hi

Godspeed You! Black Emperor – Festival Aural

Por: Salvador Cañas

El pasado 13 de diciembre comenzó la etapa final de la 6ta edición del Festival Aural, encuentro de músicos que exploran las músicas mucho más allá de etiquetas y realmente inmersos en un desafío constante tanto para su ejercicio creativo como para la audiencia que los sigue.

Convocados por dicho festín de sonidos heterogéneos en el recinto denominado SALA en la Roma Norte, la actuación del cuarteto mexicano Carlos Marx, deleitó a los asistentes con una dosis de ejecuciones sumamente performáticas, la relación que despliegan los músicos sobre sus instrumentos fue realmente deliciosa, donde no solamente se registra su versatilidad sino también su pasión con el idilio de la generación de la improvisación, la experimentación y la convergencia y cruces de fronteras musicales que nos llevaron a distintas latitudes geográficas.

A las 22:15 la fría y melancólica partitura canadiense de Godpeed You! Black Emperor se apoderó de un momento y un lugar irrepetibles para la historia de los conciertos de la CDMX; detrás de los ocho músicos en el escenario a media luz en tonos magenta y amarillos opacos, una proyección a dos pantallas de imágenes en su mayoría en blanco y negro y con textura de 35 mm en diálogo constante con las transiciones musicales de larga duración que caracterizan a este conjunto de  virtuosos instrumentistas, redondearon el hilo conceptual del recital.  .

Y si cerramos los ojos, el viaje que nos propician estos alentadores de la imaginería auditiva, seguramente sería sin retorno, su obscuridad nos seduce y nos toma sin temor a ser llevados al éxtasis en una penumbra envuelta en un caído clima tan frío, el cual nos cobija en el letargo de la introspección alejada de todo; inmersa en nuestra soledad.

La sonorización de la velada fue sustancial para los tres proyectos que se presentaron aquella noche, específicamente  el nivel  de decibeles que alcanzaron los canadienses realmente fue aprehensivo y sutilmente ensordecedor: el conjunto de cuerdas que los caracteriza parecía que estallaría los parlantes cuando interpretaron ‘The Dead Flag Blues’ y ‘Miadic’. El minucioso diseño de audio permitía reconocer limpiamente a cada uno de los instrumentos que configuran este monstruo mítico del post rock, avant garde y otras denominaciones que los han intentado clasificar.

Cuando en esta sesión comenzó ‘Undoing a Luciferian Tower’, uno de sus temas más celebrados, por un momento quienes fuimos testigos de ello pensamos que todo sucumbiría, el recinto resonaba en su amplitud máxima, nuestros oídos solo respondían a un placer irrepetible; se respiraba Godspeed You! Black Emperor algunos asistentes gritaban terriblemente abismados, otros solo se dejaban llevar por la voluptuosidad de la experiencia y una pareja a mi lado “no doy crédito de lo que está pasando”.

Sin duda, este es uno de los conciertos más importantes de la historia del siglo XXI para nuestra CDMX, solo nos queda felicitar y agradecer a Rogelio Sosa director del Festival Aural y todo su equipo por su profesionalismo y el cuidado meticuloso de todas y cada una de las experiencias que cada año dicho evento prepara.

Los Planetas – Zona Autónoma

El indie
 fue la única cultura de resistencia en los noventa. Es un movimiento que se organiza fuera del circuito establecido por las multinacionales. Por supuesto, es como una zona temporalmente autónoma: en cuanto el poder detecta su existencia, la absorbe”. Dichas palabras en voz de Juan Rodríguez, Jota,vocalista de los Planetas, representan la esencia de su más reciente disco que en pleno lunes 23 de octubre presentaron en Sala, Ciudad de México. Quizá esa justificación es la que muchos como intérpretes y espectadores de la música merecen conocer dado que el término indie no es un género sino una forma de conllevar a la propia música, de trabajarla.

La fórmula de trabajar de forma independiente, alejado de las disqueras multinacionales es un valor de riesgo, pero también de encuentro con la sinceridad a la hora de expresar un sonido o un verso. Hoy en día pareciera sencillo atreverse como tal dado que el mundo del Internet es un espacio sin fronteras (en cierto sentido) y un tanto económico. Ver que Los Planetas han logrado construir ya un gran número de materiales discográficos de forma independiente tiene un valor específico el cual cobra crédito en zona temporalmente autónoma. 

Los Planetas alineándose en la noche de la Ciudad de México

A post shared by Rock 101 (@rock101online) on

De este último disco y también de esta última presentación de su gira fueron interpretadas antes de dos encores:  ‘Islamabad’, ‘Seguiriya de los 107 faunos’, ‘Hierro y níquel’, ‘Amanecer’ y ‘Espíritu olímpico’. La primera de estas canciones y con la cual se asomaron a su público es sin duda una rendición de honores al shoegazede los años 90, aunado al porqué de su influencia en bandas como Triángulo de Amor Bizarro, La bien querida, Love of Lesbian, etcétera.

