológico como en trance y un filme biográfico como ‘Steve Jobs’. Y si le escarbamos un poco más encontramos comedia negra en ‘Shallow Grave’ y ‘A Life Less Ordinary’, cine de terror en ’28 Days Later’ y un drama minimalista en ‘127 Hours’.

Como vemos, Boyle no se encasilló en un género sino que decidió explorar en todas las posibilidades de la narración cinematográfica de ficción. Curiosamente, el elemento que une a sus películas es la música que habita en las bandas sonoras de cada una.

Me explico: en la obra de Danny Boyle, los vasos comunicantes entre sus filmes se revelan más en las bandas sonoras que en los temas y géneros que aborda. Es más común encontrar a Underworld en los soundtracks de sus películas que a Ewan McGregor o el género ciencia ficción, por ejemplo. Tal vez el cine social, la comedia negra, pero no son temas tan recurrentes como su gusto por determinado tipo de música. Lo mejor del asunto es que Boyle utiliza la música (debo decir: de manera magistral) para fortalecer el sentido del relato y, sobre todo, para mover emociones en el espectador.

La música electrónica es un común denominador en su filmografía aunque sus gustos musicales son variados. En sus bandas sonoras cohabitan Orbital con Beck o Leftfield con Lou Reed. Creo que su gusto se puede sintetizar en la larga relación artística que mantiene con la banda británica Underworld.

El trabajo de Boyle ha sido tan reconocido a nivel internacional, que en 2012 fue director artístico de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres. Si la revisan en YouTube verán la calidad de su trabajo.

Tras esta breve introducción, vamos a abrocharnos los cinturones de seguridad porque esta nave fílmica llamada @BandaSonora101 entra al túnel del tiempo para viajar a enero de 1995, mes en el cual se estrenó la exitosa ópera prima de Danny Boyle.

Primer largometraje de Danny Boyle. Tal fue el éxito de esta película en la taquilla y crítica inglesas, que fue reconocida en los premios BAFTA como la Mejor Película Británica de 1994. También fue la primera colaboración entre el actor escocés Ewan McGregor y Danny Boyle. Impregnada de humor negro, cuenta la historia de tres compas de departamento que encuentran una maleta llena de dinero en la habitación de un nuevo y misterioso inquilino, mismo que acaba de morir por sobredosis. En lugar de llamar a la policía, deciden quedarse con la lana y a partir de ahí se desatan una serie de sucesos tan dramáticos como hilarantes. La banda sonora trae música original de Simon Boswell (compositor de la música para películas de Dario Argento y Alejandro Jodorowsky) y rolas de Nina Simone, Andy Williams y Leftfield.

El éxito de ‘SHALLOW GRAVE’ (1994) le abrió muchas puertas a Danny Boyle y gracias a ello consiguió financiamiento para su segunda película, la inmortal ‘TRAINSPOTTING’, adaptación de la novela homónima de Irvine Welsh, la cual se estrenó el 13 de mayo de 1996 en el festival francés de Cannes, donde empezó una meteórica carrera que la llevó a convertirse en un clásico instantáneo. La frenética historia de cinco amigos y su relación con las drogas duras, el sexo y la violencia cautivó a toda una generación que hizo de TRAINSPOTTING un referente obligado de la década de los noventa del siglo pasado. Desde la primera escena Boyle marca el ritmo del filme con la música y los corazones palpitan a todo con la poderosa ‘Lust for Life’ de Iggy Pop. Digamos que la música son las alas que mantienen a TRAINSPOTTING siembre arriba, imparable en su vuelo y moviendo emociones. La banda sonora de esta película es en sí misma un clásico.

Es la tercera película de Danny Boyle y se estrenó en Inglaterra en octubre de 1997. Resulta que un par de años antes Boyle recibió una jugosa oferta de un estudio de Hollywood para dirigir la cuarta entrega de ALIEN, pero el británico prefirió filmar esta comedia negra protagonizada por su (en ese entonces) actor de cabecera Ewan McGregor y por Cameron Diaz. Cuenta la relación que surge entre una chica rica y su torpe secuestrador. No es de lo mejor logrado en la temprana obra de Boyle, pero la banda sonora trae joyas de Underworld, The Prodigy, R.E.M., The Folk Implosion y piezas que rompen con el uso de la música electrónica como una de los Squirrel Nut Zippers, que es puro swing.

La cuarta película de Danny Boyle se llama THE BEACH y es una adaptación de la novela homónima de Alex Garland. Originalmente iba a ser protagonizada por Ewan McGregor, actor principal de los primeros tres filmes de Boyle, pero los estudios le impusieron a Leonardo DiCaprio en el protagónico y el resultado fue una película tediosa y sin mucha coherencia. La música original es de Angelo Badalamenti, compositor de buena parte de la obra de David Lynch, y el soundtrack incluye piezas de Underworld, Orbital, Leftfield, Moby, y Blur.

