hi

Enrique Ochoa Reza hipoteca al PRI

Enrique Ochoa Reza, diputado plurinominal del PRI, siendo presidente de su partido pidió un millonario préstamo para reflotar la precampaña y campaña de los candidatos priista a la presidencia de la República, a cambio dejó en garantía inmuebles o prerrogativas, que buscan ser recortadas por Morena.

“Banco Interacciones (del empresario Carlos Hank Rohn) prestó más de 205 millones de pesos al PRI en 2017”, revela un documento al que tuvo acceso Rock 101.

Al 4 de septiembre de 2018, el partido arrasado en las urnas el 1 de julio por Morena hizo un pago para que el endeudamiento con el banco quedase en 179 millones 349 mil pesos, señala la información de la Secretaría de Finanzas y Administración del CEN del PRI.

La encargada de pagar esos compromisos financieros con Interacciones es Claudia Ruiz Massieu Salinas, senadora plurinominal y presidenta del PRI, quien llegó a reemplazar al diputado plurinominal René Juárez Cisneros.

Ochoa Reza, quien en foros y entrevistas afirmaba que José Antonio Meade sería el presidente de la República, dejó al PRI en momentos donde se definía quien llegaría a Los Pinos para que fuera conducido por René Juárez Cisneros.

El PRI quedó en tercer lugar en la elección presidencial, así como perdió espacios en la cámara de diputados y senadores, los congresos estatales y gubernaturas. En el INE no se encontró algún registro sobre del financiamiento pedido al Banco Interacciones.

Del 1 de enero de 2013 hasta el 07 de agosto de 2018, el PRI reporta que solo ha conseguido dinero al banco fundado por Carlos Hank Rohn, quien en 2005 sufrió un traspié político, cuando el mítico Grupo Atlacomulco se jugó la candidatura a la gubernatura del Estado de México por un joven desconocido y ahora presidente de México: Enrique Peña Nieto.

El banquero mexiquense es hijo del profesor Carlos Hank González, quien fue gobernador del Estado de México y regente de la Ciudad de México.

Los bancos extranjeros y mexicanos como Interacciones, que se fusionó con Banorte, pueden hacer préstamos a cualquiera de los partidos políticos, siempre y cuando dejen en garantía las prerrogativas o financiamiento otorgado por el Instituto Federal de Electoral (INE) o entreguen como aval prendario algunos bienes inmuebles o edificios. Los bancos y empresas están impedidas en donar o dar dinero a los partidos políticos.

El PRI y el PAN tienen edificios muy valiosos, que en un momento dado si no los ocupa, pueden vendidos a dependencias federales o de la Ciudad de México o a empresas nacionales o extranjeras, dijo Alejandro Kuri, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI).

El terreno en la Ciudad de México es cada vez más escaso, así como es difícil encontrar un predio con esas características, como los del  PRI, agrega el empresario.

Actualmente, el partido presidido Claudia Ruiz Massieu es dueño de tres  predios ubicados en la colonia Tabacalera y en Buenavista, cuyo valor catastral es de unos 382 millones de pesos. Ese valor de los inumebles puede incrementarse en hasta 200 por ciento, según valuadores de propiedades.

Los otros préstamos

Banorte-Interacciones también financian a gobiernos estatales con el propósito de que construyan obras e infraestructura para la población.

A junio de 2018,  al banco fuerte de México le debían unos 141 mil 042 millones de pesos los estados y municipios, quienes son gobernados por políticos que han salido del PRI, PAN, PRD y otros partidos políticos, según los financiamientos y obligaciones inscritos en el Registro Público Único elaborado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Nuevo León, una entidad gobernada por el independiente Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, le debe más de  21 mil 097 millones de pesos a los dos bancos.

Chihuahua, quien es gobernada por el panista Javier Corral Jurado, adeuda más de  18 mil 256 millones de pesos al banco dirigido por Carlos Hank González, hijo de Carlos Hank Rhon fundador de Interacciones.

Coahuila, un estado gobernado por el priista Miguel Ángel Riquelme, tiene compromisos por más de  17 mil 295 millones de pesos con Banorte e Interacciones.

Estado de México, quien es gobernado por el priista Alfredo del Mazo Maza, tiene una deuda de aproximadamente 16 mil millones de pesos con el segundo banco más grande de la república mexicana.

SDP recibe al menos 83 mdp del equipo de Meade

Los encuestadores del SDP Noticias han ganado contratos millonarios para posicionar a través de internet y redes sociales la candidatura de José Antonio Meade Kuribreña, candidato del PRI, PVEM y Panal.

El equipo de campaña del aspirante de la coalición de Todos por México ha pagado más de 83 millones 686 mil pesos a Aldea Digital para que exhiba propaganda en internet, así como la administración de los sitios web como: meade18.com, según el Instituto Nacional Electoral (INE).

Aldea de Digital es una empresa de Sergio Jesús Zaragoza Sicre y Aldo Hiram Campuzano Rivera, quienes son socios y fundadores de la compañía y encuesta México Elige publicada en el portal de noticias SDP.

La firma de Zaragoza Sicre y Campuzano Rivera ha obtenido al menos 9 contratos para ofrecer ese tipo de servicios a la candidatura del ex secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Según documentos del Registro Público de la Propiedad de Nuevo León, la empresa contratada por Meade Kuribreña ofrece servicios de asesoría, consultoría, programación y diseño de sistemas de seguridad de sistemas computacionales, administración de páginas web y comercio electrónico, asesoría en marketing político y campañas políticas, así como la administración de tecnología y talentos creativos y  análisis y estadísticas de medios sociales.

Sergio Jesús Zaragoza Sicre es un empresario que comenzó en Hermosillo con empresas como Monedas Digitales, Compresores y Refacciones, Medicinas a tu casa y Refrigeración Zaragoza. En Ciudad de México tiene registrada la firma México Elige, nombre dado a la encuesta publicada por el portal SDP Noticias.

Zaragoza Sicre fue director de Telemax, el canal de televisión del gobierno de Sonora en el sexenio de Eduardo Bours Castello.

Aldo Hiram Campuzano Rivera aparece como representante de la encuesta México Elige registrada ante el Instituto Nacional de Electoral, así como es socio de una empresa con ese nombre y de Aldea Digital.

SDP – Estudio (1)

“Yo qué culpa tengo de que ustedes estén empatados”

“Yo qué culpa tengo de que ustedes estén empatados hasta abajo y piensen que van a remontar aquí”, soltó Andrés Manuel López Obrador en el tercer y último debate de los candidatos a la presidencia, mientras los aludidos, José Antonio Meade, y Ricardo Anaya, miraban pasivos ver llegar el golpe.

Fue una noche aburrida y tal vez ese mensaje de AMLO fue lo más interesante de toda la sesión que estaba planeada como debate y terminó siendo una especie de informercial en donde lo que se vendía eran tres políticos sin ideas claras.

Mientras mostraba la sentencia del Tribunal Electoral, con la que alega su inocencia por el presunto delito de lavado de dinero, el candidato presidencial panista, Ricardo Anaya, reviró a su homólogo del PRI, José Antonio Meade, que es él quien ha estado implicado en escándalos de corrupción y aseguró que cuando sea residente lo llevará ante la justicia a él y al presidente Enrique Peña.

“Este decreto te implica a ti directamente en el último gran escándalo de Odebrecht. Yo sí quiero que la gente sepa por qué me han atacado tanto y porque tanta guerra sucia, porque he dicho con toda claridad que cuando yo sea presidente sí los voy a llevar ante la justicia. Lo digo con absoluta serenidad pero también con firmeza: no van a quedar sin castigo casos como Ayotzinapa, la Casa Blanca, Odebrecht, la estafa maestra… tú, José Antonio, y tu jefe Enrique Peña Nieto van a enfrentar la justicia cuando yo sea presidente de México. Porque eso es lo correcto, entiendo que se pusieron de acuerdo con López Obrador, que ya los perdonó, pero la justicia se tiene que hacer en nuestro país. Es lo correcto, lo he dicho de cara a la nación”.

Luego de casi dos horas de intercambio de ideas, puntos de vista y acusaciones, concluyó el tercer y último debate de candidatos presidenciales organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

En este tercer encuentro, efectuado en el Gran Museo del Mundo Maya, en Mérida, Yucatán, los aspirantes respondieron preguntas enviadas por la población vía redes sociales.

En un formato de mesa redonda, el encuentro entre Andrés Manuel López Obrador, Jaime Rodríguez Calderón, Ricardo Anaya y José Antonio Meade fue moderado por los periodistas Gabriela Warkentin, Leonardo Curzio y Carlos Puig.

José Antonio Meade Kuribreña, candidato presidencial del PRI, PVEM y Panal, aseguró que el gobierno de Andrés Manuel fue un fracaso en el gobierno de la Ciudad de México, porque sólo generó unos 226 empleos y creció 0.8 por ciento anuales.

“En México se creció 2 por ciento, mientras la Ciudad de México, (cuando era gobernada por el candidato de Morena) creció sólo 0.8 por ciento”, dijo el aspirante de la coalición de Todos por México.

