hi

Anaya se gana a la Ibero

A una semana del tercer debate presidencial, Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente pasó la prueba con los jóvenes estudiantes de la Universidad Iberoamericana, quienes serán un sector importante de voto en las urnas el próximo 1 de julio.

Durante el Foro #SinMiedoALaIbero, organizado por estudiantes de la Ibero, el candidato presentó sus propuestas y, a su vez fue cuestionado por los alumnos, en temas como la mariguana, diversidad sexual, aborto, deportaciones, salarios, salud y cultura.

Entre las preguntas que sobresalieron estuvo una referente a que si él fuera Presidente y estuviera envuelto en un acto de corrupción dejaría el cargo, a lo que respondió que sí se sometería a juicio, además de trabajar para tener toda la facultad para meter en la cárcel a los corruptos.

Al cuestionársele sobre la expresión de Andrés Manuel López Obrador durante el segundo debate, donde lo llamó Ricky Riquín Canallín, Anaya dijo que le dio pena ajena.

“Me da un poco de pena ajena que alguien que aspira a ser Presidente de México se conduzca de esa manera, es un debate presidencial no es un concurso para bufón del pueblo, ni una competencia para poner los mejores apodos”, explicó.

Al ser cuestionado sobre los salarios, el aspirante a Los Pinos dijo que es necesario que se incremente el salario mínimo y que las personas que ganen menos de 10 mil pesos no paguen el Impuesto Sobre la Renta (ISR).

“Lo que nosotros estamos proponiendo es eliminar el Impuesto Sobre la Renta para todas las personas que ganan menos de 10 mil pesos, eso se hace en muchos países, que los que ganan más, paguen más. Esto se traduce en que todos los trabajadores que ganen menos de 10 mil pesos tengan un mes adicional de sueldo”, enfatizó.

No fue al baño para escabullirse

Durante el encuentro, Anaya aseguró que no iba a ir al baño, en alusión a lo que pasó hace seis años con el entonces candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, que se escabulló frente a la protesta que en esa ocasión realizaron de cientos de jóvenes y que desembocó en el movimiento Yo Soy 132.

Ricky Riquín Canallín, así el nivel de argumentación del segundo debate

TIJUANA. AMLO se enojó. “Es Ricky Riquín Canallín”, dijo Andrés Manuel López Obrador a Ricardo Anaya. “Es un corrupto este señor, engaña tontos, yo creo que ya se le acabó su teatrito”.

 

Ricardo Anaya es “Ricky Riquín Canallín”, dijo AMLO (@lopezobrador_) en el #DebateINE. pic.twitter.com/fEbMFk2ASE

— El Financiero (@ElFinanciero_Mx) May 21, 2018

 

Andrés Manuel López Obrador y  Ricardo Anaya se cruzaron acusaciones de mentiroso y farsante al referirse a la gestión del candidato de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) cuando fue jefe de gobierno de Ciudad de México entre 2000 y 2005.

“Anaya es un mentiroso, cuando fui jefe de gobierno aumentó como nunca la inversión extranjera”, afirmó López Obrador al responder a la acusación de Anaya sobre la caída de las inversiones durante su gestión.

Anaya, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), indicó que las cifras de las que alardea López Obrador sobre la inversión se deben a la venta de los bancos Bancomer al BBVA y Banamex al Citi de Estados Unidos.

“¿Estás orgulloso de que se haya vendido la banca mexicana a Estados Unidos y a España?”, le preguntó Anaya a López Obrador.

Anaya agregó que López Obrador es un “farsante” y que por ser totalitario no esta acostumbrado a que sus asesores ni nadie le contradigan.

López Obrador, que no respondió a la pregunta de Anaya, encabeza las encuestas de opinión con una diferencia de 20 puntos sobre Ricardo Anaya, que se mantiene en segunda posición por delante del candidato del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, ante las elecciones presidenciales del 1 de julio.

En otro momento del debate, Anaya calificó de “disparate” la propuesta de López Obrador de construir un ferrocarril de Oaxaca a Veracruz. “Son las locuras de López Obrador”, indicó Anaya acerca las propuestas del favorito para las elecciones del 1 de julio..

“Anaya eres un demagogo y canallita. Anaya y Meade pertenecen a la mafia del poder y son los responsables de la situación actual”, respondió López Obrador.

Durante el debate, que se celebra en la ciudad fronteriza con Estados Unidos de Tijuana, López Obrador evitó responder directamente algunas de las acusaciones de los otros candidatos.