La quinta película de Danny Boyle es 28 DAYS LATER (EXTERMINIO en español) y se estrenó en Inglaterra en noviembre de 2002. El guionista es Alexander Garland, autor de la novela The Beach, en la que se basa la película anterior de Boyle. Parece que la dupla Boyle-Garland tenía que sacarse la espina y sin duda lo hizo con esta potentísima película sobre zombis infectados de rabia, en cuya trama subyace un retrato de la naturaleza humana. La música original es obra del compositor John Murphy y el soundtrack incluye rolas de Brian Eno, Blue States y Grandaddy.

El sexto proyecto cinematográfico de Danny Boyle se llama MILLIONS y se estrenó el 14 de septiembre de 2004 en el festival canadiense de Toronto. Es un filme apto para toda la familia que cuenta la historia un niño británico de siete años al que literalmente le cae del cielo una bolsa repleta de libras, justo antes del cambio de moneda a euros. Nuevamente Boyle deja bien claro que es un cineasta que no se encasilla y puede pasar de un género a otro con muy buenos resultados. La música original es de John Murphy y la banda sonora trae rolas de Muse, Feeder, The Clash, Vangelis.

Es la incursión de Danny Boyle en la ciencia ficción. El Sol se va a apagar y como consecuencia vendrá la extinción de la raza humana. La única salvación radica en la misión del Icarus II, una nave tripulada por 6 hombres y 2 mujeres cuyo objetivo es acercarse lo más posible al Sol y detonar una enorme carga explosiva para que la estrella vuelva a brillar. Nuevamente el guión es de Alex Garland y la música original de John Murphy y Underworld. Una joya. Si les gusta el cine de ciencia ficción, ésta es una película obligada.

También podría interesarte: Ex Machina

La octava película de Danny Boyle es SLUMDOG MILLIONAIRE, un filme de corte social que cuenta la maravillosa historia de un joven huérfano de 18 años en Mumbai y su participación en la versión india del programa ¿Quién quiere ser millonario? Esta película estuvo nominada a 10 premios Oscar de los cuales ganó 8, incluidos el de mejor director y mejor película. La música original es del compositor indio A. R. Rahman con colaboraciones de M.I.A.

Es la novena película de Danny Boyle y se estrenó el 4 de septiembre de 2010 en el festival estadounidense de Telluride. Se trata de un drama sobre un montañista que queda atrapado en un peñasco. Otro giro en la filmografía de Boyle, ahora con una película minimalista que centra la tensión dramática en un solo personaje, este montañista que busca sobrevivir a toda costa. La música original es de A. R. Rahman y la banda sonora incluye rolas de Free Blood, Sigur Rós y Plastic Bertrand.

Tras haber sido el director artístico de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, Danny Boyle realizó su décimo largometraje, TRANCE (2013), mismo que se estrenó en marzo de 2013 en Inglaterra. Esta película implica un nuevo giro en la obra de Dany Boyle, ahora con un thriller psicológico que cuenta la historia de un empleado de una casa de subastas que se asocia con una banda criminal para robar una obra de arte. En el atraco recibe un golpe en la cabeza y al despertar descubre que no recuerda dónde escondió el cuadro. En ese momento se desata el conflicto con el líder de la banda y la película se pone buenísima. La música original es obra del compositor Rick Smith y el soundtrack incluye rolas de Moby y UNKLE.

El onceavo proyecto cinematográfico de Danny Boyle es STEVE JOBS (2015), mismo que se estrenó el 5 de septiembre de 2015 en el festival de Telluride. En esta ocasión Boyle entrega un filme biográfico sobre el icónico fundador de Apple y personaje clave de la revolución tecnológica de finales del siglo pasado. La actuación de Michael Fassbender en el papel de Steve Jobs es sobresaliente y la música original de Daniel Pemberton es como un traje a la medida.

La premier mundial de esta esperada película fue el 22 de enero de 2017 en Edimburgo, Escocia. Nuevamente el guión es de John Hodge a partir de la novela de Irvine Welsh, y participa el mismo elenco de la versión de 1996. Sin alcanzar el éxito de la primera parte, TRAINSPOTING 2 es una película muy bien lograda cuya historia da seguimiento a la vida de estos maravillosos bribones sin oficio ni beneficio. El soundtrack, como era de esperarse, es una bomba.

También podría interesarte: Trainspotting 2: La vida en la retromanía

El que ríe al último (y durante un mes)…

 

Termina la olimpiada, empiezan los Juegos Olímpicos con una ciudad en quiebra, atada por serveros problemas políticos y sociales (no, no es México 68), la ausencia de diversos deportistas por miedo al virus del zika, los juegos de la inclusión (de mujeres) y la exclusión (de rusos y gifs), con una Villa Olímpica en obra negra, agua contaminada y la falta de pokemones en Río de Janeiro, todo lo que podría salir mal, aparentemente ya ocurrió o se nos olvidará en cuanto empiecen a caer los récords o se descubra una nueva red de tráfico de orina.

 

Pensarán que no podrán escapar al furor emanado por la antorcha olímpica, pero Rock 101 llega a rescatarlos en la inundación mediática, tenemos una semana apta para los deportistas de sillón, melómanos extremos, recopiladores de datos inútiles y expertos en preparación de caipirinhas (o cualquier cosa que contenga alcohol), sigan nuestra transmisión del 8 al 12 de agosto tenemos razones para decir #YoRíoAlÚltimo.

 

 

 

 

 

 

 

-->