hi

#SonicArsenal – Peter Blake, la herencia del arte pop

A la par de Andy Warhol, Peter Blake es uno de los nombres importantes del pop art, movimiento con el que emergió en los 60 y con el que produjo collages, esculturas, grabados y diseños publicitarios, sin embargo en el mundo de la música es conocido por la cubierta de varios discos, sobre todo por su diseño del ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ de los Beatles, arte que en esta semana celebró 50 años de su realización.

 

Con la política de hacer el arte accesible y crear el equivalente visual de la música pop, Blake intentó acoplar las enseñanzas de la escuela de arte con la vida diaria, a la larga integró esa amalgama de información en una serie de portadas memorables, que desde el punto de vista de Blake, merecen el mismo respeto que las pinturas a gran escala. Precisamente eso fue lo que diferenció a Blake de los artistas contemporáneos, simplemente quería celebrar la nueva cultura pop que explotaba en la música, el cine y la televisión, lo que le permitió incursionar en un medio como el del diseño de portadas de discos.

 

Además de la creación del arte de ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’, Blake concibió las fundas de ‘Stanley Road’ (1995) de Paul Weller, el álbum tributo a Ian Dury, ‘Brand New Boots and Panties’ (2001), ‘Gettin’ in Over My Head’ (2004) de Brian Wilson, el disco tributo ‘Me and Mr. Johnson’ (2004) de Eric Clapton y ‘Stop The Clocks’ (2006) de Oasis. Aunque su diseño más famoso sigue siendo el que realizó para los Beatles y por el que recibió tan sólo $200 libras. También es recordado por la portada de ‘Face Dances (1981) de The Who, que muestra retratos de los integrantes del grupo realizados por múltiples pintores del movimiento pop art, incluyendo el propio Peter Blake.

 

 

Si, parece un lugar común para los que escribimos sobre música glorificar todo lo que hicieron los Beatles, pero en este caso se trata de reconocer el trabajo de Sir Peter Blake, quien logró que las imágenes que en su mayoría eran convencionales y pocas veces fuera del estándar, fueran un nuevo marco para todos los diseñadores, por esa razón me voy a olvidar de los múltiples mensajes ocultos en la portada, la lista de personajes incluidos y las pistas para saber si Paul McCartney está muerto o no.

El álbum fue un verdadero parte aguas, antes de 1967 y Sgt. Pepper el arte de las cubiertas cubría todas las posibilidades del estándar impuesto por la industria y los propios diseñadores, una forma fácil y segura de hacer las cosas, que en esos años incluía muchos momentos psicodélicos y un extenso más de lo mismo.

 

Haciendo un gran acercamiento a la zona de la creatividad, después del lanzamiento de Sgt. Pepper y siendo comparado con lo que había sido realizado antes, las ideas ya no se pudieron contener, se dispararon y por consecuencia muchos dejaron de pensar en lo que era aceptable. Fue el primer empaque creado para sentir.

 

Las imágenes insertadas en el diseño eran completamente novedosas y la forma en que todos estos objetos y todas esas personas famosas aparecían en la cubierta no tenían sentido, pero ese sin sentido le dio a la gente el propósito de sentarse y pensar no sólo en la música, también comprenderla, fue la primera ocasión en que se incluyeron las letras de las canciones en un disco. De repente el álbum se convirtió en un lazo entre el grupo y sus seguidores, se volvió un objeto para analizar, descifrar, entender y, sobre todo, observar.

 

Después de Sgt. Pepper, los sellos y los mismos músicos fueron mucho más liberales al momento de crear la portada de un disco, inmediatamente se pensó en la comercialización, pero con objetivos demográficos y sociales específicos, los gráficos mejoraron y múltiples artistas reconocidos fueron comisionados a agregar su experiencia al medio. Pero por más liberales que se mostraran los sellos discográficos, todavía existían ciertos límites. Por su significado, la misma portada ha sido reproducida múltiples veces como tributos y parodias.

