hi

Jornada electoral transcurre en paz: INE

El presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, informó que la Jornada Electoral de este domingo transcurre con tranquilidad y sin incidentes mayores.

Al emitir un mensaje por cadena nacional, el consejero electoral indicó que sólo faltan por instalar cuatro casillas, en todo el país, lo que representa que el comienzo de esta jornada ha sido exitoso.

“Únicamente se dejarán de instalar cuatro casillas en los 156 mil 807 centros de votación en el país, es decir, el 0.003 por ciento en total, lo anterior nos permite señalar que el inicio de la Jornada ha sido claramente exitoso y que las condiciones materiales para la emisión de los sufragios están dadas”, afirmó.

Volvió a llamar a la ciudadanía a emitir su voto, pues todavía quedan seis horas para poder acudir a las urnas, pues el horario que tienen es de 8 de la mañana a seis de la tarde, en los horarios con horario del centro del país, y ocho horas en las entidades más occidentales.

“Hago desde aquí un llamado a las y a los ciudadanos que aun no han votado para que acudan a las urnas, las grandes decisiones nacionales nos involucran a todos. Los invito a que libremente decidamos, con ir a votar, el futuro de nuestro país”, afirmó.

Destacó que existen todas las garantías planteadas en la Ley para que podamos votar de manera libre y secreta, y se puede tener la certeza de que cada voto se contará bien para integrar los cargos públicos en disputa, como son Presidente de la República, senadores, diputados federales, un jefe de gobierno en al capital del país, y alcaldes, ocho gobernadores, presidentes municipales y congresos locales.

Reiteró que la mejor manera de garantizar que el voto será respetado es que quienes los contarán son un millón 400 mil ciudadanos que fueron sorteados, aceptaron esta responsabilidad de ser funcionario de casilla, y fueron capacitados.

Córdova Vianello, también señalo que esta es la elección más vigilada, pues más de 2.6 millones de representantes de todos partidos políticos y candidatos independientes vigilarán las urnas en las casillas, y la votación también esta siendo observada por unos 32 mil observadores electorales nacionales y 907 extranjeros.

“Esta es la elección más observada, más vigilada de los tiempos recientes”, afirmó al reiterar que las mejores garantías del sufragio somos nosotros mismos, y que nadie puede obligarnos a votar y que en la mampara podrán tomar su decisión libre, por lo que los exhortó a no dejarse coaccionar o comprar el voto por nadie.

“Nadie puede ofrecernos dinero o bienes a cambio de nuestro voto, eso es un delito, además debemos recordar que las casillas cuentan con todas las garantías físicas y materiales para que podamos votar libre e individualmente, y en secreto, al resguardo de cualquier persona”, concluyó.

 

Notimex

El ‘gemelo de Corbyn’ López Obrador se prepara para el poder

Washington se preocupa mientras un veterano izquierdista y amigo del líder laborista construye una gran ventaja en las encuestas presidenciales, dice The Sunday Times.

Se escucharon porras y fuegos artificiales crujieron sobre cabezas cuando un jeep se detuvo en la polvorienta plaza y salió la alta figura de cabello plateado del “gemelo ideológico” de Jeremy Corbyn, quien parece destinado a convertirse en el próximo presidente de México.

Se espera que Andrés Manuel López Obrador logre una sorprendente victoria en las elecciones del 1 de julio si las encuestas son correctas — colocando a un izquierdista a cargo en la frontera sur de Estados Unidos — y él espera que el líder laborista, su amigo, tenga el mismo éxito en Gran Bretaña .

Los izquierdistas veteranos están cerca. Corbyn, de 68 años, y su esposa mexicana, Laura, pasaron parte de sus vacaciones de Navidad con López Obrador, de 64 años, y su esposa, Beatriz, en 2016.

“AMLO”, como se conoce al mexicano por sus iniciales, le regaló a Corbyn unos sombreros de hojas de palmera conocidos como jipis —hippies pronunciados. “Jeremy los amaba”, dijo una fuente cercana a la campaña de AMLO.

José Jacques y Medina, un activista de los derechos humanos y amigo de López Obrador, describió a los dos hombres como gemelos ideológicos. “Son de una edad e ideología similares, y han pasado muchas horas hablando sobre el sueño de un gobierno global”, dijo.

Se reunieron nuevamente el año pasado en Londres, donde López Obrador le dijo a un periodista de televisión mexicano: “Espero que Jeremy se convierta en primer ministro”.

