hi

Allison Crutchfield: Un ventarrón de furia y melancolía

Por: Sergio Benitez

Hace apenas tres años, Allison Crutchfield lideraba el poderoso trío de pop punk Swearin, banda que parecía ir en dirección directa a la fama indie, hasta que la llama se extinguió.

Algo similar sucedió con P.S. Elliot, otra agrupación en la que nuestra protagonista tocaba los tambores, y que después de dos álbumes también pasó a mejor vida.

Seguramente esta serie de sucesos desafortunados fueron los que impulsaron a la chica de Alabama a pensar en emprender una aventura como solista, misma que arrancó desde 2014 cuando, entre una banda y otra, dio a conocer su propio proyecto de pop experimental, con el que ha demostrado que su talento ha sido primordial en cada banda donde ha metido las manos.

Su EP debut llamado ‘Lean In To It’, es un material cargado de sintetizadores donde Allison presenta melodías profundas, letras que podrían ser claras epifanías sobre amor, miedo y angustia, pero también sobre romances juveniles que salieron mal.

 

 

Ya sea detrás de la batería, como en P.S. Elliot o desde la guitarra, como lo hacía en Swearin, Allison dejó ver su capacidad como compositora, con letras tan crudas como inquietantes, baterías alborotadas y guitarras feroces. Poseedora de una maestría para construir letras sarcásticas, llenas de angustia y crítica hacia lo duro y podrido que significa ser adulto.

En 2017 llegó ‘Tourist in This Town’; un disco donde el tedio parece comerse los temas románticos. Canciones que parecen ensayos de autoaceptación y ataques psicóticos que parecen hablar del dolor producido por la dislocación de alguna parte del cuerpo.

Con este álbum, que de hecho es su primer larga duración en solitario, Allison Crutchfield optó por un sonido synth-pop como el de finales de los ochenta, basado en sintetizadores apenas susurrantes, voces que imploran y guitarras pensativas que irrumpen de vez en vez, para ir hilando las anécdotas y soliloquios de la artista de veinte años, en un ventarrón de furia y melancolía.

También podría interesarte: “Escribir es perturbar a los cómodos y consolar a los perturbados”

-->