Carlos Zúñiga

Ganar una concesión de televisión abierta no es cosa de juego y parece que Francisco Aguirre no entiende los nuevos tiempos de una industria fuerte y poderosa en la que los millones fluyen para competir y mejorar las instalaciones y cobertura.