El ex secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP) comentó que mientras Andrés Manuel López Obrador generaba 266 empleos al menos, pero cuando era jefa de gobierno Rosario Robles había más de 7 mil empleos y con Alejandro Encinas se abrieron unas 11 mil fuentes de trabajo cada mes.

“La tragedia fue la gestión (de Andrés Manuel) en la Ciudad de México”, agregó el político priista.

En su mensaje final, Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES), invitó a los ciudadanos a participar en el proceso electoral del 2018, para que ejerzan su derecho al voto.

“Los invito a participar en esta elección, no tengamos miedo y vamos construir esta cuarta transformación”, se dirigió a los ciudadanos en su discurso del cierre del tercer y último debate presidencial.

Ricky Riquín Canallín, así el nivel de argumentación del segundo debate

TIJUANA. AMLO se enojó. “Es Ricky Riquín Canallín”, dijo Andrés Manuel López Obrador a Ricardo Anaya. “Es un corrupto este señor, engaña tontos, yo creo que ya se le acabó su teatrito”.

 

Ricardo Anaya es “Ricky Riquín Canallín”, dijo AMLO (@lopezobrador_) en el #DebateINE. pic.twitter.com/fEbMFk2ASE

— El Financiero (@ElFinanciero_Mx) May 21, 2018

 

Andrés Manuel López Obrador y  Ricardo Anaya se cruzaron acusaciones de mentiroso y farsante al referirse a la gestión del candidato de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) cuando fue jefe de gobierno de Ciudad de México entre 2000 y 2005.

“Anaya es un mentiroso, cuando fui jefe de gobierno aumentó como nunca la inversión extranjera”, afirmó López Obrador al responder a la acusación de Anaya sobre la caída de las inversiones durante su gestión.

Anaya, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), indicó que las cifras de las que alardea López Obrador sobre la inversión se deben a la venta de los bancos Bancomer al BBVA y Banamex al Citi de Estados Unidos.

“¿Estás orgulloso de que se haya vendido la banca mexicana a Estados Unidos y a España?”, le preguntó Anaya a López Obrador.

Anaya agregó que López Obrador es un “farsante” y que por ser totalitario no esta acostumbrado a que sus asesores ni nadie le contradigan.

López Obrador, que no respondió a la pregunta de Anaya, encabeza las encuestas de opinión con una diferencia de 20 puntos sobre Ricardo Anaya, que se mantiene en segunda posición por delante del candidato del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, ante las elecciones presidenciales del 1 de julio.

En otro momento del debate, Anaya calificó de “disparate” la propuesta de López Obrador de construir un ferrocarril de Oaxaca a Veracruz. “Son las locuras de López Obrador”, indicó Anaya acerca las propuestas del favorito para las elecciones del 1 de julio..

“Anaya eres un demagogo y canallita. Anaya y Meade pertenecen a la mafia del poder y son los responsables de la situación actual”, respondió López Obrador.

Durante el debate, que se celebra en la ciudad fronteriza con Estados Unidos de Tijuana, López Obrador evitó responder directamente algunas de las acusaciones de los otros candidatos.

“No voy a entrar en la provocación”, respondió López Obrador a Meade sobre la posición de su partido Morena en el Congreso mexicano en contra de la apertura comercial de México respecto a otros países.

Dada la diferencias en las encuestas de opinión Anaya mantiene la estrategia de atacar en todo momento a López Obrador, mientras que sus referencias a Meade son mínimas.

El 1 de julio están llamados a las urnas 89 millones de personas para elegir al presidente de México, los diputados, los senadores, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de Ciudad de México, entre otros tres mil 400 cargos.

Con información de EFE

El ‘gemelo de Corbyn’ López Obrador se prepara para el poder

Washington se preocupa mientras un veterano izquierdista y amigo del líder laborista construye una gran ventaja en las encuestas presidenciales, dice The Sunday Times.

Se escucharon porras y fuegos artificiales crujieron sobre cabezas cuando un jeep se detuvo en la polvorienta plaza y salió la alta figura de cabello plateado del “gemelo ideológico” de Jeremy Corbyn, quien parece destinado a convertirse en el próximo presidente de México.

Se espera que Andrés Manuel López Obrador logre una sorprendente victoria en las elecciones del 1 de julio si las encuestas son correctas — colocando a un izquierdista a cargo en la frontera sur de Estados Unidos — y él espera que el líder laborista, su amigo, tenga el mismo éxito en Gran Bretaña .

Los izquierdistas veteranos están cerca. Corbyn, de 68 años, y su esposa mexicana, Laura, pasaron parte de sus vacaciones de Navidad con López Obrador, de 64 años, y su esposa, Beatriz, en 2016.

“AMLO”, como se conoce al mexicano por sus iniciales, le regaló a Corbyn unos sombreros de hojas de palmera conocidos como jipis —hippies pronunciados. “Jeremy los amaba”, dijo una fuente cercana a la campaña de AMLO.

José Jacques y Medina, un activista de los derechos humanos y amigo de López Obrador, describió a los dos hombres como gemelos ideológicos. “Son de una edad e ideología similares, y han pasado muchas horas hablando sobre el sueño de un gobierno global”, dijo.

Se reunieron nuevamente el año pasado en Londres, donde López Obrador le dijo a un periodista de televisión mexicano: “Espero que Jeremy se convierta en primer ministro”.

La esposa del líder laborista es una activista de los derechos humanos y una importadora de café de comercio justo, y muchos mexicanos están encantados con la idea de que ella interprete el rol de la primera dama en Downing Street.

El alter ego mexicano de Corbyn, sin embargo, tiene muchas más posibilidades de alcanzar el poder. Las encuestas ponen a AMLO 15 a 20 puntos porcentuales por delante de su rival más cercano y conservador.

También enfrenta desafíos y peligros mucho mayores. Después de la pérdida de miles de vidas en la guerra contra las drogas en México, esta es la elección más violenta en la historia moderna del país. AMLO sugirió que legalizar las drogas podría ayudar a detener el derramamiento de sangre.

En sus viajes de campaña en el interior hirviente de México, es saludado como un mesías con sus promesas de enfrentar los asesinatos y la corrupción, y de proporcionar una mejor salud y educación para los pobres.

Los votantes en San Martin Texmelucan, un pueblo textil a 80 kilómetros al sureste de la Ciudad de México, descubrieron recientemente que 113 de sus 185 efectivos de la fuerza policial eran civiles sin entrenamiento que habían pagado sobornos para conseguir sus trabajos. Podría explicar una ola de crimen reciente, y los cuerpos atados o desmembrados abandonados en las calles.

Horas antes de la llegada de AMLO, cientos de sus seguidores se habían reunido entre bulliciosos vendedores callejeros que ofrecían tacos y cerveza. Cuando salió de su jeep le tomó 20 minutos abrazarse y besarse a lo largo de la línea de recepción.

“Llevaremos a cabo una transformación histórica del país”, le dijo a la multitud jubilosa. “¡Presidente!” Le gritaron.

México tiene elecciones presidenciales cada seis años. Cuando AMLO, un ex alcalde de Ciudad de México, perdió por un pequeño margen en 2006, sus seguidores denunciaron fraude y ocuparon una avenida en el centro de la capital durante semanas.

Perdió nuevamente en 2012 y desde entonces ha marcado la retórica populista. Pero sus promesas de más propiedad estatal y ayuda para los pobres han aterrorizado a las empresas.

Sus críticos —como los de Corbyn— lo comparan con Hugo Chávez, el izquierdista que convirtió a la rica Venezuela en un caso candente. Su victoria, dicen, alejaría a los inversionistas y aplastaría la economía.

Washington está preocupado: gane o pierda, AMLO podría amenazar la frágil estabilidad en el patio trasero de EU, en un momento en que las relaciones entre México y Estados Unidos están en su punto más intenso durante muchos años.

Para los seguidores, sin embargo, “El Peje”, su apodo, después de un pez tenaz y lento de Tabasco, su estado natal, es limpio, una rareza entre los políticos mexicanos.

Su honradez sola, argumentan, lo califica para el trabajo de detener la corrupción endémica que se arraigó en la sociedad mexicana bajo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el coloso autoritario que dominó México durante siete décadas hasta el año 2000.

El PRI aún tiene un fuerte dominio bajo Enrique Peña Nieto, quien volvió a ganar la presidencia para el partido en 2012, pero el liderazgo de AMLO en las encuestas es tan pronunciado que si pierde por tercera vez, sus seguidores sin duda echarán la culpa al fraude. Las cosas pueden ponerse violentas.

“Es un momento peligroso en la historia de México”, dijo Manuel Mendoza, de 77 años, profesor retirado en San Martín Texmelucan. “La gente está harta de toda la corrupción, la violencia y el engaño. Nuestra sangre está arriba. Si vuelve a haber fraude, desataremos al tigre”.

Con la historia de México de trucos políticos sucios y travesuras electorales, los obstáculos que enfrenta AMLO son desalentadores. Algunos de sus partidarios expresan temores oscuros de que se arriesga a ser víctima de una bala disparada en defensa del status quo, como Luis Donaldo Colosio, quien fue asesinado en una manifestación de campaña en la carrera presidencial de 1994, supuestamente por el PRI, su propio partido, después de atacar abusos de poder.

