hi

David Hasselhoff está grabando algunas canciones de heavy metal

David Hasselhoff ha revelado que está trabajando en una música inspirada en el “heavy metal” para su próximo álbum.

La ex estrella de Baywatch (Guardianes de la Bahía), que lanzó su primer LP de estudio en 1985, se encuentra actualmente en el estudio y está haciendo su 14º álbum de larga duración. 

Haciendo bromas sobre dónde podría ir su sonido a continuación, el ícono de los 80 apuntaba hacia un cambio inesperado en el género.”Estoy haciendo algunas canciones de heavy metal en mi nuevo álbum”, dijo Hasselhoff.

El cantante continuó diciendo que el próximo lanzamiento está actualmente sin título. “No tengo un título de álbum todavía, pero debería decir: ‘Todo está permitido’. Yo hago todo. Porque puedo. Porque lo quiero ”, explicó.

El actor y cantante ha hablado anteriormente de ser un fanático del metal, mientras revelaba algunos de sus actos favoritos. “Me gustan Iron Maiden y Metallica”, dijo Hasselhoff en 2014. “Ese es el tipo de música que me gusta escuchar”.

Fuente: https://www.nme.com





“El heavy metal en Siria es genial… a pesar de los proyectiles”

Normalmente los extremistas gritan más fuerte. Ahora los jóvenes sirios están encontrando una voz a través del heavy metal. El reportero James Hall, de The Times, conoce a dos de los personajes del metal sirio, que se están moviendo para traer esperanza a su tierra natal: Monzer Darwish y Mohammad “Jake” Shuker.

Monzer Darwish recuerda la primera vez que escuchó el heavy metal como si fuera ayer. Era un niño de escuela, molesto por haber sido expulsado de una competencia de programación de computadora en la ciudad de Hama, en Siria, por usar pantalones cortos. Un conocido mayor, Ahmed, lo vio llorar fuera de la competencia y, en un intento por animarlo, le colocó unos auriculares en las orejas. La canción que tocaba era Battery de Metallica, la banda estadounidense de heavy metal. Fue una ventisca de distorsión, batería y potencia. “Yo estaba como, ‘Oh, Dios Mío, ¿qué es eso?’”, recuerda Darwish. “Sentí algo”.

En los años que siguieron, Darwish y ese conocido se convirtieron en mejores amigos. Escucharon cassettes de heavy metal contrabandeados desde Líbano. Practicaban guitarra juntos en Hama. Sin embargo, las cosas empezaron a cambiar cuando estalló la guerra civil siria en 2011. El amigo de Darwish “comenzó a enojarse” y poco a poco se convirtió en otra persona. “Terminó peleando en la guerra y murió”, dice Darwish, reacio a dar detalles sobre por quién luchó su amigo.

Como era de esperar, le pegó fuerte. “Todos pueden cambiar, pero ver a alguien que un día fue un metalero con una guitarra y cabello largo, piercings, tatuajes y una perilla convirtiéndose en alguien que no es… No era él mismo”.

Sin embargo, en lugar de apartarlo del metal, la pérdida de su querido amigo empujó al aspirante a cineasta Darwish a doblar la música que amaba. El resultado, el documental de Darwish “Syrian Metal is War” (“La música metal siria es guerra”), recibió su estreno en el Reino Unido la semana pasada en el Congreso Mundial de Metal inaugural, un evento en Londres destinado a conectar a la comunidad metalera mundial.

La existencia de la película es tan sorprendente como su tema. Darwish sacó de contrabando sus imágenes de Siria a finales de 2014. Primero fue a Argelia, luego a Turquía, antes de tomar un bote de goma a Grecia con su esposa y dos primos. Un cruce que debería haber tomado 20 minutos tomó más de ocho horas. Darwish y su esposa finalmente obtuvieron asilo en los Países Bajos.

Darwish había empezado a documentar la escena metalera siria, filmando bandas que ensayaban, grababan y actuaban mientras su país se derrumbaba a su alrededor. Impulsando por su experiencia, Darwish quería “pinchar” a los músicos para recordarles que eran “metaleros, no luchadores”. Lo que ha capturado es asombroso.

