hi

Elena Román y el reto de una conquista laboral para los creadores

El acceso a la seguridad social es una deuda con el gremio cultural en México y aunque han habido intentos, no han sido fructíferos ya que, según explica la doctora Elena Román, hablar de las condiciones laborales o de los derechos sociales de los creadores es un tema complejo, pues históricamente desde el siglo XIII el campo artístico “se autonomizó de cualquier acción social” y con ello se fue separando del trabajo laboral como lo conocemos hoy en día.

En México, hasta hace poco comenzamos a reconocer a los creadores y es un tema reciente, además son pocos los investigadores que dan cuenta de las condiciones del trabajo creativo en México. Vemos “un montón de historias dolorosas”, afirmó Román, como cuando un artista sufre un accidente y se debe reunir a la comunidad para  que colabore económicamente, ya que no se cuenta con seguro médico.

Directora de Ciencias y Humanidades para el desarrollo interdisciplinario y fundadora del observatorio de políticas culturales de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (CDMX), Elena Román explicó en entrevista con Alternación 101, que siempre damos cuenta del trabajo formal, es decir, aquel que tiene un empleador fijo, un espacio físico permanente, tiempo de trabajo de 8 horas, que tiene posibilidades de negociación a partir de un sindicato. Aunque en México, apuntó, “hablar de trabajo formal es más la excepción que la regla”.

Para la investigadora, lo primero que hay que visibilizar es que en el caso de los creadores, estamos hablando de un trabajo atípico o no clásico, según lo denomina la sociología del trabajo, esto servirá para comprender su lógicas, no sólo laborales, sino las lógicas profesionales de la naturalezas del creador.

“El trabajo creativo tiene de centro la afectividad, lo emotivo de un sujeto”, no es igual al cambiador de llantas, explicó.

Por ello, pidió centrarse especialmente en dos puntos: revisar si tienen o no tienen trabajo, además de reconocer las especificidades de cada uno de los campos artísticos, pues no es lo mismo hablar de teatro independiente, que de danza folklórica o contemporánea. No por ello, afirmó, significa que todos tengan trabajo.

“Ha habido un boom de generar infraestructura cultural más allá de la que existe”, para generar circuitos laborales como centros culturales, festivales culturales, faros, etc, “es basto” y con ello habría que empezar a dialogar cuales son los mecanismos para acceder, agregó.

Los propios actores que participan en los mercados laborales de los creadores han colocado en el imaginario colectivo que pareciera que lo que hace un creador no se cobra, algo que existe desde que los campos artísticos se separaron de cualquier dimensión social, abundó Román.

Lo ideal sería “la integración asegurada dignificante entre lo laboral y lo profesional“, afirmó la investigadora, pues explicó que siempre hay una necesidad de creación para el artista y ante la ausencia de mercado o lo poco que le llega, dice que sí a cualquier cosa aa pesar de mermar sus condiciones, entonces el mismo participa de esas mismas condiciones laborales dolorosas.

Hay que indagar como se equilibra lo vocacional con lo laboral, y analizar un componente cognitivo, es decir como los creadores están entendiendo sus propias acciones y que ellos entiendan que son parte fundamental de estas situaciones dolorosas, como no cobrar un contrato solo por el hecho de ser artista y que a veces no sucede nada.

Elena Román explicó que se han dado breves pasos en consolidar los derechos laborales de este gremio, pues aunque en 2011, la entonces senadora María Rojo presentó una iniciativa para crear un fideicomiso para administrar un fondo de apoyo para el acceso de artistas, creadores y gestores culturales para la seguridad social, no llegó a la Cámara de Diputados.

En días más recientes, la próxima secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, ha tocado el tema, aunque a decir de la investigadora de la UACM, estas son declaraciones formales que no se han materializado.

Una de las razones, explicó es que no se tiene un censo para poder generar un censo, además de explicar quien es un creador profesional, un debate más amplio aún.

Ante la falta de apoyo estatal y en la búsqueda de una nueva conquista laboral, la multiactividad dentro de su área (consultores, maestros) es una forma del creador para poder mantenerse en México y hasta llegan a tener un pluriempleo (meseros, chofer) que les permita sostenerse económicamente y continuar desempeñando su arte.

 

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ

-->