Pero matar a López Obrador, quien hace campaña sin guardaespaldas, lo convertiría en un mártir, provocando una furia aún mayor entre los seguidores.

Para un populista, no tiene una retórica fascinante. Cuando su discurso en San Martin Texmelucan divagó, su audiencia comenzó a parlotear. Sin embargo, guardaron silencio al describir los planes para vender el avión presidencial y prometieron no vivir en Los Pinos, el lujoso palacio presidencial en la Ciudad de México, que dijo que estaba “embrujado”. En cambio, se quedaría en el modesto departamento donde vive con Beatriz y su hijo de 11 años.

Su rival más cercano en la carrera es Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional, que ha sido afectado por un escándalo de lavado de dinero y es poco probable que se ponga al día. José Antonio Meade, del PRI, no ha logrado ganar tracción.

Comparado con ellos, dijo Sergio Aguayo, un prominente analista político, López Obrador es “honesto, obstinado pero no muy intelectualmente sofisticado”, otra similitud con su gemelo en Londres.

Fox celebra que Cordero apoye a Meade

El expresidente Vicente Fox celebró que el panista Ernesto Cordero haya anunciado su voto a favor de José Antonio Meade, candidato presidencial de la coalición Todos por México.

“Uno más! Vamos todos!! ganaremos!!”, difundió Fox en su cuenta Twitter.

Previamente, escribió en su red social en favor del video del panista Ricardo Anaya Cortés, candidato presidencial de Por México al Frente, que impulsan los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC).

“Bravo campeón!! Duro y a la cabeza de QUIEN propone descarrear a México. Ya sabes quién!! Todos ya sabemos quién!!”, redactó.

Anaya Cortés subió a su red social el video donde está golpeado una pera de box para relajarse previo al debate entre los abanderados presidenciales.

Previo a su participación en el debate de los presidenciales, el abanderado de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, acudió esta mañana a la misa de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe del Río, en Tijuana, Baja California.

Acompañado por su esposa, Juana Cuevas, el candidato de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza escuchó la homilía.

Al término de la misa, tuvo la oportunidad de saludar a los feligreses, quienes le desearon éxito en el debate que sostendrá esta noche en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Baja California, de cara al proceso electoral del próximo 1 de julio.

Notimex

A las 21:30, el segundo debate

TIJUANA. Esta noche, a las 21:30 horas, tiempo del centro del país, se llevará a cabo aquí el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia de la República, en el que se hablará sobre migración, comercio y frontera, y en el que, por primera vez, ciudadanos podrán interactuar con los aspirantes.

En el ejercicio, que se realizará en la Universidad Autónoma de Baja California, Campus Tijuana, participarán los candidato de las coaliciones Todos por México, José Antonio Meade Kuribreña; Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés; Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, y el independiente, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”.

El debate tendrá una duración de 96 minutos, luego de que se redujo 22 minutos tras la renuncia de la aspirante independiente, Margarita Zavala Gómez del Campo.

El nuevo formato del debate incluye preguntas del público, por lo que 42 ciudadanos estarán presentes y cuestionarán a los candidatos.

El tema a tratar será “México en el Mundo”, con tres bloques. El primero, sobre comercio exterior e inversión; el segundo sobre seguridad fronteriza y combate al crimen transnacional, y el tercero sobre derechos de los migrantes.

Autoridades electorales dieron a conocer el registro de 250 medios de comunicación, entre locales, nacionales e internacionales, 862 reporteros o representantes de agencias noticiosas, para el evento, que será moderado por los periodistas Yuriria Sierra y León Krauze.

El segundo debate presidencial podrá ser visto a través de las redes sociales del Instituto Nacional Electoral (INE) -Twitter, Facebook y YouTube-, así como por diversos canales de televisión y radio del país.

Notimex

AndresManuelovich censura a Pepe Meade gracias a Ricardo Alemán

Esta historia no tiene principio ni fin, solo pretendo expresar mi miedo al odio; mis temores a asesinar la opinión; mi pánico a la censura de la comunidad digital; mi sed de escribir temas más candentes y secretos de los medios de comunicación; mi hartazgo a que callen lo que pocos se atreven a decir.

 

El pasado domingo 6 de mayo, #YoMero @JoseAmeadeK dio luz verde a su cuarto, quinto o sexto arranque de campaña presidencial en medio de fiesta y jolgorio, con un @JuarezCisneros, presidente del @PRI_Nacional, tocando la batucada al puro estilo de cierre del Carnaval de Veracruz con una postal futurista de @ASota enfundada en una chamarra roja pisoteando la identidad e historia del priísmo.

http://www.eluniversal.com.mx/columna/periodistas-el-universal/nacion/sota-sigue-en-campana-de-meade

 

Al candidato de la coalición “Todos por México” se le derrumbó el festejo y sucumbió ante Hashtags y Trending Topics ajenos a los suyos. De tal manera que #YosoyPepeMeade #NombreSonUnosGenios eran cosas de niños.

 

AndresManuelovich y su ejército ruso-mexicano censuraron – sin querer – el festejo del PRI, a sus líderes del partido y a sus miles de militantes, quienes por octava o novena ocasión creyeron que con su nueva y creativa estrategia podían ganar las elecciones del 1 de julio.

 

¿Cómo lo hicieron?

 

La bomba la detonó el periodista @RicardoAlemanMx al tuitear

 

17D00582-B7DA-4C02-A743-0672415DA096.png

 

El tema en redes sociales dejó de ser el relanzamiento forever de @JoseAmeadeK y en minutos cambiamos a ver y leer miles de comentarios que literalmente “atacaban” la opinión o presunta “sugerencia” de este periodista.

 

Más allá del TT, los cuestionamientos y discusiones se concentraron en que, el otrora colaborador de @Televisa @Milenio y @CanalOnceTV insinuaba o sugería que podrían asesinar al candidato presidencial @lopezobrador_

 

Lo que siguió fue violencia contra violencia. Una comunidad tuitera ansiosa de sangre contra un periodista sanguinario editorialmente.

 

¡Detente Trending Topic! no mates al que se exprese y piense diferente.

 

Jamás le daré la razón a Ricardo Alemán ni a los victimarios digitales. Ese día solo observé a la lejanía una comunidad que sacaba mil ejemplos para cobrar uno a uno los comentarios de este personaje, quien igualmente olvidó la ética y rigor periodístico en algún cajón de la soberbia.

 

¡Por fin cayó! ¡Vienen más! Gritaban miles de gargantas. Siguió lo predecible: demandas ante la @PGR_mx, despidos de los principales medios de comunicación en los que colaboraba y por qué no, amenazas de muerte. “A quien a hierro mata, a hierro muere”, denostaban las almas podridas.

 

@julioastillero mencionó que le parecía sumamente peligroso que se aliente o “juegue” con la idea de un atentado político, como lo hace @RicardoAlemanMx

 

@RicardoAlemanMx en su portal La Otra Opinión respondió que el linchamiento mediático –iniciado por Julio Astillero— tocó a varios intelectuales y con @CiroGomezL afirmó que “se comieron completito el saco y las serpientes“, cayendo en un fascismo por pedir su cabeza.

 

La guerra la ganó AndresManuelovich, quien ni siquiera apareció o incitó a sus seguidores. La tarde de ese domingo, sus fieles guerreros digitales y la comunidad que se sumaba a la crítica mordaz, traían ante el candidato la victoria que ellos creían necesaria: la censura.

 

Quienes conocemos a @lopezobrador_ sabemos que es un hombre de diálogo, sabe jugar sus cartas, y aunque a veces parece perder la cordura, su preparación e ideales lo regresan a tolerar todas las expresiones más radicales o intolerables, sin ricos ni pobres, sin clases ni fobias: todos somos mexicanos y aunque muchos lo duden, él será nuestro Presidente.

 

Coincido con muchos en que Ricardo Alemán tiene un odio y opinión crítica respecto a Andrés Manuel López Obrador, pero ahora, ese periodista que le cae mal y bien a millones dejó de sintonizarse en @Televisa @Milenio y @Canal11.

 

Hoy me siento culpable, matamos sin querer una voz crítica que piensa diferente a nosotros, intentamos sugerir o afirmar que se incitó a la violencia para agredir a AMLO cuando jamás nos detenemos a pensar que el odio y expresiones en contra de @EPN podrían caer en la misma situación.

Quizá soy tan chaira como realista, o tal vez, como dice mi cuaderno de doble raya, @m_ebrard – cuando lo cuestionan por sus exclusivos y caros relojes – soy “chaira plus”, ya que mis ideales van más por el camino de la izquierda tolerante, además de que me encanta el bienestar en general.

 

¡Basta! No más odio, no más muertes. Tan importante es la vida de un candidato presidencial como de un periodista o de una persona común. @Reforma publicó en marzo pasado que, de acuerdo a Estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, hasta febrero de este año en el gobierno de @EPN las procuradurías y fiscalías estatales iniciaron 102 mil 327 carpetas de investigación por el delito de homicidios dolosos versus las 102 mil 859 indagatorias que se presentaron en el gobierno de @FelipeCalderón.