‘Amanecer’ fue sin duda una de las más reflexivas de la noche pero también una de las interpretaciones que permitieron observar el ejercicio de la banda en modo montaña rusa. Es decir, la mayoría de las canciones de su setlist evidenciaron el poder que toman sus canciones en vivo, yendo de menos a más sin que resulten tediosas dado su larga duración, capturado un poco en bandas como Iliketrains, Godspeed You! Black Emperor o los propios Sigur Rós. Pocas bandas llegan a eso, me parece y desde luego, una especie de homenaje al rock experimental.

Seguida de esta y otras canciones llegaron los hits con los que sin duda muchos de los que ahora terminan una carrera o tienen quizás ya un hijo conocieron a su primer amor. ‘Parte de lo que me debes’ para recordar que no siempre se es correspondido de la misma manera o ‘David y Claudia’, que sintetizan una fantasía con lugar en el cielo.

Emocionante noche la que ofrecieron @losplanetasoficial como es su costumbre

A post shared by Rock 101 (@rock101online) on

Si bien la noche era extraña por tratarse inicio de semana, el público era conocedor y amo de su comodidad. Su mayoría era gente adulta y a ello se sumaba el descanso del flash y las grabaciones. Ya para la parte final el estruendo fue inevitable con ‘Ijtihad’ y ‘Alegrías del incendio’, justificando así la autonomía del individuo de la cual el grupo quiere que no solo la entendamos como un aspecto musical sino de comportamiento. Autonomía para bailar en medio de un grupo silencioso o para asistir incluso solo a un concierto y gritar ¡te extraño! sin importar quién te esté viendo.

Por ello ‘Zona temporalmente autónoma’ me pareció el cierre del show (aunque le siguieron otras más). Una canción que llama al arte de saber esperar, ya sea el amor o la felicidad, vaya, la plenitud misma. Y si, “llegará el día en que podamos celebrarlo”, un nuevo concierto de Los Planetas en nuestra querida ciudad.

Los planetas seguirán su rotación esperando que el ser humano siga recapacitando sobre sus posibilidades de cambiar aquél en el que habitan. Abrazando al sol y la luna tal y como los abrazos de este gran concierto. La banda cierra así su gira en nuestro país después de haber estado en Texcoco, Monterrey y Guadalajara. “Os vemos pronto”.

Festival Aural para todos

 

Busca festivales de sonidos arriesgados y experimentales en la Ciudad de México, encontrarás pocos que incluso apuesten por los conciertos gratuitos para exponer a oídos virgenes al ruido contemporáneo, así se ha mantenido el Festival Aural a lo largo de los años, presentando más de 170 artistas de todo el mundo en unos pocos días.

En el 2017 se repite la propuesta en una sexta edición que se llevará a cabo del 20 al 24 de septiembre, abarcando la vanguardia del jazz, rock y la música acádemica contemporánea con ocho conciertos, la mayoría de ellos gratuitos. Sabemos que muchos tienen en la mira a Body/Head y Godspeed You! Black Emperor, sin embargo no se pueden perder los eventos realizados en coordinación con elnicho y Harmonipan.

Presentando una curaduría especial, elnicho regresa al Festival Aural con tres eventos que hablan sobre diversidad experimental, que abarcarán improvisación, electrónica, performance, documentales y cine en vivo, tomando como espacios de exposición el Faro de Aragón, La Plaza de Los Ángeles en la colonia Guerrero y la Casa del Lago.

Recomendamos ir a todos los conciertos, pero si su agenda no lo permite, lo imperdible de elnicho es The Speaker, un proyecto que ha realizado pocas presentaciones, la colaboración entre Pan Daijing, Valerio Tricoli y Werner Dafeldecker no es para un registro en disco, es vivencial. No se lo pierdan el sábado 23 de septiembre a las 15:00 horas en el Faro de Aragón, el concierto no tendrá ningún costo.

Por su parte Harmonipan agregará la parte educativa y visual a estos sonidos con la presentación del libro ‘Marfa Loops Shouts and Hollers’, basado en la exhibición de Rob Mazurek, músico que basado en la improvisación ha creado trabajos interdisciplinarios, en este caso se trata de la recopilación de ideas mostradas en una residencia que realizó para una galería en Texas, incluyó 39 pinturas y 70 minutos de música que llevan el post noise a un nuevo nivel.

No te pierdas la presentación del libro en el Museo Tamayo (Paseo de la Reforma 51) a las 12:30, la entrada es libre, pero el cupo es limitado, llega temprano y aprovecha para quedarte al evento organizado por Harmonipan y el nicho en Aural, PaperWorks a las 13:40 horas.

Para más información, visita el sitio oficial de #FestivalAural2017.

