hi

La historia de Super Sound, imperdible en el Corredor Cultural Roma Condesa

En un momento en que diversos directores alrededor del mundo intentaban capturar las tiendas de discos en lucha o en plena extinción (luego resurrección), Pilar Ortega va un poco más atrás con ‘Just Like Heaven’, documental que cuenta la historia de Super Sound, la tienda y el epicentro de los sonidos, las formas e incluso las cofradías de conocedores que aún prevalecen en la industria de la música en la actualidad en México.

La directora nos muestra Super Sound a través de una sola fotografía, nunca vemos el ambiente de trabajo o los compradores capturados en instantáneas, mucho menos nos sumergimos en material de archivo, un punto que podría ser extremadamente débil pero que logra sostenerse por una razón: el pasado como periodista de Pilar Ortega. Las carencias de ‘Just Like Heaven’ en el área de las imágenes son cubiertas por las entrevistas.

Las referencias visuales que podrían crear otra dinámica en el documental son pocas, sin embargo todos los entrevistados hacen un gran trabajo al llevarnos hasta ese lugar en Polanco en el que de 1981 a 1993 acogió a excéntricos, conocedores y, como dice Uili Damage, los que intentaban “vivir todos los días de la música”.

Es a través de las cabezas parlantes como llegamos a conocer no solo a Super Sound, también nos trasladamos a los años en que la música no significaba únicamente consumo, sino centro de reunión, la comunión entre escuchas durante horas en un sólo sitio, las estrictas tribus de sonidos, la carencia de espacios, la selección del personal por aptitudes y perfil excéntrico, el momento en que comprar en Super Sound era un reto o algo no permitido para ciertos compradores y los años de gloria con un catálogo envidiable.

 

 

Como muestra ‘Just Like Heaven’, el impacto de la tienda y de muchos de los que trabajaron ahí significó un cambió en los oídos de otros, sobre todo cuando se incorporaron a otras áreas de la industria, con participaciones en la estación de radio Rock 101 a través de varios programas especializados, la creación de grupos, la realización de viajes masivos hacia el extranjero para ver bandas que parecía imposible que pisaran suelo mexicano y la organización de conciertos en lo que todavía tenía regente y se conocía como Distrito Federal, como el de Blue Öyster Cult, Peter Murphy / Pixies y Front 242, los primeros cancelados, uno por el gobierno de aquella época y el otro por una estafa de un supuesto promotor, del último se realizó una fecha, la segunda se canceló por quejas de los vecinos del Teatro Angela Peralta.

Podría interesarte: Vamos a la tiendita

Nos gustaría ver más imágenes, conocer el lugar, percibirlo en sus brevedades o cambios al exterior en la actualidad, pero ‘Just Like Heaven’ la historia de Super Sound es la recreación de un espacio con base en las anécdotas y el distintivo movimiento de dedos que ves en todos los entrevistados, recuerdo del paso de discos de vinilo invisibles en una búsqueda interminable, una en donde a pesar del desconocimiento del espacio, los cortes abruptos de animación es que marcan cada bloque y la infinidad de detalles en muchas (muchas, muchísimas) declaraciones, logras trasladarte hasta una época nostálgica, que acaba precisamente con la llegada de la cadena de tiendas Mixup.

No te pierdas la proyección de la película en la sede 1 de #Revolución33 dentro del Corredor Cultural Roma Condesa:

Pulquería Insurgentes (Avenida Insurgentes Sur 226, Roma Norte)
DJ sets en vivo del equipo rockcientoúnico
Pop up store de vinilos
Venta de productos de Rock 101
Fecha: 5 de mayo
Horario: 17:00 a 20:00 horas

Entrada Libre

Pop up Store #Vinil101

Rob Gordon: Ahora, voy a vender cinco copias de “The Three EPs” de The Beta Band.

Dick: Hazlo.

[Rob toca Dry The Rain]

Comprador: ¿quién es?

Rob Gordon: The Beta Band.