 

El “Che” Guevara decía que podrían morir las personas, pero jamás sus ideas; Salvador Allende afirmaba que mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor; mientras que Fidel Castro alguna vez asentó que hemos cometido errores y debemos rectificar a partir de nuestros errores.

 

Frases que, en un momento de su historia, de su contexto, de su sentir, transformaron y guiaron y motivan a millones de conciencias, ideales y personas.

 

Ese domingo de linchamiento, millones reaccionaron, y pocos tristemente nos atrevimos a defender algo indefendible, aunque ahora, a la distancia, vemos cómo asesinaron otra voz que pensaba diferente y si no me cree, pregúntele a @aristeguicnn @PedroFerriz y ahora a @RicardoAlemanMx

 

No tengo nada que celebrar; no quiero escribir una historia que involucre a los negocios de los medios de comunicación; quiero matar mis odios y fobias, quiero reconocer que me equivoco y aceptar que podemos ser una mejor sociedad sin caer en radicalismos o venganzas estériles.

 

El tejido social que tanto anhelamos o decimos que se rompió, tal vez, solo tal vez, lo estamos zurciendo con el odio y la venganza, en la estupidez e ignorancia, en el radicalismo y nepotismo; en la soberbia y la falta de valores…

 

No te olvides de escuchar https://rock101online.mx y hoy, solo por hoy, me despido con “Canto a la libertad”, escrita en el año de 1975 por el cantautor José Antonio Labordeta, un español valiente y preparado que es recordado como novelista, político, maestro, poeta, articulista y conductor de televisión. La letra de esta pieza me inspira y motiva a trabajar, soñar y creer en un futuro próspero y sin mezquindad, en donde todos juntos y sin rencores aportemos para ser una mejor sociedad.

 

https://youtu.be/FlbAt-XesJE

Aunque no lo quieren aceptar, Meade difícilmente será presidente

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) cambió de presidente y realizó ajustes en su estrategia de campaña, para relanzar a José Antonio Meade, sin embargo, eso difícilmente solucionará el desprestigio de los priistas y del gobierno de Enrique Peña Nieto, que le impiden crecer con respaldos de la ciudadanía que no los quiere ya en el poder.

Lo anterior podría ser una lectura de un seguidor de Andrés Manuel López Obrador o de uno de Ricardo Anaya, pero es parte del más reciente estudio del Grupo de Economistas y Asociados (GEA).

“Sólo dos de cada diez ciudadanos piensa que lo mejor para el país es que el PRI siga gobernando”, reitera la investigación titulada México: política, sociedad y cambio: Escenarios Políticos.

En su segundo reporte, GEA advierte que el crecimiento de ataques en contra de políticos locales y eventos de alto impacto como el asesinato de los estudiantes de cine en Jalisco agudizan la percepción de la inseguridad fuera de control, del abaratamiento del asesinato como medio para resolver conflictos locales y del desdén de las autoridades en el tema.

“La corrupción sigue pesando severamente sobre la imagen del gobierno y la contienda electoral”, dice el reporte. “El pesimismo sobre el rumbo del país sigue siendo enorme. El proceso electoral no ha alterado hasta ahora esa percepción”.

GEA señala que a 50 días de las elecciones, el Instituto Nacional Electoral (INE) no es visto como una figura que pueda garantizar la imparcialidad de las elecciones.

La investigación es contundente después del primer debate, pues indica que Ricardo Anaya tuvo una mejoría de ocho puntos en su balance de opinión, Andrés Manuel López Obrador subió siete puntos, y José Antonio Meade no mejoró.

A 40 días de iniciadas las campañas, López Obrador se consolidó como puntero en la competencia, Anaya se afianzó en el segundo lugar y Meade en tercero.

“Los dos candidatos independientes se han vuelto competidores meramente testimoniales”, dice el estudio.

Al final, indica que la batalla es de dos. Es decir, aunque Meade y su equipo salgan a decir lo contrario, y compren portadas en periódicos en las que falsean encuestas, no han cambiado la percepción de la gente.

 

 

 

El PRI se la jugará a muerte: José Antonio Meade

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) estará del lado correcto de la historia y dispuesto a jugársela a muerte para defender la estabilidad, la transformación y la seguridad del país, aseguró hoy el candidato de la colación Todos por México a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, en un evento en el que reiteró su compromiso con la militancia y simpatizantes de este partido.

José Antonio Meade dijo que el PRI demostrará de qué está hecho y exhortó a sectores y militancia a defender el respeto y la democracia. “En esta campaña decimos: ¡No! a visiones autoritarias”, afirmó el abanderado presidencial, quien ofreció un gobierno, limpio, eficaz y “concentrado sólo en servir a México”.

Subrayó que en los 56 días que restan para las elecciones, el PRI mostrará la fuerza para convencer a un ejército de millones de militantes y simpatizantes que saldrán a la calle, que tocarán puerta por puerta, todas las manzanas, todas las colonias, todas las secciones de todos los distritos y de todas las circunscripciones para convencer al electorado de que la suya es la mejor opción.

“Hoy quiero, frente a ustedes, reconocer a René Juárez. Y en él, a una militancia activa y comprometida, que pica piedra y palo, que toca puertas, convence a su vecindad, y a un dirigente que, frente al reto y frente a la dificultad, viene y dice aquí: ‘¡Sí se puede!”, exclamó.

José Antonio Meade aceptó que ésta es no es una elección cualquiera, porque está en juego el futuro del país y que “la patria nos convoca de nuevo”. Se dijo orgulloso del priismo que vibra, que pone el ejemplo y trabaja día y noche para alcanzar la victoria. “El PRI está de pie”, aseguró.

Acompañado por candidatos y candidatas a diferentes puestos de elección popular, gobernadores en activo, presidentes municipales, diputados, senadores, miembros del gabinete presidencial y líderes de los sectores priistas, José Antonio Meade habló de lo que será su plataforma de gobierno.

A las mujeres, cuya agenda aseguró adoptar por completo, les ofreció guarderías de tiempo completo y horarios vespertinos, salarios con equidad de género, seguridad social a las trabajadoras del hogar, becas que les permitan continuar con su educación y, sobre todo, trabajar “para que en México nunca se tolere al que le falte el respeto a una mujer”.

Meade se comprometió a trabajar por los jóvenes para que terminen la preparatoria, cuenten con becas y tengan asegurado su acceso a la educación superior. Comprometió créditos accesibles para que puedan poner un negocio.

A los adultos mayores les prometió conseguir que cuenten con hogares donde se les ofrezca un cuidado responsable y adecuado a sus necesidades, además de asegurarles acceso a la salud.

Ratificó que, en su administración, los hospitales estarán totalmente equipados, contarán con medicamentos al 100 por ciento y la población podrá elegir el hospital en el que quiera ser atendido.

El candidato presidencial agregó que, en materia de educación, su compromiso será multiplicar por cuatro las escuelas de tiempo completo y que estas cuenten con alimentación, inglés, internet y actividades deportivas.

Anunció ventanillas únicas para el campo, con acceso ágil en los trámites, reglas sencillas y certeza presupuestas, donde los funcionarios salgan de la oficina y vayan al surco a atender a los campesinos.

Meade ratificó que trabajará por la seguridad del país, con planteamientos serios, donde su estrategia atienda la prevención y quede en claro que, cuando en México se viole la ley, habrá consecuencias, no amnistía.

Por su parte, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, René Juárez Cisneros, afirmó que la militancia ha sido artífice fundamental en las victorias electorales que ha tenido este instituto político y, afirmó, la del 1 de julio no será la excepción.

Detalló que esta campaña se construye desde abajo, con las bases del Revolucionario Institucional, que están trabajando, en plena unidad, en los barrios, colonias, pueblos y ciudades.

“Que no le quede duda a nadie, hoy el partido y la campaña somos rieles de una misma vía”, manifestó el dirigente, al hacer el uso de la voz en su primer evento como dirigente de este partido.

Juárez Cisneros exhortó a la militancia priista a evitar confrontaciones estériles y a no engancharse en discusiones inútiles. Expresó que el PRI aprovechará el tiempo para hablar bien de sus candidatos y llevar el mensaje de que José Antonio Meade es un hombre que ofrece rumbo a la nación.

 

Meade relanza su campaña

¿Qué dijo Meade en el CEN del PRI?

