hi

Jeff Bezos construye un reloj de 10 mil años, cerca de México

Un gigantesco reloj de 42 millones de dólares, financiado por Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, está siendo ensamblado adentro de una montaña texana, muy cerca de México, para marcar el tiempo por 10 mil años sin alguna intervención humana.

The Times recuerda que la monumental pieza, que se parece a algo de una guarida de villano de Bond, es la creación de Danny Hills, un teórico computacional que primero estaba consternado en los años ochenta de que la gente tuviera una “barrera mental” de ver al año 2000 como el límite del futuro.

El señor Bezos, el fundador de Amazon, anunció hace unos días que la construcción estaba en marcha dentro del eje de 500 pies en la cordillera de la Sierra Diablo y publicó material videográfico de grandes engranajes siendo ensamblados. Se desconoce cuándo el reloj será completado, pero aparentemente pretende alentar el tipo de pensamiento a largo plazo que beneficiará no solo a nuestros niños sino a 500 generaciones.

Los creadores de la máquina aclaman compartir la “misma filosofía” como los constructores de las pirámides de Giza, que tienen cuatro mil 600 años.

El señor Bezos ha dicho que el cree que los rápidos avances tecnológicos significan que nos estamos volviendo un peligro para nosotros mismos y necesitamos un recordatorio de pensar más allá de nuestras acciones. El multimillonario de 54 años, que posee la tierra en donde el reloj está siendo construido, espera que perdure más aún que los Estados Unidos y civilizaciones enteras.

Narra The Times que el profesor Hills originalmente concebía una pieza de tiempo que haría tictac una vez al año, con una mano centurial moviéndose cada cien años y un cuckoo emergiendo cada milenio. La Fundación sin fines de lucro Long Now Foundation, nombrada por uno de sus directores, el enigmático productor musical Brian Eno, fue fundada en 1996 para hacer el concepto realidad.

El reloj va a ser accesible para visitantes que entran la ladera a través de una serie de puertas de acero, después suben unas escaleras cortadas en la piedra caliza alrededor de los trabajos. Será hecho en su mayoría de acero y titanio de nivel marino y tendrá 20 engranajes gigantes, cada uno midiendo ocho pies de largo y pesando mil libras (450 kilogramos). El montón de contrapesos que dirigen el mecanismo pesaran 10 mil libras.

El péndulo de seis pies que gobierna el tiempo de reloj se moverá a un ritmo “satisfactoriamente lento”, haciéndolo hacer tictac cada diez segundos, haciendo un fuerte eco dentro del hueco de la escalera.

El reloj normalmente estará propulsado por un sistema termal que aprovecha la diferencia de temperaturas de la superficie de la montaña y el interior para mover las barras de metal y girar los engranes. El mecanismo también puede ser girado por los visitantes girando un cabrestante, proporcionando la energía necesaria para funciones extras, tales como campanadas programadas por el señor Eno para tocar una melodía diferente cada día.

Los visitantes podrán subir las escaleras a una cámara cerca de la superficie para ver el tiempo en una de marca de 8 pies. Aunque el reloj siempre “sabe” el tiempo, para conservar energía los visitantes tendrán que girar una rueda hasta que aparezca.

También habrán cinco cámaras de aniversario “tamaño cuarto”, donde shows mecánicos serán accionados cada uno, diez, 100, mil y 10 mil años. La cámara de un año va a presentar un modelo en movimiento de nuestro sistema solar y los montajes para los espacios serán decididos en el futuro – dejando campo para el cuckoo de mil años concebido por el profesor Hills.

El equipo cree que las condiciones secas, y estables dentro del eje deberían preservar la maquinaria en buenas condiciones de trabajo durante milenios. Ellos citan las condiciones de los ajuares funerarios en las antiguas tumbas egipcias y dicen que la tolerancia de la maquinaria son suficientemente grandes que cualquier película oxidada no afectará su toma del tiempo.

La remota locación deberá mantener a los turistas alejados. El señor Bezos dijo: “Visitar el reloj representa un compromiso. El aeropuerto más cercano está a varias horas en auto, y el camino a pie es escarpado, levantándose casi dos mil pies sobre el suelo del valle”.

Algunos de los seguidores del señor Bezos en las redes sociales eran escépticos. Uno tuiteó: “¿Otro proyecto de vanidad? ¿Por qué no plantar un bosque que sobreviviría 10 mil años en lugar de un reloj que no significará nada, ya que nuestro planeta no será habitable en 10 mil años? ¿Qué pasa con estos llamados filántropos?”

 

Ambiciones elevadas de los super ricos

 

 

 

 

 

 

Traducción libre de un texto publicado en The Times:
https://www.thetimes.co.uk/article/cuckoo-jeff-bezos-builds-10-000-year-clock-in-the-sierra-diablo-mountains-r29fz5qq8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo reloj aspira a ser inteligente

Drones y relojes inteligentes, peticiones continuas en la lista de deseos del 2015. Mientras se regulan las áreas de vuelo y Amazon decide como funcionará su nuevo sistema de envío, los wearables se vuelven nuevamente el tema, sobre todo cuando el uso de relojes tradicionales parece obsoleto ante los smartwatches, tanto por el diseño y acabado de los mismos, sin embargo nos interesó más la posibilidad de tener ambos mundos, poder dotar de funciones inteligentes a los relojes tradicionales gracias a Chronos.

Es un pequeño dispositivo de forma circular que se acopla a la parte trasera de los relojes tradicionales mediante un sistema de succión, gracias a la conectividad Bluetooth 4.0 podremos recibir alertas mediante vibraciones de las notificaciones recibidas en nuestro smartphone.

Acompañado de una app para iOS y Android, Chronos nos permite configurar la notificación de las novedades haciendo uso de sus luces LED, como otroas dispositivos promete integrar el registro de la actividad física. Es compatible con el 80% de los relojes tradicionales comercializados en la actualidad, por lo que podría tratarse de un accesorio interesante para muchos usuarios que no tienen entre sus planes integrarse completaamente a los wearables. El dispositivo comenzará a venderse a partir de la primavera por un precio de 99 dólares.

-->