hi

Extraordinario cierre del concurso #NacionalDeBandas con Los Vaguens y La Gusana Ciega

Vences a 1449 bandas en una convocatoria nacional, grabas un EP y la noche siguiente te presentas en el Plaza Condesa, no solo para compartir el escenario con La Gusana Ciega sino para que te llenen de regalos, esa es la historia de Los Vaguens, que en realidad va más atrás cuando se formó el grupo en Acapulco con la idea de mostrar un rock ligero con detalles retro sumamente contagiosos.

Los Vaguens ganaron el segundo Concurso Nacional de Bandas de la Plaza de la Tecnología y la oportunidad de grabar un disco con Rock 101, entraron calientitos al estudio el jueves 8 de septiembre y salieron directo hacia el Plaza el día siguiente para encontrarse con un nuevo público, que captó desde el inicio a la ‘Enemiga’, el sencillo que presentaron hace algunos meses con un reclamo de caricias y mejores abrazos.

En cuanto subieron al escenario, Los Vaguens mostraron esa vitalidad que llega después de dos días intensos de trabajo, la picardía de la costa y una contagiosa sonrisa producto de tocar en un gran escenario que podría ponerlos en el camino hacia ese sueño de rock and roll que pocos rozan, pero como les dijeron los integrantes de La Gusana Ciega en diversas ocasiones, ese recorrido apenas empieza y no se realiza sin constancia.

Ese mismo consejo recibieron Los hijos del Santo un año antes, cuando ganaron el primer concurso organizado por la Plaza de la Tecnología, aunque en ese año los padrinos fueron otros, El Panteón Rococó. Con ese mismo entusiasmo subieron al escenario, nos mostraron como a fuerza de tocar constantemente han pulido el espectáculo, han animado sus canciones, fortalecieron el ritmo alrededor del ska y han logrado conectarse con un público que crece con cada presentación que realizan.

En tres actos escuchamos divergencias de sonidos, las posibilidades y las intenciones de cada banda con su propuesta, así como nos encontramos a Los Vaguens divertidos con la experiencia, vimos a Los hijos del Santo adquiriendo más experiencia y a La Gusana Ciega disfrutando un largo tramo que le ha costado 20 años recorrer. Todas las posibilidades bajo las luces de un concierto que cerró con la promesa que inició la Plaza de la Tecnología hace dos años y que crece con la expectativa de que seguramente viene algo más grande.

-->