hi

El salario de López Obrador será de 108 mil pesos al mes

El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador anunció 50 lineamientos generales para el combate a la corrupción y la aplicación de una política de austeridad republicana en el gobierno que encabezará a partir del próximo 1 de diciembre.

En rueda de prensa luego de reunirse con algunos integrantes del que sería su gabinete de gobierno adelantó que como titular del Ejecutivo federal ganará un sueldo bruto de 108 mil pesos mensuales, una 40% de lo que, según datos oficiales, actualmente percibe Enrique Peña Nieto (270 mil pesos mensuales).

Aclaró que tenía la intensión de bajar un poco más su salario, pero como ese será el techo, habrá funcionarios que están ahora trabajando en universidades, empresas ganan esa cantidad, y aunque tienen dimensión social, saben que es una gran oportunidad participar en la cuarta transformación de México tomó en cuenta esto, lo mismo por los ministros, diputados y senadores.

De igual forma garantizó que la nueva Fiscalía General contará en los hechos, con absoluta autonomía y no recibirá consigna del presidente de la República; además indicó que el ajuste de los sueldos para los altos funcionarios públicos se haría a partir de quienes ganen más de un millón de pesos anuales.

“De ahí para abajo no va haber ajuste porque se trata de trabajadores de nivel medio y en vez de bajar el sueldo se va a aumentar”, acotó.

Al dar a conocer los Lineamientos de su política de Austeridad Republicana en el gobierno y combate a la corrupción, constituido por 50 puntos, precisó que en materia en combate a la corrupción “aspiramos a estar en los primeros lugares de honestidad en el mundo”, e indicó que para todos los servidores públicos será obligatorio dar a conocer sus bienes.

Refirió que la nueva Fiscalía General trabajará bajo el principio liberal de “al margen de la ley nada y por encima de la ley, nadie”, a la vez que deberá garantizar que las elecciones sean limpias y libres.

“La Fiscalía Anticorrupción será garante para evitar este mal que tanto ha calado a México y no permitir bajo ninguna consideración el predominio de la impunidad (…) podrá actuar con absoluta libertad y castigar a cualquier persona que cometa un delito de esa naturaleza, trátese de quien se trate”, explicó.

En ese rubro, puntualizó, se incluirá a compañeros de lucha, funcionarios, amigos y familiares. “Un buen juez por la casa empieza”, aseguró.

Reforma al 108

Además, dio a conocer que se reformará el Artículo 108 constitucional para agregar que el presidente de la República en funciones pueda ser juzgado por delitos de violación a las libertades electorales y por delitos de corrupción.

Se suspenderán por completo fueros y privilegios para funcionarios públicos, se reformará la Ley para considerar delitos graves el tráfico de influencias, corrupción, asociación de funcionarios y particulares para cometer fraude a la hacienda pública, abundó López Obrador.

Otra medida que se considerará como delito es el robo de combustibles y el fraude electoral en cualquiera de sus modalidades, en tanto que las penas no permitirían al inculpado obtener la libertad bajo fianza.

El aspirante ganador de la elección presidencial recalcó que todos los funcionarios públicos deberán dar a conocer su declaración patrimonial, así como la de sus familiares cercanos y será pública y transparente en todos los casos.

Cuestionado respecto a si invitará al excandidato presidencial José Antonio Meade a la dirección del Banco de México (Banxico), expresó que “tengo el compromiso de hablar con él”.

López Obrador precisó que el 1 de julio, al término de la elección, entabló una comunicación con Meade Kuribreña, y también con el aspirante presidencial Ricardo Anaya; “no he podido ahora, voy hablar con ellos. Para eso quiero platicar con ellos para respetuosamente saber cuáles son sus planes, qué han decidido hacer”.

Reiteró que está en “un plan de reconciliación”, porque tras la contienda, la transición se está llevando a cabo sin sobresaltos e incluso se ha beneficiado la economía.

Con respecto a las relaciones comerciales o financieras con empresas internacionales se dará preferencia a los originarias de países cuyos gobiernos se caractericen por su honestidad y que no toleren las prácticas de sobornos o de corrupción.

Se revisarán los contratos suscritos con empresas nacionales o extranjeras que se hayan otorgado mediante el influyentismo, la corrupción y causen daño a la hacienda pública.

Reiteró que siempre nos conduciremos por la vía legal. No actuaremos de manera arbitraria ni habrá confiscación o expropiación de bienes.

ES DE INTERÉS |

La oscura historia de los fondos de transición presidencial

 

-->