hi

La sencillez en el concepto

Siempre había tenido la idea errónea de que un disco conceptual era algo en palabras mayores, trabajos muy bien planeados que nos narraban una historia en específico alrededor de ciertos personajes. Vaya, algo así como cuentos fantásticos y obras literarias creadas por la élite del pensamiento, por músicos filósofos y mentes extraordinarias que ocupan un espacio divino en el universo. Cierto es que todos aquellos creadores de dichos trabajos, sí son gente de una capacidad única en la invención de sus obras, en particular de sus discos conceptuales. Sin embargo, la disyuntiva era el cómo entender y descifrar la historia detrás de la instrumentación, la barrera del idioma, y luego la secuencia en sí de los temas, que junto con los arreglos y la estética en el arte del álbum, hacían creer que solo eruditos, letrados y clavados lo entenderían.

 

Mi concepto de álbum conceptual (valiendo la redundancia) era que necesariamente debería de ser algo muy profundo, difícil de comprender y exclusivo para bandas progresivas. Cosas como Alan Parsons Project, Pink Floyd, King Crimson, Emerson Lake & Palmer y hasta STYX, que escuchaba de mis tíos o de mis compañeros de escuela, musicalmente me dejaban impresionado y con la imagen de que era algo muy avanzado o demasiado volado. Honestamente, nunca he sido seguidor del género de rock progre por sus metáforas complejas y temas metafísicos, pero principalmente por ese sentido de pertenencia para solo unos cuantos. Y por eso creía que solo ellos podían componer discos conceptuales derivados de clásicos en los sesentas y setentas donde se empezó a nombrar de esa manera y también como ópera rock a cosas de The Who e incluso de los Beatles.

 

Después de mucho tiempo, con la adicción a conocer y escuchar bandas nuevas, entendí que el término de álbum conceptual no era precisamente una característica para el rock progresivo, sino que en cualquier género musical han existido producciones que se desarrollan con base en un personaje, historia y temática en específico. De ahí que artistas de hip-hop como De La Soul, Jay Z y ahora Kendrick Lamar, también han ganado popularidad con sus propuestas conceptuales. Que hay bandas donde todos o casi todos sus discos sean catalogados como conceptuales, les suena Radiohead, Frank Sinatra, Avantasia, Coheed And Cambria o  Iced Earth por nombrar algunos.

Hay obras magistrales como el Operation Mindcrime de Queensrÿche y el Abigail de King Diamond, entre muchas otras. Trabajos de Metallica, Sufjan Stevens, Green Day, Bruce Springsteen y un largo etc. En español hay cosas de Chary García, Mago de OZ, Los Planetas, y no sé si hasta aquella cosa llamada KUMAN de Cristal y Acero entre como tal.

 

Y así hay muchísimos discos con un concepto definido, que no necesariamente tienen que sonar a progresivo, ni hablar de cosas irreales o enigmáticas (sin demeritar al género). Ahora les dejo muy buenas recomendaciones de bandas con discos conceptuales en diferentes géneros y de muy buena manufactura a ver que les parecen. Como siempre los invitamos a que nos den sus recomendaciones también.

 

Su lider Tim Kasher quiso contar la historia de lamentos, intriga y pasajes dolorosos de una persona que se refugia en su órgano para llorar y desahogarse del odio y la mala fortuna, agradeciendo al final que lo peor se haya terminado y aun sigua vivo.

 

 

 

Mansun es una banda de la época del britpop, logrando llegar a lugares muy altos gracias a la historia de un super héroe que quiere librar a un pueblo de las inmoralidades e injusticias. Una joya que no deben de dejar pasar.

 

 

 

Si bien ya habíamos nombrado al enigmático Will Sheff y su Okkervil River en anteriores posts, no podemos dejar pasar su gran obra conceptual de 2005, Black Sheep Boy. Donde nos narra la historia de un personaje sacado de una canción de un artista de los sesentas llamado Tim Hardin. Sheff decide hacer todo un álbum a través de este personaje, e incluso saca un EP llamado Black Sheep Boy Appendix para terminar su homenaje.