 

 

Con ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ la voz del músico repercutió y gritó en la portada, por eso es considerado el álbum que abrió el camino para que los músicos tuvieran mayor control sobre el arte de la cubierta. El artista plástico ha explicado que el proceso ha cambiado enormemente, mientras muchas cosas en la actualidad pasan por sistemas digitales, en ésa época los Beatles y sus múltiples acompañantes fueron recortados a mano y pegados en una superficie de madera antes de ser transferidos al álbum.

 

Justo hace cinco años, junto con el aniversario número 45 de ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’, Peter Blake llegó a los 80 años, pretexto suficiente para que el artista creara un remix del disco que cambió todo el concepto de diseño de portada. En la nueva versión Blake y su familia y amigos fueron cortados, copiados y pegados casi instantáneamente. En la portada re-imaginada aparecen Sir Elton John, Dame Vivien Westwood, Dame Helen Mirren, Amy Winehouse, Ian Curtis, J.K. Rowling y otras celebridades inglesas, incluso Sir Paul McCartney, pero es más un tributo a su vida y a su más famosa idea.

 

Corona Capital 2013: El año de los conflictos internacionales

2013 fue el año donde vimos renunciar al Papa Benedicto XVI, sí, ese mismo Papa que tenía una cara tan siniestra que pudo ser el protagonista de una película de terror. En su lugar el Cónclave decidió otorgar el lugar del máximo dirigente de la Iglesia Católica al cardenal Jorge Mario Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires, conocido hoy como el Papa Francisco. Este Papa buena onda que dice querer a los gays, y a las mamás solteras pero cuidadito y vayas a guardar las cenizas de tu abuelita en casa porque eso no es de Dios.

También fue en este año que la paz mundial estuvo pendiendo del un hilo delgadito ya que Corea del Norte decidió poner fin al Tratado de No Agresión a su vecina Corea del Sur y a los metichitos de los Estados unidos, declarándoles Guerra Total.

Para empeorar el panorama Internacional, la Guerra Civil en Siria pasa por uno de sus peores momentos pues los numerosos y potentes bombardeos además de las armas químicas han provocado ya una gran cantidad de decesos, por lo que se reclama la intervención internacional.

En Venezuela, mientras tanto, Nicolás Maduro resulta presidente electo tras el deceso de Hugo Chávez, este acontecimiento divide al país en dos lo que provoca una serie de manifestaciones y movilizaciones de aquellos en contra del gobierno de izquierda que encabeza Maduro.

Para el festival Corona Capital tampoco fue un año fácil ya que por primera vez se habían excluido las presentaciones de artistas nacionales y de habla hispana, lo que provocó el descontento de algunos y el contento de otros.

Fue así que las tardes y noches del 12 y 13 de octubre de ese año, estuvieron plagadas de música en idioma anglosajón donde ante todo prevaleció la buena vibra; y como no hacerlo cuando el cartel contemplaba a Blondie, a los Dandy Warhols, The XX, Artic Monkeys, Sigur Rós, Deadmau5 entre otras bandas en letras chiquitas que hicieron de esta edición una de las más memorables gracias a su monumental cartel.

¡Había demasiado que ver! Así que tuviste que haber llegado temprano si querías ver la brillante y energética presentación de los Dandy Warhols, a los siempre serios White Lies, a Imagine Dragons y a Travis. Ver el atardecer a ritmo de ‘Bohemian Like You de los Warhols’, ‘There Goes Our Love Again’ de los White Lies, ‘Why Does it Always Rain on Me’ de Travis fue una auténtica delicia digna de congelarse en el tiempo, cabe mencionar que todas estas bandas ya se han vuelto recurrentes en escenarios mexicanos. Nos gusta su vibra y a ellos la de nosotros.