La esposa del líder laborista es una activista de los derechos humanos y una importadora de café de comercio justo, y muchos mexicanos están encantados con la idea de que ella interprete el rol de la primera dama en Downing Street.

El alter ego mexicano de Corbyn, sin embargo, tiene muchas más posibilidades de alcanzar el poder. Las encuestas ponen a AMLO 15 a 20 puntos porcentuales por delante de su rival más cercano y conservador.

También enfrenta desafíos y peligros mucho mayores. Después de la pérdida de miles de vidas en la guerra contra las drogas en México, esta es la elección más violenta en la historia moderna del país. AMLO sugirió que legalizar las drogas podría ayudar a detener el derramamiento de sangre.

En sus viajes de campaña en el interior hirviente de México, es saludado como un mesías con sus promesas de enfrentar los asesinatos y la corrupción, y de proporcionar una mejor salud y educación para los pobres.

Los votantes en San Martin Texmelucan, un pueblo textil a 80 kilómetros al sureste de la Ciudad de México, descubrieron recientemente que 113 de sus 185 efectivos de la fuerza policial eran civiles sin entrenamiento que habían pagado sobornos para conseguir sus trabajos. Podría explicar una ola de crimen reciente, y los cuerpos atados o desmembrados abandonados en las calles.

Horas antes de la llegada de AMLO, cientos de sus seguidores se habían reunido entre bulliciosos vendedores callejeros que ofrecían tacos y cerveza. Cuando salió de su jeep le tomó 20 minutos abrazarse y besarse a lo largo de la línea de recepción.

“Llevaremos a cabo una transformación histórica del país”, le dijo a la multitud jubilosa. “¡Presidente!” Le gritaron.

México tiene elecciones presidenciales cada seis años. Cuando AMLO, un ex alcalde de Ciudad de México, perdió por un pequeño margen en 2006, sus seguidores denunciaron fraude y ocuparon una avenida en el centro de la capital durante semanas.

Perdió nuevamente en 2012 y desde entonces ha marcado la retórica populista. Pero sus promesas de más propiedad estatal y ayuda para los pobres han aterrorizado a las empresas.

Sus críticos —como los de Corbyn— lo comparan con Hugo Chávez, el izquierdista que convirtió a la rica Venezuela en un caso candente. Su victoria, dicen, alejaría a los inversionistas y aplastaría la economía.

Washington está preocupado: gane o pierda, AMLO podría amenazar la frágil estabilidad en el patio trasero de EU, en un momento en que las relaciones entre México y Estados Unidos están en su punto más intenso durante muchos años.

Para los seguidores, sin embargo, “El Peje”, su apodo, después de un pez tenaz y lento de Tabasco, su estado natal, es limpio, una rareza entre los políticos mexicanos.

Su honradez sola, argumentan, lo califica para el trabajo de detener la corrupción endémica que se arraigó en la sociedad mexicana bajo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el coloso autoritario que dominó México durante siete décadas hasta el año 2000.

El PRI aún tiene un fuerte dominio bajo Enrique Peña Nieto, quien volvió a ganar la presidencia para el partido en 2012, pero el liderazgo de AMLO en las encuestas es tan pronunciado que si pierde por tercera vez, sus seguidores sin duda echarán la culpa al fraude. Las cosas pueden ponerse violentas.

“Es un momento peligroso en la historia de México”, dijo Manuel Mendoza, de 77 años, profesor retirado en San Martín Texmelucan. “La gente está harta de toda la corrupción, la violencia y el engaño. Nuestra sangre está arriba. Si vuelve a haber fraude, desataremos al tigre”.

Con la historia de México de trucos políticos sucios y travesuras electorales, los obstáculos que enfrenta AMLO son desalentadores. Algunos de sus partidarios expresan temores oscuros de que se arriesga a ser víctima de una bala disparada en defensa del status quo, como Luis Donaldo Colosio, quien fue asesinado en una manifestación de campaña en la carrera presidencial de 1994, supuestamente por el PRI, su propio partido, después de atacar abusos de poder.

Pero matar a López Obrador, quien hace campaña sin guardaespaldas, lo convertiría en un mártir, provocando una furia aún mayor entre los seguidores.

Para un populista, no tiene una retórica fascinante. Cuando su discurso en San Martin Texmelucan divagó, su audiencia comenzó a parlotear. Sin embargo, guardaron silencio al describir los planes para vender el avión presidencial y prometieron no vivir en Los Pinos, el lujoso palacio presidencial en la Ciudad de México, que dijo que estaba “embrujado”. En cambio, se quedaría en el modesto departamento donde vive con Beatriz y su hijo de 11 años.

