hi

El soundtrack de la vida – 1984, esta es mi historia y me aferro a ella

Tener 10 años en la Ciudad de México de 1984 es el equivalente a estar en el momento musical exacto en lugar exacto. La música fluía a montones y a pesar de estar en el target demográfico perfecto para Luis de Llano y compañía, las influencias musicales post Parchis y Enrique y Ana me obligaban a resistirme al casi natural paso hacia Timbiriche y más bien me dejé llevar por un álbum que en lugar de mostrar a unos niños que hacían una versión infantilizada de uno de mis primeras películas favoritas, Grease (Vaselina), mostraba a un ángel fumando un cigarrillo, lo cuál escandalizaba a mi abuela, pero encendía un mi un deseo de escuchar los riffs de Eddie Van Halen y las resonantes vocales de David Lee Roth.

Dicho esto, les hago una pregunta, ¿Qué niño de 10 años se podría resistir a la ferocidad del intro de guitarra, la batería y la imagen de un David Lee Roth volando por los aires con lentes oscuros, spandex multicolor y una grabadora al hombro en el vídeo de ‘Panama’, el tercer sencillo del álbum 1984 de Van Halen?, la respuesta es sencilla, este niño no.

No recuerdo si escuche el track o vi el vídeo musical primero (una pregunta tipo, qué fue primero, la gallina o el huevo), lo que si puedo recordar es que hice mi primer air guitar y que al escuchar la rola mi cuerpo se llenaba de energía y me daban ganas de bailar, de saltar, de correr y de gritar, todos los síntomas de una posesión demoníaca si además agregamos que, como no entendía la letra, simplemente inventaba sonidos que se asemejaban a los sonidos originales, lo que puede ser considerad como hablar un lenguaje surgido del mismo averno. No hay mejor manera de iniciar tu historia en el heavy metal que ser acusado de estar poseído por el mismísimo Belcebú.

 

Otro descubrimiento que sin duda me alejó de forma definitiva de los caminos de Siempre en Domingo fue el álbum ‘Born in the USA’ de Bruce Springsteen, permitanme poner en contexto que 1984 fue un año olímpico y la máxima justa deportiva tuvo lugar en Los Angeles, California ese verano, por lo que las imágenes del Tío Sam eran muy populares, incluso recuerdo tener un peluche de Sam, la mascota oficial de aquellos juegos olímpicos. Es casi natural pensar que un álbum en el que ‘El Jefe’ aparecía en la portada vistiendo unos jeans, una playera blanca y una gorra roja en el bolsillo llamara mi atención. Al final era sólo un pre adolescente impresionable, sin embargo la rola que más recuerdo de ese álbum es ‘Dancing in the dark’ y tiene que ver con el ridículo baile de Springsteen, que en aquel entonces, me parecía lo máximo.

 

 

También podría interesarte: Sonorock Bruce Springsteen

Finalmente y muy adhoc, está ‘Fade to Black’ del álbum ‘Ride the lightning’ de Metallica, una power ballad que en su momento fue criticada por los fans hardcore de la banda, sin embargo les permitió abrirse a otros públicos, como los pre y pubertos inconformes buscando identidad musical, debido a que en la portada aparecía una silla eléctrica mis papás no me quisieron comprar el álbum, pero no contaban con los mix tapes disponibles en el bazar del hotel de México (si ese mismo al que se referirían las Flans entre puestos, camisetas, discos y jeans) y el Walkman de mi hermana mayor.

La rola se convertiría en uno de mis primeros placeres ocultos, escuchando con la puerta cerrada y bajo las cobijas a todo el volumen que mis oídos podían soportar. No pasó mucho tiempo hasta que mi mamá me descubriera y tirará el cassette TDK en el que tenía la grabación, pero el daño estaba hecho, mi alma estaba contaminada de rock y gracias a la FM y proyectos como Rock 101 pude seguir escuchando y soñando con aprende a tocar guitarra, dejarme crecer el pelo y rockear lo más duro que mi primera decena de años me permitía.

 

 

También podría interesarte: #FFYR101: los 80

El soundtrack de la vida – Martin Luther King 50

No voy a ser hipócrita y escribir que siempre he comulgado con las ideas de Martin Luther King, pero como se dice por ahí, el fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando. A lo largo de este viaje que es la vida, aprendí a ver más allá de mis propias preconcepciones y entender el verdadero significado de mensajes ante los que hacía oídos sordos.

