hi

Judicializarán a Odebrecht antes del 1 de diciembre: PGR

Antes de que concluya el gobierno de Enrique Peña Nieto se judicializará a Odebrecht, la constructora brasileña que pagó sobornos para hacerse de obra púbica en varios países de América Latina y Estados Unidos, informó la a Procuraduría General de la República (PGR).

“La investigación sobre Odebrecht no está congelada, y que en cuestión de semanas, el caso ya estará en los juzgados”, aseguró Alberto Elías Beltrán, encargado de despacho de la PGR.

Odebrecht creó una estructura financiera secreta para desembolsar “propinas” en 12 países, incluidos Angola, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Mozambique, Panamá, Perú, Venezuela y México, según la investigación el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Establecida formalmente como la División de Operaciones Estructuradas, esta oficina pagó aproximadamente 10.5 millones de dólares en sobornos a oficiales mexicanos para asegurar contratos públicos. Como resultado de este esquema de corrupción Odebrecht ganó más de 39 millones de dólares en este país, de acuerdo las autoridades estadounidenses.

Entre los directos señalados de haber recibido los sobornos están Emilio  Lozoya Austín, ex director general de Pemex, así como otros subdirectores que dejaron de trabajar en la empresa productiva del estado vía la jubilación o el retiro.

El encargado de despacho de la PGR, en entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula, expresó que “parecería que, como no hemos llegado a un acuerdo reparatorio, Brasil nos retrasa la información sobre el caso Odebrecht”.

“Estamos buscando que Odebrecht repare el daño con el doble de lo defraudado y que se les inhabilite y no vuelvan a trabajar en México. Si no quieren que judicialicemos el caso y vayamos a la vía penal, deben aceptar el acuerdo”, agregó Elías Beltrán.

 

 

 

Agro Nitrogenados un mal negocio para Pemex

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) ordenó a Petróleos Mexicanos (Pemex) investigar y sancionar a servidores públicos encargados de adquirir la planta de Agro Nitrogenados a Altos Hornos de México, porque no ha generado utilidades para el Estado y por el sobrecosto de 248 millones de dólares en la rehabilitación de las plantas de urea y otras instalaciones.

“Se incumplió con los objetivos y las metas de poner en operación la planta de fertilizantes nitrogenados, los costos (del contrato AGRO-DG-003/14 para rehabilitar la planta) han sido rebasados de 195 millones de dólares a más de 443 millones 099 mil dólares”, informó el órgano fiscalizador a la Cámara de Diputados.

A noviembre de 2017, la planta adquirida por autorización de Emilio Lozoya Austin “no ha generado utilidades para el Estado, por lo que el proyecto no ha sido rentable”, señala.

Según el reporte publicado en la cuenta pública de 2016, la compra de la planta de fertilizantes su equipo estaba incompleto, en mal estado y no utilizable, con 30 años de antigüedad y 18 años fuera de operación.

Lee también: Pemex salva de la quiebra a Fertinal

El 15 de enero de 2014, PMI, una filial de Petróleos Mexicanos, firmó un contrato para la compra de los activos de Agro Nitrogenados, una planta de fertilizantes que tenía 14 años sin operar y “en las prácticas de negocios no se conoce que se otorguen garantías a bienes con considerable antigüedad y que no están en funcionamiento”, explican auditores de la ASF.

El precio inicial la planta de fertilizantes pagado a Alonso Ancira, propietario de Altos Hornos de México (AHMSA), fue de 275 millones dólares, y le destinaron para rehabilitar una inversión de 200 millones de dólares. Es decir Pemex gastó a 475 millones de dólares para quedarse con los activos y echarlos andar.

“La operación de adquisición careció de estudios y análisis competentes para garantizar su rentabilidad y determinar adecuadamente los costos de mantenimiento desde el proceso de su adquisición”, manifiesta el reporte realizado por los auditores del ejercicio del gasto de 2016

Tampoco se establecieron antes de la contratación de los trabajos los conceptos o partidas que la contratista podría subcontratar, así como  no se cumplió con verificar que la contratista demostrara su capacidad técnica, material y humana conforme a lo pactado en el contrato, expresa.

