hi

La insoportable brevedad del 14 de febrero

Ya casi es tiempo de esa maldita fecha que yo no sé cómo logro sobrevivir cada año (además de la Navidad que odio profundamente), esa fecha que llena la TV, radio, Internet y cualquier medio masivo de comunicación con colores rosas, corazones, cupidos y osos de peluche gigantes en las tiendas, como pueden darse cuenta hablo del día del amor y la amistad, fecha implantada en el subconsciente para hacernos correr al Sangrons más cercano por un regalito al vapor, normalmente un oso chafa chino de peluche, unos chocolatitos horribles con centro envinado y una cajita de condones para ir a ver a la susodicha, fecha ñoña que solo es un pretexto de las corporaciones para subirse al tren del mame inculcando compras inútiles o videítos insulsos de la amistad del Facebook.

 

Bueno, no seamos contreras y ya que estamos en esa maquinaria imparable como la de la película de Denzel Washington, pues veamos que nos deja estas fechas, les escribo esto escuchando una rolita que es muy característica de esta temporada, aunque en nuestro rancho es más conocida la versión de Yuri que Siempre En Lo Mismo se encargó de imprimir en nuestra psique, la versión original de Rossana Fratello “Se t’amo t’amo” es de donde surgió, esta rola es hasta buena, muy característica del pop italiano que acá de este lado del charco en la nefasta Televisa les dio por copiar cuanto pudieron, Rosanna en caso de que no la conozcan es una cantante con una muy bella voz mezzo-soprano y belleza física que la pondría directamente en la clasificación de MILF en esos días de los 80, hoy ya esta mucho mas grandecita, si bien ella le entró al pop y disco de la época, su mero mole era la música regional folclórica de por allá.

 

 

El pop italiano y el francés da mucha tela de donde cortar en cuanto a baladas de amor, ya que estamos freseando,¿por qué no darle a nuestros oídos el chance de probar a la francesa Mylène Farmer?, ella es una especie de Madonna francesa muy recomendable que tiene un videíto cachondo que se llama “L’Amour N’Est Rien” donde nos deleita con un strip tease, ya ven que de aquel lado del mundo no tienen tanto recato como acá.

 

 

Pero estamos en un site de rock y antes de que los pierda de esta columna regresemos a este género, que mejor forma de hacerlo pasando por la melancólica voz de la chiqui sexy Hope Sandoval en el grupo Mazzy Star, como imaginaran estoy hablando de la rola “Fade In To You”, que con los sonidos etéreos y un vídeo polvoso filmado en sepia junto a las vías del tren y a un clásico Citroen DS nos hace desear tomar el coche e irnos sin rumbo fijo con nuestra peor-es-nada a recorrer nuestro bello país, otra canción en el mismo tono y hasta parece continuación es “Flowers In December”, dream pop de calidad.

 

 

Ahora, si por ahí hay algún masoquista con un amor a control remoto mas allá del horizonte, ya sea en otro estado o en otro país les puedo recomendar a una banda que se colgó del look locochon y rockero de las bandas de los 80, pero en realidad era un grupo para llenar un nicho vacío entre el metal y el pop que junto como muchos otros grupos vieron sus bolsillos llenos de billetes verdes gracias a la visión de algún creativo productor, hablo de Winger, de entre su repertorio fresón-roquero esta “Miles Away”, nostalgia en blanco y negro de ese alguien que está lejos, que hace el reclamo “justo cuando más te necesitaba, tu estabas a millas de distancia” hay dolor ya me volviste a pegar, esta se la dedico a una ex jajaja.

 

 

Muchas canciones románticas se las dedicamos a ese alguien, ya sea abiertamente o solo cuando las oímos nos recuerda su nombre y momentos, son canciones que llevan el estigma de un nombre, ese alguien que imprimió para siempre en esa canción un significado un momento o sentimiento especial, como no ligar “Avalon” de Roxy Music, con ese encuentro furtivo con alguien en el after de una fiesta o un concierto, el vídeo lo muestra tal cual, después de una fiesta fufurufa de la alta socialité ya que todos se fueron, ahí esta ella, escondida esperando pacientemente el momento del ultimo baile, mascaras fuera, seamos nosotros mismos lejos de la vista de todos.