Comprador: Es bueno.

Rob Gordon: Lo se.

Muchos conocemos esa escena de ‘High Fidelity’, la recordamos claramente no sólo porque tenemos cierta obsesión con la película y el libro de Nick Hornby, sino porque en múltiples ocasiones pasamos por ese repentino enamoramiento auditivo mientras realizábamos el ejercicio fetichista de pasar lentamente los dedos entre fundas de cientos de viniles y una que otra caja de plástico, algunos sufrimos tal enamoramiento que en cuanto encontramos el material salimos corriendo de la tienda, incapaces de pensar en algo más que no sea descelofanear.

La industria se colapsaba cuando apareció ese dejo de nostalgia, en el que actos como Primal Scream, Pixies, Sonic Youth, The Who y Roger Waters retomaban discos y los presentan de principio a fin, tal como los concibieron, como un todo y no un conjunto de sencillos. Al mismo tiempo (otros dirán que nunca dejaron de hacerlo) apareció el deseo por el acetato y su inconfundible siseo que parecía perdido bajo el influjo y comodidad de la información digital, pero de hecho las ventas de esos objetos se han elevado en los últimos años — especialmente en el área del vinil.

Mientras la RIAA, SGAE, AMPROFON o cualquier otro conjunto de siglas que ahora promueven la cacería de portadores de mp3, un conjunto de tiendas en Estados Unidos decidió darle un giro a la situación y celebrar su sobrevivencia. Los vendedores independientes se unieron y crearon Record Store Day, un día para llevarnos hasta ese culto que se expresa de cierta forma en High Fidelity y que cada año logra reunir a músicos, fans del ruido y gran parte de la industria (la proactiva, no la que va de cacería) para endiosar y disfrutar la magnitud de un álbum.

Tal vez en los últimos cinco años la cuestión del vinilo cayó en el snobismo y Record Store Day se transformó en la cacería de ediciones limitadas, que inevitablemente terminan en alguna tienda en línea con un precio exorbitante, por eso nosotros no nos concentraremos en los discos de colores, los sencillos grabados y lanzados en tiempo récord (como el de Jack White), nos concentraremos en eso que en el fondo promueve ‘High Fidelity’, la experiencia y la pertenencia.

No hay sustituto para la interacción física entre fans de las música y coleccionistas. Una buena tienda de discos funciona como centro de la comunidad y punto de reunión de gente con mentalidades similares. ¿Cuántas bandas se formaron en la sección de rock? ¿Cuántos bandas favoritas fueron descubiertas mientras sonaban en la tienda, por recomendación de un dependiente o la cubierta de un álbum? ¿Cuántos empleados se convirtieron en estrellas de rock, DJs, críticos, productores o magnates de la música?

No tenemos los números para responder a esa preguntas, pero si tenemos el lugar y la fecha para darle vida, crearemos una pop up store dentro del Corredor Cultural Roma Condesa el próximo sábado 16 de abril, celebraremos #RecordStoreDay mientras realizamos en vivo en el especial #Vinil101 en el restaurante bar Sunset (Tamaulipas 107, colonia Condesa), la entrada es libre.

Horario: 13:00 a 18:00 horas

Participan

La tienda en línea Salvaje Music Store

La tienda concepto Expendio Records

La tienda Discos Recikla

La tienda El Diablo Discos

Los sellos discográficos independientes Quemasucabeza y El Segell de Primavera.

DJ set

13 a 2:30 – DJ Zombra (Expendio Records)

2:30 a 4:00 – Jonathan Villicaña (Salvaje Music Store)

4:00 a 5:30 – Hugo Tenorio (Rock 101)

5:30 a 6:00 – Karina Cabrera (Rock 101)

Venta de productos rockcientoúnicos 101% oficiales

Venta e intercambio de vinilos

Verificación rockcientoúnica (pega de calcomanías en autos)

Sorpresas para los súper fans rockcientoúnicos (lleva tu camiseta)

-->