hi

La juventud, no es necesariamente un tema de inexperiencia: Patricia Ortiz

Patricia Ortiz, quien se convertirá en la alcaldesa más joven en la Ciudad de México, afirma que el principal problema en su bastión, la Magdalena Contreras, es la polarización, pues dentro de ella convergen dos tipos de sociedades: los que viven en la fastuosa San Gerónimo Lídice y aquellos, como los de Tierra Colorada, donde el agua corre por medio de mangueras…en el mejor de los casos.

Inseguridad, violencia, pobreza y letargo educativo serán el tema a contrarrestar en la demarcación y para ella, la edad no es un impedimento.

Con 2 a 1 de preferencia en la votación del 1 de julio, Ortiz reconoce que su triunfo, así como el de Andrés Manuel López Obrador fue un tsunami, en especial para el PRI, el partido que quedó en segundo puesto en la demarcación y en tercero a nivel nacional.

Después de 6 años de construcción territorial y de partido, la futura alcaldesa celebra, en entrevista para #Alternación101, que ahora se ven los resultados del trabajo; además ve con buenos ojos que la gente saliera a decir ya basta y a votar en los pasados comicios “con tal de sacar al viejo régimen”.

En su trayectoria resaltan sus cargos como diputada constituyente, presidenta de Morena en Magdalena Contreras y Secretaria Nacional de juventudes -por mencionar algunas-,  que advierten que no es una candidata sacada de la manga.

Un trabajo de cuatro años, casa por casa, conociendo a los vecinos, colocó a Ortiz, licenciada en política y gestión social de la UAM Xochimilco, en la mira de la gente de la delegación.

“Empezar a demostrar que hay nuevas formas de hacer política y plantear que hay nuevos cuadros y nuevos rostros” fue parte importante, especialmente porque los caciques locales habían hecho mucho daño, recuerda.

Con un gabinete donde predomina la gente mayor, la juventud morenista comienza a brillar: la futura secretaria del trabajo, Luisa Alcalde y Román Meyer, propuesto para dirigir la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) coinciden en edad y generación con Ortiz Couturier, y han demostrado que su experiencia política no es casual ni reciente.

“El tema de la juventud, no es necesariamente un tema de inexperiencia”, sentenció.

Promete tres años de mucho trabajo, de motivar la participación ciudadana y recuperar los programas sociales, de un gobierno que dejé de estar atrás de un escritorio y que pueda dialogar con la gente, en resumen: “un gobierno más humano”, que deje atrás a los ciudadanos de primera y de segunda, los déspotas pues.

Sobre el tema de la austeridad, confía en que sí se beneficiará la población. En respuesta a quien dice que esta política pueda dañar la operación de los gobiernos, Ortiz sostiene que el entenderse como funcionario público es comprender que la función es servir no servirse.

Indica que los nuevos cuadros críticos dentro de la administración pública son los que deben hacer entender que los excesos eran algo incorrecto, algo que no va con la condición política, y social que vive el país.

En cuanto a la multa que impuso el Instituto Nacional Electoral (INE) por 197 millones de pesos a Morena por presunto desvío de recursos de un fideicomiso indica que las definiciones de la autoridad electoral fueron un mal juego.

“Se fue a la gente, de eso no tengo duda”, apuntó.

 

Toda mi vida ha sido por puro milagro: El Mijis

Pedro César Carrizales Becerra, quien es mejor conocido por su sobrenombre El Mijis, ha librado su primera batalla al resultar diputado electo por el distrito ocho de San Luis Potosí, sin embargo, el ser un “chavo banda” le ha traído otra lucha: contra la discriminación y los estereotipos, algo que no representa un tope para este expandillero que quiso ser actor y que afirma que toda su vida “ha sido por puro milagro”.

“Le pido a la gente que no me juzguen antes de tiempo, que no me pinten de malandro, denme chance de hacer mi trabajo”, dijo El Mijis en entrevista para Alternación 101, en donde aprovechó para aclarar que él no ha robado, matado ni ha estado en la cárcel como ha estado circulando en redes sociales tras divulgarse una serie de fotos de él como integrante de pandillas.

Carrizales tiene el paranorama claro. Afirma que desde su escaño en el Congreso luchará por poner en la agenda políticas públicas adecuadas que beneficien a los “chavos banda” y a la juventud en general, con un enfoque en derechos humanos.

