hi

Sonic Arsenal – ¡Sampleame! Corta, pega y coloreame

Inicia la canción, sabes que es nueva pero percibes fragmentos que suenan bastante conocidos. Algunas ocasiones lograrás reconocer la raíz de ese sonido, pero la mayoría de las veces ni notarás que todo lo que estás escuchando es una muestra de algún corte oscuro, nuestro nuevo sampleo favorito.

El sampleo hoy es una práctica común, sin embargo el acto de tomar porciones de sonidos y canciones no es nada nuevo, tiene unos 60 años de existencia que han visto pasar varias etapas que van desde la innovación hasta la ilegalidad, la pérdida de una trayectoria en manos de un abogado y la concreción de un estilo que actualmente se encuentra totalmente reglamentado, aunque en algunos sectores subterráneos de la música aún persiste el uso de sampleos en cortes que no dan crédito a nadie y que muestran una actitud que abarca todos los géneros de música habidos y por haber.

Podría pensarse que el proceso de fragmentar y pegar sonidos inició como el clásico rock and roll en Estados Unidos e Inglaterra, sin embargo el sampleo surgió primero en Francia y después en Jamaica. La primera manifestación de este arte llegó a través de la musique concrète, música electrónica producida con la edición de fragmentos de sonidos de la naturaleza y las fábricas -vean la película de Win Wenders “Historia de Lisboa” para darse una idea de cómo se captaban esos ruidos-.

Musique concrète (que se oponía completamente a la composición tradicional) presentó sus primeras muestras entre finales de la década de los 40 y principios de los 50, gracias a que los micrófonos y las grabadoras de cinta magnética empezaron a venderse masivamente. Después de 1955, fue desplazada por otras formas de composición electrónica, sin embargo su influencia llegó hasta los Beatles y Pink Floyd, quienes adoptaron esas muestras y las incorporaron a su música como ruidos incidentales o como la base de una canción.

Algunos años después de la musique concrète, una serie de DJs jamaiquinos desarrollaron el dub, una combinación de grabaciones de reggae mezcladas con una especie de fraseo incomprensible que se montaba sobre otros ruidos. Esas primeras formas de sampleo llegaron a Estados Unidos hasta principios de los 70, pero aún no se parecían nada a lo que escuchamos actualmente casi sin percibirlo. La entrada del dub y ese uso ilegal de muestras de canciones primero se asentó en Nueva York, no pasó mucho tiempo para que los habitantes del Bronx lo convirtieran en una parte fundamental del rap.

El sampleo hizo su entrada triunfal a finales de los 70, cuando The Sugarhill Gang tomó porciones de “Good Times” de Chic y creó la base de “Rapper’s Delight”, considerada por muchos como el primer sencillo de rap. Ese también fue el primer encuentro con las dificultades legales que traen consigo los sampleos, ya que los escritores originales de la canción no tuvieron crédito en el disco.

En 1981 Brian Eno y David Byrne vislumbraron el potencial de esa nueva forma de hacer música por lo que crearon “My Life In The Bush of Ghosts”, un álbum construido sobre múltiples muestras de voces tomadas de programas de radio, cantantes de las montañas libanesas, sacerdotes callejeros, ceremonias de exorcismo y cánticos musulmanes. No sobra decir que lo obtenido fue una serie de cortes sumamente extraños.

Para mediados de los 80 el sampleo ya era una práctica común en diversos géneros, sobre todo en el hip-hop. Era fácil escuchar la entrada de batería de “When the Levee Breaks” de Led Zeppelin en canciones de Beastie Boys, Mike Oldfield y Erasure por igual, permitiendo que el sampleo llegara a todos los estratos del mainstream y se convirtiera en un recurso más para hacer música en los siguientes 20 años. La puerta se abrió completamente y las demandas comenzaron a surgir.

