hi

At The Drive-In

 

A principios del siglo XXI, la manera de escuchar música nueva seguía siendo una labor estratégica y desgastante, claro que los medios de siempre como lo que  se toca en las estaciones de radio y los canales los videos especializados eran los principales. Pero había una forma en la que los clavados en la música nos deleitábamos y dedicábamos bastantes horas para satisfacer esa inquietud de conocer propuestas. Ese camino eran las revistas.

 

Justo en una edición de la CMJ de Nueva York, que fue de las primeras en incluir un CD de promo con tracks de bastantes géneros y bandas fue que conocí At The Drive-In, la rola era ‘Rascuache’ de su EP ‘VAYA’ del 99, no me voló la cabeza pero sirvió para saber de dónde venían y lo que habían hecho anteriormente sin inquietarme por conseguir su material. Pocos meses después en Tower Records hojeando una de las últimas ediciones de la famosa Melody Maker de Inglaterra, vi la reseña del ‘Relationship Of Command’ y una entrevista con Cedric y Omar. La calificación era de 9 para el disco y decía algo más o menos así como la banda que tienes que seguir y la primer obra de arte en el rock del nuevo milenio. Decidí comprar la revista para la colección de papel y busque el álbum.

 

Fue en un Mixup donde después de unos días estaba en el mueble de las novedades y con un buen precio corriendo el riesgo obviamente de que a lo mejor no era lo que esperaba. Lo escuche en un discman de la tienda y ahora sí quede impresionado. Como siempre lo primero que hacía era presumirlo a los compas y recomendarlo. Todo ese año el disco que oía diario era ese. At The Drive-In comenzó a tomar popularidad en la escena mundial y casi todas las opiniones eran satisfactorias.

 

Uno de mis mejores amigos estaba en España estudiando y por mail le escribí que la banda iría a tocar a Madrid, que no se los perdiera por nada porque era la banda del momento. Me hizo caso, asistió y al otro día me escribe diciendo que no le gustó, que sonaban super mal en vivo y que además eran unos mamilas. La banda se hizo un poco de mala fama porque no les gustaba que se armara slam, argumentando que parecían monos descontrolados allá abajo. Incluso se decía que no les tocaba mucho tocar en vivo y sentían la presión de haber crecido tan rápido con el disco y en menos de un año decidieron separase.

 

Tuvieron  que pasar muchos años para que se reintegraran después de sus conocidos proyectos, y para el 2014 regresan y dan tour, solo era como nostalgia o por necesidad sin plan de crear nueva música. Pero el año pasado sale la nota de que están grabando nuevo disco y por fin sale a principios de 2017. Razón suficiente para rodar de nuevo y presentarse en varios lados para promocionar ‘In Ter A Lia’.

 

Y así, 17 años después deciden tocar por primera vez en nuestro país como ATD-I y la emoción no fue en balde. La curiosidad de que si sonaban mal, eran apáticos o sangrones terminó y conseguir la oportunidad de ver y escuchar en vivo temas de una de mis bandas favoritas realmente valió la pena. Gracias al bendito tráfico de la ciudad llegamos cuando el grupo abridor Le Butcherettes de Teri Gender Bender terminaba su set. Les fue bien con la respuesta del público según lo que nos platicaron.

Alrededor de las 21:30 horas se apagan las luces y en el escenarios resaltan unas plataformas color azul, las luces del stage se dirigen a los integrantes de la banda y la euforia de los espectadores aparece. No sabemos si por algunos ajustes en la lira o si era una especie de intro que tardará más de lo normal el comienzo de ‘Arcarsenal’, Cedric brincando y moviendo el micrófono como siempre, Omar más sereno realizando esos riffs potentes, hasta adelante se ve un poco de alboroto pero en general la gente se veía emocionada mas no eufórica. Con mayor atención a la banda puesto que la presencia y el desenvolvimiento de Cedric se impusieron en el stage. Del msmo ‘ROC’ sonaron ‘Pattern Against User’ y ‘Sleepwalk Capsules’, la respuesta era inmejorable.

 

Con predominio en la selección de rolas del ‘ROC’ e ‘In Ter A Lia’, de éste último tocan ‘Governed By Contagious’ y ‘Ghost-Tape No 9’ con buena aceptación, Bixler interactúa muy poco con el público  y solo dice algunas palabras en español.

 

Algo que me agradó mucho fue la conexión entre las canciones, como pequeños puentes sin dejar demasiado silencio que causan la intriga de lo que está por venir. La ovación se hace más grande al escuchar los primeros acordes de ‘Enfilade’ con una comunión en coros entre Cedric, Omar y Davis, ligandola con Invalid Little Dept. Cabe mencionar que la base de Tony y Paul suena contundente y precisa.

 

Continúan con ‘198d’, la única pieza del EP ‘VAYA’ que aunque es una muy buena rola, su tranquilidad sirve como descanso, eso sí los coros fueron interpretados por muchos fans. Los gritos siguieron con ‘No Wolf Like President’, ‘Cosmonaut’, para dar pie a una de mis preferidas de su nueva producción, la genial ‘Call Broken Arrow’ que tuvo gran recepción de los asistentes. De ahí llego un momento excepcional con la fabulosa ‘Non- Zero Possibility’, ligada a la frenética ‘Continuum’ y concluir con la piel chinita que provoca ‘Napoleon Solo’, única rola del In/Casino/Out.

 

Yéndose con una gran ovación y esperando un encore de miedo (que no pudo ser), regresan y se revientan ‘One Armed Scissor’ como el grand finale. Como fans, uno espera un set más largo y lleno de trancazos, a muchos nos hubiera infartado escuchar ‘Rolodex Propaganda’, ‘Ursa Minor’ o ‘Hullahoop Wounds’. Sin embargo, es lo que ellos andan tocando actualmente y que la respuesta de la gente a una excelsa presentación haga que nos visiten de nuevo pronto y no hasta dentro de otros 17 años.

 

Enorme toquín donde tal vez la edad haya hecho que se olviden de ponerse divas y dar grandes presentaciones. Muy buen sonido, ejecución impecable y un público muy agradecido. ¡Gracias ATD-I!

-->