La ASF recuerda que no se justificó el sobrecosto en el pago de diversos conceptos con un monto mayor del autorizado.

Ante todas esas irregularidades “la Auditoría Superior de la Federación emite la Promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria para que la Unidad de Responsabilidades en Petróleos Mexicanos realice las investigaciones pertinentes e, inicie el procedimiento administrativo por las irregularidades de los servidores públicos que en su gestión adquirieron una planta de fertilizantes con equipo incompleto, en mal estado y no utilizable, con 30 años de antigüedad y 18 años fuera de operación, la cual no ha generado utilidades para el Estado”, cierra la ASF.

Lee también: Los hijos de Claudio X. González luchan contra la corrupción

Pemex salva de la quiebra a Fertinal

Petróleos Mexicanos (Pemex) inyectó más de 120 millones de dólares a Fertinal, una empresa adquirida con un sobreprecio por el ex director de la petrolera, Emilio Lozoya Austin, para salvarla de la bancarrota e insolvencia en 2016.

“La Administración de Pemex se vio en la necesidad de aplicar un rescate por 120 millones de dólares, a partir de julio de 2016, mediante un crédito simple de PMI”, revela la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Grupo Fertinal, una empresa por la que Emilio Lozoya pagó más de 650 millones de dólares, “habría caído en insolvencia y en la consecuente incapacidad para cubrir sus obligaciones de corto plazo” de no haber conseguido el crédito, según el órgano fiscalizador.

La productora de fertilizantes en México carecía de los recursos económicos para pagar la prima de seguro, la nómina y los intereses de la deuda, algo que hubiera detonado las garantías y el pago de 635 mil dólares correspondientes al endeudamiento.

“De no haber revertido la severa falta de liquidez que sufría la empresa se habría tenido que enfrentar un proceso de quiebra”, manifiesta en un reporte entregado a la Cámara de Diputados.

El 28 de enero de 2016, Emilio Lozoya ordenó comprar en más de 650 millones dólares las plantas de Fertinal, un pago hecho con recursos disponibles obtenidos a través de financiamientos con Banobras, Nafin y Banco Azteca.

Grupo Fertinal es una compañía productora y comercializadora de fertilizantes fosfatados y nitrogenados, que tiene una mina de roca fosfórica en Baja California Sur y una planta de fertilizantes y productos industriales en Lázaro Cárdenas, Michoacán.

Al día de la compra una subsidiaria de Fertinal estaba en bancarrota y otra sin operación desde 2001, además vendió dos de sus subsidiarias, cuya actividad era brindar servicios de transporte aéreo, en 2015.

El grupo de auditores enviados por la ASF para conocer a detalle la operación de Fertinal explican en el documento que los 120 millones de dólares tuvieron dos objetivos: Uno aportar a gastos de operación por 77 millones 500 mil de dólares y realizar las inversiones mínimas necesarias  por 42 millones 500 mil de dólares para llegar al punto de equilibrio y generar flujos futuros de operación positivos.

Lee también: Los hijos de Claudio X. González luchan contra la corrupción

Con la inyección del capital le dieron vida a un negocio adquirido en números rojos, así como le permitieron la continuidad de las operaciones y la viabilidad económica de la empresa.

“La inversión específica de 42 millones 500 mil de dólares en proyectos se enfocó a la recuperación de niveles de producción en fertilizantes nitrogenados alrededor de las 20 mil toneladas mensuales y en fosfatados de 90 mil toneladas mensuales”, dice la ASF.

Otro hallazgo en la operación de Fertinal detectado por la Auditoría Superior de la Federación fue que se cayeron las ventas proyectados y reales.

En 2016, la productora de fertilizantes vendió 315 millones de dólares, cuando un año antes colocó en mercado sólo  426 millones de dólares. Pemex había proyectado ventas por más de  515 millones 599 mil dólares para 2016.

“Existe incertidumbre material de que la empresa pueda continuar en funcionamiento, debido a las pérdidas brutas y de operación de los últimos tres años”, concluye la ASF.

Lee también: Anaya va contra contratistas y políticos

-->