Cambridge Analytica

Investigadores en Holanda afirmaron el año pasado que Facebook era adictivo de manera similar a los cigarrillos, con un atisbo de su logotipo suficiente para desencadenar “reacciones hedónicas” en los usuarios más exigentes.

En 2014, Steve Bannon —el entonces director ejecutivo del canal de noticias “derechista” Breitbart— era el jefe de Wylie. Y Robert Mercer, el multimillonario de fondos de cobertura de EU y donante republicano, fue el inversionista de Cambridge Analytica. Y la idea que les vendieron era llevar los grandes datos y las redes sociales a una metodología militar establecida – “operaciones de información” – y luego ponerla en manos del electorado estadounidense.

En Gran Bretaña, la cabeza del comité del parlamento investigando las noticias falsas, acusó a Cambridge Analytica y Facebook por declaraciones engañosas después de revelaciones en el Observer sobre que más de 50 millones de perfiles de Facebook fueron cosechados y usados para crear un sistema que pudo haber influenciado a votantes en la campaña presidencial el 2016