hi

On record: los nuevos esenciales de la semana

ÁLBUM DE LA SEMANA:ELVIS COSTELLO & THE IMPOSTERS
Look Now
Concord

Bueno, allá vas. Estaba convencido de que el doble golpe de Donald Trump y un susto de cáncer revivirían el lado más enojado y punky de Costello. Esperaba escuchar sus vocales que gruñían y escupían contra la muerte de la luz (la suya y el mundo del pensamiento libre en general). Pero no. Gran parte de la planificación de este álbum ocurrió el año pasado, mientras que él se fue de gira con un set en gran parte compuesto de canciones del Imperial Bedroom, y ese álbum proporciona el templete para este. Este es el pulido herrero, el artesano que sigue la tradición de Burt Bacharach (que coescribe tres canciones aquí) y el Brill Building (Carole King coescribe otra).

La pista de King, Burnt Sugar Is So Bitter, es una historia de resiliencia; Como otros aquí, es esencialmente un cuento guiado por un personaje. Stripping Paper utiliza el momento en que una mujer, al quitar el papel tapiz, encuentra una marca de lápiz que indica la altura de un niño como la clave que desbloquea la historia de un matrimonio en disolución. En I Let the Sun Go Down, Costello investiga a un personaje cuyas opiniones con las que seguramente no está de acuerdo: un hombre que lamenta la pérdida del imperio. Con las habilidades melódicas de Costello en su apogeo, los ritmos de Pete Thomas, el epítome de la sutileza y el tecladista Steve Nieve en la mezcla, donde los fanáticos de lo Ismposters/Attractions de siempre quieren que sea, no hay realmente un momento de relleno en todo el álbum.

JOHN GRANT
Love Is Magic

Bella Union
Hay una brecha entre cómo queremos que sea el mundo y cómo es realmente el mundo; y es dentro de esa brecha que Grant crea su mejor trabajo. Por lo tanto, una canción cuyo título, que profesa Love Is Magic, encierra la mundanidad de las relaciones con las líneas: “No hay leche en el refrigerador / Y lo escucharás todo cuando llegues a casa esta noche”. La irónica destreza irónica de Grant es intacto, respaldado por una mezcla de rock suave y electrónica de los ochenta. Es un álbum sencillo, en realidad, contundente, pero en última instancia, conmovedor.

 

ST VINCENT
MassEducation

Loma Vista
Un año después de Masseduction, un divertido juego electrónico sobre cosas tristes, llega una St. Vicente desvestida. Literalmente en la portada, pero desaparecido está la aventura sonora de esta artista de una sola vez en una generación, reemplazado por el piano. A veces esto hace poco: Nueva York permanece como una balada dispersa. Pero al sacrificar la sorprendente guitarra, esta revisión pone de relieve su sorprendente voz. El coro de Los Ageless; el desglose de Young Lover, que permite respirar en un entorno parecido a Billy Joel: su oficio nunca ha sonado tan clásico ni tan hermoso.

Compra a través del sitio web de ST

ELLA MAI
Ella Mai

10 Summers
¿Aburrido por el R&B moderno y sin alma? ¿Recuerdas las mermeladas de verano y los duetos de Brandy y Mónica? Conozca a Ella Mai, una londinense del sur cuyo retroceso en los años 90, R&B la ha convertido en una estrella en los Estados Unidos. John Legend está entre los invitados. La voz de Mai es una maravilla, sofocante un minuto, dando vueltas al siguiente. El nuevo single, Trip, es hipnótico, pero es el audaz Cheapshot que podría romper en Gran Bretaña.

 

NENEH CHERRY
Broken Politics

Smalltown Supersound

Cherry tiene problemas para salir de su pecho con un quinto álbum íntimo, producido por Four Tet, que es tanto poesía como pop. Un torrente de pensamientos con asociación de palabras tropieza con su lengua en Faster Than the Truth; Deep Vein Thrombosis  hace reflexionar sobre la vida al piano y la percusión dispersos; puedes escucharla suspirar en la Synchronised Devotion acompañada por arpa. Shot Gun Shack (sobre la cultura de las armas de América) y Kong (la crisis de los refugiados de Europa) son temas más musculosos, pero aún así colocan en el centro de atención  la voz distintiva de Cherry.

 

LE TRIO JOUBRAN
The Long March

Cooking Vinyl
El reciente baile en solitario de Joseph Tawadros habrá convertido a más de unos pocos recién llegados a las complejidades del oud. Si estabas fascinado, los hermanos palestinos Samir, Wissam y Adnan Joubran deberían ser los siguientes en tu lista. Los tradicionalistas pueden rechazar la electrónica y las cuerdas, pero el productor Renau Letang de Manu Chao tiene un ligero toque. Las vocales dispersas de un invitado VIP, Roger Waters de Pink Floyd, agregan un toque conmovedor a Carry the Earth.

Compra a través del sitio web de ST

JOHN HIATT
The Eclipse Sessions

New West
Entra y sale del radar de Americana, pero las letras sardónicas de Poor Imitation of God encuentran al veterano cantante y compositor en la cima de su juego. Si bien una o dos de las canciones de su primer álbum en cuatro años son más genéricas, vale la pena leerlas para saborear letras tan sutiles como las de Over the Hill; y hay un jaleo blues a The Odds of Loving You.