 

 

 

Entrando en terrenos escabrosos y malignos, en los años del auge del Death Metal, Nocturnus debuta con este tétrico álbum que se basa en la historia de un ente cibernético que quiere regresar en el tiempo a acabar con el abuso de la religión cristiana. La banda de Florida fue la primera en incluir teclados en su devastador sonido. Haciendo una especie de death progresivo.

 

 

 

Con su debut Original Pirate Material del 2002, Mike Skinner gano muchos seguidores con su mezcla de hip hop, garage y electrónico. Para su segundo disco, Skinner decide hacer un álbum que gire alrededor de su vida junto a sus mejores amigos.

 

 

 

Una maravilla del underground en los ochentas, el maestro Bob Mould junto a Grant Hart y Greg Norton deciden hacer un disco doble, con la temática de la experiencia de escapar de la familia y sobrevivir la crudeza de la vida exterior. Con la base de punk hardcore que identifica su sonido, en Zen Arcade logran meter sonidos más folk y pop. Dando como resultado uno de los mejores discos de la época.

 

 

 

En Beyond Hell, Dave Brockie o mejor dicho Oderus Urungus (RIP) y su séquito de defensores del universo. Deciden hacer un viaje al mismísimo infierno y enfrentar al demonio. Fantasía thrasher que siempre caracterizo a estos monstruos. Además cuenta con la magnífica producción de Devin Townsend, y hasta un DVD del álbum hay.

 

 

 

Con toda la influencia de Bob Mould, desde Irlanda surge un trió fenomenal catalogado en su tiempo como la mejor banda de ese país, por encima de U2 o Van Morrison, para su cuarto disco en 1994, sin tener la intención de crearlo así, las letras de las rolas se entrelazan y nos dan esa historia de desesperación  y soledad que predomina en el disco.

 

 

 

De Ween podemos esperar cualquier cosa, y justo después de haber lanzado su disco de ¡Country!, nos rematan con The Mollusk, que vuelve al sonido lo-fi y psicodélico que los identifica. Tratando durante el disco su aventura submarina al noreste de  los Estados Unidos. Diversión y mucha calidad.

 

 

 

Uno de mis favoritos, RRR es la carta de presentación de 4 chicos confundidos en los barrios de Brooklyn. En medio de peleas, decesos y mucha depresión, deciden formar la banda y desatar toda la furia contenida en una joya subvaluada de los noventas. Combinación de metal, hardcore y alt-rock, con letras oscuras y directas que poco a poco culminan por orillar al abismo a ese personaje condenado a vivir en la famosa Low Life de los suburbios de Nueva York. La catarsis que provoca Life Of Agony los ha convertido en artistas de culto a nivel internacional con una fanbase muy leal. Por cierto su nuevo álbum ya salió y lo reseñaremos la siguiente semana.

 

 

 

Hip-hop never die: Eptos Uno

Nos lo encontramos minutos antes en la calle, a unas cuadras de las oficinas de la revista Marvin, alguien diría que andaba norteado, pero sabemos que se mueve fluidamente por la Ciudad de México desde que andaba en la Batalla de los Gallos de Redbull, de la que resultó triunfador el año pasado, no quisimos interrumpir sus pensamientos, supusimos que andaba de nuevo en sus ‘Vacaciones en la Calle’, pronto podríamos platicar con Eptos Uno sobre el hip-hop del underground al mainstream, el trap y diferentes colectivos.

 

Es como todo un sueño que empezamos hace muchos años, todo empezó porqué varios amigos éramos raperos de distintos lugares de la República y siempre estábamos en contacto, queríamos formar este colectivo. Empezó como Never Die solamente, ya después sacamos una marca como Never Die Gang, ahora es una marca, una tienda, un colectivo, es una familia, es todo un movimiento gracias a muchísima gente y se trata de llevarnos los unos a los otros, hay diseñadores, hay quienes únicamente se dedican a hacer beats, hay ingenieros, se juntó una gran pandilla de hip-hop realmente.

