hi

El final está cerca: Entrevista exclusiva con los escritores de Game of Thrones

En 2012, David Benioff y DB Weiss, los escritores de Game of Thrones (“Juego de Tronos”) mataron a Theon Greyjoy. “Me dieron este guión modificado al final de la temporada dos”, dice Alfie Allen, el actor que interpreta a Theon. “Tuve este gran discurso, entonces Brienne (interpretada por Gwendoline Christie) aparece de la nada y me apuñala en el corazón y me dice: ‘Este es mi Winterfell. No es tuyo’. Honestamente pensé ‘¡Qué gran manera de irse!’”

Los fanáticos de Game of Thrones sabrán que esto no es lo que sucedió. La muerte de Theon fue Benioff y Weiss bromeando con Allen. Les había estado preguntando constantemente si su personaje iba a morir o no, por lo que escribieron una escena entera diciéndole que lo era.

“David y dan me llamaron y me dijeron: ‘Entonces, ¿qué piensas acerca de tu final, te gusta?’, y yo dije: ‘Sí, eso es genial’. ‘Está bien, está bien’, dijeron. ‘¿Cómo te sentirías si eres un zombie en las próximas temporadas?’ Yo estaba como, ‘Acepto’. Luego dijeron: ‘Bien, ¿cómo te sentirías siendo un zombie sin ningún tipo de diálogo?’ Y después me dijeron, ‘Estamos bromeando, no seas tonto’”.

Independientemente de lo que pienses sobre los hombres que crearon Game of Thrones, probablemente no los pensarías como bromistas. El espectáculo que han guiado a la preeminencia cultural contiene mucho más humor del que muchos le dan crédito, pero es abrumadoramente una empresa severa. Sin embargo, lo más difícil cuando te encuentras con Benioff y Weiss, David y Dan, como los llaman todos los que participan en el programa, es hacerlos ser serios. Como con Kit Harington. “En el momento en que Kit Harington entró en la oficina de Nina Gold (el director del casting), se parecía a Jon Snow en nuestra imaginación: oscuro, melancólico, sensible … y muy, muy feo”.

La tarea que deben realizar los dos estadounidenses es, sin duda, seria: llevar a cabo una serie de 70 horas que se ha convertido en el foco del mundo de la televisión. Ambos saben que pocos shows en la historia han logrado dejar a su audiencia satisfecha mientras mantienen su integridad narrativa al cierre.

“La ‘satisfacción de la audiencia’ implica que la audiencia es una entidad singular con una respuesta compartida”, dice Benioff, “pero la verdad es que diferentes personas tendrán respuestas diferentes. Algunos fans pensaron que el final de The Sopranos (“Los Soprano”) fue frustrante. Algunos pensaron que era brillante. Estamos en el campamento brillante”.

“El punto es que no habrá una reacción uniforme a nuestro final, y parece imposible e indeseable crear un final que marque al 100% el medidor de satisfacción. Además, ¿qué tiene de bueno estar satisfecho? Nosotros buscamos la pasión aquí, no el contentamiento”.

La pasión para ellos significa hablar sobre ellos, crear el espectáculo que anda en boca de todos. “Recuerdo que estaba en un vagón del metro de Nueva York unos días después de que se emitiera el final de Los Soprano”, dice Weiss, “y hubo cuatro conversaciones separadas sobre lo que realmente sucedió. Parecía que toda la ciudad estaba discutiendo sobre Tony Soprano y si murió o no. Ese final fue valiente y completamente original”.

“El último episodio de Adventure Time (“Hora de aventura”) casi me hizo llorar”, dice Benioff. “Si mis conductos lagrimales no estuvieran rotos, estoy seguro de que lo habría hecho”.

“Y la temporada de Breaking Bad fue brillante”, agrega Weiss, “pero cada temporada de Breaking Bad fue brillante. Estábamos filmando Game of Thrones en Croacia cuando salió, y recuerdo haberlo descargado, cerrando la puerta, cerrando todas las ventanas, apagando los teléfonos y estando más concentrado en lo que estaba sucediendo en una pantalla de lo que he estado desde, probablemente, el final de The Empire Strikes Back (“El imperio contraataca”)”.