 Quiero que recordemos este 6 de mayo con la certeza de que vamos a ganar, convencidos del triunfo, listos para dar una batalla y ganar esta elección.
 No hay, para ganar, mejor motivación, mejor instrumento que estar convencidos de que somos los mejores.
 Representamos a un partido que cada vez que el país lo ha necesitado ha estado al frente listo para dar la batalla.
 En esta campaña decimos “no” a visiones autoritarias. Hoy la patria nos convoca de nuevo, está en juego nuestro futuro.
 Nuestros hijos nos van a preguntar de qué lado estuvimos, habiendo tenido la oportunidad de estar en la arena, qué estuvimos dispuestos a hacer.
 Queremos que se nos ubique del lado correcto de la historia, del lado que le apostó a la estabilidad, del lado que le apostó a transformar a México, del lado que le apostó a la seguridad.
 Pero, sobre todo, del lado que estuvo dispuesto a jugársela a muerte para defender lo que creemos en este país
 En estos 56 días vamos a demostrar de qué está hecho el PRI.
 Somos los únicos que tenemos la capacidad de convocar y de convencer a un ejército de millones de militantes y simpatizantes que saldrán a la calle, que tocarán puerta por puerta, todas las manzanas, todas las colonias, todas las secciones de todos los distritos, de todas las circunscripciones.
 Hay quienes dicen con soberbia que el PRI ya se va; a los que con soberbia dicen que el PRI ya se va, les decimos que sí, que nos vamos de esta explanada, ¡a Los Pinos!

 

Por qué no te incendiaste José

Meade tiene que mostrar al estadista dispuesto a mover montañas o morir en el intento.

López Portillo fue un autor prolijo y de prosa galana. Entre sus obras hay una de difícil lectura, un capricho literario que acusa psicoanálisis y que plasma una conversación de él, joven estudiante, con su subconsciente, él de maestro universitario. La obra es “Don Q” y su primera edición es de 1965. Tenía 45 años al escribirla.

En ella Don Q le reclama al joven Pepe: “¡Por qué no te incendiaste; por qué no estallaste!”.

Pues bien, veo a Meade y me viene siempre a la mente: “Por qué no te incendiaste José”.

Sólo él tiene la respuesta y la oportunidad.

Alguna vez le pregunté a López Portillo por las frases, me dijo que las habían inspirado la monumental obra de El Hombre en Llamas de su tocayo José Clemente Orozco en el Hospicio Cabañas en Guadalajara, Jalisco y que responden a que hay situaciones límite ante las que solo queda incendiarse. Me platicó una marcó su vida.

Era aún pasante del despacho del Maestro Serra Rojas cuando su hermana Margarita se separó de su marido, un abogado de prosapia, mañas y fama, a quien el joven pasante tuvo que enfrentar tanto en tribunales y como jefe (de facto) de familia. El viejo lobo de mar jugó con él durante años a base de triquiñuelas legaloides y sabadazos por semana. Ya recibido, seguía el pleito enlutado por la muerte de una de las hijas del matrimonio por descuidos en su salud debido a jugar de rehén del padre; se encontraban ambos abogados y excuñados en un cuarto piso de tribunales, y el viejo se mofó del joven que lo agarró de las solapas y lo puso en vilo sobre el barandal para lanzarlo por el cubo de las escaleras. Tal fue el revuelo que el propio juez salió a calmar a López Portillo: “Abogado, se está Usted jugando toda su vida”. No hacía falta que se lo dijera, lo tenía muy claro, pero en ese momento había decidido a cambiar su vida por la de el otro y terminar así el asunto. No fueron los argumentos del juez lo que le hicieron cambiar de opinión, sino la mirada implorante de su excuñado. Allí acabo el pleito en todas y cada una de sus facetas. José se había incendiado.

Regresemos a Don Q, el viejo añoso, sabio y medio loco continuó su reclamo al joven Pepe de la siguiente manera: “Te faltó la voluntad definitiva que también a mi me falta. Soy tan sólo una fuente, parece que inagotable, de palabras, comprensiones, razones, sinrazones y paradojas. ¿Y cómo me comporto? ¿He entregado un dolor por algo? ¿Me he apartado para renunciar mi yoeidad? ¿He aceptado el dolor ajeno para redimirme? ¿Me he rebelado, siquiera? ¡Nada! Palabras, palabras, palabras. Logos, verbo y literatura. ¿Y mi voluntad? ¿A quién o a qué se la he dado? Pura desilusión en el entendimiento. Puro razonar, renegar y, en ocasiones, resignarme. ¿Y mi voluntad, José? ¿A qué he entregado mi voluntad?

Pues bien, veo a Meade y me digo “Por qué no te incendiaste José”.

Sólo él tiene la respuesta y la oportunidad.

Rescato de Don Q una defensa de Lucifer, por si de algo le sirve al atribulado candidato: “Mantengo seriamente que el gran rebelde fue la primera criatura perfectamente libre que salió de las manos de su Creador y tan a su imagen y semejanza, que lo enjuició, como ya te lo he dicho y ahora lo repito, no por eso, sino porque pienso que fue entonces cuando se creó la generación de los yos que, por serlo, son distintos y por libres pueden sufrir y ser miserables, o gozar y ser ricos, en su propia oportunidad, una oportunidad que por lo menos en cuanto a su propio tiempo y espacio, es perfecta, irremisiblemente suya (nuestra, diría mejor), y ni el Creador podría quitarle esa oportunidad so riesgo de subvertir el orden y traicionarse a sí mismo, y en esa traición, pero sin mérito ni culpa laguna, hubiera surgido otra suerte de Lucifer. Antes, te he dicho por la soberbia. Ahora te lo completo: también por la yoeidad. El primer ser que se angustió de yoeidad fue Lucifer. Y detrás de esa experiencia fue creado el género humano, lleno de grandes o pequeños yos, rebeldes todos en potencia, asiento de grandes protestas, dueños de toda la miseria, de todo el dolor y del gozo del mundo, porque, para ello, se necesita ser un yo, o no hay nada más que el aburrimiento del Señor.”

Celebro el tardío desplazamiento de Ochoa Reza, el mayor mal que ha pasado por el PRI. Pero no es suficiente: Meade no sólo tiene que mostrar que sabe y que puede, sino que quiere, que tiene hambre y sed, locura y pasión, vida y garra, llama y ardor; no sólo empaque y credenciales de burócrata especializado.

Tiene que mostrar al estadista dispuesto a mover montañas o morir en el intento.

59 días y contando.

El desdén e ignorancia de los candidatos en el caso Odebrecht

Hay una semejanza muy clara entre México y Venezuela. Cada día es más nítida. Al calor de las campañas rumbo a las elecciones del próximo 1 de julio, cualquiera podría pensar que se trata sobre el régimen de Nicolás Maduro y el perfil de Andrés Manuel López Obrador.

En los últimos días, hemos visto en redes sociales o quizá en la calle, autobuses que, en alguno de sus costados o en la parte trasera, anuncian que pronto saldrá una serie sobre el populismo. En la imagen aparece López Obrador con la banda presidencial cruzada en el pecho, junto al venezolano Hugo Chávez y el brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva. No hay mayor información  sobre, por ejemplo, en qué canal de televisión o sistema de cable podría transmitirse. Tampoco hay fechas o quizá el nombre de algún actor.

Pero no, la semejanza México-Venezuela está en algo distinto.  El punto de conexión podemos ubicarlo en el mayor escándalo de corrupción que en las últimas décadas que ha corrido como reguero de pólvora por América Latina: El caso Odebrecht.

México y Venezuela han sido los dos único países que no cuentan con personajes encarcelados o bajo procesos penales.  Ambos gobiernos, el de Maduro y el de Peña Nieto, se han distinguido por ello.

El caso mexicano es patético: Los servidores públicos quienes recibieron 10.5 millones de dólares en sobornos por parte del gigante de la construcción brasileño todavía no han sido identificados y podrán ir a votar, como si nada hubiera ocurrido, en las elecciones presidenciales venideras.

Pero quizá lo más delicado está que, hacia delante, el panorama tampoco es nada prometedor.  Los candidatos la presidencia –incluida la independiente Margarita Zavala- mostraron su ignorancia y, sobre todo, su desdén sobre este caso.

En el debate presidencial del pasado domingo, cuando la periodista de Denise Maerker puso sobre la mesa la pregunta sobre qué harían en caso de ganar la elección presidencial con el caso Odebrecht, el espectáculo fue lamentable: Ricardo Anaya, el candidato de la coalición por México al Frente, y Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, respondieron lo que ellos quisieron, es decir,  otra cosa muy distinta. Ese tiempo lo dedicaron a atacar a Andrés Manuel López Obrado o a decir incoherencias. Una de ellas, mencionada por “El Bronco”, proponiendo que le corten una mano a quien robe del erario.

La independiente Margarita Zavala se fajó: échenme ese caso y otros que yo los resuelvo. José Antonio Meade, el abanderado del PRI, se puso a hablar de sus propuestas para combatir a la corrupción y dejó el caso Odebrecht por debajo del atril. Algo así como un borrón y cuenta nueva. Aquí lo que importa, según él, será mirar hacia delante, por donde se encuentra el futuro, según su mirada.

López Obrador sonó contradictorio, todavía peor; incoherente. En su oportunidad habló sobre la posibilidad de que una parte de los sobornos por 10.5  millones de dólares hayan ido a la campaña de Enrique Peña Nieto en el año 2012, por medio del ex director de Pemex, Emilio Lozoya. Además, alcanzó a mencionar que el consejo de administración de Odebrecht, alguna vez sesionó en residencia oficial de Los Pinos durante el Gobierno de Felipe Calderón.