Antes de la guerra, el metal fue prohibido en Siria. Existía, pero operaba en las sombras. Las autoridades lo vieron como un género occidental subversivo relacionado con el satanismo y el consumo de sangre de gatos. Los aficionados fueron arrestados y en algunos casos golpeados. Sin embargo, a medida que la guerra consumía el país, Darwish descubrió que el metal estaba floreciendo, en parte porque las autoridades tenían mejores cosas que hacer que reprimir una subcultura musical.

En medio de los depósitos y escombros, Darwish capturó historias de esperanza, perseverancia y resistencia entre los jóvenes sirios. Tocaban suficientes bandas para permitir que el movimiento se llamara a sí misma “la nueva ola del metal sirio” (un epíteto que hace eco de la famosa nueva ola de la escena británica de heavy metal de principios de los 80).

Esta era una música marginada interpretada por personas marginadas en un país marginado, pero en este estado de excepción se encuentra su propia identidad y fuerza. Solo se tiene que ver cómo Black Sabbath, los inventores del heavy metal, dio voz a los jóvenes de la clase trabajadora marginados en las Tierras Medias hace 50 años para ver qué tan potente puede ser una fuerza metálica.

De izquierda a derecha: El líder y vocalista de Maysaloon, Mohammad “Jake” Shuker, y el creador del documental Monzer Darwish. Fotografa Sarah Cresswell, para The Times: https://bit.ly/2uH0MrD

James Hall se reunió con Darwish, de 27 años, en la sala de arriba del famoso pub de metal The Black Heart en Camden, al norte de Londres, el día anterior al congreso. Ha volado especialmente con Mohammad “Jake” Shuker, el cantante principal de 22 años de la banda de death metal sirio Maysaloon. Shuker fundó la banda en Damasco a la altura del conflicto en 2015. No aparece en la película de Darwish, pero Maysaloon ha ayudado a mantener viva la escena desde que Darwish se fue de Siria, y Shuker ha volado a Londres para responder preguntas en el congreso junto al cineasta.

Los organizadores del congreso no estaban seguros si la pareja obtendría las visas, y es un golpe que estén aquí (sus costos de viaje fueron cubiertos por el instituto internacional de políticas Chatham House, que muestra hasta qué punto se extendieron los tentáculos del metal). Ambos hombres son atractivos, educados, ingeniosos y “metálicos” hasta la médula, cada uno de ellos con pelo largo, barbas, camisetas negras y joyas. En general llevan el horror inimaginable de la guerra a la ligera, pero hay constantes vislumbres en los silencios, las miradas lejanas y su tono nostálgico cuando recuerdan la vida antes del derramamiento de sangre.

Shuker dice que el metal en Siria demuestra que “incluso desde el lugar más oscuro de la Tierra aún puedes encontrar ese punto de luz”. Consiguió el virus cuando, a los seis años, visitó a un tío cerca de su casa en la ciudad sureña de Daraa y lo encontró viendo un video de Led Zeppelin actuando en el Royal Albert Hall de Londres. “Jimmy Page es la razón por la que toco la guitarra”, dice Shuker, imitando a Page con un arco de violín en su diapasón.

Después de que fue secuestrado dos veces por extremistas, Shuker y su familia se mudaron a Damasco. Él dice que es asombroso lo rápido que normalizan las “bombas que caen al azar” a tu alrededor. “Vas caminando por la calle y puedes escuchar ‘wee wee’ (imitando el sonido de las bombas y las sirenas). Sólo te acostumbras al cabo de un rato. Puedes oírlo, pero ya no puedes sentir nada”, dice encogiéndose de hombros. Sus comentarios hacen eco de los hechos en el documental a Darwish por miembros de Theoria, una banda de black metal proveniente de Alepo. La adaptación a la destrucción lleva algunos meses, pero luego la vida, dice la banda ante la cámara, “debería continuar”.

Shuker explica cómo ha crecido la escena. “Cuando empezamos la escena era oscura. En el primer concierto que hicimos, sostenía mi guitarra y mi micrófono y miraba la puerta, pensando: ‘Ellos (las autoridades) vendrán a buscarte, ya sabes’”. Pero no lo hicieron. La audiencia de Maysaloon creció constantemente. Los primeros espectáculos en el antiguo edificio de la Galería Mustafa Ali en el viejo Damasco atrajeron a 50 personas. En un show el año pasado en el mismo lugar se presentaron 600 personas. Se estima que hay alrededor de 20 bandas de heavy metal activas en Siria.