Son muchas cosas… hay muchos estereotipos en los medios que no dejan crecer este género, a veces se ha puesto un mal ejemplo, pero también es algo muy ambiguo, porqué el grupo de rap más sonado en México en este momento es Cártel de Santa, sus líricas aparte de básicas dicen muchas malas palabras, muchas referencias de drogas, crímenes, todos agarran eso y creen que es la única imagen que tiene el rap, lo más ligado al gangsta rap y la verdad se están perdiendo de muchísimas emociones, de muchísimas historias, de gente que cuenta historias que te erizan la piel, de gente que hace música súper jazz en el hip-hop, con muchísima elegancia.

Hay tantas propuestas aquí en México que la verdad los medios se están lo perdiendo, a mi me da gusto que en los festivales si se den cuenta de eso, hay festivales de hip-hop a donde han ido hasta 8 mil y 10 mil personas. Hay artistas de hip-hop que en este momento tienen hasta más seguidores y plays que artistas de pop y cantantes creados por las disqueras. Hay un bloqueo en los medios mainstream pero gracias a Dios hay festivales y medios que nos están abriendo las puertas para llegar más lejos.

También se trata de creérselo, hay mucha gente que no se la creé, ese también es un factor muy importante, los medios no ven un ejemplo, antes había algún programa, ahora ya no lo hay, está peor, es muy raro la verdad, pero es un movimiento súper grande en expansión y por lo mismo que es en español, no solo es un movimiento que se queda en México, es un moviento ligado al de Venezuela, Panamá, Chile… es un monstruo la verdad. Los medios deben darse cuenta pronto, porqué cuando lo vean les va a costar más involucrarse.

Sabes, creo que los mismos que hacen trap quieren que sea una escena aparte, yo no, la verdad no, a mi me gusta que sea la misma escena de hip-hop, yo también tengo rolas de trap, pero no necesito un estandarte de “hago puro trap”, yo me siento como un artista más versátil, me identifico más con Jay Z o Kendrick Lamar, poder hacer una canción de trap un día y al otro algo bien mellow, ese es el tipo de artista que yo soy, me encanta el trap la verdad, pero creo que debería ser todo el mismo movimiento, los artistas de trap también deberían buscar otro tipo de ritmos, abrirse más y no cerrarse a hacer su propia escena, porque justamente eso es lo que menos necesitamos, división.

Lo que necesitamos es unión, muchísimos artistas de otros países están viniendo para acá, logran salir porque colaboran, aquí en México somos como que “ese güey se va a robar mis fans”, en lugar de compartirlos y crear una fanbase más grande, no estoy en contra del trap, me encanta, pero quisiera que todo fuera más visto como un género, como hip-hop.

Hay gente que está trabajando con músicos, tratando de hacer un rollo más jazz, para este Festival Marvin es justo lo que estoy preparando, tenía la idea de ir juntando los músicos para la presentación especial de mi disco, pero solo tenía al sax, luego conocí a otro de la trompeta y luego a uno que toca la flauta, luego otro amigo de hace unos años me llamó para decirme que había soñado que era de mi banda, se fue formando. Quiero hacer ese tipo de rollo, hacer algo más jazz, blues, reggae, funk, tratar de transmitirle a la gente que conecta también con los instrumentos y conecta también con nuestra voz.

Es un show muy especial el que estamos preparando para esto, porque hacen falta propuesta más musicales, creo que MCklopedia también va a llevar a su banda y hay muchísimas propuestas que necesitan salir, creo que los que nos estamos metiendo el pie somos los mismos mexicanos, es lo más triste de todo, es como si la gente de aquí no quisiera apoyar a los artistas.

En camino al Festival Marvin, además de la descripción de las Vacaciones en la Calle (que me sigue pareciendo frase asesina para tiempo de crisis), Eptos Uno compartió algunos proyectos que considera debemos ponerles más atención en el presente.

‘Luces Fantasma’ – La Banda Bastón

‘Código de Barras’ – El Grave

871 Crew, recomendación de rap underground

Corner Family

Homegrown

-->