“No voy a entrar en la provocación”, respondió López Obrador a Meade sobre la posición de su partido Morena en el Congreso mexicano en contra de la apertura comercial de México respecto a otros países.

Dada la diferencias en las encuestas de opinión Anaya mantiene la estrategia de atacar en todo momento a López Obrador, mientras que sus referencias a Meade son mínimas.

El 1 de julio están llamados a las urnas 89 millones de personas para elegir al presidente de México, los diputados, los senadores, ocho gobernadores y el jefe de Gobierno de Ciudad de México, entre otros tres mil 400 cargos.

Con información de EFE

A las 21:30, el segundo debate

TIJUANA. Esta noche, a las 21:30 horas, tiempo del centro del país, se llevará a cabo aquí el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia de la República, en el que se hablará sobre migración, comercio y frontera, y en el que, por primera vez, ciudadanos podrán interactuar con los aspirantes.

En el ejercicio, que se realizará en la Universidad Autónoma de Baja California, Campus Tijuana, participarán los candidato de las coaliciones Todos por México, José Antonio Meade Kuribreña; Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés; Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, y el independiente, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”.

El debate tendrá una duración de 96 minutos, luego de que se redujo 22 minutos tras la renuncia de la aspirante independiente, Margarita Zavala Gómez del Campo.

El nuevo formato del debate incluye preguntas del público, por lo que 42 ciudadanos estarán presentes y cuestionarán a los candidatos.

El tema a tratar será “México en el Mundo”, con tres bloques. El primero, sobre comercio exterior e inversión; el segundo sobre seguridad fronteriza y combate al crimen transnacional, y el tercero sobre derechos de los migrantes.

Autoridades electorales dieron a conocer el registro de 250 medios de comunicación, entre locales, nacionales e internacionales, 862 reporteros o representantes de agencias noticiosas, para el evento, que será moderado por los periodistas Yuriria Sierra y León Krauze.

El segundo debate presidencial podrá ser visto a través de las redes sociales del Instituto Nacional Electoral (INE) -Twitter, Facebook y YouTube-, así como por diversos canales de televisión y radio del país.

Notimex

Anaya calienta el debate, como boxeador

Ricardo Anaya entrena como peleador profesional.

A tan solo horas de llevarse a cabo el segundo debate entre los candidatos a la presidencia de México, ya circulan en redes sociales videos que calientan el ambiente. Aquí una muestra con Ricardo Anaya boxeando.

La Universidad Autónoma de Baja California, campus Tijuana, será la sede de este encuentro donde están convocados los aspirantes presidenciales Ricardo Anaya Cortés, de la Coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC); José Antonio Meade Kuribreña de Todos por México (PRI-PVEM-NA); Andrés Manuel López Obrador de Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) y el independiente, Jaime Rodriguez Calderón.

Ricardo Anaya Cortés, candidato del PAN y de la coalición Por México al Frente, se encuentra en la ciudad fronteriza de Tijuana, Baja California, para participar en el segundo debate presidencial organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

La víspera, el ex dirigente nacional panista dijo en entrevista: “Vamos muy bien, estamos muy contentos, creciendo y listos para ganar el segundo debate”, al igual que sucedió durante el primero que se celebró en la Ciudad de México.

Sobre el modelo de este segundo debate, dijo que será un ejercicio “muy interesante, porque va a haber una participación muy activa de ciudadanas y ciudadanos que nos van a hacer preguntas (…) es un ejercicio inédito, nunca antes en la historia de los debates presidenciales”.

Los candidatos confrontaran sus ideas de campaña a lo largo de tres bloques. El primer segmento será sobre Comercio Exterior e Inversión, el bloque dos tratará de Seguridad Fronteriza y Combate al Crimen Transnacional, y la tercera parte se abordará el tema de Derechos de los Migrantes. Cada bloque tendrá a su vez dos segmentos cada uno.

Este segundo debate presidencial durará 96 minutos y no dos horas, como se tenía previsto, luego de la renuncia a la candidatura independiente de Margarita Zavala, y contará con la presencia de 42 personas en el público que podrán interactuar con los aspirantes.

Los moderadores serán Yuriria Sierra y León Krauze, quienes tendrán la responsabilidad de ceder la palabra, tomar el tiempo, conducir la discusión y orientarla hacia los temas que le preocupan a los mexicanos.

El debate se realizará a las 21:30 horas tiempo del Centro, en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), ubicada en la ciudad de Tijuana.

