hi

Uber investiga a 1,100 conductores por delitos graves en Londres

Uber ha investigado en secreto a más de 2,500 de sus conductores de Londres por delitos que incluyen asaltos sexuales, acoso y conducción peligrosa, de acuerdo con documentos entregados a los reguladores. Se cree que se está investigando a un número similar de conductores de la compañía de taxis fuera de Londres.

También ha emergido que Uber llevó a cabo controles médicos y pruebas de la vista para al menos 800 conductores potenciales a través de Internet, utilizando Skype, en lugar de un examen físico.

Las declaraciones aparecerán en el llamado en corte de Uber contra su prohibición de Londres, proceso que comienza mañana. Su licencia fue revocada por Transport for London (TfL) en septiembre después de que The Sunday Times revelara que la policía había acusado a Uber de no reportar seis ataques sexuales y otros tres crímenes hechos por conductores para evitar “dañar su reputación”.

Uber seguirá operando en Londres hasta que finalice la apelación. También está luchando en contra de prohibiciones en Brighton, York y Reading. Para preparar su caso, Uber comenzó una revisión en marzo de “cualquier incidente serio histórico . . . reportado” a la compañía que pudo haber sido ignorado previamente”.

En una carta “estrictamente confidencial” a Helen Chapman, gerente general de taxi y alquiler privado de TfL, con fecha del 25 de mayo, Tom Elvidge, gerente general de Uber en el Reino Unido, dice que 1,148 conductores de Uber con licencia en Londres habían sido acusados ​​por delitos de “categoría A” como incidentes sexuales, acoso y conducción peligrosa. Uber también investigó a 1,402 conductores de Londres que habían sido objeto de repetidas quejas por mal comportamiento de bajo nivel, como comentarios discriminatorios y “conducta interpersonal inapropiada” hacia los pasajeros.

La carta decía que Uber había prohibido a 451 conductores con licencia en Londres como resultado de la revisión. Informó de 58 delitos anteriormente no revelados contra pasajeros a la policía. La revisión descubrió más de 120 crímenes contra pasajeros por conductores de Uber en Londres. Algunos ya habían sido denunciados a la policía por las víctima, TfL o la compañía.

Elvidge dijo que Uber estaba “considerando” si reportar algunos de los otros casos. Al menos 14 “casos de asalto común típicamente menores” fueron “demasiado históricos como para reportar”.

La revisión fue nacional, dijo Elvidge. El número de investigaciones fuera de Londres no está establecido, pero aproximadamente la mitad de los conductores de Uber trabajan fuera de la capital.

“Uber ignoró o cubrió la mala conducta y la criminalidad en una escala mucho más amplia de lo que sospechábamos”, dijo Steve McNamara, secretario general de la Asociación de Conductores de Taxis con Licencia (LTDA), que representa a los operadores de taxis negros de Londres. “La protesta original de la policía fue sobre nueve crímenes. Ahora descubrimos que Uber sabía, pero no informó, docenas, incluso cientos de crímenes“.

En su declaración para la apelación, Chapman dice que Uber ha “participado de una manera más positiva” desde que se le retiró su licencia. Pero agrega que el regulador todavía tiene “cierta preocupación … sobre si se puede confiar en los compromisos hechos”.

Ella ataca a Uber por tomar atajos en salud y controles de la vista. Al menos 800 se realizaron a través de Internet “por video link”, lo que los hace “propensos a la manipulación o al error”.

Chapman dijo que a los aspirantes a conductores se les envió una tarjeta de prueba de la vista, con filas de cartas que disminuían de tamaño, junto con una cuerda de 1,5 m de longitud para mostrarles cuán lejos colocarla de sus ojos. Se suponía que debían leer las letras en una cámara de video, pero había poco que les impidiera mirar la tarjeta antes de la prueba.

TfL exigió que los exámenes de la vista se repitieran en persona, pero Uber continúa defendiendo el atajo, dijo Chapman. Uber se negó a comentar.

Traducción libre de Lilith T. Masso de The Sunday Times
-->