Shuker en acción con Maysaloon. Hadi Photography. Obtenida de: https://bit.ly/2uH0MrD

El reportero le preguntó a Shuker qué se siente pararse y tocar frente a tanta gente que se divierte. “¿Excepto por los proyectiles que caían sobre nosotros? Estábamos sintiendo… Simplemente no puedo describirlo… es una gran sensación”, dice. ¿Le dio un sentido de pertenencia? “Exactamente. Ahí es donde pertenecemos. Eso es lo que estábamos destinados a hacer. Es donde estamos destinados a estar”.

Claramente, hay un elemento de escapismo involucrado para estas bandas. Como Mohamed Dimashqi, de la banda de Damasco Netherion, explica en Syrian Metal is War: “Cuando nos reunimos y tocamos, olvidamos por lo menos dos o tres horas que algo está sucediendo afuera”.

Sin embargo, hay mucho más que eso. Como la identidad de su país está destrozada en medio del caos sectario, estas bandas están reinventando y reafirmando lo que significa ser sirio. Maysaloon, por ejemplo, toma su nombre de la batalla de Maysalun en 1920. En ella, las fuerzas francesas del general Mariano Goybet derrotaron a las fuerzas del rey Faisal y ocuparon Damasco. Sin embargo, la batalla ha llegado a simbolizar una gloriosa derrota entre los sirios, una lección de heroísmo y coraje contra todo pronóstico.

“Amo la historia. Así es como hacemos música de verdad. Canalizamos cosas reales”, dice Shuker. Si bien puedes encontrar mitología nórdica, griega o egipcia en Internet, dice que es mucho más difícil encontrar la mitología siria. Las letras de Maysaloon reflejan esta historia, mientras que las escalas orientales se reflejan en las melodías. La plantilla puede ser occidental, pero la música ha absorbido mucho de lo que es sirio. Y, a pesar del sonido sangrante, la instrumentación en bruto y las imágenes oscuras (puedes ver a Maysaloon en YouTube), la música es a menudo patriótica. El cantante dice con orgullo cómo se siente el sirio cada vez que toca en la Galería Mustafa Ali. Usualmente los extremistas son los que más gritan, dice Darwish, pero estas bandas de metal les están dando una oportunidad por su dinero.

Toda la escena sigue siendo enormemente “Hazlo tú mismo”, dice Darwish. El equipo debe ser improvisado y, con la electricidad intermitente, las bandas a menudo tienen que encontrar generadores y combustible. La infraestructura habitual del negocio de la música también falta, por razones obvias. El único estudio de grabación en Damasco ha cerrado, al igual que las tiendas que venden música. Darwish no tiene distribuidor para su película y Maysaloon no tiene un contrato discográfico para su álbum, The Forgotten Dawn.

Shuker tenía 14 años cuando comenzó la guerra. James Hall le preguntó qué recuerda de la vida antes de la guerra. “Alegría”, viene la respuesta simple. ¿Y cómo sería la vida sin metal? “Miserable”. La casa familiar de Shuker todavía está en Damasco, aunque recientemente se mudó a Líbano, en parte para grabar el segundo álbum de la banda. Darwish se pone igualmente melancólico cuando habla de la vida antes de la guerra. Él dice que cada rincón de Siria tiene “cien recuerdos escritos”. Cuando recuerdas las capas de pintura desconchada azul y verde que adornan las puertas de las antiguas casas sirias, él y Shuker aplauden y ríen. Tales imágenes le dan a Darwish “la base para soñar”. Dice que piensa en volver “todos los días”.

Cuando todo está dicho y hecho, la proliferación del metal en Siria no es realmente sobre música. No en la base. Se trata de la esperanza. Shuker recibe correos electrónicos constantes de personas que le dicen que su banda “representa la esperanza para los metaleros en Siria”. Esto lo hace “tan feliz”. Se siente ese optimismo en la película cuando docenas de asistentes al concierto de ambos sexos golpean al unísono de la música, abrazados. En un momento de la entrevista, Darwish se disculpa por sonar negativo acerca de todo. “Desearía ser más positivo. Es contra mi naturaleza ser negativo. Me gusta reír y hablar sobre cosas hermosas”, dice. Le comentan que se equivoca. Esta es una historia muy positiva. Quizás más de lo que él sabe.

