hi

“Los contratos se cumplen”, dicen empresarios a AMLO

Inquieto. Así está Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), quien exigió a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) respetar los contratos otorgados a las empresas extranjeras y mexicanas  para la explotación de petróleo y la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

“En un Estado de Derecho, los contratos se cumplen, y no quedan a la voluntad o interpretación del gobernante en turno ni tampoco poner en duda la certeza jurídica fundamental es inaceptable en un país de leyes como el México que estamos construyendo”, manifestó el empresario.

Los empresarios estamos convencidos de que debemos continuar y profundizar el modelo de apertura que ha fortalecido a México, dijo el dirigente empresarial del organismo, quien en 2006 se opuso a Andrés Manuel López Obrador y lo calificó como un Peligro para México.

El mercado interno debe fortalecerse  a través de la competencia y la complementariedad con otras economías, de la productividad, de la innovación tecnológica y no de privilegios arancelarios o medidas proteccionistas como las que se están gestando en otros países con los cuales no estamos de acuerdo, dijo Castañón Castañón.

Lee también: Empresarios, dispuestos a trabajar con López Obrador

Las preocupaciones de los dueños de la empresas mexicanas se dieron después de que el viernes pasado AMLO soltó en la  81 Convención Bancaria: “Es inviable desde el punto de vista técnico el construir el nuevo aeropuerto en el Lago de Texcoco”.

Según el tabasqueño, si se llega a un arreglo con los contratistas, en vez de hacer el volumen de obra que están haciendo ahora en Texcoco, se haría en  Santa Lucía.

La política se inventó para buscar los acuerdos sin violar el marco legal y sin cancelar contratos, pero yo creo que vamos a contar con la cooperación de todos, expresó el candidato de la Coalición Juntos Haremos Historia.

“Hay estudios del Instituto de Ingeniería de la UNAM que demuestran que es la zona con más hundimiento, en el Valle de México tenemos hundimientos hasta de un metro por año. Por eso el retraso en la obra, no hay tierra firme y están acabando con todos los cerros de alrededor para rellenar el lago”, expuso.

AMLO agregó que se puede hacer un aeropuerto hasta en medio del Océano Pacífico, pero con un costo elevadísimo: “El país no está para eso”.

Lee también: Salvan a las Guacamayas de López Obrador

Los contratos entregados a la petroleras mexicanas y extranjeras que estén bien hechos y sean benéficos para la nación seguirán adelante, comentó el candidato de Morena.

“Todo lo que sea bueno para la nación se va a palomear, lo que no sea bueno para la nación, va para atrás”, expresó cuando le cuestionario sobre el futuro de los contratos para sacar petróleo en aguas profundas y someras en la República Mexicana.

Castañón Castañón convocó a los candidatos a dar confianza al sector empresarial, por lo que deben explicar a detalle y con claridad el modelo económico propuesto para México.

“Nos preocupa, por ejemplo, que en el espectro de propuestas haya pronunciamientos que van en contra de una verdadera economía de libre mercado y de apertura. Nos inquietan propuestas recientes a favor de un modelo de sustitución de importaciones o que hablan de la autosuficiencia libertaria para México. Esto habla de una visión proteccionista y cerrada de la economía de los años 70 y 80, con la que no coincidimos”, concluyó el presidente del CCE.

Lee también: Los hijos de Claudio X. González luchan contra la corrupción

Los hijos de Claudio X. González luchan contra la corrupción

Los hijos de Claudio X. González Laporte, fundador del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), mueven desde su propia trinchera la lucha contra la corrupción.

No tuve que ver con que Pablo, mi hermano, quien es director general de Kimberly Clark y cabildeó el capítulo anticorrupción en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), asegura Claudio X. González Guajardo, presidente de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

“Pablo (González Guajardo) fue seleccionado por el grupo empresarial que está acompañando al gobierno de México en la modernización del TLCAN”, explica a Rock 101.

¿Le pediste a Pablo González Guajardo cabildear el capítulo anticorrupción en el TLCAN ?, se le cuestiona al hijo del empresario.

No.

Con la incorporación del capítulo anticorrupción al TLCAN se le dio un cariz de ataque a la impunidad en Estados Unidos, Canadá y México, una nación donde hay menos estado de derecho, expresó Claudio X. González Guajardo, quien encabeza su lucha desde su organización civil, así como en las calles acompañando a otros líderes sociales y empresariales.

