hi

¡Un golpe directo a los amantes del sashimi!

La temporada de pesca del atún aleta azul está en riesgo, porque las autoridades federales, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), han impedido a las embarcaciones salir a capturar.

A la fecha esta situación ha generado pérdidas económicas para el Grupo Baja Aqua Farms por más de un millón de dólares, cifra que incluye la preparación y arrendamiento de dos embarcaciones atuneras, 12 remolcadores, tres avionetas, así como el equipo y personal especializado para la localización de cardúmenes, en donde se emplea a más de 150 personas solamente durante la temporada de captura.

Este es un golpe directo a los amantes del sashimi, pues muchos de estos productos de alta calidad se llevan directamente a Japón, en donde llegan a satisfacer los paladares más exquisitos.

Para este año, México puede pescar dos mil 357 toneladas, que es el remanente de las seis mil recomendadas para el bienio 2017-2018 por la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT).

El atún aleta azul es una especie que no tiene una temporada de pesca en particular, sino que depende de los flujos migratorios del pez y este año se adelantó, por lo que la especie debe capturarse antes de que alcance las aguas de Estados Unidos y de no hacerlo, se desaprovechará la oportunidad.

El anuncio de la cuota de captura para este año lo hizo la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación el 14 de marzo en el Diario Oficial de la Federación, por lo que las embarcaciones que tengan el permiso vigente, comúnmente pueden salir a capturar el atún. Sin embargo este año no ha sido así para todos los atuneros.

La decisión de Conapesca, de no permitir la salida de las embarcaciones, afecta a unas 12 mil 500 familias del país, entre trabajadores y proveedores, principalmente en Ensenada, Baja California, donde están instaladas las empresas que pueden capturar el atún aleta azul.

Al menos en tres ocasiones, el Grupo Baja Aqua Farms, con permisos vigentes, ha solicitado autorización para salir a pescar, por lo que pidió a la Subdelegación de Pesca el visado para que la embarcación Buenaventura II pudiera salir, mismo que se negó, sin justificación legal aparente.

El personal de la Conapesca se negó a sellar la documentación con el argumento de que tienen instrucciones de las oficinas centrales del Director de Ordenamiento pesquero y Acuícola, Víctor Arriaga de no otorgarlo. Sin el visado, la capitanía de puertos de Ensenada no puede autorizar el despacho de la embarcación.

Ante las continuas negativas para obtener el permiso, la empresa tuvo que solicitar un juicio de amparo para poder salir a pescar y no desaprovechar la temporada del atún aleta azul.

La Conapesca ahora busca encontrar alternativas para interferir en las actividades de Baja Aqua Farms al limitar la salida de la embarcación “Ma Beatriz”, a pesar de que el barco se encuentra listo y cuenta con todos los permisos vigentes.

La medida que están ejerciendo las autoridades de la Conapesca limita el desarrollo de una industria icónica en el estado de Baja California, afecta a miles de empleos e inversiones millonarias que ha realizado el grupo de Baja Aqua Farms en 19 años de trayectoria.

El 95 por ciento de este atún se exporta principalmente a Japón. El resto es para consumo a nivel nacional.

-->