A medida que termina la entrevista, James Hall levantó una bolsa de debajo de la mesa. El día anterior, le había dicho al agente de relaciones públicas de Iron Maiden, de la realeza del metal, que se encontraría con Darwish y Shuker.  Asumiendo que todo metalhead es fanático de Iron Maiden, se preguntó si tenía algún recuerdo que pudiera darles. Conmovido por la historia, lo hizo en nombre de la banda. A medida que desempacaba los parches de costura, CDs, camisetas y discos en la mesa, los jóvenes que minutos antes se estaban encogiendo de hombros despreocupadamente por la explosión de proyectiles a su alrededor se vuelven más animados de lo que los ha visto. “Oh, Dios mío”, siguen repitiendo, con gran alegría. En una habitación sucia sobre un pub de rock de una calle lateral en Camden, se siente como la familia global del metal en acción: un brazo de apoyo, fuertemente tatuado, que se extiende de un continente a otro; los miembros de una nueva ola de heavy metal prestan su apoyo a una ola más fresca.

Media hora más tarde, con la cerveza en la mano, Shuker sigue radiante. El metal es de hecho una fuerza potente. “No creo en Dios en el cielo”, dice, “pero creo en Iron Maiden en la Tierra”.

Una guía para principiantes en el metal Sirio, por James Hall.

Aram Kalousdian de Nu.Clear.Dawn. Fotografía obtenida de The Times: https://bit.ly/2uH0MrD

Nu.Clear.Dawn – Rebirth (2003)

Nu.Clear.Dawn, de Alepo, lanzó su álbum Poem of a Knight en 2003. Mucho más ligero de lo que vendría en la escena del metal sirio, la música combinaba voces corales con sintetizadores orquestales. Rebirth, la última canción del álbum, suena como Europa o Iron Maiden, pero con sintetizadores al galope que reemplazan a las guitarras.

Slumpark Correctional – F*** The United Nations (2007)

Otra de las bandas en la ola original del metal sirio, Slumpark Correctional combinó la crudeza del punk con la velocidad del thrash. Según su vocalista Ali Khalil, esta canción, también conocida como F.T.U.N., se registró hacia el final de la guerra de Irak cuando “la hipocresía internacional era obvia”.

Netherion. Fotografía obtenida de The Times: https://bit.ly/2uH0MrD

Netherion – Catastrophic Reality (2012)

Esta banda de Damasco toca con fuerza brutal. Catastrophic Reality es de su álbum de 2012 Sphere of Terror. Su introducción de palabra hablada se convierte en un aullido de death metal francamente aterrador, mientras que las letras parecen cuestionar la religión. “No hay cielo, ni infierno, no hay salvación en el cielo”, termina la canción.

Theoria – Theoria (2013)

Un monstruo de construcción lenta. El riff central de esta epopeya de ocho minutos está superpuesto con un piano inquietante de unos tres minutos. Imagina que The Cure conoce a Sepultura y te estás acercando. La banda, de Alepo, está firmada por Antiq.

Maysaloon – Warsphere (2017)

Las molestas guitarras y los sonidos de los tambores anuncian la llegada de Warsphere de la banda de Damasco. Con escalas de Oriente Medio, la canción es un ejemplo perfecto de death metal oriental. “Levanta a los caídos y forma tu propia creación”, canta el líder, “Jake” Shuker. Al conocerlo, el reportero puede confirmar que no da tanto miedo como se ve en el video.

Fuente original: “The heavy metal music scene in Syria? It’s great- except for the mortar shells dropping on us”. Escrito por James Hall para The Times, Reino Unido.

https://www.thetimes.co.uk/article/the-heavy-metal-music-scene-in-syria-its-great-except-for-the-mortar-shells-dropping-on-us-sczsz2xvt?shareToken=42e12be403b269e1b21d86fad59dbd95

Sonic Arsenal – For Those About to Rock We Salute You

Si el metal gana en el duelo contra el punk (exigimos una revancha), si ‘Kill ‘em all’ llega a la mitad del tercer piso y aún así se siente como el punto de partida para renovar otra vez el oído, si se vuelve a estigmatizar al negro como vestimenta y no perdemos la esperanza de que regresa ‘That Metal Show’, es necesario regresar al heavy metal parking lot y al montón de elementos que todavía sirven para definir a un género extenso en ramificaciones que mantienen viva la idea de aislar las tensiones de la vida y olvidarlas.