 

Yo quería ser actor

Pedro César Carrizales Becerra confiesa que él quería ser actor, pero que le tocó vivir en un entorno en donde había puro “chavo banda”.

“Mis papás se divorciaron por cuestiones de violencia, entonces nos cambiamos a otra casa y nos juntamos con otros amigos, comenzaron a convertirse en mis carnales y después vinieron los malos hábitos, porque uno busca identidad y pertenencia”, cuenta.

Acepta que en ese camino tuvo varios tropiezos e hizo cosas que no le enorgullecen, pero que el victimizarse no es su finalidad y que lo que lo define no es lo que le pasó, sino la persona que quiere llegar a ser.

La muerte de su madre fue el episodio que lo hizo reaccionar, aunque primero tuvo que pasar por una fuerte depresión que incluso lo llevó a intentar suicidarse en diversas ocasiones, hasta que un “milagro” lo llevó a darse cuenta de que “estaba destinado a hacer cosas buenas”.

 

“Entré a la política por puro milagro; toda mi vida ha sido por puro milagro”, afirmó.

Rojos y amarillos

“Soy albañil. Mi primer empleo fue en el Museo de la Máscara en San Luis Potosí, el gobierno no nos quiso pagar y pusimos pancartas, hicimos protestas. Llegan todos los medios a registrar, porque era tiempo electoral, llegaron partidos amarillos y rojos… me fui al amarillo”.

Comenta que estando en ese partido comenzó a implementar programas como el de “Pintando tu cantón”.

Posteriormente se muda a Convergencia y afilia a más de 14 mil personas, “le cubrí casi 35% del padrón que tenía y me hacen invitaciones para proyectos, para que sea director del Injuve en el municipio de Soledad, y empezamos a hacer muchos programas de prevención”, narra.

Su proyecto alcanzó otro nivel cuando, respaldado por Movimiento Regeneración Nacional, el Partido del Trabajo y Encuentro Social, resultó ganador en las elecciones del pasado 1 de julio.

Desde esta plataforma, aseguró que presentará iniciativas que permitan la reinserción de los reos a la sociedad a través de programas que les permitan tener oportunidades cuando salgan de la cárcel, para evitar que vuelvan a delinquir.

 

¿Te perdiste la entrevista con “El Mijis”? Escucha el programa completo aquí.

 

Su proyecto ha logrado trascender a través de su enfoque en cinco ejes: el apoyo al deporte, la cultura, la ecología, el empleo temporal y el pacto de civilidad, que ha ayudado a bajar los índices de violencia en las comunidades.

El movimiento de Carrizales Becerra no es nuevo, pues a través de la creación del Movimiento Popular Juvenil ha promovido desde el 2009 programas sociales y actividades de empleo para jóvenes inmersos en las pandillas, en el que, señala, ha logrado ayudar a más de cuatro mil personas.

Aunque su trabajo en la Cámara aún no ha dado inicio, El Mijis ha señalado que, pese a las críticas, está preparado y se seguirá preparando: “No vengo de la cuna de Moisés, pero tampoco soy un criminal; se puede cambiar”.

 

 

El sublime momento de la elección

La explicación me pareció sensacional: es el momento más sublime de la democracia, cuando el poder del Estado queda en manos del ciudadano. Se refería a desde el momento en que se entrega toda la papelería e infraestructura de una casilla electoral al Presidente de casilla, el día de la elección, el momento del escrutinio, y la entrega de resultados al comité distrital. Durante todas esas horas auténticamente el poder completo de la organización electoral y del Estado democrático mexicano queda en manos de los ciudadanos. Me pareció una explicación sensacional porque siempre se nos ha presentado como una responsabilidad y una obligación de la que oía a gente renegar. Esta perspectiva, me daba una nueva forma de ver, completamente distinta, la importancia, privilegio y responsabilidad del proceso electoral. Es auténticamente el momento en que todos los mexicanos efectivamente tomamos el poder del País para ejercer la decisión de autoridad que nombrara a los futuros responsables de guiar nuestro destino. Es el momento en que inicia el ejercicio de responsabilidad civil de cada uno de nosotros al nombrar a quienes consideramos los más aptos para el cargo de conducir el destino del País en función de nuestra experiencia de vida en el mismo. Es el momento en que decidimos quienes son los más aptos, de acuerdo a las credenciales que nos presentaron en campaña, para proveernos seguridad, servicios, estabilidad social y económica que genere recursos para contratarnos en trabajos que nos den los recursos para la vida, para nuestras vidas. Más allá de retoricas, es el momento en que asumimos la responsabilidad de la conducción de nuestras propias vidas en la sociedad en la que vivimos.