El Comité Directivo Municipal del PAN informó que la transmisión podrá seguirse también en su sede ubicada en la calle Ingeniero Juan Ojeda Robles, Guadalupe Victoria, 15046, Tijuana, Baja California, donde se instaló una sala de prensa para los representantes de los medios de comunicación, previa acreditación.

Con información de Notimex

Meade, el gran perdedor del primer debate

El candidato de la coalición Todos por México a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, dijo ser un mexicano honesto, preparado, capaz, con experiencia y con profundo amor a México, por lo que llamó a votar por la alternativa honesta. Sin embargo, después del primer debate, es visto como el gran perdedor.

Durante el primer debate presidencial en el Palacio de Minería, ofreció gobernar para la gente, para nadie más, y subrayó que cada una de sus propuestas tiene soporte financiero y viabilidad, al tiempo que planteó una corresponsabilidad entre el Legislativo y el Ejecutivo para evaluar las promesas de campaña.

Pero nadie le creyó. Luego de los análisis de medición de impacto y los sondeos que comenzaron a saltar en medios masivos tradicionales y redes sociales, Ricardo Anaya se levantó como el gran ganador, mientras que Andrés Manuel López Obrador no sufrió ni un rasguño.

El abanderado de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza expuso que el PRI por primera vez escogió un ciudadano honesto, preparado, capaz y con experiencia, nominado además por los otros dos institutos políticos.

Meade acusó a López Obrador de ser un ambicioso. “No hay manera de entender tus pactos con los criminales, tus pactos con los corruptos y tus pactos con los violentos si no se explica por la ambición desmedida y el miedo a volver a perder”.

Agradeció al político tabasqueño su ofrecimiento de regarle tres departamentos que no declaró en su 3de3, y le recordó que el Registro Público de la Propiedad es el instrumento en el cual se puede verificar quién es el dueño de las cosas y en dOnde aparece el nombre de López Obrador.

“Uno de ellos probablemente ya se haya dado de baja, pero los otros dos todavía durante el mes de abril ahí estaban”, acusó.

Meade ofreció un gobierno que cumpla lo que dice la Constitución, que en México “tengamos acceso a nuestros derechos. Y eso quiere decir que la siguiente administración trabajaremos para que ninguna niña, ningún niño nazcan en pobreza extrema”.

Con un mensaje final por parte de cada uno de los cinco candidatos a la Presidencia de la República, concluyó el primer debate organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

En el primer turno, el abanderado independiente, Jaime Rodríguez Calderón, sostuvo que los partidos políticos le han fallado a México. “Vamos a correr a los partidos políticos, a jubilarlos para que se vayan a su casa, pero sin pensión”.

A su vez, la también candidata independiente, Margarita Zavala, pidió a los electores no conformarse “con el mal menor porque hay un bien posible, te mereces más, vamos a cambiar este país con tu voto y tu confianza”.

Ricardo Anaya, abanderado de Por México al Frente, sostuvo que ésta no es una elección más, pues está en juego el futuro de una generación, “es una contienda entre dos visiones de país, construyamos juntos el México donde todos cabemos”.

En tanto, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, habló de tres grandes transformaciones en el país, la Independencia, Reforma y Revolución, “y vamos por la cuarta transformación de manera pacífica”.

Mientras que el abanderado de Todos por México, José Antonio Meade, resaltó que es un mexicano honesto, preparado y con profundo amor a México, “quiero hacer equipo con quienes le apuestan al esfuerzo para salir adelante, seré el presidente de los mexicanos”.

Así, a las 22:00 horas locales terminó el debate efectuado en el Palacio de Minería, en el que los aspirantes presidenciales expusieron sus posturas sobre seguridad pública y violencia, combate a la corrupción e impunidad, así como democracia, pluralismo y grupos en situación de vulnerabilidad.

El próximo ejercicio de este tipo entre los candidatos a la Presidencia de la República se realizará el 20 de mayo en Tijuana, Baja California.

Notimex

Los del PRI nunca entendieron que no entendieron

A unas horas del primer debate entre candidatos a la Presidencia de México, cada vez queda más claro qué alentará a la gente para salir a las urnas el próximo domingo 1 de julio. La más reciente encuesta del Grupo Reforma –publicada el pasado miércoles- reveló que para 59 por ciento de las personas consultadas lo más importante será sacar al PRI de Los Pinos y 76 por ciento de los entrevistados desaprobó cómo está haciendo su trabajo el Presidente Enrique Peña Nieto.

La gente está enojada, inconforme; eso es lo que mantiene a Andrés Manuel López Obrador en la cima de las preferencias electorales. Los resultados de la encuesta del Grupo Reforma han sido contundentes; no es la personalidad, ni las propuestas.