El problema no fue que hiciera un resumen de noticias, es decir, de algo que ya sabemos. La contradicción está en que él mismo ha dicho que no hará una cacería de brujas, que no habrá “venganza”. ¿Cómo debemos entender eso? ¿Entonces tampoco irá a fondo en el tema Odebrecht? ¿Pueden dormir tranquillos quienes recibieron los sobornos por 10.5 millones de dólares?

Y  mientras los aspirantes a la Presidencia de México, ponen este tema dentro de un cajón, el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto hace lo suyo para cuidarse la espalda:

-Pemex reservó hasta el año 2023 la agenda de visitas y reuniones de su ex director, Emilio Lozoya, bajo el argumento de que forma parte de la investigación de la PGR sobre este caso. Uno de los delatores en Brasil, Luis de Meneses Weyll,  dijo haber visitado a Lozoya en sus oficinas para pactar parte de los sobornos.

-La PGR mantiene en su poder la investigación del caso sin consignarla ante un juez.

-El Gobierno de Peña Nieto no firmó un acuerdo con Brasil para tener acceso a los testimonios de los delatores en los cuales, hasta ahora, se sabe que mencionaron a Emilio Lozoya.

-La Secretaría de la Función Pública, ha multado de Odebrecht y no podrá volver a participar en licitaciones dentro de México. La empresa ha protestado.

A diferencia de otras naciones, como Perú y Brasil, el Gobierno de Peña Nieto ha preferido avocarse a sancionar a la empresa y  dejar en la impunidad a los servidores públicos.  Los candidatos y la candidata a ocupar la residencia oficial de Los Pinos recibirán, aunque no lo entiendan, una bomba de tiempo entre las manos.

Hasta de la edecán nos privaron

El ADN de López obrador es de plantones, movilizaciones, caravanas, mítines, toma de pozos petroleros y Reforma.

Su espacio es la plaza pública, su lenguaje la arenga, su papel el de pontífice, su mejor montaje el de perdonavidas, su momento estelar la adoración.

Su discurso no es para hacerse entender, sino para ser adorado.

Por eso no entiende de dar razones, de explicar, de discutir, de convencer.

Él dicta la verdad desde el Olimpo y no es ésta para discutirse.

Ese es su mundo y su adicción, el propio de campaña política; de templete, de proclama, de aplauso.

Su tarea no es persuadir cuanto levantar el aplauso fácil, contagioso, acrítico.

Y en los últimos cinco años ha hecho campaña política en solitario, sin nadie enfrente.

Debatir, por el contrario, es controversia, contienda, lucha, combate. Por ello se pasmó cuando frente a las cámaras el pontificador adorado de las masas se vio reducido a contestar a sus ¡pares¡; por eso no pudo más que balbucear lugares comunes y guiones de televisión frente a cuestionamientos puntuales; por eso sacó por escudo argumentativo encuestas que lo sitúan arriba, sin percatarse que no era lugar ni momento para presumir candidatura, sino para acreditarla.

Andrés Manuel requiere el aplauso fácil y ciego tanto como el oxigeno, la aclamación es para él lo que la nicotina al fumador; pero ante la replica se eriza, de cara a la polémica se traba, al ataque lo percibe inaudito, injusto y perversamente manipulado por la mafia del poder. Tres campañas sin aprender que su incapacidad polémica es su criptonita.

Lo que vimos el domingo pasado fue a un enano de tapanco acusando ante las cámaras que le echan montón; un boxeador que se sorprende y reclama al primer golpe; al campeón que se baja del ring, cansado y cabizbajo, antes de que suene la última campana.

De igual forma se aprecia a un Meade convencido que la Presidencia le pertenece por merecimiento propio, experiencia y capacidad. Y puede que así lo sea, pero no se le nota interés de convencernos de ello, hambre de pelear por ella, emoción por el viaje, ni entusiasmo por la meta.

Su campaña es la de quien cubre un requisito procedimental, un mero trámite y podríamos decir hasta con cierto enfado. No hay en su talante goce por la campaña, tampoco enjundia por persuadir a su favor; si López Obrador no hace nada por convencernos porque para él su pensamiento es infalible, Meade tampoco, porque está cierto que porta los mejores conocimientos, instrumentos y experiencia, y eso basta, como por escalafón, para que le entreguemos la Presidencia.

Ahora sabemos por qué Margarita fue considerada una buena Primera Dama: porque no abrió la boca en seis años.

Jaime Rodríguez sigue haciendo escarnio de las candidaturas independientes.

Finalmente Anaya hace gala de sus aptitudes discursivas y controversistas, pero algo hay en él que niega la bondad de su empaque, lo estructurado de su mensaje y lo prístino de su parecer.

Para colmo hasta de la edecán nos privaron.

Meade, el gran perdedor del primer debate

El candidato de la coalición Todos por México a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, dijo ser un mexicano honesto, preparado, capaz, con experiencia y con profundo amor a México, por lo que llamó a votar por la alternativa honesta. Sin embargo, después del primer debate, es visto como el gran perdedor.

Durante el primer debate presidencial en el Palacio de Minería, ofreció gobernar para la gente, para nadie más, y subrayó que cada una de sus propuestas tiene soporte financiero y viabilidad, al tiempo que planteó una corresponsabilidad entre el Legislativo y el Ejecutivo para evaluar las promesas de campaña.

Pero nadie le creyó. Luego de los análisis de medición de impacto y los sondeos que comenzaron a saltar en medios masivos tradicionales y redes sociales, Ricardo Anaya se levantó como el gran ganador, mientras que Andrés Manuel López Obrador no sufrió ni un rasguño.

El abanderado de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza expuso que el PRI por primera vez escogió un ciudadano honesto, preparado, capaz y con experiencia, nominado además por los otros dos institutos políticos.

Meade acusó a López Obrador de ser un ambicioso. “No hay manera de entender tus pactos con los criminales, tus pactos con los corruptos y tus pactos con los violentos si no se explica por la ambición desmedida y el miedo a volver a perder”.

Agradeció al político tabasqueño su ofrecimiento de regarle tres departamentos que no declaró en su 3de3, y le recordó que el Registro Público de la Propiedad es el instrumento en el cual se puede verificar quién es el dueño de las cosas y en dOnde aparece el nombre de López Obrador.

“Uno de ellos probablemente ya se haya dado de baja, pero los otros dos todavía durante el mes de abril ahí estaban”, acusó.

Meade ofreció un gobierno que cumpla lo que dice la Constitución, que en México “tengamos acceso a nuestros derechos. Y eso quiere decir que la siguiente administración trabajaremos para que ninguna niña, ningún niño nazcan en pobreza extrema”.

Con un mensaje final por parte de cada uno de los cinco candidatos a la Presidencia de la República, concluyó el primer debate organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

En el primer turno, el abanderado independiente, Jaime Rodríguez Calderón, sostuvo que los partidos políticos le han fallado a México. “Vamos a correr a los partidos políticos, a jubilarlos para que se vayan a su casa, pero sin pensión”.

A su vez, la también candidata independiente, Margarita Zavala, pidió a los electores no conformarse “con el mal menor porque hay un bien posible, te mereces más, vamos a cambiar este país con tu voto y tu confianza”.

Ricardo Anaya, abanderado de Por México al Frente, sostuvo que ésta no es una elección más, pues está en juego el futuro de una generación, “es una contienda entre dos visiones de país, construyamos juntos el México donde todos cabemos”.

En tanto, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, habló de tres grandes transformaciones en el país, la Independencia, Reforma y Revolución, “y vamos por la cuarta transformación de manera pacífica”.

Mientras que el abanderado de Todos por México, José Antonio Meade, resaltó que es un mexicano honesto, preparado y con profundo amor a México, “quiero hacer equipo con quienes le apuestan al esfuerzo para salir adelante, seré el presidente de los mexicanos”.

Así, a las 22:00 horas locales terminó el debate efectuado en el Palacio de Minería, en el que los aspirantes presidenciales expusieron sus posturas sobre seguridad pública y violencia, combate a la corrupción e impunidad, así como democracia, pluralismo y grupos en situación de vulnerabilidad.

El próximo ejercicio de este tipo entre los candidatos a la Presidencia de la República se realizará el 20 de mayo en Tijuana, Baja California.

Notimex

Los del PRI nunca entendieron que no entendieron

A unas horas del primer debate entre candidatos a la Presidencia de México, cada vez queda más claro qué alentará a la gente para salir a las urnas el próximo domingo 1 de julio. La más reciente encuesta del Grupo Reforma –publicada el pasado miércoles- reveló que para 59 por ciento de las personas consultadas lo más importante será sacar al PRI de Los Pinos y 76 por ciento de los entrevistados desaprobó cómo está haciendo su trabajo el Presidente Enrique Peña Nieto.

La gente está enojada, inconforme; eso es lo que mantiene a Andrés Manuel López Obrador en la cima de las preferencias electorales. Los resultados de la encuesta del Grupo Reforma han sido contundentes; no es la personalidad, ni las propuestas.