 

Podría interesarte: 50 años después

 

El mejor ejemplo de esta auto transformación ha sido mi actitud hacia ‘Pride (In The Name of Love)’ de U2 de 1984, pero que yo no escucharía hasta 1988 en el ‘Rattle and Hum’. Hace 30 años lo único que me importaba sobre esa canción era el error de Bono en las letras donde dice que el asesinato de MLK sucedió en la mañana cuando en realidad fue en la tarde. Tuvieron que pasar muchos años para que yo entendiera el Movimiento por los Derechos Civiles y el verdadero alcance que, si bien tenía origen en la segregación racial, en la mente del Dr. King, buscaba el bienestar de toda una sociedad, no era un llamado a la igualdad racial, sino a la social. Concepto que con el tiempo fui de comprender a valorar.

 

 

Martin Luther King se oponía a la radicalización y sus esfuerzos estaban basados en acabar con injusticias sociales que afectaban a toda la sociedad, no solo a la minoría de color. Constantemente hizo llamados a la no violencia y optó por la desobediencia civil contraviniendo las ideas del “Black Power” que cada vez tomaban más fuerza. En 2006 “El Jefe” Bruce Springsteen lanzó ‘We Shall Overcome: The Seeger Sessions’; el primer álbum que no contenía material compuesto por él, y el segundo en el que no incluyó a músicos de la E Street Band.

De este álbum se desprende una canción de protesta que lleva el mismo nombre del álbum, ‘We Shall Overcome’, una pieza que transmite nostalgia y en la que casi como un mantra, recuerda al Dr. King, habla de un ideal en el que existe la paz y en lo que, desde lo más profundo de su corazón, cree firmemente.

 

 

Finalmente, y en una licencia poética, les comparto ‘One Vision’ del ‘A Kind of Magic’ de Queen, rola que según cuentan fue inspirada tras la participación del grupo en el Live Aid y que durante el Magic Tour de 1986 fue utilizada para abrir sus conciertos.

En mi opinión, el verso “I had a dream. When I was young” está relacionado con el famoso discurso de MLK del 28 de agosto de 1963 en las escalinatas del monumento a Lincoln y que es sin duda la mayor referencia hacia la filosofía de un hombre que sin importar las consecuencias salió a luchar por la igualdad y la justicia para todos.

 

 

A 50 años de su muerte el mensaje del Dr. King sigue vigente y está en todos nosotros hacer que ese sueño se convierta en realidad.

Stormy

 

De nubes grises y atardeceres lluviosos, este año nos ha tundido Tláloc con una fiesta de agua, truenos, viento y relámpagos, gloriosos grises; desafortunadamente eso no les parecerá gracioso los últimos días a los habitantes de Santa Fe que se las vieron muy mal con las inundaciones en dicha zona fresa que antes eran tiraderos de basura.

 

Acá en Toluca no nos quedamos atrás, las calles parecen ser solubles en agua y se hacen unos bache épicos que cada día me hacen preguntarme si me llevo chamarra o salvavidas.

 

Estas épocas de lluvia nos recuerdan canciones nostálgicas que invariablemente nos hacen pensar en acurrucarnos a la dueña de nuestros desvelos al calor de la TV atascándose de Netflix, en estas fechas en lo personal me recuerda musiquita tranquila y pausada, música que nos habla al oído con voces dulces y aterciopeladas con la añoranza de volver a verte.

 

Siempre es nostálgico ver llover, ver las gotas de lluvia acumularse en el parabrisas del auto, como pequeñas lupas o lentes que hacen un pequeño mundo dentro, verlas desde el ambiente cálido y cómodo del interior de un vehículo, saberte a salvo del agua fría dentro de tu climatizada brillante caja metálica, la gente corre tratando de cubrirse del agua en un intento fútil de permanecer seco, les recomendaría algún día tomarse el tiempo de dejarse mojar, de sentirse a gusto bajo la lluvia, sé que hoy en día eso es difícil, los apuros del día a día, el glamour o hasta el teléfono celular podría ser un impedimento para disfrutar mojarse bajo la lluvia, pero si les es posible háganlo, luego me recriminan si no les gusta.

 

Para este clima y este mood, hoy les prepare este playlist de rolitas cachondas, suaves, melancólicas y que evocan al recuerdo, muchos de ellos son viejos conocidos de esta frecuencia, o estación, o dirección de internet, ya no sé cómo decirle, pero ya la conocen, así que demos rienda suelta a las neuronas que se ejerciten buscando recuerdos y por qué no, creando nuevos recuerdos con lo que nos gustaría hubiera sido, ¿cómo ven?