 

Escucha la batalla metaleros contra punks en el servicio #OnDemand101

 

RAÍCES
La música clásica fue una gran influencia para el género, especialmente Bach, Paganini, Mozart y Franz Liszt, a quienes el guitarrista Ritchie Blackmore (Deep Purple, Rainbow) debe muchos de sus pasajes más complejos. Otro géneros que aportaron sus bases al heavy metal fueron el blues y el jazz, que dieron su virtuosismo y experimentación a Black Sabbath y Led Zeppelin.

 

También podría interesarte: De Marvel al tritono, despidiendo a Black Sabbath

 

PRIMERAS MANIFESTACIONES
El prototipo del heavy metal fue identificado por primera vez en las canciones ‘You Really Got Me’ de The Kinks (1965) y ‘Summertime Blues’ de Blue Cheer, sin embargo la primera canción de verdadero heavy metal fue ‘Helter Skelter’ de los Beatles, que para 1968 mostraba un sonido demasiado distorsionado y agresivo para un álbum de pop. Cuando Led Zeppelin lanzó su primer álbum en 1969 quedó claro que un nuevo género se había formado.

IDEÓLOGOS
– Friedrich Wilhelm Nietzsche
– Immanuel Kant
– J.R.R. Tolkien
– William S. Burroughs
– William Blake
– Edgar Allen Poe
– H.P. Lovecraft
– Ralph Waldo Emerson
– John Milton

RÖCKDÖTS
La película ‘This Is Spinal Tap’ tiene la definición exacta de esos dos puntos que algunos grupos pusieron sobre las vocales de su nombre: “Es como un par de ojos. Los miras y ellos te miran a ti”. Varias bandas de heavy metal adoptaron esa acentuación para darle un toque alemán a su nombre, por eso también son conocidos como röckdöts (algo así como püntos röckeros). Aunque son confundidos con las diéresis, con ellos la pronunciación de una palabra no se altera, sólo adquiere una apariencia diferente. Ejemplos clásicos: Motörhead, Blue Öyster Cult, Mötley Crüe, Queensrÿche y Assück.

DEVIL HORNS
El clásico gesto de los cuernos del demonio también es conocido como manita rockera o cuernos de chivo. Fue popularizado por Ronnie James Dio, cuya madre italiana durante su niñez repetía la seña constantemente para quitarle el mal de ojo. Los fans del metal adoptaron los cuernos del demonio como un gesto de aprobación, que sólo surge en los momentos de mayor éxtasis de un concierto y una que otra fotografía que ni al caso.

 

 

DANZAS
– Air guitar: Arte de tocar una guitarra imaginaria mientras en el fondo se escucha un clásico del metal.
– Headbanging: Movimiento libre de cabeza que es más efectivo cuando el headbanger tiene cabello largo.
– Moshing: Danza conocida también conocida como slam, es una forma de comunión entre fans de un grupo de heavy metal y causa varias lesiones a las personas dentro del mosh pit.
– Stage diving: Arte de acercase al escenario, evadir guardias de seguridad y rezar por que el público te cache cuando te lances sobre ellos desde el escenario. Si todos los puntos anteriores son cumplidos, podrás nadar sobre un mar de brazos que te moverá de un sitio a otro.

 

 

MOSH
Termino asociado con el moshing que es atribuido al vocalista de Agnostic Front. Vinnie Stigma incitaba al baile aguerrido y lo llamaba March Of Skin Heads (cuyas siglas son MOSH). Otros atribuyen la palabra a Darryl Jennifer, bajista de Bad Brains, que nombró al baile como Mash down Babylon.

APODOS DE LOS FANS
– Headbanger (o banger)
– Metalhead
– Metaller
– Rivethead

FECHAS CLAVE PARA EL HEAVY METAL
– Octubre de 1875: Nace Aleister Crowley, gurú del 666 que encaminó a muchos músicos hacia la imaginería satánica y a ocultar mensajes en sus canciones.

