hi

Shame – ‘Songs Of Praise’

Días antes de estas pérdidas en el universo sonoro, salía al mercado en el Reino Unido el debut de un puñado de chamacos del sur de Londres conocidos precisamente como Shame. Sin tanta sorpresa porque este combo ya se había ganado un nombre tiempo antes gracias a su actitud sucia, pretenciosa y despreocupada. Llamados a ser los nuevos salvadores del rock en la isla, cosa que a los ingleses les encanta hacer cada que sale un grupo nuevo y amenaza con conquistar el mundo.

Pasaron los primeros meses del año y bastantes cosas sucedieron musicalmente, principalmente aquellas por las que sentimos pena y tristeza debido al deceso de personajes que influyeron directa e indirectamente en el camino de la música. Y sí, es una pena la repentina partida de Dolores O´Riordan por todo lo que conlleva y los recuerdos que resaltan en la mente cada que un músico y figura pública de talla popular, se nos adelanta. Sin embargo, también es una pena que personalmente el mejor recuerdo de Dolores y los Cranberries sea la versión a ‘Zombie’, de cuando jugábamos a ser rockers. Gaby (la chica que se aventaba las voces) la verdad lo hacía muy bien y se notaba que sentía la rola hasta lo más profundo.

Días después, también parte a mejor lugar Mark E. Smith, fundador, líder y una de las principales figuras del nacimiento del post punk a finales de los setenta. Con The Fall, Mark creó una escuela junto a otros artistas contemporáneos que bajo el estatus de ‘Culto’ han sido los cimientos de un sonido que a través de las décadas ha ido recibiendo mayor homenaje y reconocimiento. Por eso también es una pena que así como el año pasado escuchamos Soundgarden y Cornell hasta el hastío, ahora ‘Linger’, ‘Zombie’ y ‘Salvation’ suenen hasta en las bocinas de la entrada del Waldo´s. Pero un tema de The Fall o los timelines del Face y Twitter no lleven el tren del lamento por Mark y The Fall.

Al principio compramos la idea y se convirtió en el primer álbum que obtuvimos y escuchamos de este año, convirtiéndose en una grata sorpresa y de inmediato se sintió esa adrenalina oscura que daba el toque pendenciero de unos tipos que reclaman algo entre la existencia, la política y la crítica.

El título del disco surge gracias a un programa local de televisión y ellos tratan de ironizar la verdadera intención del show con lo que según ellos es la realidad, y su líder y vocalista Charlie Steen muchas veces nos dice que lo que hace verdaderamente no le pesa ni le acongoja si es bien recibido o no. En temas como ‘The Lick’ donde nos recuerda a los spoken words de Iggy Pop o Henry Rollins, Steen ruge y da la bienvenida a su dulce desorden. Casi todos los cortes del disco ya se conocían y muy poco es lo realmente nuevo, solamente ‘One Rizla´ que funciono como el track de avance y que es el más melódico y pop de todos, aun así, la letra reclama algo que interiormente Charlie trae y de nuevo se pone a la defensiva tratando de mostrar su desinterés social.

La cuestión musical tiene un poco de todo lo que con el paso de los años, el britrock ha ido tomando. Influencias de cada década combinadas con armonías y actitud rebelde que ha logrado que la crítica deposite su esperanza en que por fin regrese una generación de autentico rock ‘n’ roll.

Si The Fall es la primer y principal influencia en el sonido de Shame, también encontramos pasajes de Happy Mondays, The Cure, Joy Division y hasta Oasis. Además de que se presume que en directo también son un trancazo.

Todo el recorrido es atractivo y como lo hemos recalcado anteriormente, poder escuchar un disco completo ya habla mucho del trabajo del artista. Destacamos ‘Gold Hole’, ‘Friction’, ‘Dust on Trail’ y ‘Concrete’. Sin embargo, cada canción tiene algo que la identifica gracias a los arreglos y la producción. A ver que nos dice el tiempo sobre la respuesta hacia Shame y no se vuelve en otro intento de regresar al rock puro y desparecer siendo más una pena que una gloria.

¡Gracias radio! (Parte 2)

 

La radio ha servido como plataforma de comunicación para diversos temas, ha generado controversia, debates, experimentos y mundos paralelos en donde la imaginación nos transporta a terrenos de fantasía y lugares de dimensiones estratosféricas que sacan nuestros más profundos sentimientos. Expresiones de dolor, tristeza o gozo entre tantas otras, es lo que la hace un escaparate de entretenimiento único.

 

Desde contenidos críticos o didácticos en programas de revista o de variedades, noticiarios o informativos, específicos ó especializados como los deportivos. Pero en la mayoría de las estaciones radiales predomina el contenido musical. Gracias a la fuerza que tiene para llegar a tantas personas y lugares, han surgido locutores y líderes de opinión que por generaciones han influenciado en la forma de hacer radio.

