hi

Arcade Fire – ‘Everything Now’

 

No podemos satanizar ni menospreciar este nuevo trabajo de una de las bandas más importantes de la época moderna. La confusión que genera descubrir tanto atrevimiento que en cada trabajo los canadienses presentan, es el punto clave para darnos cuenta que ‘Everything Now’ sea ultra valorado por un lado y muy atacado por el otro.

La expectativa para un proyecto de la altura de Arcade Fire siempre es alta, y con todo el trabajo de marketing y promoción que realizan desde meses antes con casi medio disco mostrado en videos, páginas falsas de crítica, apariciones en casi todos lados y los elementos correctos en producción para que los fans entren en ansiedad por conocer el trabajo completo. ¿Quién no espera algo grande cuando en una misma producción se encuentra gente como Thomas Bangalter (Daft Punk), Geof Barrow (Portishead) y Steve Mackey (Pulp)?.

Con la evolución que la banda tomó desde ‘Reflektor’ con ese sonido más electrónico y bailable, pero a la vez oscuro y ecléctico, esta nueva entrega comienza por la misma vía, aunque con tintes más positivos y en ocasiones alegres y coloridos. Aunque la realidad sea diferente, pues en cuestión lírica podemos ver situaciones depresivas y reflexiones a la época actual en donde todo sucede muy rápido y se valora menos. El tema que da título al disco y que resulta también el más contundente es el ejemplo perfecto del camino setentero que la banda toma desde hace unos años. Los sintetizadores suplen a las guitarras y la base rítmica recae en un bajeo prominente y provocador.

Más que folk, encontramos un pop disco matizado y muy bien producido con homenajes a gente como ABBA o Blondie, como el homenaje a la vida nocturna en ‘Signs of Life’ que nos remite a ‘Rapture’. Ya para ‘Creature Comfort’ comienza la duda de si tanta influencia en los ritmos caribeños haya sido buena o se ha convertido en abuso, pues le siguen cosas realmente desconcertantes como ‘Peter Pan’, ‘Chemistry’ y las dos partes de ‘Infinite Content’, que denotan una saturación y necesidad de decir “miren podemos tocar de todo” pero que en composición dejan demasiado que desear.

Ya en la segunda parte del disco encontramos ritmos más suaves, ‘Electric Blue’ es el tema que Régine interpreta en su totalidad y que tiene un estilo más a la Bowie que da pié a ‘Good God Damn’ que parece la referencia lírica a ‘Creature Comfort’ retomando el tema del suicidio y baja autoestima en la adolescencia y el rescate del mismo.

Nuestro track favorito del disco definitivamente es ‘Put Your Money On Me’, una excelente forma de atreverse a luchar por algo que está a punto de quebrarse y pedir que se deposite toda la confianza para no dejarlo morir. Musicalmente nos atrapa con esa secuencia electro aderezada de una combinación en voces y melodía exquisitas que resaltan la calidad que la banda ha demostrado anteriormente. Finalizando con ‘We Don´t Deserve Love’, la más lenta y oscura que muestra a un Win más vulnerable y melancólico. Otro buen tema y muy efectivo cierre que da descanso a ese cóctel de sonidos que es ‘Everything Now’.

En conclusión tenemos el álbum menos destacable de la banda que sin ser un desastre, esa inquietud de hacer algo tan disperso y variable ha sacado el lado más flojo y monótono de la banda en muchos tracks, incluyendo los cortos que funcionan como preludios e intermedios que no trascienden.

Arcade fire

-->