Los espectadores quedaron en shock cuando el personaje de Sean Bean, Ned Stark, fue asesinado en la primera temporada. Imagen obtenida de The Times: https://bit.ly/2v8BEdj

Es interesante que se refiera a Star Wars como su punto de referencia en pantalla, ya que unos días después de la entrevista de The Times, se anunció que Benioff y weiss escribirán una serie de películas de Star Wars. Game of Thrones los ha elevado de un par de guionistas profesionales a su trono propio. (George Lucas visitó el conjunto de GoT este año para darles las noticias en persona).

Nada de esto estaba predestinado cuando la pareja, ahora en sus cuarenta y tantos años, se conoció en el Trinity College de Dublín; una década después, comenzaron a obsesionarse con los libros más vendidos de “A Song of Ice and Fire” (“Canción de hielo y fuego”) de George RR Martin. Habiendo persuadido a Martin de que eran las personas adecuadas para adaptar las novelas (él les preguntó “¿Quién es la madre de Jon Snow?” para comprobar que eran verdaderos fanáticos), le vendieron la idea a HBO y, en 2009, hicieron un piloto. Era tan malo, tenía que ser resuelto casi por completo.

“Hicimos el piloto original y se lo mostramos a algunas personas, personas inteligentes, buenos amigos nuestros”, dice Weiss. “En la escena en la que Bran atrapa a Jaime y Cersei en la vieja torre nadie que los observaba sabía que Jaime y Cersei eran hermanos. Que es posiblemente el hecho central de todo el episodio. Se sintió como una escritura relativamente profunda y un gran fracaso en la ejecución”.

“HBO estaba realmente indeciso acerca de si iba a dejar que esto fuera a la serie”, agrega. “Fueron cuatro de los meses más largos de nuestras vidas, sentados allí pensando todos los días que esto era una oportunidad única en la vida que nunca volvería a suceder, y la jodemos”.

Por suerte, la regrabragión del piloto se sostuvo. HBO ordenó una serie. “Ese primer año se sintió a prueba”, dice Benioff. “Fue, como: ‘Muy bien, estos tipos probablemente no sean muy buenos en esto. A ver qué pueden hacer. Ya hemos invertido mucho dinero en este piloto. Podríamos sacar una temporada de eso”.

Game of Thrones fue el primer trabajo televisivo de la pareja. La forma en que lo describen, aprendieron sus habilidades de la pantalla chica sin mucha preparación. “En un momento u otro, hemos cometido errores en cada faceta del show”, dice Benioff. ¿Hay alguna frase que lamenten particularmente? “‘¿Dónde están mis dragones?’ (una línea de Daenerys cuando pasó la mayor parte de la temporada dos en una búsqueda sin sentido de sus dragones) se destaca como un punto bajo en particular”.

Sin embargo, incluso sus puntos débiles captaron: “¿Dónde están mis dragones?” Se convirtió en un popular meme de internet, junto con “Yo bebo” de Tyrion, y “Yo sé cosas, Ygritte”, de Jon Snow.

Internet ha sido tanto una ayuda como un obstáculo para Benioff y Weiss. Game of Thrones ha sido pirateado más de 90 millones de veces, lo que ha perdido mucho dinero a las emisoras, pero ha extendido el alcance global del programa. Un problema mayor para los escritores es el spoiler. A medida que ha crecido el interés en la serie, los sitios de fans se han dedicado a publicar cualquier detalle que puedan tener en sus manos. Dado el enorme reparto y la filmación que se realiza en varios lugares de forma simultánea en toda Europa, a menudo en público, tratar de mantener ocultas las tramas se ha convertido en una parte no deseada del trabajo de la pareja.

“Las teorías de los fans son divertidas”, dice Benioff. “Todos lo hacemos con nuestros programas favoritos, no necesariamente en internet, sino en conversaciones con amigos. Pero los spoilers son frustrantes. El impulso de arruinar la experiencia de alguien más es juvenil y jodido. Es como ese chico molesto en Texas que hizo pasar a los fanáticos que esperaban en la fila de una librería, gritando ‘¡Snape mata a Dumbledore!’. ¿Por qué la gente disfruta haciendo cosas como esta? ¿Quién sabe?”