Antes de que los sampleos fueran explotados masivamente, los fragmentos que utilizaban los artistas subterráneos eran tan pequeños que no se percibían, impidiendo que la horda de abogados surgiera a pelear los derechos de todo mundo. En cuanto las canciones que utilizaban sampleos empezaron a generar dinero, la práctica entró al terreno de la ilegalidad. Los dueños originales de las canciones o los fragmentos tomaron acciones legales por violación de derechos de autor, algunos practicantes del sampleo pelearon y alegaron que utilizar algunas muestras no era un crimen. Obviamente perdieron la batalla.

Las disqueras se agacharon y evitaron entrar a cualquier pelea, por lo que solicitaron a sus artistas que declararan abiertamente el uso de sampleos, aunque eso obligó el pago de regalías en grandes cantidades, con lo que las contribuciones – por mínimas que fueran- se volvieron una nueva forma de exposición que atraía más dinero. Los casos más conocidos de disputas por un sampleo son el The Verve, el grupo tuvo que pagar el 100% de las regalías de “Bittersweet Symphony” por el uso no autorizado de la canción de los Rolling Stones “The Last Time”; el de U2 contra Negativland, que en su canción “The Letter U and the Numeral 2” sampleó “I Still Haven’t Found What I’m Looking For” y se ganó una demanda; y Danger Mouse, quien mezcló el “White Album” de los Beatles con “The Black Album” de Jay-Z y obtuvo una obra maestra titulada “The Grey Album”, causante de una búsqueda incesante por parte del sello EMI.

Actualmente, todo grupo o solista obtiene una autorización previa para utilizar sampleos, el proceso es conocido como “clearing”, que es una simple aclaración de autores y un pago de regalías por el uso de un corte o un fragmento de su obra. Aún así muchos están tratando de evadir esa aclaración y tratan de cambiar cada sonido para no pagar ni un centavo, dejándonos a todos con un ritmo o una tonada perdida en el cerebro que no podemos descifrar. La verdad, sólo ellos saben de donde sacan tanto ruido.

El sampleo se popularizó gracias al acceso a las computadoras. El Fairlight CMI, creado en 1979, fue el primer instrumento digital capaz de crear sampleos como si fuera un sintetizador. El Fairlight fue utilizado y explotado numerosas veces por Peter Gabriel y Art of Noise.

Otra forma de sampleo fue creada por John Oswald, quien nombró plunderphonics a su sistema para alterar una composición y generar una canción totalmente diferente. Algunas de los personajes que fueron sometidos a este sistema fueron Elvis Presley, Count Basie, The Beatles, Michael Jackson y Dolly Parton. Su corte “Plexure”, que dura cerca de 20 minutos, contiene 1000 sampleos de diferentes canciones de pop que al ser unidas sobrepasan el término de plunderphonics y se convierten en un megaplundermorphonemiclonic.

El manifiesto del movimiento Copyleft dice: (1) La cultura se construye sobre el pasado, (2) El pasado siempre trata de controlar el futuro, (3) Nuestro futuro es menos libre, y (4) Para construir sociedades libres, debemos limitar el control del pasado.

Tal vez muchos no han adoptado esas líneas y consideran las palabras compartir, reutilizar y transformar como agresiones al derecho de autor, pero afortunadamente los sectores más vanguardistas comprenden que, cuando se trata de cultura, todos han robado algo de algún lado, por eso yo me doy el lujo de robar y reutilizar (con plena autorización) la frase de una canción de The Pinker Tones para seguir la línea de las apropiaciones de trabajos existentes, para crear algo familiar pero esencialmente algo nuevo, que firme y absolutamente creo debería ser legal.

En algún momento Girl Talk se convirtió en la avanzada de esa cultura, nos dio una prueba más de eso con su disco de free download ‘All Day’. En una serie de materiales que empezaron en el 2002, Gregg Gillis tomó aquello que sucedió intensamente entre los 80 y 90, amalgamando capas una sobre la otra para producir algo nuevo y convertirlo en algo aún más nuevo. Aunque son reconocibles Foxy Brown, Peter Gabriel, Black Sabbath, John Lennon y Nine Inch Nails, algunos de los mejores pasajes de ‘All Day’ son cortes obscuros de toda la historia de la música.

