hi

Bob Dylan le canta al amor gay

Se negó a describirse a sí mismo como un cantante de protesta, pero Bob Dylan ha aprovechado la oportunidad que se le presentó para cantar por los derechos de los homosexuales.

Él es una de las varias estrellas que han contribuido a un álbum en el que se cambia el género de los protagonistas de las canciones para hacerlas sobre las relaciones homosexuales. Entonces, Kesha canta la canción de Janis Joplin, I Need a Man to Love, como I Need a Woman to Love.

Dylan, de 76 años, grabó una versión de la canción de 1929 She’s Funny That Way, previamente grabada por Frank Sinatra y Nat King Cole, como He’s Funny That Way.

El álbum de seis pistas, Universal Love, fue financiado por una compañía de entretenimiento.

Jim Murren, director ejecutivo de MGM Resorts International, dijo a The New York Times que las bodas gay representan del 20 al 30 por ciento de las ceremonias realizadas en los 15 hoteles de la compañía en Las Vegas. Las canciones del álbum se pueden usar como himnos de bodas.

Rob Kaplan, un productor ejecutivo en el álbum, dijo que recibió un “sí” muy rápido de Dylan cuando lo contactó. “Y no fue solo, ‘Sí, haré esto'”, dijo. “Fue, ‘Hola, tengo una idea para una canción'”. Dylan trajo una orquesta de 16 piezas con cuerdas.

No es la primera vez que Dylan ha cantado sobre el amor gay. Una vez escribió la canción Jimmy Berman (Gay Lib Rag) con su amigo el poeta beat Allen Ginsberg. Otras canciones en Universal Love incluyen la versión de St Vincent de The Crystals Then He Kissed Me, y Kele Okereke cantando My Girl de Temptations como My Guy.

Artistas como Elton John y K D Lang han sido defensores vocales de los derechos de los homosexuales, pero rara vez usan pronombres del mismo sexo en sus canciones. Stephan Pennington, un profesor de música en la Universidad de Tufts que enseña “queer pop”, dijo a The New York Times: “Durante mucho tiempo, las personas queer tenían que usar el incómodo ‘usted’ en sus canciones para evitar exponerse a ellos mismos. Siempre ha habido también presión de las compañías discográficas para que no sean excluyentes al usar un pronombre del mismo sexo. Pero las expresiones heterosexuales nunca se consideran excluyentes”.

El álbum se está transmitiendo en Spotify, Apple Music y otros servicios.

Phyllis James, jefe de diversidad y responsable de responsabilidad social corporativa de MGM Resorts, dijo: “Creemos que proyectos como este nos ayudarán a todos a alcanzar un punto en el que ver el mundo a través del lente de personas que son diferentes a nosotros se vuelva natural”.

 

Las letras, están cambiando

Once he dressed in silks and lace
And owned a rolls royce car
Now he seems quite out of place
Like a fallin star
Race around my kitchen sink
Happy as can be, I just have to stop and think
Why he fell for me
Im not much to look at, nothin to see
Just glad Im livin lucky to be
Ive got a man crazy for me
hes a funny that way
I cant save a dollar, aint worth a cent

El soundtrack de la vida – Bennie and the Spiders from Mars

Una de las cosas que me fascinan de la composición musical es la capacidad que tienen algunas letras de transportarnos a otros lugres, otros tiempos y hasta otras dimensiones, incluso crear personajes ficticios para intérpretes musicales que parecerían lo suficientemente estrafalarios como para necesitar de una personalidad más y aún así se hacen de este alter ego y crean un universo paralelo en el que es imposible discernir dónde comienza el personaje y dónde termina la locura, así se me ocurre una banda ficticia: Bennie and the Spiders From Mars.

Uno de mis ejemplos favoritos es ‘Bennie and the Jets’ de Elton John, una rola escrita por el propio Elton John y Bernie Taupin y que fue incluida en el ‘Gooodbye Yellow Brock Road’ de 1973. En la letra se habla de Bennie and the Jets, una banda ficticia de la que el narrador es fan. Taupin admitiría algunos años después, que la canción es una sátira de la escena musical de principios de los 70. Aún así se convirtió en uno de los mayores éxitos de Elton John y es una canción que verdaderamente disfruta interpretar en vivo sobre todo el sólo de piano, en el que se han escuchado versiones en las que ha incluido hasta las famosas cinco notas de ‘Encuentros Cercanos del Tercer Tipo’ de John Williams.

 

 

La siguiente canción es probablemente mi canción favorita de todo los tiempos y un tema que podría darme para escribir una eternidad al respecto, pero me limitaré a escribir que Ziggy Stardust no era sólo un rockstar andrógino y bisexual, sino también un mensajero de seres extraterrestres.

El personaje creado por David Bowie y que dio pie a ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars’ de 1972, un álbum que se convirtió en una revelación mundial y en la describe a un guitarrista zurdo destinado a confortar a una humanidad en fase de extinción con un mensaje de esperanza que le permitía a un Bowie de 25 años dar rienda suelta a sus dotes teatrales y llevar al personaje mucho más allá de los escenarios.

También podría interesarte: STARMAN: El Universo de David Bowie

Debo admitir que la primera vez que escuché esta canción, fue, covereada por Bauhaus, pero es sin duda la versión más celebrada de los covers que se han hecho y una afortunada coincidencia que me llevaría querer saber más de este mítico personaje y me dirigiría por el camino correcto del rock.

 

De la última banda ficticia que les hablaré desafortunadamente no existen registros históricos ni grabaciones, sin embargo por una buena parte del 2005 tomó gran importancia en mi vida, les hablo de Keyser Söze, un cuarteto post punk del que era vocalista y letrista del que en una noche de plática amena y bebidas refrescantes los cuatro integrantes decidimos crear una versión alterna imaginaria en la que dejábamos toda nuestra furia punketa y rebelión anti stablishment por los alegres acordes de la cumbia para convertirnos en la explosión tropical de Keyser Söze; cosa que nunca ocurrió, pero que debo admitir habría sido muy divertido.

 

En resumen me parece que tomando el.ejemplo de Elton y Bowie, nunca está de más dejar de ser nosotros y jugar a ser alguien más, el resultado podría ser legendario.

-->