hi

Sonic Arsenal – De Antony a Anohni

Hace algunos años apareció ‘Turning’, un documental donde Antony Hegarty presentó con gran delicadeza y empatía la transformación, era la historia de varias personas, también era su camino hacia Anohni, ella, la persona que ya había hablado desde varias canciones, saltando de lo privado a lo público después de la serie de conciertos depositados en ‘Turning’.

“En mi vida personal, prefiero ‘ella’. Creo que las palabras son importantes. Llamar a una persona por su género elegido es honrar su espíritu, su vida y su contribución. ‘Él’ es un pronombre invisible para mí, me niega ” – Anohni

La mayoría de los documentales de conciertos intentan transmitir la experiencia en vivo a través del sonido espectacular y los múltiples movimientos de cámara que te llevan a un lugar mucho más privilegiado que el de primera fila, sin embargo eso no es lo que tenía en mente Antony Hegarty cuando se unió a Charles Atlas para capturar una de las giras que realizó con su grupo The Johnsons.

Por un lado, el vocalista perseguía la idea del desarrollo de la danza ejecutada ante la cámara que el director ha perfeccionado en los últimos años y que ha perfeccionado a través de su serie de retratos Instant Frame, Charles Atlas le dio una nueva perspectiva al concierto al crear un baile de rostros capturados en un escenario aparentemente estático, mezclando flores, luces e iconos femeninos, acumulando capas de expresiones faciales que se adaptan a cada canción de Antony and The Johnsons.

En el documental, Hegarty deseaba capturar las intenciones más que la interpretación, las canciones tienen la intención de introducirnos a cada rostro, llevarnos a la idea detrás de ese tour donde las mujeres giran frente a una cámara para convertirse en elementos visuales en la pantalla detrás del grupo. Por esa razón Turning no es precisamente sobre la música, mucho menos sobre Antony and The Johnsons, sino el concepto, el giro en la vida y las diversas emociones emergiendo de la transexualidad.

 

Siendo un espectáculo donde las canciones son sobre lo exótico, la inocencia, la metamorfosis y la androginia, las entrevistas conducidas por Hegarty son como la apariencia del vocalista, delicadas y emotivas, de la misma forma se desenvuelven las imágenes proyectadas y los pocos momentos que se aprecian de la actuación en directo.

Esencialmente es un concierto de alto concepto, es un dar vueltas emparejado con la actuación de un grupo convencional y un Antony de voz trémula, con un fondo de vídeo de superposiciones y efectos de retardo realizados por Atlas, pero sobre todo es una serie de historias, son 13 personas rotando lentamente en el escenario y revelando en la pantalla su orientación sexual, sus propias extravagancias y lágrimas de sobrevivientes de la discriminación, incomprensión, violencia o incluso ser la última de un grupo de amigos que murieron por la epidemia de VIH en los 80, detalles que no son evidenciadas a través de sus poses estáticas en el escenario porqué ahí Hegarty les pide recordar un momento en que se sintieron amadas, para acompañar el tono de sus canciones, pero cada entrevista nos permite aprender un poco más sobre ellas y su lucha por el auto-descubrimiento y la aceptación, con diversos grados de visión.

Como se nos muestra en Turning, las canciones parecen ser la síntesis de esas historias, con Antony revelando poco de si mismo, pero mucho de su forma de ver el mundo, dando vueltas a través de un documental musical que crea una experiencia íntima que encarna la transformación y la feminidad moderna.

-->