Su rival más cercano en la carrera es Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional, que ha sido afectado por un escándalo de lavado de dinero y es poco probable que se ponga al día. José Antonio Meade, del PRI, no ha logrado ganar tracción.

Comparado con ellos, dijo Sergio Aguayo, un prominente analista político, López Obrador es “honesto, obstinado pero no muy intelectualmente sofisticado”, otra similitud con su gemelo en Londres.

Aunque no lo quieren aceptar, Meade difícilmente será presidente

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) cambió de presidente y realizó ajustes en su estrategia de campaña, para relanzar a José Antonio Meade, sin embargo, eso difícilmente solucionará el desprestigio de los priistas y del gobierno de Enrique Peña Nieto, que le impiden crecer con respaldos de la ciudadanía que no los quiere ya en el poder.

Lo anterior podría ser una lectura de un seguidor de Andrés Manuel López Obrador o de uno de Ricardo Anaya, pero es parte del más reciente estudio del Grupo de Economistas y Asociados (GEA).

“Sólo dos de cada diez ciudadanos piensa que lo mejor para el país es que el PRI siga gobernando”, reitera la investigación titulada México: política, sociedad y cambio: Escenarios Políticos.

En su segundo reporte, GEA advierte que el crecimiento de ataques en contra de políticos locales y eventos de alto impacto como el asesinato de los estudiantes de cine en Jalisco agudizan la percepción de la inseguridad fuera de control, del abaratamiento del asesinato como medio para resolver conflictos locales y del desdén de las autoridades en el tema.

“La corrupción sigue pesando severamente sobre la imagen del gobierno y la contienda electoral”, dice el reporte. “El pesimismo sobre el rumbo del país sigue siendo enorme. El proceso electoral no ha alterado hasta ahora esa percepción”.

GEA señala que a 50 días de las elecciones, el Instituto Nacional Electoral (INE) no es visto como una figura que pueda garantizar la imparcialidad de las elecciones.

La investigación es contundente después del primer debate, pues indica que Ricardo Anaya tuvo una mejoría de ocho puntos en su balance de opinión, Andrés Manuel López Obrador subió siete puntos, y José Antonio Meade no mejoró.

A 40 días de iniciadas las campañas, López Obrador se consolidó como puntero en la competencia, Anaya se afianzó en el segundo lugar y Meade en tercero.

“Los dos candidatos independientes se han vuelto competidores meramente testimoniales”, dice el estudio.

Al final, indica que la batalla es de dos. Es decir, aunque Meade y su equipo salgan a decir lo contrario, y compren portadas en periódicos en las que falsean encuestas, no han cambiado la percepción de la gente.

 

 

 

Sufre el peso su peor caída del año

Al término de la jornada de este jueves, el peso registró una pérdida de 39.80 centavos, la más alta en lo que va del año.

De acuerdo con Banco Base, el retroceso de la moneda mexicana ha sido el mayor desde el 18 de enero de 2017, dos días antes de que iniciara el mandato presidencial de Donald Trump en la Unión Americana.

Dijo que es probable que el tipo de cambio ya haya comenzado a reflejar la incertidumbre relacionada con las elecciones presidenciales de México.

Por ello, en las próximas semanas no se descarta un incremento de la volatilidad cambiaria y una depreciación de la moneda nacional con la publicación de nuevas encuestas, resaltó.

Desde ayer por la tarde y durante el overnight, los participantes del mercado cambiario comenzaron a cerrar posiciones a favor del peso, las cuales se habían acumulado principalmente desde la segunda mitad de marzo, ante la posibilidad de que la renegociación del TLCAN concluya en pocas semanas.

Entre el 21 de marzo y el 10 de abril pasado, las posiciones brutas en el mercado de futuros de Chicago a la espera de una apreciación del peso, subieron en 39.34 por ciento o 41 mil 649 contratos, cada uno de 500 mil pesos, alcanzando su mayor nivel desde abril de 2013.

Por lo anterior, la mayor parte de la depreciación de hoy se puede atribuir a una toma de ganancias por parte de los participantes del mercado cambiario, que anticiparon un fortalecimiento del peso hasta niveles ligeramente por debajo de 18.00 pesos por dólar.