 

NACIMIENTO DE LA SEMANA: 

A STAR IS BORN OST
Various

Universal

Adiós vestido de carne, hola vestido de gala: un Oscar a la mejor canción es todo menos en la bolsa. Esta banda sonora ofrece 19 canciones nuevas, la mejor parte escrita por Lady Gaga, y suficiente diálogo para disfrutar de las escenas clave de la película sin tener que poner un pie en un cine. Bradley Cooper es un cantante de country sorprendentemente convincente, pero es Gaga quien se sobresalta. Ella hace suya La Vie en Rose, convierte al dueto Shallow en un triunfo de lágrimas y arrastra la casa hacia abajo con “Never Never Again Again” dos veces.

 

 

MUST-HAVE REISSUE 
DAVID BOWIE
Loving the Alien (1983-1988)

Parlophone
El cuarto de una serie que comenzó con Five Years, que cubrió Space Oddity to Pin Ups, este conjunto de cuadros reúne la sección de salida de Bowie que hizo que los fanáticos se preguntaran si la magia finalmente se estaba desvaneciendo. Let’s Dance se sostiene bien, pero Tonight sigue siendo un desastre. Las remezclas, el trabajo de la banda sonora y dos álbumes en vivo sirven como puntos principales, pero el interés real radica en el nuevo trabajo Never Let Me Down, un álbum que Bowie siempre deseó poder rehacer. Junto a los gustos de Nico Muhly y Reeves Gabrels, es una posdata intrigante e inquietante.

 

BREAKING ACT 
ALFIE TEMPLEMAN 

¿Quién es él? Un cantautor de 15 años de Bedfordshire. Recién contratado en el Chess Club (MØ, Tove Styrke, Hinds y otros), el adolescente está a punto de lanzar su primer EP, Like an Animal. Sus cinco pistas, interpretadas en su totalidad por el cantante y grabadas en su dormitorio, hacen referencia a artistas como Harry Nilsson, Prefab Sprout, Boy Pablo y Mac DeMarco, con una orden de solo de John Lennon. De repuesto, ligeramente destartalado y lleno de espacio, las canciones de Templeman tienen un máximo de melodía, con letras llenas de amor a mitad de camino entre un resignado encogimiento de hombros y un prolongado desmayo, y son uniformemente encantadoras. Si esto es lo que se le ocurre solo en su habitación a la edad de 15 años, debe ser alguien para seguir de cerca.

¿Cuándo está disponible la música? El viernes, en el Chess Club alfietempleman.bandcamp.com .

PISTAS MÁS CALIENTES
Norma: Another Red Day 
Un ligero reggae, texturas pop-noir, una letra sobre los ciclos físicos y psicológicos: la cantante francesa mejora y mejora.

Escuchar a través del sitio web de ST

Fickle Friends: The Moment 
Previsualizando su nuevo álbum, la banda de Brighton presenta una introducción sobre cómo lograr la perfección del sintetizador pop.

Escuchar a través del sitio web de ST

Alma: Cowboy
El finlandés regresa con una mezcla locamente pegajosa de blues / electro-pop.

 

Texto tomado de The Sunday Times, traducción Rock 101

TE RECOMENDAMOS |

Entrevista con Muse: Matt Bellamy y compañía en su nuevo álbum, Simulation Theory

#SonicArsenal – Sleeveface, la Ilusión y broma

Justo cuando pensábamos que las fundas de los discos se convertirían en algo obsoleto y un recuerdo de muchos momentos musicales, un fenómeno viral en le dio nueva vida a esos objetos de arte. El sleeveface se estableció como una broma, un exceso de creatividad, un costo de oportunidad y uno de los movimientos más populares de las redes sociales.

Existen comunidades en Facebook y Flickr dedicadas al arte del sleeveface, una forma de integración de lo visual con lo real que se expandió rápidamente y que le dio un nuevo sentido a esos símbolos de una época análoga y llena de contemplación. Cientos de fotografías y múltiples galerías digitales muestran a los discos de vinilo como parte de una tendencia, donde la unificación entre el arte y su acérrimo fan niegan completamente la extinción del arte de portada.

El momento preciso en que nació el concepto se desconoce, sin embargo los culpables de que el sleeveface se haya convertido en un fenómeno viral fueron los DJs Carl Morris y John Rostron, que en un momento de extremo aburrimiento en un club de Cardiff tomaron el disco ‘McCartney II’ de Paul McCartney para esconder sus caras del público. Después de Morris y Rostron múltiples DJs del Reino Unido empezaron a repetir el truco en sus presentaciones con fundas de la dimensión correcta, aunque otros adoptaron portadas de cómicas proporciones para agregar un toque irónico a ‘Cat Scratch Fever’ de Ted Nugent, ‘Lust for Life’ de Iggy Pop y ‘Clouds’ de Joni Mitchell.