 

Festival Aural, 6ta edición

 

La música a las que nos enfrentamos constantemente a lo largo de nuestras vidas y particularmente la que enmarcamos en los últimos 20 años, habitualmente nos llevan a obsesiones minuciosas de sesiones de escucha, donde nos complace sorprendernos de la constante contaminación y retroalimentación entre ellas, llámense como se llamen.

Lo que en realidad nos interesa del ejercicio es la experiencia sónica, dejarnos llevar por aquellos sonidos, disonancias, atonalidades, ruidos y melodías que en conjunto nos mantienen atentos y dispuestos a continuar escuchando y disfrutando; posiblemente estos motivos son lo que han llevado al

Festival Aural a su sexta emisión, la cual nuevamente se esparcirá en la ciudad de México del 20 al 24 de septiembre.

Durante los seis carteles que conforman la historia de este festival comprometido con la música experimental en su más amplio concepto, éste nos ha obligado en cada ocasión a decidir a qué acudir por la riqueza de su menú sumamente cuidado y minucioso.

La carta musical que preparó dicho evento para este 2017, realmente esta abarcando un amplio abanico de posibilidades sonoras de la música actual y de culto, que esta diseñada para un público cautivo y también para un público curioso ávido de aventuras extremas para los oídos.

Sin duda los imperdibles de este Festival Aural 6ta Edición esta liderado por el dueto estadounidense derock noise Lighting Bolt, que con solo seis entregas ha generado gran expectativa internacional por sus provocadoras y poderosas actuaciones en vivo, a ellos se une Body/Head conformado por Kim Gordon y Bill Nace, que con trinomio de álbumes publicados en Matador Records y en las más pura investigación del las guitarras eléctricas en experimentación, han logrado cautivar con sus atmósferas frías y espesas.

De igual manera resulta ineludible acudir al acto de Roscoe Mitchell & Chicago Underground Duo quienes desde el sello Thrill Jockey han ampliado constantemente los destinos del jazz y el avantgarde en constante reformulación y por su parte, la artista Pan Daijing nacida en china, logra cautivar al público con actos que transitan entre un ruido obscuro muy estilizado y su figura cargada de referencias metódicas asiáticas en trance con su acto vocal y no esta de más mencionar que el pasado junio se presentó en el Festival Sonar de España,

En lo que se refiere a los músicos locales; Juan José Rivas, Rogelio Sosa (SIC) y Nimma Ikki (Paulina Lasa), son algunos de los actos a los que debemos estar muy alertas, música procesadas digital y análogamente, los cuales están sujetos a la presentación en directo, donde el accidente y la improvisación suelen enriquecer dichos actos como piezas irrepetibles o actos sonoros performativos, elementos que serán el plus de dichas presentaciones.

Al igual que las emisiones pasadas, Aural viene dispuesto a estallar algunas cabezas, también a reventar algunos oídos y a permitir que a lo largo de las diversas propuestas que preparó para su público, la experimentación y la improvisación sean los vértices donde convergerán músicos y público en una comunión por la abstracción y la anarquía sonora.

Si les gusta la voluptuosidad musical y buscan placeres heterodoxos para sus oídos, el Festival Aural es una cita obligada.

Sedes: Foro Indie Rocks, Plaza de los Ángeles, Centro Cultural de España, Faro de Aragón, SALA.

#SonicArsenal – Enke reggae

 

Japón, ese lugar mágico donde las tuberías solían esconder plomeros de 8 bits, pero que en mi memoria se refiere a elementos de una cultura relacionada con el movimiento shibuya-kei y God Speed You! Black Emperor, el documental que apareció en 1976 en un granuloso blanco y negro de 16 mm y que nos llevó hasta la visión de motociclistas de Mitsuo Yanagimachi.

 

Lejano, pero el documental de 90 minutos fue de alguna manera el punto de partida de la banda canadiense con su atmósfera de urgencia y desafío, sin embargo en ese mismo instante en el que encontramos varios caminos en la memoria de Japón, mientras había bandas de chicas en el garage y Murakami empezaba a recolectar rinconcillos para comer fideos, apareció en 1975 la primera banda de reggae. The Pioneers realizó una exitosa gira que finalmente atraería a Bob Marley and The Wailers al Shinjuku Kosei Nenkin Kaikan en Tokyo.

 

 

Aquella breve conexión entre Japón y el reggae va hasta mediados de los 60, cuando aparece ‘Ringo Oiwake’ de Hibari Misora, que como ídolo pop no solo puso las piezas para el movimiento ska diez años después en la isla, también tuvo resonancia en Kiki Hitomi y su debut ‘Karma No Kusari’, una combinación de sonidos que van del espíritu jamaiquino a los 8 bits en tan solo 10 canciones, la liga enka reggae que incluso admite un espacio psicodélico.

 

Japonesa se origen, trasladada a Inglaterra en los 90 y con residencia en Alemania en la actualidad, Kiki Hatomi crea el soundsystem del siglo XXI, cercano a una ópera espacial para ‘Knights of Sidonia’ de poco más de 30 minutos.

 

-->