El candidato y líder del Movimiento de Regeneración Nacional  (Morena) lleva un 48 por ciento sobre un 26 por ciento de Ricardo Anaya (abanderado de esa extraña mezcla entre la derecha y la centro-izquierda) porque la gente quiere sacar al PRI de Los Pinos.

Quizá por ello los ataques y las críticas contra López Obrador por sus radicales propuestas contra la construcción del nuevo aeropuerto en la Ciudad de México o respecto a dar marcha atrás la reforma educativa se han estrellado con pared.

A juzgar por el resultado la referida encuesta , los spots contra López Obrador promoviendo el miedo entre padres de familia porque puedan terminarse los beneficios de la reforma educativa no inciden –hasta el momento- en las preferencias electorales. Por arriba de cualquier bala de plata contra el candidato de la izquierda, está la desaprobación del Gobierno de Enrique Peña Nieto.  Esto es lo que en realidad mantiene en el fondo, en el tercer lugar de las encuestas, con un lejano 18 por ciento a José Antonio Meade.

El PRI demoró 12 años en regresar al poder y todo apunta a que perderán en las urnas a menos, desde luego, que ocurra una catástrofe con López Obrador. Por ello el debate del próximo domingo será importante. Para nadie sería una tontería pensar que todos los candidatos, incluida la independiente Margarita Zavala, se lanzarán al cuello del candidato de la izquierda.

La pregunta será si López Obrador aguantará los embates sin salirse de sus casillas; estamos ante su tercera candidatura consecutiva y, en las dos anteriores, su lengua lo traicionó.  En las elecciones de los años 2006  y 2012,  explotó ante los spots. Cómo olvidar ese “cállate chachalaca” lanzado contra al ex presidente Vicente Fox. “Al diablo con sus instituciones”, gritaba en sus mítines.

Las dudas sobre detener el nuevo aeropuerto o incluso parar la reforma energética pesarían más en contra de López Obrador, sino fuera por ese enojo contra el Gobierno de Enrique Peña Nieto y quien ha logrado capturar esa rabia ha sido el dueño de Morena.

Desde el Gobierno Federal, paradójicamente, parecen empeñados en hundir a Meade en el tercer lugar:  La Procuraduría General de la República (PGR) informó que la investigación del caso Odebrecht –el mayor escándalo de corrupción en América Latina- no está cerrada porque todavía faltan diligencias en el extranjero. Seis meses antes, Raúl Cervantes, dejó la propia PGR pero avisó públicamente que el expediente estaba cerrado, listo para enviarse a algún juez. ¿Quién mintió? Difícil saberlo.

Al día siguiente, la Secretaría de la Función Pública(SFP) difundió un escueto comunicado de prensa (así son ahí cuando se ha tratado de cosas importantes), ventilando una nueva inhabilitación a Odebrecht para no participar en licitaciones oficiales por dos años y seis meses. Además, informó que dos de sus representantes en México, incluido su ex director, Luis Meneses Weyll, fueron multados.

Esto parece una mala broma o una burla. Luis de Meneses Weyll está convertido en un delator ante la justicia brasileña y, en una de sus confesiones, dijo haber entregado millones de dólares en manos del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, justo cuando éste formaba parte de la campaña de Peña Nieto.

Al brasileño no le preocupa regresar a México, tiene cuentas que atender en su país; de hecho, el propio gobierno mexicano tiene los suficientes datos para saber que él se fue, tranquilamente, poniendo todas sus cosas en un barco, sin que nadie lo molestara.

El Gobierno de Peña Nieto ha apostado por sancionar al gigante de la construcción brasileño y guardar en un cajón la investigación que podría tener vínculos con personajes de la política.  No puede saberse que pasará con esos expedientes en caso de un cambio de gobierno, pero en otros países como Perú y Brasil tomaron decisiones distintas.

Primero aceptaron un acuerdo con Brasil para no sancionar Odebrecht ni a sus ejecutivos, a cambio los testimonios y, sobre todo,  de los documentos, las pruebas en contra de sus políticos posiblemente involucrados en el escándalo. En México, no se aceptó ese trato: la constructora brasileña ya fue castigada por irregularidades en contratos con Pemex, pero sin duda sus cómplices podrán ir a votar  el próximo 1 de julio.

¿A lo largo de casi seis años en el gobierno todavía piensan que la gente no se da cuenta de lo que pasa? Creo que debería mirar con detenimiento la reciente encuesta del  Grupo Reforma.

 

-->