El candidato y líder del Movimiento de Regeneración Nacional  (Morena) lleva un 48 por ciento sobre un 26 por ciento de Ricardo Anaya (abanderado de esa extraña mezcla entre la derecha y la centro-izquierda) porque la gente quiere sacar al PRI de Los Pinos.

Quizá por ello los ataques y las críticas contra López Obrador por sus radicales propuestas contra la construcción del nuevo aeropuerto en la Ciudad de México o respecto a dar marcha atrás la reforma educativa se han estrellado con pared.

A juzgar por el resultado la referida encuesta , los spots contra López Obrador promoviendo el miedo entre padres de familia porque puedan terminarse los beneficios de la reforma educativa no inciden –hasta el momento- en las preferencias electorales. Por arriba de cualquier bala de plata contra el candidato de la izquierda, está la desaprobación del Gobierno de Enrique Peña Nieto.  Esto es lo que en realidad mantiene en el fondo, en el tercer lugar de las encuestas, con un lejano 18 por ciento a José Antonio Meade.

El PRI demoró 12 años en regresar al poder y todo apunta a que perderán en las urnas a menos, desde luego, que ocurra una catástrofe con López Obrador. Por ello el debate del próximo domingo será importante. Para nadie sería una tontería pensar que todos los candidatos, incluida la independiente Margarita Zavala, se lanzarán al cuello del candidato de la izquierda.

La pregunta será si López Obrador aguantará los embates sin salirse de sus casillas; estamos ante su tercera candidatura consecutiva y, en las dos anteriores, su lengua lo traicionó.  En las elecciones de los años 2006  y 2012,  explotó ante los spots. Cómo olvidar ese “cállate chachalaca” lanzado contra al ex presidente Vicente Fox. “Al diablo con sus instituciones”, gritaba en sus mítines.

Las dudas sobre detener el nuevo aeropuerto o incluso parar la reforma energética pesarían más en contra de López Obrador, sino fuera por ese enojo contra el Gobierno de Enrique Peña Nieto y quien ha logrado capturar esa rabia ha sido el dueño de Morena.

Desde el Gobierno Federal, paradójicamente, parecen empeñados en hundir a Meade en el tercer lugar:  La Procuraduría General de la República (PGR) informó que la investigación del caso Odebrecht –el mayor escándalo de corrupción en América Latina- no está cerrada porque todavía faltan diligencias en el extranjero. Seis meses antes, Raúl Cervantes, dejó la propia PGR pero avisó públicamente que el expediente estaba cerrado, listo para enviarse a algún juez. ¿Quién mintió? Difícil saberlo.

Al día siguiente, la Secretaría de la Función Pública(SFP) difundió un escueto comunicado de prensa (así son ahí cuando se ha tratado de cosas importantes), ventilando una nueva inhabilitación a Odebrecht para no participar en licitaciones oficiales por dos años y seis meses. Además, informó que dos de sus representantes en México, incluido su ex director, Luis Meneses Weyll, fueron multados.

Esto parece una mala broma o una burla. Luis de Meneses Weyll está convertido en un delator ante la justicia brasileña y, en una de sus confesiones, dijo haber entregado millones de dólares en manos del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, justo cuando éste formaba parte de la campaña de Peña Nieto.

Al brasileño no le preocupa regresar a México, tiene cuentas que atender en su país; de hecho, el propio gobierno mexicano tiene los suficientes datos para saber que él se fue, tranquilamente, poniendo todas sus cosas en un barco, sin que nadie lo molestara.

El Gobierno de Peña Nieto ha apostado por sancionar al gigante de la construcción brasileño y guardar en un cajón la investigación que podría tener vínculos con personajes de la política.  No puede saberse que pasará con esos expedientes en caso de un cambio de gobierno, pero en otros países como Perú y Brasil tomaron decisiones distintas.

Primero aceptaron un acuerdo con Brasil para no sancionar Odebrecht ni a sus ejecutivos, a cambio los testimonios y, sobre todo,  de los documentos, las pruebas en contra de sus políticos posiblemente involucrados en el escándalo. En México, no se aceptó ese trato: la constructora brasileña ya fue castigada por irregularidades en contratos con Pemex, pero sin duda sus cómplices podrán ir a votar  el próximo 1 de julio.

¿A lo largo de casi seis años en el gobierno todavía piensan que la gente no se da cuenta de lo que pasa? Creo que debería mirar con detenimiento la reciente encuesta del  Grupo Reforma.

 

AMLO puede ganar las elecciones, asegura The Economist

Las acusaciones contra el candidato moderado, Ricardo Anaya, podrían inclinar la balanza hacia un populista de izquierda, como Andrés Manuel López Obrador, dice el influyente The Economist.

Andrés Manuel López Obrador claramente es el favorito para la presidencia, recuerda el semanario británico que llega a las manos de los tomadores de decisiones en todo el mundo.

Les presentamos un fragmento de ese texto que muy poco se retomó en México, claramente por el control que ejerce el gobierno en turno de los medios masivos, espacios en donde publicar este tipo de aseveraciones de una publicación tan prestigiosa pueden generar más problemas en el equipo de campaña de un José Antonio Meade que no acaba de convencer.

Los dos principales rivales de López Obrador, dice The Economist, son políticos moderados, pero su rivalidad no es menos amarga por eso. Uno está respaldado por el gobierno (claramente se refieren a Meade, ex titular de la Secretaría de Hacienda, Relaciones Exteriores y Sedesol). El otro está sintiendo el calor del fiscal federal (habla de Ricardo Anaya). Para muchos mexicanos, eso suena a prejuicio político. También incrementa las posibilidades de que López Obrador gane la presidencia, una perspectiva que aterroriza a los mercados y pone en riesgo las reformas económicas.

Recuerda el periódico que el 21 de febrero, la oficina del fiscal general interino, Alberto Elías Beltrán, confirmó que estaba investigando un acuerdo de propiedad que involucraba a Ricardo Anaya, el inteligente candidato presidencial del Partido de Acción Nacional (PAN) de centro-derecha. Esto ha sacudido una campaña en la que los principales problemas son el crimen y la corrupción.

Pocos votantes piensan que José Antonio Meade, el candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), es el mejor candidato para enfrentar estos males, deja en claro el influyente medio internacional.

Agrega que nadie ha acusado a Meade, un ex ministro de finanzas y de asuntos exteriores tecnocrático, de haber hecho algo malo. Pero los votantes ven al PRI y al actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, como cómplices de la falta de la ley. El crimen se ha disparado. El gobierno de Peña ha sido perseguido por denuncias de corrupción. En febrero, el auditor del gobierno dijo que mil 300 millones de pesos de dinero público habían desaparecido de dos ministerios administrados por Rosario Robles, ahora secretaria de desarrollo agrario. La reputación personal del Sr. Peña fue dañada en 2014 después de los informes de que su esposa había adquirido una casa con la ayuda de un hombre de negocios que tenía contratos con el gobierno (la famosa Casa Blanca).

López Obrador, a menudo conocido como AMLO, y Anaya, tienen argumentos contrastantes para ser los candidatos de un gobierno limpio.

El ex-alcalde izquierdista de la Ciudad de México tiene una carrera de décadas de insultos contra las élites corruptas y promesas de limpiar México a través de la fuerza de su rectitud. Aunque los presidentes sirven por un solo período de seis años, López Obrador dice que los mexicanos tendrán la oportunidad de sacarlo de su cargo cada dos años, por referéndum. El Sr. Anaya tiene una sugerencia más modesta para establecer el estado de derecho. Él dice que haría que las instituciones como el fiscal general sean más independientes. Él es el único de los tres principales candidatos que enfatiza esto.

 

Aterrizando en problemas

 

El escándalo de propiedad rodeando al Sr. Anaya tiene el doble efecto de dramatizar la necesidad de la reforma institucional que defiende, al mismo tiempo haciendo menos probable que esté en posición de liderarla.

Gira en torno a la compra de unas tierras en 2014 por una empresa propiedad de Anaya y su familia en su estado natal de Querétaro. La investigación y la cobertura de la misma por parte de la prensa han planteado interrogantes sobre la probidad de las personas con las que lidió la firma de Anaya, sobre el tamaño de las ganancias que obtuvo y sobre el impuesto que pagó. Anaya insiste en que es intachable en todos los aspectos.

Elías Beltrán está investigando si el comprador, una empresa que se cree que está vinculada a Manuel Barreiro, un hombre de negocios, se involucró en lavado de dinero. Un abogado que dice que representa a dos personas contratadas por Barreiro ha declarado que Barreiro controló el dinero para la compra y le dijo a sus clientes que lo movieran anónimamente a través de paraísos fiscales antes de pagarlo a la firma de Anaya.

Barreiro, quien no ha hecho comentarios públicos sobre el caso, es también el presidente del parque industrial que originalmente vendió el terreno a la empresa de Anaya. Se dice que las dos personas que aparecen en los registros públicos como fundadores de la firma son el conductor de Barreiro y la esposa de uno de sus empleados.