 

 

No fue algo planeado, pero el resultado fue una escena hilarante que obligó a Morris y Rostron a buscar más caras en su colección de discos. Después de muchas bromas entre amigos, colocaron su primer sleeveface en waxidermy.com a principios del 2006. La imagen mostraba a dos personas saludándose, una de ellas ocultaba su rostro con un álbum de Johnny Mathis. La broma pronto se expandió a través de Internet, adquirió el nombre de sleeveface, se convirtió en un sitio oficial, material en YouTube, un libro, comunidades en Facebook y Flickr con más de 5.000 miembros de diversas nacionalidades, y una exhibición en una galería de Londres.

El sleeveface no sólo se trata de grandes fotos, inmediatamente te das cuenta que hay una gran broma detrás. Algunas veces la broma es lo que la persona hace –un hombre portando una cara de Liberace mientras cocina vistiendo únicamente un saco, boxers y zapatos, una cara de Elvis Costello aspirando, un David Bowie trabajando concentrado frente a una computadora, un Rod Stewart con cuerpo de mujer o un Prince con senos.

 

 

Los miles de ilusionistas han experimentado con el medio – fotografiando caras, puños o extremidades, jugando con géneros, vestuario, proporciones, locaciones y retratos de grupos. Algunos han intentado utilizar las fundas y los booklets de los CDs para verse más intelectuales, mientras que otros han creado un subgénero llamado sleeverotica con las bocas, torsos y glúteos de ciertas cubiertas. Entre más creativa y detallada sea la foto mejor, lo único que importa es la forma en que el arte y la realidad crean una ilusión. De cualquier forma, los resultados frecuentemente son impresionantes.

 

 

La gente tal vez ha hecho esto por años, sin embargo ese extraño y fácil acto parece cobrar importancia en estos momentos, obviamente es algo que no puedes hacer con los MP3s y downloads, el sleeveface exige tener una amplia colección de discos y un gran ojo para montar toda una escena, es necesario el arte del disco para llevarlo a cabo. Y aunque no podemos asegurar que el sleeveface salvará al arte del disco, al menos podemos pensar que miles de personas intentan mezclarse con él para no dejarlo morir sin un último respiro.

Helmet – ‘Dead To The World’

La expectativa y sobre todo la esperanza que causa la noticia de que uno de tus grupos favoritos regrese a hacer discos después de cierto tiempo siempre son esperanzadoras. En este caso Page Hamilton y su Helmet no sacaban algo desde el 2010. Pero la situación con esta leyenda del post hardcore de nueva york está dividida en la primer gran parte del los noventas y el muy mediocre regreso desde principios del nuevo milenio.

 

Ya más de 20 años han transcurrido desde los fenomenales ‘Meantime’, ‘Betty’ y ‘Aftertaste’ que inconscientemente influenciaron a demasiadas bandas y estilos como el math rock, el metal alternativo o el new metal. A partir de esa separación y del camino tan distinto que toman sus integrantes originales, pasan siete años de sequia y Page decide retomar su proyecto con álbumes que no daban nada nuevo y se escuchan tan repetitivos como ‘Size Matters’ y ‘Monochorme’.

Para 2010 intenta algo de variantes con ‘Seeing Eye Dog’ con cosas más melódicas y a la vez sombrías. Todo parecía quedar ahí, pero Hamilton vive de la música y con toda la experiencia de tocar tan distintos estilos que van desde el jazz hasta el progresivo, pasando de tocar con Bowie y hacer scores para películas. No pierde el amor a su proyecto y prepara el retorno al rock con el octavo disco de Helmet.

 

‘Dead To The World’ causa la expectativa de que la contundencia, crudeza e inolvidables riffs por fin estén de regreso. Sin embargo, Page se arriesga a algo mucho más ligero y hasta cierto punto cómodo para él y para la aceptación colectiva. Donde de la vieja escuela solo tenemos tracks como ‘Red Scare’ y ‘Die Alone’. Ahora ya es mucho más notoria la melodía y el cuidado de temas sencillos pero a la vez aceptables. Líricamente tenemos un pasaje sonoro de la situación actual y de las vivencias de un tipo de casi seis décadas de existencia.

 

La furia se traslada a madurez y la explicación en cortes de poca duración y reclamo más directo, sin rodeos y estrofas confusas. En canciones como ‘I Love My Guru’ y ‘Bad News’ vemos lo más parecido al power pop de ondas como Red Kross aunque un poco más agresivas. Se nota el culto al rock clásico y así como en su antecesor se atrevió a realizar la versión de ‘A Bird Can Sing’ de los Beatles, esta vez nos da el cover a ‘Green Shirt’ de Elvis Costello.

 

Se agradece que influencias como Helmet se mantengan en el intento y la evolución para no convertirse en algo monótono. Sin embargo, a Page Hamilton no le ha resultado del todo satisfactorio, y much de este resultado se trata de tantos cambios en la alineación y una parte clave es la falta del gran John Stanier (Battles) en la bataca.

 

Si apenas se están enterando de la existencia de esta leyenda de los noventas, seguro será algo bueno y distinto. Si son de la vieja escuela, no creo que les cause mayor admiración más y sea solo un trabajo muy promedio.

-->