– En algún momento de 1955: J.R.R Tolkien completa “El Señor de los Anillos”. La historia marcó a Robert Plant y Jimmy Page al grado que el disco ‘Led Zeppelin IV’ quedó impregnado de la travesía a través de la Tierra Media.

– En algún momento de 1962: Sale a la venta el libro “The Soft Machine”, donde William S. Burroughs presenta al personaje Uranian Willy, Heavy Metal Kid. La frase nuevamente aparece en “Nova Express” (1964) e influye algunos años después al periodista Lester Bangs, quien utilizó el término para describir a un grupo en 1968.

– Enero de 1967: The Jimi Hendrix Experience se presenta en el festival Moterey International Pop. Cuando Hendrix quemó y destrozó su guitarra creó una imagen que el heavy metal ha intentado repetir innumerables veces a lo largo de su historia.

– Enero de 1968: Inspirados por la película “Easy Rider”, Steppenwolf lanza la canción ‘Born To Be Wild’, donde se utiliza por primera vez el término heavy metal.

– En algún momento de 1970: Sandy Pearlman, productor, manager y compositor de muchas canciones de Blue Öyster Cult usa por primera vez el término heavy metal para definir un estilo musical.

#SonicArsenal – One Model Nation

 

En un instante en que el panorama parecía secuestrado por bandas juveniles y rap, antes por supuesto que Roger Daltrey declarara que ese género en el 2016 es el único que dice algo importante, en un hoyo indie en Portland se empezó a gestar una banda ficticia que se ligaría con el movimiento industrial, Kraftwerk y el surgimiento en la cultura popular de la Red Army Faction (RAF), mejor conocida como la pandilla Baader-Meinhof, que sembró el terror en Alemania durante tres décadas y que después de anunciar su disolución en 1988, de la nada volvió aparecer a principios de este año con una especie de eco krautrock de 1971.

 

Aquello que inspiró en algún momento la canción ‘Baader-Meinhof’ de Cabaret Voltaire atrapó a Courtney Taylor-Taylor y a Donovan Leitch antes de que tres integrantes de RAF realizarán un asalto a principios de este año, provocando las sospechas de que una cuarta generación de la guerrilla urbana está activa. Su atracción no fue precisamente por una ideología, sino por un instante en particular y el contexto en el que se generó gran parte de la música que más apreciaban.

 

Tomando como base la década de los 70, el vocalista de Dandy Warhols empezó a trabajar en el proyecto, lo terminó, lo borró y volvió a empezar, tardó 10 años en concretarlo como una novela gráfica impregnada por las entrevistas que realizó durante sus visitas a Berlín, recopiló memorias (entre ellas las del robot Karl Bartos) y creó junto con Leitch una ficción histórica que involucra una banda ficticia.

 

En 2009 apareció ‘One Model Nation’, la novela gráfica que muestra ese momento en la historia a través de una banda de art noise que en realidad no es musicalmente importante, sin embargo el destino de sus integrantes si lo es en el contexto de la pandilla Baader-Meinhof, sus tácticas de guerrilla y sus políticas violentas en general, las mismas que inspiraron ‘The Invisibles’ de Grant Morrison.

 

 

La Red Army Faction complicó la evolución de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, pero en ‘One Model Nation’ se notan las razones por las que emergió el krautrock a través de una vibrante escena de rock progresivo, jazz experimental, música clásica y programación robótica, la cual generó el ambient, la electrónica y muchas otras expresiones en ambos lados del muro de Berlín.

 

Tomando como referencia a ‘Heavy Metal’, el proyecto de Courtney Taylor-Taylor obviamente nos recuerda a Kraftwerk, Can y Neu!, sin olvidar a Nina Hagen y Klaus Nomi, además de Iggy Pop, Lou Reed, Brian Eno y David Bowie; pero parten de ‘El héroe de las mil caras’ que tan buenas repeticiones nos ha brindado en literatura y cine, una estructura que plenamente nos permite ver la condición humana.

 

‘One Model Nation’ se sumó hace algunos años al arsenal de bandas ficticias favoritas, no la incluí en aquel especial que realicé en el programa hace más de un año, pero a un día de encontrarnos con Godzilla y la necesidad de un héroe, me pareció oportuno compartirles la historia de una banda industrial alemana que es blanco de su gobierno, se trata de agitación política como una ficción histórica y una fantasía de rock and roll que inicia en un concierto.