Reconocen que Game of Thrones en parte ha hecho su propia labor. Desde que mató bruscamente a Ned Stark, en la primera temporada, “¿Y si el héroe muere?” Eso fue parte del tono original”, dice Benioff, “el espectáculo ha sido escrito en parte para sorprender. Eso, a su vez, significa que algunos espectadores quieren saber qué golpes están llegando.

“En algún nivel, sí, nos dimos cuenta de que la gente probablemente se volverá loca cuando a Sean Bean (Ned Stark) le corten la cabeza”, dice Weiss. “No sé si sabíamos el nivel en el que se asustarían, pero sabíamos que si a la gente le importaba el espectáculo, entonces el hecho de que al tipo que estaba en el póster le cortaran la cabeza probablemente sorprendería”.

¿Cuál ha sido su manera común de decirles a los miembros del reparto que podrían estar a punto de ser despedazados? “Bueno, tradicionalmente haríamos una llamada a la muerte”, dice Weiss. “Finalmente, los miembros del reparto aprendieron sobre estas llamadas de muerte y supieron temerlas, y llegó al punto en que cada vez que llamábamos a un actor para decirles algo inocuo, teníamos que empezar con: ‘No se preocupe, usted ¡No está muerto todavía!’”

“Los peores tipos de muerte ocurren fuera de la pantalla”, dice Benioff. “los mejores son memorables: Hodor, Oberyn, Joffrey. Si ves el programa, recuerdas cómo acertaron esos tipos”.

Podemos asumir con seguridad que muchos más tipos lo habrán conseguido de manera memorable para cuando finalice la serie final. Desde Benioff y Weiss conocieron a Martin en su rancho de Santa Fe en 2013, han sabido cómo terminará el espectáculo. Martin, por supuesto, todavía no ha escrito su final en los libros. Podría decirse que cuando la adaptación superó por completo a las novelas originales, en la temporada seis, alcanzó su mejor forma. ¿Ir más allá de las novelas de origen fue un lanzamiento, en retrospectiva?

“Afortunadamente”, dice Weiss, “teníamos una larga pista antes de pasar las novelas. Sabíamos cuándo los íbamos a aprobar y pudimos planificar en consecuencia. De todos modos, hemos tratado de ser buenos padres de crianza para los bebés de George. ‘Buenos’ en este caso significa ser tan abusivo como el padre biológico”.

Y así al legado. Benioff y Weiss preferirían no hablar de eso en absoluto, porque piensan que eso es pretencioso. “Tendrás que preguntarle a alguien que no sea nosotros”, dice Weiss.

Sin embargo, en la época de Game of Thrones, la televisión ha cambiado por completo. ¿Cómo podría haber resultado la serie si hubiera comenzado en un servicio de transmisión, y todos esos años de conmociones podrían haberse administrado de una sola vez?

“Es una buena pregunta”, dice Benioff. “Nos encanta transmitir los domingos por la noche (el lunes en Reino Unido) y tener a la mayoría de nuestra audiencia mirando al mismo tiempo. Ese tipo de visualización sincronizada es cada vez más anacrónica, pero tiene un verdadero valor. The Pickwick Papers (“Los papeles póstumos del Club Pickwick”) se convirtieron en un fenómeno en parte porque los londinenses esperaban ansiosamente cada nueva entrega. Al igual que Dan, recuerdo haber estado en Croacia, tratando de descargar con impaciencia el episodio final de Breaking Bad sin mirar ningún comentario en línea. Hay algo bueno en anticipar algo de manera comunitaria”.

¿Qué es lo que todos estamos haciendo ahora? No hay que esperar mucho: el final está cerca.

Fuente original: “Game of Thrones exclusive interview: David Benioff and DB Weiss try not to spill the beans on the final series” escrito para The Times, Reino Unido.

https://www.thetimes.co.uk/article/game-of-thrones-exclusive-interview-david-benioff-and-db-weiss-try-not-to-spill-the-beans-on-the-final-series-rsdlrmp5h?shareToken=f4559efbfd10da7f0355c2f11d199ac6

-->