Si bien los partidos políticos se han encargado de pervertir este proceso natural de selección laboral para convertirla en creación de ejércitos de peones que refuercen pequeños núcleos de utilización funcional en la búsqueda de riqueza económica a través de la manipulación del poder como una retórica de chantaje, extorsión, posicionamiento corporativo y el consecuente posicionamiento ‘privilegiado’ en el orden social con sus consiguientes abusos económicos y dispendios ignorantes, en realidad el momento del voto, visto así, como ese privilegio y responsabilidad de asumir por unas horas el poder del Estado, es el inicio de nuestra participación ciudadana. Al votar nombramos a quienes pensamos pueden hacer mejor el trabajo de garantizarnos una subsistencia digna y con oportunidades de placer familiar, personal, integral. Sin embargo una vez nombrados los nuevos responsables de nuestras vidas, ese papel de asignación de funciones que debería ir seguido de la labor de auditoria y persecución de reportes que confirmen que nuestra decisión fue la correcta, lo perdemos. Nos perdemos. Descuidamos nuestra decisión. Una actividad ciudadana que debería ser permanente exigiendo cuentas a los ganadores de nuestra confianza tanto así como para inyectar la humildad, modestia y sentido del deber que los elegidos deberán tener para con nosotros, los mandatarios auténticos en una sociedad democrática, la dejamos sin ejercer.

La estridente dialéctica que han construido los partidos y que nos llevó en los últimos meses al más confrontacionista proceso electoral de la historia reciente, es un reflejo de los niveles de radicalización a los que ha llegado la competencia por el poder, no por la búsqueda del convencimiento del elector. En alguna parte de la continuidad del sistema, esa óptica se perdió. La del respeto al votante. Y la confrontación de esos núcleos de utilización funcional y sus peones en todos los frentes -medios de comunicación, periodistas, propagandistas, agitadores, elites empresariales, organizaciones no gubernamentales, clubes, etc, etc, etc,-  se concentró en el ataque a otros núcleos, enfocando sus discursos, sus estrategias de propaganda, su metodología de destrucción del adversario, sin importar el protagonista de esta historia: el votante. Así, sin límites emocionales o racionales, los partidos y sus representantes se dedicaron a utilizar patrimonialistamente los recursos que les dimos de forma ofensiva solo considerando la extinción del adversario por todos los medios. La opinión publica, esa, la del votante que somos los dueños del Estado mexicano por esas horas decisivas, fue ignorada y solo tomada en cuenta como referente para medir el tamaño del impacto del daño. En esta infinita demagogia las informaciones que deberían estar destinadas a buscar nuestro convencimiento por uno o por otro candidato a nuestra confianza, fueron sustituidas por datos y estadísticas que repitieron una y otra vez como ciertos hasta que les convino. Entonces, tanto esa información, como cualquiera generada en campaña, se convirtieron en falsos, poniendo en duda cualquier seriedad de la información diseminada incluyendo aseveraciones que aseguraban dar certeza sobre la capacidad personal de los candidatos basados en no más que su propia aseveración de que lo eran, sin ninguna prueba o garantía de su afirmación, despreciando, creo, la importancia de nosotros, los garantes del triunfo. Despreciando en el fondo el respeto a nuestro papel como mandatarios de su papel en la conducción del País.

El momento más sublime de la democracia, me pareció la mejor definición del momento del día de la elección. El momento en que ejerceremos el voto como un juicio que resumirá la percepción que tuvieron en nosotros los distintos candidatos y que nos da el poder de efectivamente poner en su lugar histórico la insensibilidad para responder a nuestros reclamos y necesidades, o el acierto de saber comprender nuestra circunstancia y las preocupaciones que la forman.

Este momento sublime puede dar cualquier resultado. Y si es la alternancia deberíamos de darle la bienvenida porque ciertamente es la esencia de la democracia.

