hi

Blonde Redhead – La belleza del disco, en vivo

Los discos terminan su evolución una vez que son presentados en vivo, sin embargo, algunos quedan resguardados en el baúl de recuerdos y solamente aquellos que llamamos “hits” cobran mayor significado a través de los años. Dicha teoría, por llamarlo de alguna forma, es una falacia en voz de Blonde Redhead y la noche del lunes en el Foro Indie Rocks! fue la evidencia de que los discos deben prevalecer en la escena de nuestras vidas para siempre.

Los discos merecen un altar pues debemos darnos cuenta de que el presente nos ha vuelto un consumidor de canciones y no de discos completos. ‘Melody of Certain Damaged Lemons’ (2000) fue reinterpretado de principio a fin frente a un espectador atento y sucumbido ante el intacto sonoro de una producción que fue grabada hace 17 años. La voz limpia de Kazu Makino y la alternancia fría, fuerte y ruidosa de Amedeo Pace establecieron dos niveles en el público: explosividad y tranquilidad.

El poco diálogo que tuvo la banda con el público sirvió para marcar una distancia entre el silencio y el júbilo de la gente. Sin el contagio del grito excesivo y la fina armonía de los vocales, las letras se tradujeron en forma plural, donde adultos y jóvenes se confinaron en un mismo grupo mientras afuera la lluvia arrasaba.

Las sorpresas llegaron cuando nos dieron una probada de su más reciente EP ‘3 O’Clock’ en el que ‘Where Your Mind Wants to Go’ lució como la más serena de la noche y la que logró unir los labios de muchas parejas y los brazos de otros. Makino, de espaldas al público, tenía un compromiso con su guitarra del que todos fuimos testigos para aplaudir y olvidarnos por un rato del celular.

La mayor sorpresa quizá fue reversión de ‘Dripping’ y que fungió como antesala de una despedida (pausa) para dar paso al encore que muchos estaban esperando, pues en él aparecieron las favoritas del público, ‘Elephant Woman’ y ‘23’ para hacer de su primera de dos noches una velada en honor al recuerdo, pero sobre todo una invitación a la comprensión del disco como si fuese libro. Lo bello del disco es su atemporalidad y en el que por momentos nos hace sentir eternos.

Semana IR!, día 2: Ramona y Blonde Redhead

#SonicArsenal – 4AD, el sello de construcción femenina

 

El primer día de 1980, inició el fast forward resumido en las siglas 4AD, la visión del sonido desde la perspectiva del que se alimentaba con la historia de la música y que al mismo tiempo intentaba crear un nuevo panorama, poco sabía Ivo Watts-Russell que su perspectiva definiría de muchas formas la década de los 80, mucho menos que sería cautivado en numerosas ocasiones por voces femeninas y que estas a su vez determinarían el sonido del sello discográfico.

 

No solo se trata del número de mujeres dentro de 4AD, sino del tipo de voces femeninas que tenían una perspectiva inefable. No era un enfoque de estrellas de pop o de personalidades que pudieran explotarse visualmente, sino sobre la música. Había algo extraordinario en ellas, algo emocional y visceral, algo básico y sin embargo complejo. Aunque algunos criticaron a lo largo de los años que el sello careciera de una consciencia política, debido a su concepto de belleza contagiada a través del oído, de algo no se pudieron quejar: la contribución de 4AD a la visibilidad y la promoción de la mujer.

 

El libro ‘Facing The Other Way: The Story of 4AD’ de Martin Aston buscar trazar la historia en tiempos de Ivo Watts-Russell, se va revelando la manera en que esas voces crearon junto con el arte de Vaughan Oliver el concepto 4AD. La energía masculina de Bauhaus, In Camera, Blue Soul y The Birthday Party en los años de formación del sello, lentamente se inclinó hacia un espíritu más femenino y andrógino, “pero atravesado por una racha tenaz (no es de extrañar que los gays se sientan atraídos por 4AD). Ivo no era gay, simplemente estaba hipnotizado por las mujeres – su presencia, la forma, la energía y el sonido. Ningún otro A&R hombre o mujer, ni antes ni después, ha dado tantas oportunidades a las mujeres artistas”.

 

 

La mística de los artistas de 4AD siempre estuvo en la música reforzada por el empaque y el arte de cada material. En su primera década prácticamente era un sello de múltiples capas, necesitabas hundirte en los sonidos y las imágenes para acceder a la noción completa, bajo esa idea de inmersión no resulta extraño que casi todos los que se unieron a la disquera fueran bastante tímidos, en algunas ocasiones hasta eran considerados misteriosos o arrogantes, en realidad era el club de criaturas frágiles de 4AD, incluso cuando muchas de ellas tenían un origen en el punk.

‘Facing The Other Way’ expone que “con el el número de mujeres Ivo logró crear regularmente un ambiente libre de la insensibilidad-alfa macho que habría sido notable en cualquier industria. Para los estándares de la industria de la música, era notable”. Solo en ese ambiente podrían haber surgido y continuado tantos proyectos como The Amps, Belly, The Breeders, Cocteau Twins, Dead Can Dance, Laurie Anderson, Lisa Germano, His Name Is Alive, Lydia Lunch, Lush, Stereolab, Throwing Muses, Xmal Deutschland y el celebrado proyecto colectivo This Mortal Coil, que logró reunir en algunas ocasiones todas esas voces en un mismo espacio.

 

4AD no firmaba bandas de moda, se trataba del buen gusto y un aspecto distintivamente femenino una gran parte del tiempo. Para el final de sus años en 4AD, Ivo había trabajado con veintiséis solistas o bandas con cantantes y músicos femeninos, una proporción similar a la cantidad de artistas masculinos con los que colaboró el sello.

 

Aunque se podría pensar que el estancamiento de sonidos que sufrió 4AD durante años podría haber afectado la inclinación por voces femeninas, curiosamente, el número de mujeres artistas firmados en la nueva era de la disquera coincide con el de Ivo, por lo que ha logrado que las mujeres aún sean visibles en la música contemporánea con nombres tan notables como los de Anni Rossi, Blonde Redhead, Camera Obscura, St. Vincent y Tune-Yards, la única diferencia es que el 4AD del presente es una etiqueta muy diferente, pero todavía logra mostrar el fast forward de la idea inicial.

-->