De acuerdo con participantes del mercado, parte del nerviosismo  se debió principalmente a la última encuesta que se publicó el lunes, que colocaba a Andrés Manuel López Obrador con una ventaja de 22 puntos sobre su más cercano competidor.

Al cierre de las operaciones, la paridad dólar-peso concluyó en 18.45 por unidad de la divisa estadounidense en negociaciones al mayoreo.

En sucursales bancarias de la Ciudad de México el dólar libre cerró la jornada hasta en 18.77 pesos, 34 centavos más en comparación con el cierre previo, y se compró en un precio mínimo de 17.20 pesos.

 

Notimex

Millonarios niegan encuesta que da triunfo a AMLO

Alejandro Ramírez, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), niega haber publicado una encuesta de preferencias electorales, la cual según da como puntero a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), precandidato de Morena, de cara a la elección presidencial.

“Nosotros no hemos publicado una encuesta”, respondió.

¿Pero mandaron hacer una encuesta de preferencias electorales?

No tengo un comentario…

¿Le tienen miedo a Andrés Manuel López Obrador?

No tengo ningún comentario al respecto.

“Lo que queremos es que se de un proceso democrático, en orden y en paz”, manifestó el hombre, quien dirige el órgano donde están afiliadas las empresas mexicanas como Cemex, Bimbo, Televisa, Carso, Kimberly Clark, Gruma, Alfa, entre otras más.

Lee también: Empresarios, dispuestos a trabajar con López Obrador

Se necesita un país con libre mercado, con una economía abierta, con democracia y con instituciones sólidas, eso es lo que nos preocupa que se preserve, manifestó Ramírez.

“Estamos confiados en que los mexicanos elegiremos a quien mejor lleve al país hacia adelante y protegiendo todo lo que hemos ganado de libertades económicas, políticas y sociales”, explicó el empresario del organismo, que tiene una influencia directa en capital equivalente a casi 30 por ciento del producto interno bruto (PIB).

La encuesta del Consejo

En la prensa circularon versiones de que el presidente Enrique Peña Nieto había recibido de parte del Consejo Mexicano de Negocios un sondeo donde ponía como puntero a AMLO.

Francisco Garfias, columnista de Excélsior, publicó la mañana del 31 de enero 2018, que “el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios mandó a hacer su encuesta particular sobre las preferencias electorales en la presidencial de 2018”.

Según el periodista, sus fuentes de alto nivel vinculadas al PAN le comentaron que  era para consumo interno. El resultado es muy similar al de la polémica medición que sacó Buendía-Laredo en El Universal, escribió Garfias.

Esa medición, cuestionada duramente porque el encuestador, Buendía, trabaja para el CEN del PAN, pone a la cabeza a AMLO, con 32 por ciento; seguido de Ricardo Anaya, con 26 por ciento, y en un lejísimo tercer lugar José Antonio Meade, con 16 por ciento.

Lee también: Salvan a las Guacamayas de López Obrador

“Hay sólo un punto de diferencia”, nos aseguran las fuentes. López Obrador a la tarde de ese miércoles colgó en sus redes sociales el empresario Claudio X. González Laporte visitó al presidente Enrique Peña Nieto para pedirle que se robe la elección presidencial.

González Laporte, que en 2006 patrocinó los spots que acusaban a AMLO de ser un “peligro para México”, el político consideró que “está empeñado en hacer la guerra sucia contra nosotros”.

Y detalló que “fue a ver a Peña Nieto a Los Pinos y le pidió que se aplicara Peña Nieto a fondo en contra de nosotros, en contra mía, con lo mismo del 2006, que era yo un peligro para México”.

“Este personaje fue el que actuó, entre otros, junto con Fox, para cometer el fraude electoral y miren en qué situación está el país”, recordó López Obrador.

Martha Anaya, columnista de El Heraldo de México, varios empresarios, de esos pesudos, están más que inquietos por el empuje de Andrés Manuel López Obrador y lo mal que va según sus propios datos y cifrasJosé Antonio Meade en la contienda por la Presidencia de la República.

“Los hombres del dinero se han reunido con urgencia y han puesto sobre la mesa la posibilidad de abandonar de plano al candidato del PRI, y apoyar a Ricardo Anaya para que le dispute la elección al líder de Morena”, dijo la periodista.

De acuerdo a altas fuentes del priismo, quien está organizando esta postura entre los empresarios es Claudio X González Laporte, figura principal del Consejo Mexicano de Negocios.

Lee también: Los hijos de Claudio X. González luchan contra la corrupción

-->