hi

Nrmal 2016, ese delicioso horrible ruido

Desde el principio el nombre ha sido una broma, un guiño para los que entienden eso que no es tan normal para la mayoría, pero que a final de cuentas se convertirá en aquello que todos mencionarán, problablemente tres años después. Nrmal siempre trata de adelantarse a las tendencias, eso provoca que sus escenarios tengan ciertas singularidades, las mismas que su público.

A diferencia de otros festivales, Nrmal no se trata de esos espectaculares momentos de comunión masiva y del instante de reconocimiento de sencillos, se trata del primer encuentro para muchos con una banda, eso hace que tanto la selección del cartel como el público se sumen con una simple idea: podrías encontrarte con tu nueva banda favorita… o tal vez no.

Gran parte del primer día del festival nos encontramos con ese horriblemmente sabroso noise, que entre la disonancia y la falta del verso-coro-verso hizo que más de uno mirara con los oídos bien abiertos, absorbiendo lo que emanaba en el escenario durante las actuaciones de Camera, (Sic), Bulbul, San Pedro el Cortez, Föllakzoid y A Place To Bury Strangers, ejemplos claros de actitud, estridencia, ritmo robótico y acto de destrucción para abrir con gusto un set que promete tener muchos accidentes que la guitarra que es despedazada en la primera canción.

El claro contraste de esos momentos de ruido frenético son las pausas electrónicas, desde la apertura del festival con Bluehost, Aloa Input, Coiffeur, Kreidler y Empress of, el balance para el oído dispuesto a explorar entre dos puntos sumanete distantes unidos por dos grupos que suelen moverse entre ambos lados, tanto Low como Deerhunter han tenido sus instantes oscuros, bailables, ruidosos y experimentales guiados por un pedal, aunque a últimas fechas están cercanos a la armonía.

La linea de pensamiento en Nrmal es ese flujo que proviene del público, sabemos que en cualquier otro tipo de festival nos encontraríamos con ese impaciente conjunto de personas que no tolera nada que no conozca o que no haya estado en constante rotación en una estación de radio, los tres escenarios del festival se basan en esa probabilidad de sonidos que nutren más que el sencillo popular, el encuentro de lo nuevo es más interesante que la repetición de lo que ya es conocido.

Deerhunter – Fading Frontier

Hay pocas bandas en la actualidad que pueden presumir el estatus de culto y todavía conservar cierto aire de independencia a su alrededor, a la vez de ser considerada como una banda grande. Hay ciertas bandas que sabemos casi nunca nos decepcionarán, y que cada trabajo que presenten será garantía de calidad. Y todo esto se debe a que pocas bandas pueden contar en sus filas con un genio como el que Deerhunter posee en la figura enigmática y camaleónica pero sobre todo talentosa de Bradford Cox.

 

Con una discografía poderosa y casi perfecta, era de esperarse que ‘Fading Frontier’ fuera uno de los discos con más expectativas este año. Nos encontramos ante un trabajo accesible de Deerhunter, que ya habían mostrado cierta reinvención en ‘Monomania’ (2013) al presentar una línea garage-punk, su álbum más ruidoso y es en ‘Snakeskin’, la gran canción que sirvió de adelanto, y ‘Carrion’ donde podemos encontrar cierta afinidad a lo último que nos presentó Cox y compañía.

 

‘All The Same’, abre el disco y nos presenta esa reinvención antes citada, nos presenta un lado más accesible de la banda, donde las guitarras demuestran una calidez pop que hará que más gente se acerque a la música de los oriundos de Atlanta. ‘Breaker’ hace que el disco toque puntos altos de forma inmediata (otra de las grandes canciones del año), entregándonos una pieza dreampopera de altos vuelos.

 

Esa luminosidad continua con ‘Duplex Planet’, otro canción con pasta de sencillo. Tal vez ‘Living My Life’, ‘Leather and Wood’ y la joyita ‘Ad Astra’ nos recuerden a los Deerhunter exquisitos y suculentos. No es el punto más alto de Bradford Cox y sus secuaces, pero solo una pizca de su genialidad se necesita para crear uno de los mejores discos del año y es que hay pocas bandas en la actualidad que pueden lograr eso, Deerhunter es una de ellas.

Entrevista Festival Nrmal

El Festival Nrmal ha crecido, se ha mudado por completo y sigue con el espíritu inicial: presentar un cartel poco convencional para los amantes de la música.El 2016 representa el séptimo año de música y gastronomía. Ahora sólo a realizarse en el Distrito Federal y algunas de sus razones nos las han dicho en una entrevista que les compartimos en vídeo.

 

Entre otros temas, nos cuentan de la selección y cómo es que eligen a las bandas. También tenemos las impresiones de Haciendo el Mal, quienes han sido ya anteriormente parte del festival. También seguirán los conceptos “NODO, encuentro para el circuito musical contemporáneo, y #CocinaCentral, el escenario para la creatividad gastronómica.”

 

Pueden conseguir los boletos y evitar la reventa en Boletia. El pase Early-Bird que tenía un costo menor ya se ha agotado. Aún quedan 2 pre-ventas antes del precio final en taquilla. El costo va de $700 a $1,100.

 

-->