 

 

Heavy Metal, el culto en seis historias

La estética del caos, el punk, el metal y lo erótico, la revista francesa que diera pie a la edición estadounidense Heavy Metal, desarrolló su propio universo a partir del cómic fantástico, destacando inmediatamente con las colaboraciones de H.R. Giger, Esteban Maroto, Moebius y Philippe Druillet. Durante 40 años han definido con bromas agudas y violencia visual un culto a la mezcla de ‘Barbarella’ (1968) con ‘A Clockwork Orange’ (1971).

En 1981 se extendió por primera vez con seis visionarias historias de ficción y fantasía combinadas con música de Black Sabbath, Blue Oyster Cult, Cheap Trick, Devo, Donald Fagen, Grand Funk Railroad, Sammy Hagar, Journey, Nazareth y Stevie Nicks.

Como película ‘Heavy Metal’, revelaba el estilo de una época, iniciaban los 80 con una éstetica agresiva de la mano de la primera revista ilustrada para adultos, de bajo presupuesto para 1981 pero tan influyente en los años posteriores que los seis segmentos han sido retomados de diversas formas en el cine, solo basta ver las películas de David Fincher para entender porqué tenía tanto interés en realizar un remake.

 

Celebrando en el 2016 su 35 aniversario, la película fue la primera extensión de la revista, no incluyó la variedad de artistas internacionales que lograron crear la fantasía soft core and gore que los adultos buscaban, se mostró complaciente con las escenas de peleas, drogas, bromas de sexo y senos bamboleantes, esencialmente parecía una comedia estándar para adolescentes, con pocas dimensiones y derivaciones de historias que ya habían sido publicadas, sin embargo la remezcla cyberpunk combinada con la música logró que a pesar del fracaso, ‘Heavy Metal’ se convirtiera en un filme de culto.

Tomemos como referencia la primera escena, un astronauta llega a la tierra en un convertible blanco y un pequeño regalo que no tardará en desintegrarlo, poderes malignos se desatan en esos primeros minutos, inmediatamente estás en el universo Heavy Metal, que pronto se carga de robots cachondos, zombies, parodias de vaqueros del espacio y feministas buscando venganza.

Las seis historias se ajustan en una forma perversa, la desintegración inicial en realidad es parte de un circulo que se cierra con balance al final, son las imágenes y las 16 canciones que escuchamos las que hacen que trascienda ‘Heavy Metal’ como película y elemento cultural.

Curiosamente, aún teniendo los mismos elementos que la película de 1981, ‘Heavy Metal 2000’ no logró el mismo impacto, ni la voz de Billy Idol ni el soundtrack lograron salvar a la producción. Visualmente era la representación viva de la revista unida a la música de Bauhaus, Queens of the stone age y Pantera, sin embargo ¿qué sorpresas podía brindar Heavy Metal a una generación bombardeada por todos sus herederos?

Lo que ocurrió en 1981 obviamente ya no es de interés para el 2000, sobre todo cuando tienes en medio de esos dos puntos ‘The Terminator’ (1984), ‘Dune’ (1984), ‘Brazil’ (1985), ‘Akira’ (1988), ‘Total Recall’ (1990) y ‘The Fifth Element’ (1997), películas con referencias visuales que hablan de la inportancia de ‘Heavy Metal’, sin embargo nada es tan claro como los primeros minutos de ‘Tenacious D in The Pick of Destiny’ (2006).

#12EspecialesMás1 – Zepptember

Como todo género, el heavy metal tuvo que salir de algún otro lado, a pesar de que algunos de sus exponentes traten de hacernos creer que su inspiración salió de la nada. Como todo género, se trata de evolución y transformación de sonidos, con grupos que no son considerados como parte del metal, pero que sin duda han sido muy significativos para su desarrollo.

La música clásica fue una gran influencia para el género, especialmente Bach, Paganini, Mozart y Franz Liszt, a quienes el guitarrista Ritchie Blackmore (Deep Purple, Rainbow) debe muchos de sus pasajes más complejos. Otro géneros que aportaron sus bases al heavy metal fueron el blues y el jazz, que dieron su virtuosismo y experimentación a Black Sabbath y Led Zeppelin.