 

 

La harmónica y el sonido desenchufado le da un saborcito campirano a la melodiosa voz de Hope Sandoval, la chiqui sexy descendiente de mexicanos parece cantarnos al oído, su característica timidez hacia la cámara la hace aún más adorable, a pesar de no haber recibido tanta atención fue de lo mejor que nos dieron los 90, hoy regresa con nuevo material como esta rolita soltada en 2011

 

El sonido del bajo asemeja un poco al motor de un auto, la luz del exterior se cuela para marcar la silueta debajo del vestido de la acompañante, por otro lado el video parece un sueño de un encuentro furtivo de dos amiguitas que se quieren mucho, como siempre Duran Duran gusta de modelos muy finitas para sus videos, flacas algunos las llaman, glamour y sensualidad.

 

La extra aterciopelada voz de Lana nos transporta a un sonido análogo, y como si un piano en la habitación contigua siguiera la voz de ella mientras nos susurra al oído en una segunda capa de sonido sus ardientes deseos, uuy…

 

Margo la vocalista nos sumerge en tonos sepia, los tenues sonidos de los timbales acariciados con ligeros golpecitos de la baqueta da pausado ritmo a la línea vocal, ese abrumador sentimiento de soledad parece hasta cómodo .

 

Tonos pocos conocidos de Pat, tranquila y pausada, con el sol de frente, sonidos cálidos y aterciopelados, con los consabidos redobles tempestivos de batería que la caracterizan así como una línea constante de guitarra.

 

Cortita pero de contenido hasta perverso, Bruce se contiene en echársele encima a la que le tira el perro, en el video la personalidad de ella es encarnada por un Tunderbird blanco como su vestido, el coche no tiene nada, solo necesita un chequeo de su mecánico de cabecera, “hey Little girl is your daddy home?”, mejor te dejo las llaves aquí y me retiro lentamente.

 

Otra rola de sonido análogo, casi casi como es el video, de ver el disco de acetato dar vueltas en el tornamesa tratando de descifrar la imagen de la etiqueta dando vueltas, un murmullo en el oído, a media luz, con un gato dormido en el sofá y humeante café en una taza.

 

Guitarra acústica muy educadita que va dirigiendo la rola desde el principio, dándose su tiempo, con calma y ritmo, el clímax de la rola viene acompañada de harmónica muy western; veo al través de ti, fascinado por las curvas de tu sonrisa.

 

Con casi 10 minutos de duración esta rola nos lleva por los matices más delicados de esta excelente cantante, nos transporta desde la calmada playa hasta una gran tormenta en el Mar Báltico, altas y poderosas notas con delicados acompañamientos, un rock melódico con tintes progresivos, muy recomendable para iniciarse en la música de Lana, solo de guitarra virtuosa.

 

Desde sonidos muy desérticos hasta la tormenta en pleno mar, etéreos momentos justo antes de perderse en los brazos de Morfeo, diez canciones etéreas y cachondas. Y así nos adentramos en la noche y escuchamos como llueve fuera, nos arrulla y nos permite contemplar los afortunados que somos de tener un techo que nos cobije, la conciencia se disipa y nos sumergimos en ese casi estado de coma que llaman sueño y hacemos un viaje en el tiempo hacia la mañana del siguiente día cuando llegue el horrible despertador a traernos de vuelta a la realidad.

#F101, las consecuencias de poseer una bestia

Adrenalina y ritmo, autos y música, comparten casi el mismo espíritu. No es ninguna coincidencia que existan cientos de canciones escritas sobre los coches y la sensación de la velocidad mientras que el lodo salta en el parabrisas y el olor a llanta quemada se percibe en el aire, ambos alimentan la idea de poder, movilidad, emoción e incluso la consecuencia de poseer una bestia

 

Rock and Roll y hot rods, casi fueron inventados exactamente en el mismo punto de la historia, ambos eran la culminación de una larga marcha hacia el progreso impulsado por la electricidad y la potencia del motor V8. Los grandes movimientos de la juventud del siglo XX en la era de la posguerra fueron alimentadas por barras calientes y kilómetros de música.

 

El movimiento de esas ruedas literalmente ha hecho girar al rock, el sonido del motor fue la banda sonora de Pink Floyd mientras sus integrantes participaban en la carrera Panamericana en 1991 y ha sido la obsesión de Jeff Beck, Brian Johnson, Jay Kay, Mark Knopfler y Bruce Springsteen, coleccionistas que nos hacen pensar en las voluptuosas curvas por las que circulará el low rider de rock101online.mx el próximo jueves 29 de octubre en un especial de 10 am a 8 pm dedicado completamente a la música inspirada por el ronronear de un motor, comuníquense con nosotros con el hashtag #F101.

-->