 

 

La visión y la ilusión donde todo tiene sentido, todo complementa al resto, por eso el sesudo arte del sampling nos sorprende tanto desde que apareció a finales de los 70. Sin embargo hay grandes diferencias entre esa época y la actualidad. Sólo basta ver la película ‘Scratch’ para confirmar como se guardaban los secretos, con DJs ocultando con mucho celo las etiquetas de los acetatos y DJ Shadow revelando a regañadientes la tienda donde ha encontrado sus mejores fragmentos, podemos comparar el secretismo con el filme ‘RiP: A Remix Manifesto’ y la forma en que Gillis trabaja con tanta confianza que es capaz de abandonar la ilusión y revelarlo todo.

Buscar esos momentos de revelación es el juego, la cultura de la referencia nos invita a adivinar combinaciones o de plano no descubrir nada pero aún así maravillarnos con las novedades. Pero ese ya no es el principal objetivo de éste momento, Girl Talk y algunos obsesivos del sonido están respondiendo a ésta época en que nos morimos por el conocimiento, la información, saberlo todo. Girl Talk no siente aversión por compartir de donde viene la mayoría, claro, no todo porque hay cerca de 400 diferentes sampleos en ‘All Day’, pero si ha logrado capturar la imaginación de los web geeks y ha inspirado el diseño de nuevos sitios que ayudan al que escucha a aprender que fragmentos van en cada instante.

También podría interesarte: De la influencia a la referencia a la retromanía

Obviamente no es el pionero en eso de compartir el interior de sus canciones, hace muchos años Miscreant Productions sorprendió a los fans de Beastie Boys compilando cada canción que fue sampleada por el grupo desde Licensed to Ill a To The 5 Boroughs, y por si no fuera suficiente, colocaron todas las muestras de audio en Megaupload para descargarlas. Un trabajo épico que ahora se ve en otros proyectos.

 

Jeff Bezos construye un reloj de 10 mil años, cerca de México

Un gigantesco reloj de 42 millones de dólares, financiado por Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, está siendo ensamblado adentro de una montaña texana, muy cerca de México, para marcar el tiempo por 10 mil años sin alguna intervención humana.

The Times recuerda que la monumental pieza, que se parece a algo de una guarida de villano de Bond, es la creación de Danny Hills, un teórico computacional que primero estaba consternado en los años ochenta de que la gente tuviera una “barrera mental” de ver al año 2000 como el límite del futuro.

El señor Bezos, el fundador de Amazon, anunció hace unos días que la construcción estaba en marcha dentro del eje de 500 pies en la cordillera de la Sierra Diablo y publicó material videográfico de grandes engranajes siendo ensamblados. Se desconoce cuándo el reloj será completado, pero aparentemente pretende alentar el tipo de pensamiento a largo plazo que beneficiará no solo a nuestros niños sino a 500 generaciones.

Los creadores de la máquina aclaman compartir la “misma filosofía” como los constructores de las pirámides de Giza, que tienen cuatro mil 600 años.

El señor Bezos ha dicho que el cree que los rápidos avances tecnológicos significan que nos estamos volviendo un peligro para nosotros mismos y necesitamos un recordatorio de pensar más allá de nuestras acciones. El multimillonario de 54 años, que posee la tierra en donde el reloj está siendo construido, espera que perdure más aún que los Estados Unidos y civilizaciones enteras.

Narra The Times que el profesor Hills originalmente concebía una pieza de tiempo que haría tictac una vez al año, con una mano centurial moviéndose cada cien años y un cuckoo emergiendo cada milenio. La Fundación sin fines de lucro Long Now Foundation, nombrada por uno de sus directores, el enigmático productor musical Brian Eno, fue fundada en 1996 para hacer el concepto realidad.

