hi

Helmet – ‘Dead To The World’

La expectativa y sobre todo la esperanza que causa la noticia de que uno de tus grupos favoritos regrese a hacer discos después de cierto tiempo siempre son esperanzadoras. En este caso Page Hamilton y su Helmet no sacaban algo desde el 2010. Pero la situación con esta leyenda del post hardcore de nueva york está dividida en la primer gran parte del los noventas y el muy mediocre regreso desde principios del nuevo milenio.

 

Ya más de 20 años han transcurrido desde los fenomenales ‘Meantime’, ‘Betty’ y ‘Aftertaste’ que inconscientemente influenciaron a demasiadas bandas y estilos como el math rock, el metal alternativo o el new metal. A partir de esa separación y del camino tan distinto que toman sus integrantes originales, pasan siete años de sequia y Page decide retomar su proyecto con álbumes que no daban nada nuevo y se escuchan tan repetitivos como ‘Size Matters’ y ‘Monochorme’.

Para 2010 intenta algo de variantes con ‘Seeing Eye Dog’ con cosas más melódicas y a la vez sombrías. Todo parecía quedar ahí, pero Hamilton vive de la música y con toda la experiencia de tocar tan distintos estilos que van desde el jazz hasta el progresivo, pasando de tocar con Bowie y hacer scores para películas. No pierde el amor a su proyecto y prepara el retorno al rock con el octavo disco de Helmet.

 

‘Dead To The World’ causa la expectativa de que la contundencia, crudeza e inolvidables riffs por fin estén de regreso. Sin embargo, Page se arriesga a algo mucho más ligero y hasta cierto punto cómodo para él y para la aceptación colectiva. Donde de la vieja escuela solo tenemos tracks como ‘Red Scare’ y ‘Die Alone’. Ahora ya es mucho más notoria la melodía y el cuidado de temas sencillos pero a la vez aceptables. Líricamente tenemos un pasaje sonoro de la situación actual y de las vivencias de un tipo de casi seis décadas de existencia.

 

La furia se traslada a madurez y la explicación en cortes de poca duración y reclamo más directo, sin rodeos y estrofas confusas. En canciones como ‘I Love My Guru’ y ‘Bad News’ vemos lo más parecido al power pop de ondas como Red Kross aunque un poco más agresivas. Se nota el culto al rock clásico y así como en su antecesor se atrevió a realizar la versión de ‘A Bird Can Sing’ de los Beatles, esta vez nos da el cover a ‘Green Shirt’ de Elvis Costello.

 

Se agradece que influencias como Helmet se mantengan en el intento y la evolución para no convertirse en algo monótono. Sin embargo, a Page Hamilton no le ha resultado del todo satisfactorio, y much de este resultado se trata de tantos cambios en la alineación y una parte clave es la falta del gran John Stanier (Battles) en la bataca.

 

Si apenas se están enterando de la existencia de esta leyenda de los noventas, seguro será algo bueno y distinto. Si son de la vieja escuela, no creo que les cause mayor admiración más y sea solo un trabajo muy promedio.

-->