Filadelfia

Patriotas, comandado por Tom Brady, se quedó en el camino.