hi

The Menzingers – ‘After The Party’

Científicamente la llamada Crisis de la Mediana Edad se conoce como aquel tiempo en que en el momento menos esperado, comienzas a aceptar una serie de cambios y de costumbres que sin alguna ley escrita, hay que dejar algunas cosas atrás para no parecer ridículo, penoso o lamentable. Prácticamente tu vida debe de olvidarse casi en su totalidad de actividades placenteras o de recreación. Se tacha de inmadurez a aquel que aun no consigue una pareja estable, que en su soltería destina una buena cantidad de su ingreso en diversión.

 

Y no es que todo esto sea una realidad dentro del “deber ser”, con el avance tan intenso en materia social parece que ya cada vez es menos relevante tener que comprometerse en matrimonio a cierta edad, la tragedia de quedarse solos que la presión en la sociedad ejerce (familia, amigos, etcétera), no debería ser un compromiso ni una garantía de felicidad, de hecho… no lo es. De cierta manera, esa presión social que nos llega en materia de publicidad, artículos, programas y por supuesto en conversaciones interpersonales, muchas veces acaba por consumir los sueños y las costumbres, integrándonos inconscientemente a esa famosa Crisis de la Mediana Edad.

 

Y es lo que le sucede a los miembros de The Menzingers, que en su quinto álbum ‘After The Party’ el tema central es precisamente el paso de los 20 a los 30. Los de Pensilvania muestran su miedo a lo que vendrá al entrar a una nueva etapa sintiendo que todo lo bueno va a terminar. “¿A dónde iremos cuando los veinte se han acabado?” se preguntan en ‘Tellin’ Lies’, y así consecutivamente cada track hace referencia a las situaciones maduras encomendadas por el imperante “deber ser”. Reflexión, tristeza, esperanza, recuerdos y principalmente incertidumbre.

 

Musicalmente se mantiene la base punk-americana que caracteriza el estilo de la banda, con pequeños cambios que van más a la melodía pegajosa. En las rolas que canta Greg Barnett encontramos un sonido punk- americana muy a la Gaslight Anthem o Hot Water Music, y en los que interpreta Tom May suenan más a Mark Hoppus de Blink 182. Sin llegar a ser la cúspide en la trayectoria del grupo, ‘After the Party’ está teniendo mejor aceptación gracias a esa parte amigable en los coros y arreglos melódicos.

 

Destacan ‘Lookers’, ‘Tellin´Lies’, ‘Bad Catholics’ y ‘Thick as Thieves’. ‘After the Party’ es una buena manera de expresar la duda ante la llegada de una nueva etapa generacional, que no es otra cosa más que adaptación y entendimiento al hecho de que crecer es continuar aceptando que la vida no es tan fácil como la esperamos.

-->