hi

Deerhunter – Fading Frontier

Hay pocas bandas en la actualidad que pueden presumir el estatus de culto y todavía conservar cierto aire de independencia a su alrededor, a la vez de ser considerada como una banda grande. Hay ciertas bandas que sabemos casi nunca nos decepcionarán, y que cada trabajo que presenten será garantía de calidad. Y todo esto se debe a que pocas bandas pueden contar en sus filas con un genio como el que Deerhunter posee en la figura enigmática y camaleónica pero sobre todo talentosa de Bradford Cox.

 

Con una discografía poderosa y casi perfecta, era de esperarse que ‘Fading Frontier’ fuera uno de los discos con más expectativas este año. Nos encontramos ante un trabajo accesible de Deerhunter, que ya habían mostrado cierta reinvención en ‘Monomania’ (2013) al presentar una línea garage-punk, su álbum más ruidoso y es en ‘Snakeskin’, la gran canción que sirvió de adelanto, y ‘Carrion’ donde podemos encontrar cierta afinidad a lo último que nos presentó Cox y compañía.

 

‘All The Same’, abre el disco y nos presenta esa reinvención antes citada, nos presenta un lado más accesible de la banda, donde las guitarras demuestran una calidez pop que hará que más gente se acerque a la música de los oriundos de Atlanta. ‘Breaker’ hace que el disco toque puntos altos de forma inmediata (otra de las grandes canciones del año), entregándonos una pieza dreampopera de altos vuelos.

 

Esa luminosidad continua con ‘Duplex Planet’, otro canción con pasta de sencillo. Tal vez ‘Living My Life’, ‘Leather and Wood’ y la joyita ‘Ad Astra’ nos recuerden a los Deerhunter exquisitos y suculentos. No es el punto más alto de Bradford Cox y sus secuaces, pero solo una pizca de su genialidad se necesita para crear uno de los mejores discos del año y es que hay pocas bandas en la actualidad que pueden lograr eso, Deerhunter es una de ellas.

-->