hi

“Puedes odiar a todos los políticos en el poder, pero el Estado es un sistema”: Estonia

por Pierre-Marc René, enviado

MONTREAL. Estonia es un pequeño país europeo que cuenta con solo 1.3 millones de habitantes, pero 99 por ciento de sus servicios ya son completamente digitalizados. En su participación en la conferencia internacional de negocios, innovación y tecnología C2 Montreal que se realiza en esta ciudad de Canadá, Siim Sikkut, secretario general adjunto de información del gobierno de Estonia, comentó que tras la caída del comunismo y al retomar su independencia en 1991 su país decidió reinventarse para convertirse en el pionero de la democracia digital.

Veintisiete años después, esta pequeña nación de Europa del Este se volvió uno de los miembros más prósperos de la Unión Europea en materia economía y los líderes de información del gobierno fueron parte de este impulso.

El 99 por ciento de los servicios públicos, dijo, ya son digitales. La policía, por ejemplo, tiene acceso a los datos en tiempo real, lo que ha permitido que la tasa de recuperación de autos robados suba a 50 por ciento. Los ciudadanos también votan en línea desde el año 2005.

“En la gran mayoría de los países, las personas se enfrentan a una burocracia muy pesada. Nosotros decidimos apostarle en lo que nos pedía la gente: facilitar el sistema para que los ciudadanos hagan las cosas”, expuso.

Agregó que su país ahorra 2 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) en gastos públicos al tener todo su sistema digitalizado.

“Es el equivalente a lo que invertirmos cada año en defensa”, comentó al explicar que tener una economía y un sistema digitalizados hace que el país sea más seguro.

La exmilitar y experta en ciberseguridad, Chelsea Manning, quien fue encarcelada por espionaje y robo de información de documentos diplomáticos estadounidenses sobre las guerras en Afganistán e Irak, divulgados por Wikileaks en 2010, alertó que en el mundo existe un creciente empoderamiento del Estado sobre la población por todos los datos registrados y compilados sobre los ciudadanos, lo cual, considera, le quita la privacidad a la gente y daña sus libertades y derechos.

“La militarización de la policía estadounidense es algo impactante para mí”, dijo, antes de que agregar que “he estado en un estado ocupado y las comunidades marginadas están actualmente vigiladas como en Estados Unidos.”

Al respecto Sikkut respondió que su gobierno busca facilitar los trámites y agilizar el sistema para sus ciudadanos.

“Puedes odiar a todos los políticos en el poder, pero el Estado es un sistema”, dijo.

En el caso de Estonia, comentó, se trabajó desde el día uno de la digitalización estatal para crear un sentimiento de confianza entre el ciudadano y el Estado y darle la seguridad que sus datos están seguros y protegidos.

Por tanto, se fortaleció el estado de derecho y se invirtió en tecnologías y ciberseguridad.

Ahora Estonia busca llevar más proveedores de servicios a su país para ofrecerlos a sus ciudadanos.

Debido a que todo el sistema es digitalizado, el gobierno trabaja en abrirlo para facilitar el acceso a las diferentes plataformas para empresas en el extranjero.

 

-->