The XX, Phoenix, M.I.A, Blondie y Deadmau5 fueron los encargados de concluir aquella noche del 12 de octubre. Había polvos de euforia en el aire. En aquellos años, donde aun el clima tenía misericordia de nosotros y nos dejaba ver los cielos de octubre. The XX impecables con esa precisión capaz de calcular el lugar donde se encuentra tu herida más oculta y exprimirla. Pero de la oscuridad nos movimos a la luz que era cada vez mas intensa. Así pasamos de ‘Entertainment’ de Phoenix a los balazos de una M.I.A poderosa, auténtica, única. Una presentación donde imagen, música y discurso convergen en una verdadera obra de arte contemporánea, así con el escenario caliente llegó Deborah Harris con Blondie para entregarnos el momento mágico-nostálgico de la noche. Ok, Ok, no fue como aquella punk que rompía pantallas con su sensual oscuridad, pero su voz intacta nos llevó a aquellos años, que no eran los nuestros, con ‘Call Me’ y ‘Heart of Glass’. Finalmente llegó Deadmau5 y toda la millenializa con él. Beats y house amable que te invitaban a acostarte en el césped para gozar la noche.

Un fenómeno parecido se vivió el domingo 13. Todavía en la tarde llegaron los Black Angels y los Stereophonics con sus desgarradoras ‘Evil Angel’ y ‘Maybe Tomorrow’ para ponerle ese toque rasposo que se mantendría por el resto del festival.

Luego vino Miles Kane quien sorprendió ya que no era un número planeado pues entró motivado por algunas cancelaciones. Fue ideal para la puesta de sol. Mas tarde llegaron The Breeders, Sigur Rós, Artic Monkeys, Savages, Queens of the Stone Age, Grimes y Giorgio Mororder.

Escuchar ‘Cannonball’ de The Breeders en vivo por primera vez fue algo así como el golpe de bat en la cabeza. ¡Es en serio! Ahí estaban esa apología femenina al garaje noventero que acompañó tantas furias adolescentes. Fue sencillamente genial.

Un paréntesis new age, digo, post punk para fumar un porro, digo, para tomar un descanso vino con Sigur Rós quienes fueron sorprendidos con esos miles de fans que han cosechado en nuestro país. Enseguida llegaron los Artic Monkeys y a partir de ahí ya no pudimos sentarnos, ni tomar descansos, ni nada. Con un foro lleno y un Alex Turner preparado para matar llegaron ‘Do I Wanna Know’, ‘Brainstorm’ y ‘Dancing Shoes’ para rompernos la mente tan pronto como salieron al escenario.

Savages, esta genial banda de mujeres inglesas pasó desapercibida ya que también entraron par suplir los números cancelados y no entiendo aún como me las pude perder.

Llegaron luego los Queens of the Stone Age para romper lo que quedaba de escenario. Les dije que había sido una noche rasposa, llena de furia y gritos. Apenas unas notas de ‘No one Knows’ y todos enloquecimos.

El veterano Giorgio Mororder, quien es el líder moral detrás de Daft Punk, puso un toque ácido y bailable para concluir esta edición del festival Corona Capital que estoy segura, ha quedado en nuestro registro como una de nuestras favoritas debido a su imponente cartel.

#SonicArsenal – One Model Nation

 

En un instante en que el panorama parecía secuestrado por bandas juveniles y rap, antes por supuesto que Roger Daltrey declarara que ese género en el 2016 es el único que dice algo importante, en un hoyo indie en Portland se empezó a gestar una banda ficticia que se ligaría con el movimiento industrial, Kraftwerk y el surgimiento en la cultura popular de la Red Army Faction (RAF), mejor conocida como la pandilla Baader-Meinhof, que sembró el terror en Alemania durante tres décadas y que después de anunciar su disolución en 1988, de la nada volvió aparecer a principios de este año con una especie de eco krautrock de 1971.

