hi

#32Rock101 – Los 10

Entre el mp3, Internet y el streaming, de pronto con el simple click del mouse cualquier persona pudo buscar, escuchar y cambiar cualquier tipo de música imaginable sin necesidad de un guía. Desde hace unos 10 años los receptores de radio ya no son únicamente los sintonizadores de alta fidelidad o radios portátiles con antenas de látigo, ahora están asumiendo la forma de multimedio habilitado por otros dispositivos, que han cambiado dramáticamente su impacto desde la forma en que se produce, transmite, consume y se paga por su contenido. La radio ya no es un flujo lineal emanado desde una antena.

La radio en Internet es un fenómeno reciente, pero ya es uno de los más importantes mecanismos de distribución de audio y video, los archivos están disponibles sólo ante la necesidad o almacenados localmente por el tiempo-emisión, por eso las frecuencias de FM o AM ya son irrelevantes y en algunos casos sus siglas se remiten únicamente al momento en que vamos en el transporte público o el automóvil.

Si, los servicios de streaming nos ayudan a crear nuestras propias estaciones, pero aún así se siente que estamos dentro de una cajita moviéndonos en círculos, rastreando canciones, armando listas y saltándonos tracks que sólo por ese salto recibirán un mal rating y nunca volverán a aparecer cerca de nuestros oídos. El siguiente paso certero lo dará el que logre conjugar nuestro gusto por las listas y las preferencias de género, pero también lo aleatorio, el descubrimiento y los blogs de música.

#32Rock101 – Los 00

 

Se acaban las tribus, empieza la mezcla de géneros gracias a nuestra capacidad de acaparar mp3, las canciones en función aleatoria logran que nuestros oídos no sean la reproducción homogénea de las anteriores décadas, lo que parece una confusión para baby boomers y algunos de la generacción X, es una nueva forma de consumo basada en la disponibilidad, más información, más música, nuevas formas de comunicación que ocurren en forma horizontal y vertical, con diversos creadores y curadores dspuestos a hablar de forma apasionada sobre cualquier tema.

 

Las tendencias no ocurren en las revistas impresas, la crítica se encuentra en Internet, los verdaderos creadores de movimientos utilizan MySpace, realizan conciertos en modalidad flash mob, distribuyen discos en guerrilla, trabajan desde su habitación y son observados con atención en blogs a nivel global.

 

 

 

¡Napster está vivo!

Lo vimos regresar momentáneamente cuando existía la aplicación Songkick y reconocimos el gatito del logo en algunos comerciales argentinos, parecía extinto, pero Napster está de regreso, listo para entrar en la guerra donde el mp3 ya no existe, sino las interminables listas de reproducción mandan.

 

En 2011, Napster fue adquirido por Rhapsody, la compañía no llegó a ningún lado pero ahora está de regreso como un servicio de streaming y reproducción offline, el costo por el servicio es de $99 pesos y estará disponible en todas las plataformas (iOS, Android, Windows, Web, Sonos y Chromecast). Al igual que otras compañías, ofrecerá listas de reproducción para cada ocasión, cada estado de ánimo e invitará al algoritmo a que realice una predicción de tus gustos futuros.

 

El regreso de Napster es importante para los que vivieron la transición a finales de la década de los 90, donde Internet era un lugar donde la comunicación entre los usuarios era limitada y la idea de compartir archivos entre múltiples computadoras era casi inexistente, sin embargo millones de personas accedieron al concepto de abrir su disco duro por Napster, un inocente proyecto que surgió en una habitación universitaria con el objetivo de simplificar la búsqueda de música en línea, facilitando el intercambio de archivos.

 

Aunque los problemas posteriores por derechos de autor opacan toda la historia, al menos podemos recordar que 1999 fue el año en que descubrimos que nuestra música también podía ser la de alguien más, tan importante fue su aparición que la industria de la música cambió debido a este servivio P2P de Shawn Fanning y Sean Parker, que finalmente fue adoptado por Apple para crear iTunes.

-->