 

 

Desamor, cuando ya estamos hartos de esa persona que ya nos llenó de piedritas el zapato y la queremos lo más lejos posible de nosotros, que nos drena la energía o simplemente no nos presenta con sus papás, mandarlo a la chingada, si, hasta allá o más lejos si se puede, “You can go your own way” como dice Fleetwood Mac, canción que describe tal y como era la relación de los integrantes de esta épica banda en ese momento, cuando intercambiaban parejas entre ellos mismos como intercambiaban de escenarios, la historia real y descarnada de sus sentimientos que cuando vemos un concierto de esta época vemos claramente como se lo cantaban el uno al otro con total convicción.

 

 

Sin embargo hay otro grupo de personas que por voluntad propia o no, son forever alone, que en esos días solo hay opción de comprarle algo al gato o unas llantas a la bici, a estas personas nunca se les considera en este día del amor, hasta creemos que como dice Björk, “All is full of love”, en su video de un enamoramiento entre robots con sugestivos mecanismos y apareamiento mecánico, no hay que hacernos mensos y negar que en esta época tan material y artificial, hay quien desarrolla lazos afectivos con objetos inanimados, no quiero ahondar en que tan patológico sea o no esto pero quién no ha dicho “amo mi casa” o entre fashionistas “amo esos zapatos” e incluso entre la bola de amigos declarar el amor irracional a un auto, como nos lo dice Queen en su rola “I’m in love with my car” que describe qué tanto su auto ha formado parte de su amor y sus emociones.

 

Con todo esto no quiero desanimarlos a que vayan a festejar a su ser u objeto querido, vayan, sumérjanse en ese consumismo y lleven rosas, chocolates y cariño, cumplan con la sociedad y la expectativa general de comprar un oso de peluche inútil que solo vivirá para estorbar en la cama o repisa junto con los otros peluches acumulando ácaros, festejen, pero con cuidado, no quiero saber que luego esperan una personita en Noviembre…

Físico o virtual

No sé si sea cuestión generacional o ya me están llegando los años a la azotea, pero me auto declaró fan de la melomanía con hardware, aún compro discos o más exactamente CDs, no sé ustedes hace cuanto no van a comprar un disco físico, buscar barajeando los álbumes hasta encontrar el que buscas o encontrar uno que no recordabas que querías, hace poco fui a una de esas tiendas con nombre de mezcla que tienen muchos discos, me entristeció un poco ver que casi estaba desierta, las películas tenían más gente que los pasillos de música.

 

Esta poca demanda provoca que bajen de precio, lo cual es el lado bueno de todo esto, encontrándome un disco de Scorpions (‘Lovedrive’) edición alemana en $79, después de un ratito ya llevaba 5 discos de similar precio y época. Salí contento de allí con mis adquisiciones pero fue un triunfo vacío, ver que hay muy poca gente que se da el tiempo y a la tarea de buscar un disco físico y oírlo todo. Nos estamos acostumbrando a tener satisfacción inmediata con todos los medios que actualmente tenemos a la mano como YouTube en el celular que nos permite ver el video o canción inmediatamente y gratis, incluso tengo amigos que ni siquiera oyen la rola completa (ya no digamos el disco completo).

 

Estas ganas de tener todo inmediatamente, casi sin esfuerzo y sin profundizar en la obra del músico que supuestamente admiramos, el arte gráfico que contiene el disco también son cosas para apreciar y hasta buscar una edición especial, parece que todo esto cada día hay menos gente que la aprecia.

