hi

Ghostpoet – ‘Dark Days + Canapés’

Obaro Ejimiwe más conocido como Ghostpoet, emerge desde una coordenada sumamente referencial para la historia de la música en su más amplio concepto, vena fundamental del sistema sanguíneo de las partituras más exquisitas del planeta; desde Londres al comienzo de la segunda década de este joven milenio, nominado en dos ocasiones al Mercury Prize y con tan solo cuatro álbumes a la fecha, ha marcado poderosamente un punto en medio de diversas influencias, un vértice a propósito contaminado para poder desenvolverse libremente como una mutación sonora que con su sensualidad y obscuridad, seduce e inquieta a cualquier escucha.

‘Dark Days + Canápes’ de 2017, es una pieza a medio camino entre un elegante trip-hop y un bluesopaco, que coquetea sutil y constantemente con un post punk suavizado y capas de electrónica refinada que en constante diálogo con arreglos de guitarra, piano y violín, logran configurar un álbum dotado de pasajes intimistas y desoladores que se regodean en la desesperanza individual pero tan común para todos.

Sin duda, los años robustecen el trabajo de Ejimiwe, llevándolo a la solidificación de este cuarto álbum concebido en la neblina de nuestro tiempo, resultado del sofocante silencio actual a pesar de su contradicción en los numerosos dispositivos y plataformas de expresión humana.

La más reciente entrega de Ghostpoet, es un lamento imperceptible en el bullicio de las multitudes, es también un viaje suculento a través de voluptuosas formas musicales que obligan el escucha a revisitarlo con minuciosa inspección auditiva, un juego que lo llevara a una travesía introspectiva y meticulosa de su ser en retroalimentación de lo que sus sentidos digieren de este plato con altos contenidos nada positivos para organismos muy susceptibles a lo políticamente incorrecto.

Ghostpoet de alguna manera realiza un balance de su trayectoria, generando un álbum a la mitad del ‘Shedding Skin’ (2015) y del ‘Some Say I So I Say Light’ (2013), también nos permite distinguir un estilo forjado en el camino, una huella estilística reconocible durante los primeros segundos de cada tema, un álbum con todo el ADN sónico del músico inglés.

Editado bajo el sello Play It Again Sam, sin duda, es uno de los álbumes a destacar del segundo tercio de este año y seguramente también ocupará lugar en las listas de discos de este 2017, con todo y sus heterodoxas formas tan acorde a sus contenidos líricos críticos y desoladores.

-->