El reloj va a ser accesible para visitantes que entran la ladera a través de una serie de puertas de acero, después suben unas escaleras cortadas en la piedra caliza alrededor de los trabajos. Será hecho en su mayoría de acero y titanio de nivel marino y tendrá 20 engranajes gigantes, cada uno midiendo ocho pies de largo y pesando mil libras (450 kilogramos). El montón de contrapesos que dirigen el mecanismo pesaran 10 mil libras.

El péndulo de seis pies que gobierna el tiempo de reloj se moverá a un ritmo “satisfactoriamente lento”, haciéndolo hacer tictac cada diez segundos, haciendo un fuerte eco dentro del hueco de la escalera.

El reloj normalmente estará propulsado por un sistema termal que aprovecha la diferencia de temperaturas de la superficie de la montaña y el interior para mover las barras de metal y girar los engranes. El mecanismo también puede ser girado por los visitantes girando un cabrestante, proporcionando la energía necesaria para funciones extras, tales como campanadas programadas por el señor Eno para tocar una melodía diferente cada día.

Los visitantes podrán subir las escaleras a una cámara cerca de la superficie para ver el tiempo en una de marca de 8 pies. Aunque el reloj siempre “sabe” el tiempo, para conservar energía los visitantes tendrán que girar una rueda hasta que aparezca.

También habrán cinco cámaras de aniversario “tamaño cuarto”, donde shows mecánicos serán accionados cada uno, diez, 100, mil y 10 mil años. La cámara de un año va a presentar un modelo en movimiento de nuestro sistema solar y los montajes para los espacios serán decididos en el futuro – dejando campo para el cuckoo de mil años concebido por el profesor Hills.

El equipo cree que las condiciones secas, y estables dentro del eje deberían preservar la maquinaria en buenas condiciones de trabajo durante milenios. Ellos citan las condiciones de los ajuares funerarios en las antiguas tumbas egipcias y dicen que la tolerancia de la maquinaria son suficientemente grandes que cualquier película oxidada no afectará su toma del tiempo.

La remota locación deberá mantener a los turistas alejados. El señor Bezos dijo: “Visitar el reloj representa un compromiso. El aeropuerto más cercano está a varias horas en auto, y el camino a pie es escarpado, levantándose casi dos mil pies sobre el suelo del valle”.

Algunos de los seguidores del señor Bezos en las redes sociales eran escépticos. Uno tuiteó: “¿Otro proyecto de vanidad? ¿Por qué no plantar un bosque que sobreviviría 10 mil años en lugar de un reloj que no significará nada, ya que nuestro planeta no será habitable en 10 mil años? ¿Qué pasa con estos llamados filántropos?”

 

Ambiciones elevadas de los super ricos

 

 

 

 

 

 

Traducción libre de un texto publicado en The Times:
https://www.thetimes.co.uk/article/cuckoo-jeff-bezos-builds-10-000-year-clock-in-the-sierra-diablo-mountains-r29fz5qq8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

#SonicArsenal: el álbum unificado

 

Siguiendo las diversas líneas de pensamiento de Brian Eno me encontré su sistema para acomodar las canciones dentro de un disco, casualmente unos días después empecé a leer la edición de 33 1/3 dedicada al disco ‘OK Computer’, que resultó ser algo más que una gran explicación sobre el delicado orden de los tracks, también fue un largo “ahhhhhh” que nunca había pensado: ¿qué sucedió cuando se agregaron más minutos al pasar del formato del vinilo al CD? Ni qué decir cuando el algoritmo empezó a decidir que sucedería entre oreja y oreja.

 

En el espíritu de siempre, les comparto fragmentos del libro de Dai Griffith y por supuesto la explicación de Brian Eno.

