hi

El soundtrack de la vida – En medio de la nada

Hay momentos en la vida en los que nos quedamos en blanco, en los que la mente nos juega una mala pasada y reduce nuestra creatividad a cero. Un ejemplo muy claro soy yo, y la colaboración que en este momento que amablemente leen. Antes de iniciar a escribir estas palabras, no tenía la menor idea de qué tema o rola podría ser parte de este ínfimo pedazo de la (des) memoria colectiva. La gran ventaja es que siempre la música es inspiradora y en esta ocasión les hablaré de tres rolas que pueden usar cuando, como yo, se encuentren en medio de la nada.

‘Don’t Stop Believing’ de 1981 es el segundo sencillo del álbum Escape de Journey, y el track más conocido de la banda de San Francisco, California. En el año de su lanzamiento logró llegar al Top 10 del Billboard Hot 100, sin embargo el verdadero éxito llegó en 2009, cuando el sencillo apareció en el último episodio de la serie de HBO Los Soprano, desencadenando más de 2 millones de descargas en iTunes y un aumento del 482% en ventas físicas del álbum. La rola es energética, tiene un gran riff de guitarra y la letra, que nos invita a nunca dejar de creer es capaz de sacarnos del más profundo letargo una extensión de la nada.

 

En 1965, Steven Tyler escribió ‘Dream On’, que sería el primer sencillo y éxito de Aerosmith de su álbum homónimo de 1973, aunque ya había sido interpretada en vivo en 1969 con la anterior banda de Tyler, Chain Reaction. El ritmo de la rola va de menos a mas, y la inclusión del piano, (interpretado por Tyler en las versiones en vivo). La narrativa es realista y la voz de Tyler sobresaliendo por encima de los instrumentos insta a soñar hasta que nuestros sueños se vuelvan realidad.

 

 

Para finalizar y anticipando una época de cambios, les comparto ‘Good Riddance (Time of your life)’ de la banda Green Day. El segundo sencillo de álbum Nimrod de 1997. El track fue escrito por Billie Joe Armstrong para ser incluido originalmente en el álbum Dookie de 1994. El vídeo del sencillo fue premiado durante los MTV Video Music Awards de 1998 como mejor clip alternativo.

El tema invita a una rreflexión en un momento en que nos encontramos ante un cambio o una desviación en el camino y hay que tomar una decisión. Para mi lo más importante en esta canción es la idea de poder tomarse unos momentos para valorar la actividad que hayamos desempeñado y hacer un balance de lo bueno, lo malo. Sin duda un tema muy profundo para Billie Joe, pero que a mí me habla y la que recurro cada vez que, como en este momento, me encuentro ante una nueva oportunidad y tengo la mente en blanco.

 

Heavy Metal, el culto en seis historias

La estética del caos, el punk, el metal y lo erótico, la revista francesa que diera pie a la edición estadounidense Heavy Metal, desarrolló su propio universo a partir del cómic fantástico, destacando inmediatamente con las colaboraciones de H.R. Giger, Esteban Maroto, Moebius y Philippe Druillet. Durante 40 años han definido con bromas agudas y violencia visual un culto a la mezcla de ‘Barbarella’ (1968) con ‘A Clockwork Orange’ (1971).

En 1981 se extendió por primera vez con seis visionarias historias de ficción y fantasía combinadas con música de Black Sabbath, Blue Oyster Cult, Cheap Trick, Devo, Donald Fagen, Grand Funk Railroad, Sammy Hagar, Journey, Nazareth y Stevie Nicks.

Como película ‘Heavy Metal’, revelaba el estilo de una época, iniciaban los 80 con una éstetica agresiva de la mano de la primera revista ilustrada para adultos, de bajo presupuesto para 1981 pero tan influyente en los años posteriores que los seis segmentos han sido retomados de diversas formas en el cine, solo basta ver las películas de David Fincher para entender porqué tenía tanto interés en realizar un remake.

 

Celebrando en el 2016 su 35 aniversario, la película fue la primera extensión de la revista, no incluyó la variedad de artistas internacionales que lograron crear la fantasía soft core and gore que los adultos buscaban, se mostró complaciente con las escenas de peleas, drogas, bromas de sexo y senos bamboleantes, esencialmente parecía una comedia estándar para adolescentes, con pocas dimensiones y derivaciones de historias que ya habían sido publicadas, sin embargo la remezcla cyberpunk combinada con la música logró que a pesar del fracaso, ‘Heavy Metal’ se convirtiera en un filme de culto.

Tomemos como referencia la primera escena, un astronauta llega a la tierra en un convertible blanco y un pequeño regalo que no tardará en desintegrarlo, poderes malignos se desatan en esos primeros minutos, inmediatamente estás en el universo Heavy Metal, que pronto se carga de robots cachondos, zombies, parodias de vaqueros del espacio y feministas buscando venganza.

Las seis historias se ajustan en una forma perversa, la desintegración inicial en realidad es parte de un circulo que se cierra con balance al final, son las imágenes y las 16 canciones que escuchamos las que hacen que trascienda ‘Heavy Metal’ como película y elemento cultural.

Curiosamente, aún teniendo los mismos elementos que la película de 1981, ‘Heavy Metal 2000’ no logró el mismo impacto, ni la voz de Billy Idol ni el soundtrack lograron salvar a la producción. Visualmente era la representación viva de la revista unida a la música de Bauhaus, Queens of the stone age y Pantera, sin embargo ¿qué sorpresas podía brindar Heavy Metal a una generación bombardeada por todos sus herederos?

Lo que ocurrió en 1981 obviamente ya no es de interés para el 2000, sobre todo cuando tienes en medio de esos dos puntos ‘The Terminator’ (1984), ‘Dune’ (1984), ‘Brazil’ (1985), ‘Akira’ (1988), ‘Total Recall’ (1990) y ‘The Fifth Element’ (1997), películas con referencias visuales que hablan de la inportancia de ‘Heavy Metal’, sin embargo nada es tan claro como los primeros minutos de ‘Tenacious D in The Pick of Destiny’ (2006).

-->