Google

The Times recuerda que la monumental pieza, que se parece a algo de una guarida de villano de Bond, es la creación de Danny Hills, un teórico computacional que primero estaba consternado en los años ochenta de que la gente tuviera una “barrera mental” de ver al año 2000 como el límite del futuro.