“Hemos pasado mucho tiempo escuchando las canciones de este álbum en diferentes secuencias … tratando de encontrar una buena secuencia para presentarlo. Este es un tema tradicional al hacer un disco – porque una canción puede adular o matar la que sigue. Era más fácil en los días de vinilo, ya que se trataba de lidiar con dos tipos de música – Lado 1 y Lado 2 – y era relativamente fácil dividir el material en dos grupos de, por ejemplo 5 o 7 canciones. Pero cuando llegaron los CDs, de repente tenías un flujo continuo de hasta 80 minutos de música.

 

Ahora estamos en una era diferente de nuevo, donde mucha gente descarga tracks de forma individual y realmente no tienes idea de en qué orden (o en compañía de qué) será escuchado tu trabajo. Sin embargo, como si la descarga no existiera todavía, hemos invertido un montón de tiempo tratando de llegar a un orden que sonaba bien si lo reproduces de principio a fin.

 

Para que te hagas una idea de las dimensiones de este problema: Yo estaba trabajando con una banda una vez en un álbum de 15 canciones, y estábamos empezando a preguntarnos como darles una secuencia. Alguien en la banda dijo: ‘¿No podríamos sencillamente escuchar todas las alternativas?’. Decidí averiguar cuánto tiempo nos tomaría. El número de secuencias es 15x14x13x12x11x10x9x8x7x6x5x4x3x2x1 …. que es un magnífico 1.307.674.368.000 – o aproximadamente 1,3 billones de posibles secuencias. Si cada una de estas secuencias te toma una hora para oír, asciende a alrededor de 150 millones de años de escuchar continuamente. Si te gusta dormir y tener una vida social, se debe multiplicar por 3, que llevaría hasta 450 millones de años – por lo que tendríamos que haber comenzado a escuchar a mediados de la Era Paleozoica, rodeado por desconcertadas formas de vida, para haber cumplido el plazo de principios de julio de 2011 en la era del Holoceno.

 

Es evidente que, para nosotros los mortales, pasar por todas las alternativas no es una opción. Así que Rick y yo, por desgracia mortales, escuchamos en forma aleatoria – dejamos el reproductor de CD lanzando las pistas en cualquier orden, y prestamos atención a las combinaciones que tenían sentido (o sonaban horrible). Así es como hemos construido el orden de reproducción, pero había una mosca en la sopa: la respiración de los cuervos. Independientemente de lo que parecía debíamos hacer, había una que no quería sentarse cómodamente. Realmente quería estar sola, separada de todo lo demás. Es por eso que ponemos el minuto de silencio, de modo que, para los que escuchan el disco como una experiencia continua, habría una pausa antes de comenzar. (No es un silencio en realidad – puse un poco de ruido blanco, un falso silbido de cinta por ahí… para hacer una señal psicológica de que algo estaba pasando.

 

Mi sugerencia es escuchar de vez en cuando el álbum de forma aleatoria. Eso produce algunas sorpresas agradables, como de repente darse cuenta de un track que realmente no habías notado antes”.

#SonicArsenal – One Model Nation

 

En un instante en que el panorama parecía secuestrado por bandas juveniles y rap, antes por supuesto que Roger Daltrey declarara que ese género en el 2016 es el único que dice algo importante, en un hoyo indie en Portland se empezó a gestar una banda ficticia que se ligaría con el movimiento industrial, Kraftwerk y el surgimiento en la cultura popular de la Red Army Faction (RAF), mejor conocida como la pandilla Baader-Meinhof, que sembró el terror en Alemania durante tres décadas y que después de anunciar su disolución en 1988, de la nada volvió aparecer a principios de este año con una especie de eco krautrock de 1971.

 

Aquello que inspiró en algún momento la canción ‘Baader-Meinhof’ de Cabaret Voltaire atrapó a Courtney Taylor-Taylor y a Donovan Leitch antes de que tres integrantes de RAF realizarán un asalto a principios de este año, provocando las sospechas de que una cuarta generación de la guerrilla urbana está activa. Su atracción no fue precisamente por una ideología, sino por un instante en particular y el contexto en el que se generó gran parte de la música que más apreciaban.