El no permitir que se olvide el papel fundamental de nuestra decisión solo radica en la insistencia en no dejar de observar, criticar, auditar, exigir reportes, respuestas, resultados, que prolonguen en su esencia ese momento sublime de poder que, en realidad, siempre está presente en el reconocimiento de nuestra existencia en sociedad, en la comunidad que construimos juntos a un País.

Reflexiones sobre la plática con Luis Farías (@LUISFARIASM) en el especial #AlterNacion101 del jueves 28 de junio 2018.

Alternación101

Con el inicio de este 2018 vimos también la llegada de lo que nos esperaba a la vuelta de la esquina: el inicio de las precampañas y las campañas electorales, tan insufribles para muchos, pero necesarias no solo para la renovación de la presidencia de la República, sino también de los poderes legislativos, alcaldías y varias gubernaturas a lo largo y ancho del país. 

Por ello, iniciamos el año con #Alternación101, un proyecto cuyo objetivo primordial fue presentar la información y las voces de los protagonistas de la contienda sin filtros y sin sesgos que muchas veces se le da a este tipo de contenidos. 

Así, al ritmo de “The Revolution Will Not Be Televised”, de Gil Scott-Heron,  el 17 de enero Luis Gerardo Salas dio el banderazo de salida de esta emisión, presentando a también a su conductor, Luis Farías Mackey, analista político y abogado con todas las credenciales para encabezar este programa. 

Desde la primera entrega de Alternación tuvimos invitados especiales, en este caso con el consejero del INE Marco Antonio Baños, con quien hablamos de la seguridad en torno a nuestra principal herramienta para identificarnos y ejercer el voto en México: la credencial con elector.

En la segunda emisión de Alternación contamos con la visita del ingeniero, empresario y conferencista de Diego Rendón Peral, además de una charla con el consejero electoral Ciro Murayama, acerca de los gastos que no reportaban los precandidatos a distintos cargos. 

Fue también desde la segunda emisión de Alternación cuando se sumaron a nuestro equipo el reportero Enrique Hernández, quien cada semana continuaría manteniéndonos al día con las noticias más importantes del momento, así como la periodista Paola Morales, editora de política del Huffington Post México, quien se sumaría con su opinión sobre el desarrollo de las campañas.

Durante las siguientes emisiones de Alternación pudimos empezar a meternos más a fondo y comenzar a tener entrevistas con el entonces candidato a alcalde de Azcapotzalco, Vidal Llerenas, así como Fernanda Caso, Julio César Vega, Dimas Concha y Alberto Aguilar Iñaritu

Por supuesto, también le dimos espacio a los candidatos independientes y abrimos los micrófonos para platicar con gente como José WoldenbergGuillermo Mora Tavares y Guillermo Ortiz Solalite, y tuvimos la visita de Daniel Moreno, director del portal Animal Político, quien nos presentó la iniciativa de Verificado.mx, dedicada a desmentir las llamadas fake news.

Tampoco perdimos la oportunidad de enfocarnos en otros temas, no menos importantes, como el llamado “voto joven”, el fuero y la corrupción y el inicio formal de las campañas.

Ya en abril, nos sumamos a medirle el pulso al clima político de las campañas y de los debates, y sumamos a la conversación a actores políticos y especialistas que, desde sus plataformas, comenzaron a enriquecer el nivel de las campañas, ya sea con propuestas o con análisis, como fue el caso de Pedro Kumamoto y México Evalúa.

También nos acompañaron colegas de otros medios, como Lilian Chapa (Nexos) y Demián Magallán (24 Horas), quienes enriquecieron la conversación con su análisis y sus datos duros.

Le abrimos los micrófonos a contendientes de distintos partidos y colores, como Jesús Martín del Campo (Morena) y Ángel Avila (PRD), y platicamos con el coordinador de campaña de Margarita Zavala, justo el día que anunció que declinaba su candidatura a la Presidencia de la República.

Otros personajes que nos acompañaron a lo largo de Alternación fueron Dario Ortiz PeñaNéstor Núñez (Morena), Virgilio Caballero y Santiago Portilla.

En las últimas semanas nos visitaron candidatos de otros partidos, como Gaby Salido (PAN) y, después de muchas semanas de intentarlo y de invitar a distintos actores políticos del PRI, finalmente accedió Luis Madrazo, vocero de la campaña de José Antonio Meade.