El presidente Enrique Peña Nieto pidió a Claudio X. Gonzalez Laporte que “su hijo debería dejar de ser tan crítico con el gobierno”, informó The New York Times a finales de agosto de 2017.

El hijo de González Laporte, Claudio X. González Guajardo, ha pasado casi dos décadas combatiendo la corrupción y la impunidad que tanto deterioran a México. Pero su proyecto más reciente, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad estaba haciendo demasiado ruido para gusto del presidente”,  anotó el rotativo estadounidense.

El trabajo del activista ha continuado, a pesar del pedido presidencial: El pasado 31 de enero de 2018 exigió a Peña Nieto y a los precandidatos presidenciales reformar el artículo 102 de la Constitución y crear una Fiscalía General independiente.

Mexicanos Contra la Corrupción sigue publicando información sensible sobre los funcionarios del gobierno federal, así como de otros políticos del PRI, PAN y Morena.

El capítulo anticorrupción cerrado en el TLCAN es una pieza entre muchas, ya que también se necesita reformar la constitución política y la institucionalidad de la procuración de justicia en México, expuso el activista.

Los precandidatos deben mostrar políticas para que haya más estado de derecho, agregó.

Por su parte, Pablo González Guajardo junto con Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), les tocó convencer a los rengociadores del TLCAN de que la corrupción estaba afectando fuertemente a México.

Los dos empresarios empujaron para que en el TLCAN quedarán asentado que haya una cooperación por parte de Estados Unidos, Canadá y México para perseguir los sobornos, cohecho internacional, malversación y desvío de recursos, tráfico de influencias y peculado cometido por las empresas y autoridades.

Ese capítulo obliga a Enrique Peña Nieto, en caso de que se termine la renegociación en diciembre de 2018, o al futuro presidente instrumentar el Sistema Nacional Anticorrupción, la Fiscalía General de la Nación, la Fiscalía Anticorrupción, así como las leyes secundarias de la Ley de Adquisiciones y la Ley de Obra Pública.

Así operaron los hijos de Claudio X. González Laporte para atar a cualquier presidente de la República a ser transparente y dar un golpe a los corruptos. Una lucha la hicieron a nivel internacional y la otra en las calles, en las organizaciones civiles y ahora a través de la Constitución.

El poder de Don Claudio

El poder de Claudio X. González Laporte vienen desde las década de los setentas. Pero comenzó tener mayor presencia a finales de los 80, cuando el Consejo Mexicanos de Negocios (CMN) intensificó su trabajo durante el régimen de Carlos Salinas de Gortari. El dueño de Kimberly Clark ha sido en repetidas ocasiones presidente del CMN y ha tenido influencia en la política.

El organismo con fuerte peso en el CCE fundado en 1962 ha influenciado sobre las decisiones de la política económica de México, asegura Marcela Briz Garizurieta, autora del libro El Consejo Mexicano de Hombres de Negocio (CMHN): surgimiento y consolidación.

Algunos de sus miembros del CMN decidieron salir del anonimato, cuando participaron en la Comisión de Financiamiento del PRI y en las campañas presidenciales de Salinas de Gortari, entre ellos,  Antonio Madero Bracho, Fernando Senderos Mestre, Carlos Slim Helu.

“Otro de sus integrantes participaron en la administración salinista: Los ejemplos más sobresalientes son los de Claudio X. González, quien fue nombrado asesor presidencial y el de Juan Gallardo Thurlow, que fue representante del sector empresarial en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLCAN)”, comenta la especialista.

La influencia del club de amigos millonarios, dice la investigación, fue más visible a partir de los cambios estructurales de la economía mexicana con Salinas de Gortari, particularmente con la privatización de empresas públicas, la apertura económica y la ley de inversiones extranjeras.

La obra publicada por la UNAM explica que la colaboración del CMHN con el régimen salinista se centró en la coordinación y gestión ante del Congreso de EU y empresarios estadounidenses para validar y aprobar el TLCAN.

“A diferencia de otras organizaciones empresariales, el CMHN agrupa a sólo empresarios, no a empresas; su sistema de afiliación es selectivo, porque tienes que ser invitado por dos miembros de la organización y ser aprobado por el consejo”, dice Briz Garizurieta.

Entre los grandes empresarios agremiados al Consejo figuran: Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, Alberto Baillères, presidente de Industrias Peñoles, José Antonio Fernández Carvajal, presidente de Femsa, Dionisio Garza Medina, presidente de Alfa, Roberto Hernández, consejero de Banamex, así como Roberto Servitje Sendra, presidente de Bimbo, entre otros más.

-->