 

Tomando como base la década de los 70, el vocalista de Dandy Warhols empezó a trabajar en el proyecto, lo terminó, lo borró y volvió a empezar, tardó 10 años en concretarlo como una novela gráfica impregnada por las entrevistas que realizó durante sus visitas a Berlín, recopiló memorias (entre ellas las del robot Karl Bartos) y creó junto con Leitch una ficción histórica que involucra una banda ficticia.

 

En 2009 apareció ‘One Model Nation’, la novela gráfica que muestra ese momento en la historia a través de una banda de art noise que en realidad no es musicalmente importante, sin embargo el destino de sus integrantes si lo es en el contexto de la pandilla Baader-Meinhof, sus tácticas de guerrilla y sus políticas violentas en general, las mismas que inspiraron ‘The Invisibles’ de Grant Morrison.

 

 

La Red Army Faction complicó la evolución de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, pero en ‘One Model Nation’ se notan las razones por las que emergió el krautrock a través de una vibrante escena de rock progresivo, jazz experimental, música clásica y programación robótica, la cual generó el ambient, la electrónica y muchas otras expresiones en ambos lados del muro de Berlín.

 

Tomando como referencia a ‘Heavy Metal’, el proyecto de Courtney Taylor-Taylor obviamente nos recuerda a Kraftwerk, Can y Neu!, sin olvidar a Nina Hagen y Klaus Nomi, además de Iggy Pop, Lou Reed, Brian Eno y David Bowie; pero parten de ‘El héroe de las mil caras’ que tan buenas repeticiones nos ha brindado en literatura y cine, una estructura que plenamente nos permite ver la condición humana.

 

‘One Model Nation’ se sumó hace algunos años al arsenal de bandas ficticias favoritas, no la incluí en aquel especial que realicé en el programa hace más de un año, pero a un día de encontrarnos con Godzilla y la necesidad de un héroe, me pareció oportuno compartirles la historia de una banda industrial alemana que es blanco de su gobierno, se trata de agitación política como una ficción histórica y una fantasía de rock and roll que inicia en un concierto.

 

 

Brian Eno lanza My Squelchy Life , su disco perdido

Brian Eno anuncio el lanzamiento de  My Squelchy Life , su legendario disco perdido que finalmente vera la luz en una edición de lujo en vinilo que también incluirá un código de descarga del material en mp3 y el track inedito  Rapid Eye . Originalmente  My Squelchy Life  sería lanzado en septiembre de 1991, pero fue detenido a la última hora. El álbum era el regreso de Eno a la estructura básica de canción, sorprendente en ese momento después de haber lanzado material sumamente experimentales como  Taking Tiger Mountain (By Strategy)  (1974). A pesar de haber sido cancelado el lanzamiento de  My Squelchy Life , algunas copias promocionales en casete fueron enviadas a la prensa, por lo que algunas publicaciones rese�aron el disco, tambi�n circularon algunas copias piratas de aquel casete entre los fanáticos del creador de la música ambient. Aparentemente fue escuchado por pocos, pero gran parte del material fue reciclado en a�os posteriores en los siguientes álbumes de Brian Eno. Finalmente se autorizo el lanzamiento de  My Squelchy Life  en el 2014 como parte de una edición expandida de dos discos de  Nerve Net  (1992) editada por All Saints Records, sin embargo esta ser� la primera vez que el álbum sea editado en vinilo. El track extra Rapid Eye también es una verdadera joya, ya que evoca los años de Eno colaborando con Talking Heads.  My Squelchy Life  A1. I Fall Up A2. Not To Fail In The Harness A3. My Squelchy Life B1. Some Words B2. Tutti Forgetti B3. Stiff C1. Juju Space Jazz C2. Under C3. Rapid Eye D1. Everybody s Mother D2. Little Apricot D3. Over

-->