Finalmente, este miércoles 27 realizamos nuestra última transmisión antes de las elecciones, en vivo desde el Museo del Objeto del Objeto (MODO) que nos abrió sus puertas para charlar desde ahí con personajes como el candidato a la alcaldía de Tlalpan por el PVEM, Alfredo Adame y el candidato a legislador Ausencio Cruz, por Morena. 

Con todo este camino recorrido, y a unas cuantas horas de que se lleven a cabo las elecciones más grandes en la historia de México, dedicamos toda la programación de este jueves a proponer un espacio neutral pero consciente, sobre la importancia de la participación de los ciudadanos este domingo 1 de julio.

Te invitamos a sumarte a la conversación, durante todo el jueves, en este diálogo horizontal que seguimos impulsando, listos para abrazar el cambio, que ya estamos viviendo…

 

 

#AlterNación101 – 2018

 

Nadie escoge cuándo nacer.

A veces la vida da márgenes de planeación, pero siempre un giro inesperado termina lanzándonos al agua antes de tiempo.

Tal es el caso de este 2018.

Nadie en su sano juicio puede llamarse preparado para él: nacional, regional y globalmente, inauguramos tiempos de zozobra.

En lo interno nos azotan vientos de beligerancia y desencuentro. El desmantelamiento institucional se da la mano con el desdoro de la política y un abierto enfado ciudadano contra democracia y partidos.

La democracia hace mucho que dejo de entusiasmarnos para convertirse en uno de nuestros mayores desencantos y estorbos.

El segmento electoralmente mayoritario, la juventud, no quiere saber nada de política, gobierno y elecciones.

Franjas importantes del electorado se inclinan abiertamente por una mano dura como solución, sin sopesar los costos en libertades y derechos. Es tal la inseguridad y hartazgo que apuestan a la sumisión como salida.

Vivimos el hartazgo de la simulación electorera, con precampañas, precandidatos y pantomimas independientes que no son lo que dicen ser. La democracia reducida a espectáculo de descalificaciones, voracidad de poder y depredación.

Las autoridades electorales están rebasadas en cargas de trabajo y complejidades operativas. Su prestigio fue minado por una partidocracia que todo lo convierte en cuota y mercadeo.

La inseguridad es la gran derrota de México en tanto sociedad organizada en Estado.

La manipulación es el pan nuestro de todos los días y nuestra adicción al escándalo epidemiológica.

En ese contexto nacemos a la radio.

AlterNación es nuestro nombre y nuestro reto abrir y mantener un espacio de reflexión y análisis del acontecer político con acento en lo electoral, fresco, juvenil, irreverente, objetivo, plural e inteligente.

Nos interesa la política, pero despojada de sus atributos pendencieros, voraces, acartonados y soberbios.

Difícil hablar de política en la cacofonía de mensajes y en la rijosidad de la contienda.

Arduo en un clima sometido a la dictadura de las Fake News.

Azaroso en una conversación dominada por la superficialidad que impone lo vertiginoso de la postmodernidad cibernética y la vaciedad de la oferta política.

Casi imposible, además, en un lenguaje juvenil, desaprensivo, incrédulo y desenfadado.

Aún así, aceptamos el reto de privilegiar la inteligencia por sobre la emotividad, la materia gris por sobre la bilis, la ponderación por sobre la estridencia.

Pero por igual nos rehusamos a los cartabones y formalismos plenos de almidón y carentes de contenido y sentido.

AlterNación nace con ansias siempre nuevas de ver, sorprenderse y entender; discutir y cuestionar sin cuartel, pero con afán de construir acuerdos, pareceres, plataformas, consensos que, al menos, nos permitan entender y comunicar la realidad hoy y aquí.

En AlterNación sabemos que no hay verdades absolutas, ni dogmas inamovibles, ni temas intocables; por ello somos un espacio abierto a todos los vientos. Pero no somos barco a la deriva, por puerto tenemos la verdad, por brújula la inteligencia y sensatez, por carta de marear el diálogo agudo, respetuoso y tolerante.

Bienvenido a la travesía, promete ser divertida.

Escúchanos todos los miércoles de 6 a 8 pm en www.rock101online.mx/

-->