 

Aquello que inspiró en algún momento la canción ‘Baader-Meinhof’ de Cabaret Voltaire atrapó a Courtney Taylor-Taylor y a Donovan Leitch antes de que tres integrantes de RAF realizarán un asalto a principios de este año, provocando las sospechas de que una cuarta generación de la guerrilla urbana está activa. Su atracción no fue precisamente por una ideología, sino por un instante en particular y el contexto en el que se generó gran parte de la música que más apreciaban.

 

Tomando como base la década de los 70, el vocalista de Dandy Warhols empezó a trabajar en el proyecto, lo terminó, lo borró y volvió a empezar, tardó 10 años en concretarlo como una novela gráfica impregnada por las entrevistas que realizó durante sus visitas a Berlín, recopiló memorias (entre ellas las del robot Karl Bartos) y creó junto con Leitch una ficción histórica que involucra una banda ficticia.

 

En 2009 apareció ‘One Model Nation’, la novela gráfica que muestra ese momento en la historia a través de una banda de art noise que en realidad no es musicalmente importante, sin embargo el destino de sus integrantes si lo es en el contexto de la pandilla Baader-Meinhof, sus tácticas de guerrilla y sus políticas violentas en general, las mismas que inspiraron ‘The Invisibles’ de Grant Morrison.

 

 

La Red Army Faction complicó la evolución de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, pero en ‘One Model Nation’ se notan las razones por las que emergió el krautrock a través de una vibrante escena de rock progresivo, jazz experimental, música clásica y programación robótica, la cual generó el ambient, la electrónica y muchas otras expresiones en ambos lados del muro de Berlín.

 

Tomando como referencia a ‘Heavy Metal’, el proyecto de Courtney Taylor-Taylor obviamente nos recuerda a Kraftwerk, Can y Neu!, sin olvidar a Nina Hagen y Klaus Nomi, además de Iggy Pop, Lou Reed, Brian Eno y David Bowie; pero parten de ‘El héroe de las mil caras’ que tan buenas repeticiones nos ha brindado en literatura y cine, una estructura que plenamente nos permite ver la condición humana.

 

‘One Model Nation’ se sumó hace algunos años al arsenal de bandas ficticias favoritas, no la incluí en aquel especial que realicé en el programa hace más de un año, pero a un día de encontrarnos con Godzilla y la necesidad de un héroe, me pareció oportuno compartirles la historia de una banda industrial alemana que es blanco de su gobierno, se trata de agitación política como una ficción histórica y una fantasía de rock and roll que inicia en un concierto.

 

 

Andy Warhol, su conexión con la música a través de portadas

‘Sticky Fingers’ de The Rolling Stones y ‘The Velvet Underground and Nico’ son probablemente las conexiones más directas que conocemos de Andy Warhol en la música, al menos cuando se trata de portadas de discos, sin embargo antes de convertirse en figura del arte pop en los 60, Warhol logró abrirse camino como ilustrador en Nueva York en la década de los 50, involucrándose inevitablemente con sellos discográficos como RCA Records y Blue Note, donde participó activamente en la expansión del arte a través del vinilo.

En verdad hay poco de la cultura pop que Andy Warhol no haya tocado y como la música no es una excepción, los guardianes de su legado lanzaron un libro que mostrará las portadas que diseñó e ilustró entre 1949 y 1987.

El artista creó en total 57 portadas, algunas icónicas como la de los Rolling Stones con un cierre que verdaderamente funcionaba y otras un tanto desconocidas.

Para los interesados en el arte que parece disminuido en la era del download y el streaming, el libro ‘Andy Warhol: The Complete Commissioned Record Covers’ será una completa revelación, ya que el autor Paul Maréchal (reconocido coleccionista e investigador de Warhol) cuenta la historia detrás de cada portada y de cierta manera muestra su evolución creativa —bocetos, las líneas de los dibujos, la impresión y agregados físicos, el color y la experimentación. Toda portada es colocada en el contexto general de la obra de Warhol e incluso su influencia en la música de quienes le encargaban un trabajo.

-->