 

En lo estrictamente musical, ha habido presentadores muy importantes y que han sido pilares para la difusión y el lanzamiento de bandas que muchas de ellas se hacen muy famosas. De los más conocidos e influyentes podemos nombrar al inigualable John Peel (1939-2004), Annie Mac y Steve Lamacq de la estación Radio 1 de la BBC en el Reino Unido. De este lado del charco debemos de mencionar al controvertido Howard Stern como el presentador de radio más influyente. En el terreno del rock duro están Riki Rachtman o Eddie Trunk. También muchos músicos que se han convertido en radio DJs como Henry Rollins, Dee Snider, Jarvis Cocker o el mismo David Lee Roth.  Y aquí en México hemos tenido tantas leyendas en cualquier género radiofónico que no terminaríamos de nombrarlos.

 

Precisamente en los Estados Unidos desde hace muchísimos años se dio el fenómeno de la conocida Radio Colegial. Espacios un poco más libres en cuanto a lenguaje y sobre todo en la difusión de proyectos independientes con poca oportunidad en estaciones ya establecidos comúnmente llamados comerciales. Estos espacios nacen por ahí de 1920 y se hacen muy importantes debido a la facilidad y libertad para experimentar con proyectos arriesgados, tanto en contexto como en publicidad y la creación de historias. Ya para los años 50 la gran mayoría de estaciones colegiales impulsaba el talento local y día a día surgían distintos proyectos musicales. En los 70 se le comienza a dar un espacio mayor a los artistas independientes en las radios universitarias y así se crea todo un movimiento que estalla a principios de siglo como un sonido ya establecido y masivamente explotado.

 

Para esta segunda parte, nuestra lista contiene de la misma manera tracks que hablan o mencionan a la radio, pero ahora con exponentes más cercanos al pop rock, indie rock o electropop.

 

1.- Love is All – Turn the Radio Off

Banda sueca que tuvo un relativo éxito internacional con su debut Nine Times That Same Song en el 2006, donde se incluia este track que habla de larga espera sentimental.

 

2.- Kongos – Sex on the Radio

Desde Sudafrica Kongos nos dice que el amor esta fuera del alcance y en ocasiones los secretos se pierden y la intimidad se expande como si se transmitieran a través de la radio.

 

3.- Pop Will Eat Itself – Radio P.W.E.I.

Pioneros de la música inglesa a finales de los ochenta conocida como Grebo, los poppers nos hacen mover de nuestros lugares y disfrutar de los sampleos, beats y ritmos bailables que hicieron escuela. Y obvio, nopodian darle su homenaje al mundo radial.

 

4.- Fastfood Orchestra –Radio

Muy queridos en Europa, desde la Republica Checa la Fastfood Orchestra y su Ska-Pop-Rock se han mantenido por más de 20 años, y en 2011 lanzan este tema incluido en su álbum Wanted for Cooking. Esperanzados en que algún día sus canciones se toquen en la radio.

 

5.- The Selecter – On the Radio

Y si de Ska estamos hablando, la leyenda The Selecter nos cuenta una historia que se quiebra gracias a un radio rojo.

 

6.-…And You Will Know Us By The Trail Of Dead  – Pure Radio Cosplay

Conocidos simplemente como el Trail Of Dead, esta excéntrica banda de Austin que combina indie progresivo y post hardcore. Nos dicen que el rock de ahora está a punto de morir y todo lo que escuchamos es una pantomima con lo mismo desde hace 50 años.

 

7.- Okkervil River – Another Radio Song

Más nostalgia, más tristeza y más melancolía con una de las mejores bandas del movimiento indie en la historia. Pura magia, pura grandeza y pura exaltación. ¡Simplemente emotivo! Larga vida a Will Sheff.

 

8.- Hefner – The Greater London Radio

Otro de los grandes desconocidos del sonido indie folk, creada por el maestro Darren Hayman a mediados de los noventa y que fue considerada como la Pequeña banda  más grande del Reino Unido nada más y nada menos que por John Peel. Una oda a la soledad y el cobijo de la radio en una noche fría.

 

9.- Scissor Sisters – Tits on the Radio

Cuando no aprovechas tu última oportunidad para disfrutar de una noche de extravagancia antes de que todo se apague.

 

10.- Jay Jay Johanson – On the Radio

Este compositor sueco llevaba varios años haciendo música más tirada al ambient y el jazz. Pero en el 2002 con su cuarto disco llamado Antenna, Johanson cambia de aires y se mete más a la imagen andrógina con un estilo musical más electroclash. On the Radio es una enorme rola donde amenaza con meterse hasta tus entrañas cada que escuches su track en el radio.

 

Y así les dejamos esta segunda parte de nuestro homenaje a la radio. Obvio existen muchísimos más artistas que incluyen en sus temas a este medio y que gracias a él hemos descubierto increíbles propuestas. Para nuestra tercer y última parte les traeremos artista que en su nombre llevan la palabra Radio y que además hacen música de muy alto nivel.

-->