El Financiero

Mayo del 2018, ha sido uno de los peores meses para los y las periodistas en México: seis colegas han perdido la vida. Nos hemos enterado de sus muertes, mejor dicho; de sus ejecuciones ya sea acuchilladas, a golpes o acribillados a quemarropa. Ningún autor intelectual detenido aunque, como siempre, nos han hablado de hipótesis respecto al ambiente en que desarrollaban su trabajo, las cuales nunca se cierran, jamás concluyen.

Nada, el muchacho made in Lindavista no era un empresario de papel, Arroyo Rodríguez ha demostrado corazón y tenacidad en su incursión en los medios de comunicación. Su madre Laura Rodríguez es ejemplo latente de que el esfuerzo y astucia tiene un premio.