hi

Dark. No todo es blanco o negro

A lo largo de la historia de la humanidad, han sido diversos los caminos del pensamiento con los que anhelamos la posibilidad de explicar el propósito de nuestra estancia en la tierra, para no aceptar que solamente somos una serie de acontecimientos de repetición mediante los cuales hemos construido una inimaginable civilización. Bajo ésta idea reflexiva de lo que somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos, es como la serie ‘Dark’ de Netflix, va construyendo un interesante ejercicio narrativo. 

El tiempo, la ciencia ficción y la desaparición de niños en el poblado de Windem logra cautivar al auditorio amante de historias que no solo contribuyen a la satisfacción del entretenimiento, sino que también activan la exploración de una de las obsesiones del la humanidad por explicar que somos y si fuera poco con la posibilidad de controlarlo todo.

Si quisiéramos representar con números a ‘Dark’; los años 2019/1986/1953 son claves y el 33 que no solo corresponde a la edad de vida y muerte de Jesús, sino también cada treinta y tres años se sincroniza el sol y la luna y la misma cantidad de los que están en el paraíso, entre otros sucesos relacionados con esa dualidad de números tres, son la distancia en años que da sentido al futuro, el pasado y el presente en este poblado alemán.

Esta reciente entrega de la televisión streaming de nuestro futuro/presente, es una creación totalmente alemana de Baran bo Odar y Jantje Friese y bajo la dirección de Nikolaus Summerer, la cual liberó los 10 episodios de su primera temporada, el pasado 1 de diciembre de 2017 y que a finales del mismo mes se anunció el rodaje de la segunda temporada para 2018.

‘Dark’, deja muy claro que los matices entre la luz y la oscuridad son los que enriquecen las posibles explicaciones de esta historia que entrelaza a cuatro familias, donde la causa y el efecto son llevados al análisis minucioso, que los capítulos 7 y 8 son sustanciales, y que en uno de ellos el personaje clave Noah declara “cualquier decisión a favor de algo es en contra de otra cosa”, una afirmación tan cotidiana a la que generalmente hacemos caso omiso de sus repercusiones.

Esta serie enmarcada en el drama de suspenso/sobrenatural, sin duda esta meticulosamente confeccionado por lo menos para esta su primera temporada, lo que nos recuerda aquel maravilloso encuentro con ‘Lost’ de J.J. Abrahams a la mitad de la primera década de esta centuria y de lo cual esperamos, no concluya de la misma manera.

‘Dark’ también utiliza el símbolo de origen Indoeuropeo llamado Triqueta, el cual fue usado en distintos sentidos de trinomio en las culturas celtas, vikingas y romanas y que también funciona para afirmar la importancia del argumento con el juego de lo tríptico; el pasado, el presente y el futuro, la vida, la muerte y el renacimiento, la obscuridad, el gris y la luz.

La serie Dark, en realidad no ofrece un argumento novedoso, pero si una formula que engancha, acompañada de excelentes actuaciones, laberintos narrativos temporales, cruces y convergencias de personajes y extraordinarios score y soundtrack: todo ello con la finalidad de abordar por lo menos dos de las obsesiones de la humanidad; el viaje en tiempo y la posibilidad de cambiar, alterar nuestro destino/futuro una vez que lo conocemos.

-->