DEBATE

A una semana del tercer debate presidencial, Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente pasó la prueba con los jóvenes estudiantes de la Universidad Iberoamericana, quienes serán un sector importante de voto en las urnas el próximo 1 de julio.

TIJUANA. AMLO se enojó. “Es Ricky Riquín Canallín”, dijo Andrés Manuel López Obrador a Ricardo Anaya. “Es un corrupto este señor, engaña tontos, yo creo que ya se le acabó su teatrito”.

TIJUANA. Esta noche, a las 21:30 horas, tiempo del centro del país, se llevará a cabo aquí el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia de la República, en el que se hablará sobre migración, comercio y frontera, y en el que, por primera vez, ciudadanos podrán interactuar con los aspirantes.

La Universidad Autónoma de Baja California, campus Tijuana, será la sede de este encuentro donde están convocados los aspirantes presidenciales Ricardo Anaya Cortés, de la Coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC); José Antonio Meade Kuribreña de Todos por México (PRI-PVEM-NA); Andrés Manuel López Obrador de Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) y el independiente, Jaime Rodriguez Calderón.

El candidato de la coalición Todos por México a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, dijo ser un mexicano honesto, preparado, capaz, con experiencia y con profundo amor a México, por lo que llamó a votar por la alternativa honesta. Sin embargo, después del primer debate, es visto como el gran perdedor.

El candidato y líder del Movimiento de Regeneración Nacional  (Morena) lleva un 48 por ciento sobre un 26 por ciento de Ricardo Anaya (abanderado de esa extraña mezcla entre la derecha y la centro-izquierda) porque la gente quiere sacar al PRI de Los Pinos.