Esta conexión es incómoda para Anaya. Él dice que creía que el comprador pertenecía a un arquitecto local que había declarado públicamente que poseía 99 por ciento de sus acciones y bien podría haberlo comprado a los fundadores. (Esa transacción no se mostró en documentos públicos.) Incluso si las acusaciones sobre Barreiro son ciertas, Anaya insiste en que no ha hecho nada malo. Él ha publicado en línea un video en el que afirma que no es su responsabilidad legal verificar la fuente del dinero del comprador. El contrato de venta incluye una cláusula antilavado de dinero, en la que el comprador certificó que estaba pagando con dinero que obtuvo legalmente.

Anaya dice que el dinero que su empresa usó para financiar la compra original es bien habido y que sus ganancias reflejan los precios del mercado. Invitó a The Economist a inspeccionar los documentos que certificaban eso. Muestran que un poco más de la mitad del dinero para comprar la propiedad provino de un préstamo garantizado por su casa, que está a nombre de su esposa. Una décima parte provenía de un préstamo con intereses del parque industrial. Los Anayas usaron sus ahorros para financiar el resto de la compra de terrenos y la construcción del almacén.

La publicación no encontró nada fuera de lo normal.

Independientemente de si la defensa de Anaya se sostiene o no, la conducción del caso genera dudas sobre la independencia de las agencias encargadas de hacer cumplir la ley y su relación con el PRI.

La oficina de Elías Beltrán publicó en su cuenta de Twitter las imágenes de seguridad de Anaya y su séquito visitando sus instalaciones. Eso no tenía precedentes y era ilegal, dice Armando Santacruz, de la organización no gubernamental México Unidos contra el Crimen. La fiscalía también emitió un comunicado de prensa en el que afirmaba falsamente que Anaya se había negado a ofrecer una “declaración ministerial”, una declaración de un acusado en respuesta a una investigación preliminar. La comisión electoral ordenó al fiscal que retirara el video y el comunicado de prensa. Un video casero que muestra a Anaya en la boda de Barreiro en 2005 apareció en línea luego de que la policía allanara la casa del empresario. Anaya dice que la novia era la hermana de un amigo de la preparatoria y niega conocer bien a Barreiro.

Eso no impidió que el PRI lanzara acusaciones contra Anaya, secundado por la prensa progubernamental.

Yendo más allá de la investigación afirman que Anaya estaba lavando dinero y que es allegado de Barreiro. Enrique Ochoa, el presidente del PRI, llamó al candidato panista “doble cara, mentiroso y torcido”.

Los mexicanos menos partidarios se preocupan de que Elías Beltrán, quien recibió su título de abogado en 2011, actúe como un agente político.

Contrastan su búsqueda de Anaya con su aparente indulgencia hacia los miembros del PRI que son sospechosos de corrupción. El 14 de marzo, Elías Beltrán decidió no presentar cargos por lavado de dinero y fraude fiscal contra César Duarte, ex gobernador del PRI en Chihuahua. Los fiscales en el estado (ahora gobernado por el partido de Anaya) siguen persiguiendo a Duarte por supuestamente desviar miles de millones de pesos de dinero público. Él es un fugitivo.

En diciembre de 2016, ejecutivos de Odebrecht, una firma de construcción brasileña en el centro de muchos escándalos en América Latina, afirmaron haber pagado sobornos por valor de 10 millones de dólares a Emilio Lozoya, amigo cercano de Peña Nieto y asesor de su campaña presidencial de 2012, quien se convirtió en el jefe de Pemex, la empresa petrolera estatal.

Elías Beltrán despidió al investigador el año pasado, supuestamente por divulgar ilegalmente información sobre la investigación. Este mes, un juez federal suspendió la investigación indefinidamente.

Todo esto sugiere que la oficina del fiscal general aún no ha logrado la independencia y la estatura que se supone que tiene como parte de un nuevo “sistema anticorrupción” creado por el Sr. Peña. Este mes, 56 intelectuales y activistas publicaron una carta acusando al gobierno de politizar las instituciones para ayudar a la candidatura de Meade. Algunos activistas anticorrupción dicen que el PRI está tratando de ayudar al señor López Obrador. Eso es porque teme que un presidente Anaya reprima más duramente la corrupción.

Los partidarios de Anaya temen estar presenciando una repetición de las elecciones en el estado de México el junio pasado. Dos meses antes del día de las elecciones, el predecesor de Elías Beltrán acusó a miembros de la familia del candidato del PAN de blanqueo de dinero. Al final, el fiscal no presentó cargos. Pero las acusaciones ayudaron al PRI a ganarse a los votantes que se oponían al candidato del partido de López Obrador, Morena. El PRI ganó por tres puntos porcentuales.

Esta vez, el beneficiario es probable que sea López Obrador. Su ventaja se ha ampliado desde que el señor Elías Beltrán lanzó su investigación sobre el acuerdo de tierras en febrero. Supera tanto Anaya como a Meade por más de 15 puntos porcentuales, según Poll Tracker de Bloomberg.

Hay otras razones para entender su poder. Los mexicanos no recuerdan con más cariño a los anteriores gobiernos del PAN que a los del PRI.

Sólo López Obrador representa una ruptura con el pasado. Una elección con solo una ronda le da ventajas.

Sin el escándalo de la propiedad, ese voto habría sido más probable que se consolidara alrededor de Anaya. La intervención del fiscal general significa que él y el señor Meade están más parejos, y significan una amenaza menor para López Obrador. El señor Anaya y el señor Meade deberían sostener un debate de dos, sugirió el populista descaradamente. Él obviamente está disfrutando del espectáculo.

TE INTERESA LEER EL TEXTO COMPLETO: How AMLO could win Mexico’s election

The Economist destaca ventaja de Anaya

El periódico británico The Economist dice que se necesitan agallas para desafiar a Andrés Manuel López Obrador, un mesiánico populista de lengua de plata, y a la máquina política residual del actual partido en gobierno mexicano Partido Revolucionario Industrial (PRI). “Ricardo Anaya es tan atrevido como despiadadamente ambicioso. Habiendo formado una coalición de su mismo Partido Acción Nacional (PAN) y dos pequeños partidos de izquierda central, el señor Anaya argumenta que la elección presidencial el 1 de Julio, ahora es una carrera de dos caballos entre AMLO y él mismo, mientras los mexicanos llaman al señor López Obrador, el veterano a la delantera. Varias encuestas de opinión apoyan esa afirmación. La pregunta que se mantendrá sobre México durante los próximos cuatro meses es si en su filosa ascendencia, el señor Anaya ha hecho demasiados enemigos como para unir a la dispar mayoría que siente aversión por AMLO y por ende gane la presidencia”.

Anaya dice que la percepción de la publicación coincide con los estudios internos que han realizado, asegura que esta elección es de dos candidatos, que José Antonio Meade, del PRI, está desfondado y no pinta como rival.

“Los mexicanos raramente han estado tan pesimistas o han querido más un cambio. El gobierno del PRI de Enrique Peña Nieto no es popular. Aunque obtuvo reformas de educación y energía importantes, ha fallado en combatir el violento crimen, la corrupción, y mejorando la economía, los problemas que más le importan al público. Cuando el PAN rigió México en 2000-12 no le fue mejor. Eso significa que “hay menos resistencia” a AMLO que en el 2006 y 2012 (cuando casi ganó la presidencia), dice Jorge Castañeda, un antiguo ministro extranjero”.

En su más reciente edición, el respetado semanario explica que Meade tiene una tarea imposible, por el repudio que arrastra el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

“Es el Sr. Anaya que ofrece las mejores opciones de vencer a AMLO. Tan solo tiene 38 (el domingo cumplió 39). Con su corte de cabello y lentes, luce como un (NERD O MATADITO) de la escuela. Es un orador y operador político formidable que habla con un enfoque láser”, anota The Economist.

Y es cierto, en estos momentos en los que sufre un ataque de todo el aparato del Estado, para tratar de descarrilarlo y sacarlo de la jugada con una guerra sucia que no se había visto en décadas, él no titubea. Se muestra tranquilo, asegura que no tiene miedo, y reta a las instituciones que juegan bajo las órdenes de Peña Nieto.

“El Sr. Anaya argumenta que instituciones más fuertes son necesarias para imponer la regla de la ley. Él quiere la oficina del abogado general, sobre la cual el presidente ha dominado, sea completamente autónoma. Combatiría los cárteles de la droga con más inteligencia. Para taclear la pobreza introduciría “gradualmente” un ingreso básico universal (aunque los votantes pueden preferir más y mejores trabajos)”.

Pero no la tiene fácil:

“Él enfrenta otros obstáculos. Sus ataques sin piedad al PRI son una espada de doble filo. Si el Sr. Meado no tiene oportunidad de ganar, “es más fácil para los priistas irse con AMLO que con este güero”, dice el Sr. Krauze. La mayor dificultad del Sr. Anaya puede que sea que en su obtusa búsqueda a la candidatura ha alienado figuras importantes en su propio partido, comenzando con Margarita Zavala, la esposa del antiguo presidente, que está postulada como independiente. Para ganar, el Sr. Anaya debe ser un sanador, al igual que un luchador”.

-->