Aurelio Nuño

Lo que ha sucedido con el escándalo alrededor de la Secretaría de Educación Pública (SEP) por haber gastado 1,963 millones de pesos en Comunicación Social, cuando el Congreso de la Unión sólo había aprobado una partida de 70.6  millones de pesos, ha sido un ejemplo de lo representará, en los hechos, la Ley Chayote.