El prototipo del heavy metal fue identificado por primera vez en las canciones ‘You Really Got Me’ de The Kinks (1965) y ‘Summertime Blues’ de Blue Cheer, sin embargo para algunos la primera canción de verdadero heavy metal fue ‘Helter Skelter’ de los Beatles, que para 1968 mostraba un sonido demasiado distorsionado y agresivo para un álbum de pop. Sin embargo cuando Led Zeppelin lanzó su primer álbum en 1969 quedó claro que un nuevo género se había formado.

¿Que más se puede decir de Plant, Page, Jones, y Bonham?, además de que su mezcla libre de blues y rock influyó en varios géneros. Pero, ¿qué hay del heavy metal?, tan sólo basta ver el estilo de Jones como bajista y compositor, agregándole a Bonham pegándole fuertemente a la batería, casi hasta morir. Aunque Page y Plant han tenido éxitos después de la muerte de Bonham y la desintegración del grupo, su aportación lírica y los fuertes riffs de Page no pueden ser negados como influencia en varios grupos inmersos en el metal, por eso afirmamos que es la banda que verdaderamente cambió el rock and roll.

Durante los 70, Led Zeppelin creó todos los clichés de la estrella de rock, rompió récords de conciertos (algunos se mantienen algunas décadas después de su extinción), lanzó una cierta cantidad de discos con claras referencias al pasado, pero asentando cierto futuro, incluso tuvo tiempo para verse inmerso en escándalos con tiburones y mensajes ocultos, como aquel de ‘Stairway to Heaven’ donde “…there’s still time to change the road you’re on” al ser reproducida al revés revelaba de forma casi ininteligible la frase “here’s to my sweet Satan”. Sin el referente, la canción tocada en sentido contrario no ofrece ningún tipo de mensaje, pero después de escucharla varias veces el ruido parece cobrar vida y repentinamente escuchas las palabras, aunque nunca surgen con gran claridad.

En Rock 101 nos tomamos seriamente el mensaje (el que se escucha en la dirección correcta en la que gira el disco), por eso dedicaremos 10 horas de nuestra programación a Led Zeppelin, sus influencias, divergencias y derivados. Con el grupo comenzamos nuestro clásico 12 especiales más un día de muertos, únanse al día de celebración el 24 de zepptember de 2015 de 10:00 am a 8:00 pm.

Sigan los programas en vivo, en cada espacio realizaremos una pregunta, el que conteste todo el cuestionario correctamente y lo envíe primero a [email protected] (entre las 20:00 y 22:00 horas del día 24 de septiembre) se ganará toda la discografía de Led Zeppelin cortesía de Rock 101 y Warner Music.

Heavy Metal a la mexicana en su número 275

La famosa revista Heavy Metal presenta en su número 275 una serie de talentos mexicanos abordando el cyberpunk y el realismo mágico, por supuesto, el número especial cuenta con la respetable perspectiva del metal pesado y cómics fantásticos.

El número especial dirigido por RG Llarena cuenta con varias historias cortas que unen tecnología y el ensueño con la cultura mexicana. Desde dioses mexicas y estructuras milenarias podemos encontrar en el número 275, con una perspectiva futurista compleja, hermosa y decadente. Como lo describe la revista, es “Cyberpunk conoce el realismo mágico” que incluye nuevas revoluciones, mesías robóticos, la naturaleza humana y la ciencia ficción a la mexicana.

No se puede dejar pasar la importancia del número especial, sobre todo si consideramos que la revista Heavy Metal ha estado presente en la cultura popular desde 1977 y que ha creado una reputación en el universo del cómic fantástico con colaboradores como H.R. Giger, Esteban Maroto, Moebius y Philippe Druillet, ahora se suman a la lista con nueve historias y 112 páginas a color Salvador Velázquez, Renato Guerra, Jorge F. Muñoz, Mario Guevara, Enid Balam, Alberto Calvo, Homero Ríos, Raúl Manríquez, Flor Ortiz, Omar Estévez, Charo Solís, Enrique Puig, Santiago Casares, Felipe Sobreiro, Emmanuel Ordaz, MoraMike, Aburtov y Abraham Martínez.

Pueden ver un anticipo del número 275 de Heavy Metal en el siguiente enlace.

-->