El Bronco

Los disparates de Jaime Heliodoro Rodríguez, mejor conocido como El Bronco, en la elección presidencial 2018 no pasarían del anecdotario de las cosas absurdas que le han sucedido a este país, si no fuera porque se trata de un candidato independiente, el primero que llegará a la boleta bajo esas condiciones en México.

TIJUANA. Esta noche, a las 21:30 horas, tiempo del centro del país, se llevará a cabo aquí el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia de la República, en el que se hablará sobre migración, comercio y frontera, y en el que, por primera vez, ciudadanos podrán interactuar con los aspirantes.

México y Venezuela han sido los dos único países que no cuentan con personajes encarcelados o bajo procesos penales por el escándalo de corrupción de Odebrecht.  Ambos gobiernos, el de Maduro y el de Peña Nieto, se han distinguido por ello.

Andrés Manuel requiere el aplauso fácil y ciego tanto como el oxigeno, la aclamación es para él lo que la nicotina al fumador; pero ante la replica se eriza, de cara a la polémica se traba, al ataque lo percibe inaudito, injusto y perversamente manipulado por la mafia del poder. Tres campañas sin aprender que su incapacidad polémica es su criptonita.

El candidato de la coalición Todos por México a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, dijo ser un mexicano honesto, preparado, capaz, con experiencia y con profundo amor a México, por lo que llamó a votar por la alternativa honesta. Sin embargo, después del primer debate, es visto como el gran perdedor.

Desde hace años es sabido que Vargas Llosa cojea de la pierna derecha. No habría que criticarlo por pensar distinto de quienes se identifican con la izquierda o con cualquier otra ideología. Atacar públicamente al escritor por recargarse hacia donde le venga en gana, es intolerancia. La propuesta hecha en redes sociales para quemar sus libros es, justamente, una muestra de oscurantismo.

El Bronco revela en entrevista con Luis Farías en Alternación 101 sus planes contra el periódico