 

Aunque por otro lado está resurgiendo el vinilo, con más pelusa que un ombligo, llega de nuevo a las tiendas con nuevas y viejas ediciones, el romanticismo de un formato que ya parecía haber muerto pero resucita y aprovecha las nuevas tecnologías, esto hace que el arte del álbum pueda ser apreciado en un tamaño muy decente, podemos ver detalles que el artista o diseñador gráfico puso para ser apreciado por quien se dé el tiempo para ver la portada del disco, como una pintura en un museo que vamos descubriendo detalles y pincelazos el álbum nos permite saborear visualmente un disco mientras lo escuchamos.

 

 

Detalles como el minúsculo ovni que se ve en el ‘Seven Wonders’ de Fleetwood Mac o la leyenda ‘Eat Acid’ en el disco de Greatful Dead, detalles que tal vez son difíciles de ver en un CD ahora son mas visibles en un LP, claro además de lo organico que resulta escuchar un LP hay incluso quien dice que suenan mejor, no sé, para mi suenan sabroso los LPs pero no puedo decir que suenen mejor que un CD, simplemente, es como cuando comes tacos en el puesto de la esquina a comer esos mismos tacos en un restaurant de lujo, que supuestamente son lo mismo, pero comer junto a un perro flaco, recargado en tu auto y haciendo malabares con la botella de refresco, le da un sabor diferente a comer con toda la comodidad en un restaurante con muchos meseros y valet parking, es lo mismo pero diferente y habrá quien diga que los tacos de la esquina son mejores y habrá quien se sienta edición especial y mire de arriba abajo a quien no le guste comer en un restaurant.

 

Y no sé ustedes, pero a mí no me llena un archivo mp3, no solo porque supuestamente se oye de calidad inferior que otro formato, también porqué le quita el gusto de oírlo de un medio físico, un archivo es de nuevo satisfacción inmediata y por lo mismo le falta preludio, recordemos como al comprar música en formato físico (LP, CD), es todo un proceso sensorial que va del tacto, entre tenerlo en las manos y sentir texturas; al olfatorio cuando ese objeto huele a alguna resina nueva, desenvolverlo para descubrir el interior; y visual al deleitarnos con el ya mencionado arte gráfico. Implica que tenemos que llegar a algún lugar a interactuar con un aparato destinado a reproducir la música, ya sea el CD player del coche o la casa o el tornamesa donde pondremos el LP, es todo un escarceo, un preludio excitante hasta que comienza a sonar en las bocinas, es disfrutar de un todo que nos dará a futuro muchas horas de placer auditivo, quizá solo le quedemos a deber al sentido del gusto, y si, todo este párrafo fue una analogía sexual

 

Todo esto anterior se queda corto con el mp3, pero también cuando compramos un formato físico y si somos melómanos de verdad nos daremos el tiempo de escuchar más allá que el track de moda o el track que pegó o nos enganchó con ese disco o artista, de nuevo eso es mucho pedir para una generación de satisfacción inmediata, o una generación que se dice muy ocupada para oír música o dedicar tiempo a alguna de las bellas artes, realmente si algo te gusta y te importa le dedicarás tiempo, encontrarás como hacer a un lado cosas menos importantes para dedicarle el tiempo y atención a eso que disfrutas y valoras, en esto hasta podría aplicarlo a una relación interpersonal, un hobby, mascota, un proyecto o la propia autovaloración, ¿cuántas veces no hemos escuchado a alguien decir que no tiene tiempo para X o Y cosa? Simplemente es que no lo valora para darle su tiempo necesario

 

Todas estas palabras/historias derivativas son para recomendarles que vayan a su tienda de discos, ya sea la tiendota de franquicia o la tiendita obscura de vecindario como las de la Roma para ir a tomar uno o dos discos, tratarlos como lo que son una obra de arte y degustarlo como tal, disfrutarlo, valorarlo; hagan a un lado su iPod y escuchen la obra completa, sea cual sea la música que compren, pero adquiéranla, no solo ayudaran un poco a la tienda y los empleos que esta sostiene, también tendrán un objeto que habla de ustedes mismos, es un paso a convertirse en melómanos de verdad.

-->