hi

El soundtrack de la vida – Happy place

La música tiene la particularidad de afectar nuestros sentidos, nos puede hacer sentir alegres, tristes, o conmovidos; puede asustarnos y hasta emocionarnos. Sin duda la música correcta en el momento correcto puede ser la solución diferencia para el éxito de un evento, lograr el efecto deseado, o simplemente mantener a la gente interesada en lo que está sucediendo. Siempre nos brinda esa happy place.

Para mí la música es muy importante y el acompañante ideal para cada ocasión, sin embargo, al contrario de Cerati, yo no pongo canciones tristes para sentirme mejor, a mí me gusta poner rolas poderosas, llenas de riffs, tamborazos, y voces que revienten los oídos.

Un gran ejemplo es ‘Highway to Hell’ de AC/DC. Inspirada en las largas giras de la banda a finales de los 70 esta rola se convirtió en un clásico instantáneo gracias a los arreglos de Angus Young y las letras de los hermanos Young y el entonces vocalista Bon Scott, quien fallecería seis meses después de que el track fuera lanzado. Si te gusta hacer air guitar y reventar bocinas, esta rola no solo levantara tu espíritu, tal vez hasta los vecinos llamen a la patrulla para callarte.

 

Mi segunda recomendación esta un poco más fresa pero también llena de power rockero y unos cuantos kilos de laca para el pelo; ‘Pour Some Sugar On Me’ de Def Leppard, fue producida por Robert “Mutt” Lange después de que escuchó a Joe Elliot tocar el riff aún cuando la producción del álbum ‘Hysteria’ de 1987 estaba casi terminada.

Para Lange faltaba algo en el disco, y aunque la producción ya estaba retasada, insistió en grabarla. Su feeling de productor pagó regalías cuando el sencillo llegó al número 2 del US Billboard 100. Si es buena para “Mutt” Lange, es buena para mi.

 

Ya en otras ocasiones he comentado de cuánto me gustan los covers, y mi última recomendación es, obviamente, un cover de ‘Cum On Feel the Noize’, originalmente de Slade y que en 1973 ingresara al número de los rankings del Reino Unido e Irlanda. La versión que mi corazón ochentero conoció primero, fue la de Quiet Riot de 1983. Una rola que no estaba destinada a ser covereada por el grupo, ya que Kevin DuBrow y Frankie Banali, literalmente la odiaban, sin embargo a pesar de esforzarse por tocarla mal para que la disquera también la odiara, el track fue grabado y se convirtió en el mayor éxito del grupo llegando al lugar cinco del Billboard Hot 100 y el álbum Metal Health al número 1.

Sin duda una buena dosis de guitarras estridentes, batería poderosa y voces potentes son capaces de sacarnos de cualquier letargo, físico o mental y ponernos en el humor que necesitamos para enfrentar los distintos escenarios de la vida en nuestro “Happy place”.

 

También podría interesarte: La fuerza política de la música

Hellions – ‘Opera Oblivia’

En la globalidad del rock es muy normal que en su mayoría sus mejores exponentes por cuestiones culturales sean de nacionalidad anglosajona o norteamericana. También sabemos que  existen regiones que nos han dado una gran cantidad de exponentes de acuerdo a un género en particular, por ejemplo, el death metal escandinavo, el hip-hop francés, la electrónica alemana o el hardcore neoyorquino. Son solo algunos ejemplos de que la música a través del tiempo se ha expandido y aunque las raíces de bastantes estilos sean generalmente del Reino Unido o Estados Unidos, hay sitios en donde se hace música de muy buena calidad.

 

Tal es el caso de Australia, que si bien  sabemos que su población es de tradiciones y lazos ingleses, sabemos la importancia de AC/DC, INXS, Bee Gees y Nick Cave. O cosas más recientes como Jet, The Living End, Wolfmother y los mismos Tame Impala; en general, de este país siempre surgen muy buenos exponentes de rock, aunque no predomine un solo estilo en específico.

 

Hellions son una joven banda de Sidney que se ha colado en el gusto de la población australiana y  un muy grato ejemplo de la clase de rock que se hace en esas tierras. Con sus dos primeras producciones lograron que los fanáticos del hardcore melódico les pusieran atención, y ahora con ‘Opera Oblivia’, su nuevo álbum, están acaparando los reflectores del público local, tanto que debutaron en el puesto número 4 de los charts australianos.

 

Con un punk melódico inicial, después de la desaparición de The Bride, su primera banda, han evolucionando su sonido, para este tercer disco experimentaron con bases más teatrales, letras con coros masivos, melodías que van de la rapidez a la suavidad y la inclusión de instrumentos como piano o cuerdas. De ahí precisamente surgió el título del álbum.

 

En verdad un muy buen material, que no podemos presumir de total originalidad en cuanto a estilo, pero si de algo que trata de identificarse y darle un pequeño giro al nivel de proyectos hardcore, post punk o metalcore. Para aficionados de ondas como Touche Amore o La Dispute, Hellions les va a convencer y será una muy buena sorpresa.

 

 

#F101, las consecuencias de poseer una bestia

Adrenalina y ritmo, autos y música, comparten casi el mismo espíritu. No es ninguna coincidencia que existan cientos de canciones escritas sobre los coches y la sensación de la velocidad mientras que el lodo salta en el parabrisas y el olor a llanta quemada se percibe en el aire, ambos alimentan la idea de poder, movilidad, emoción e incluso la consecuencia de poseer una bestia

 

Rock and Roll y hot rods, casi fueron inventados exactamente en el mismo punto de la historia, ambos eran la culminación de una larga marcha hacia el progreso impulsado por la electricidad y la potencia del motor V8. Los grandes movimientos de la juventud del siglo XX en la era de la posguerra fueron alimentadas por barras calientes y kilómetros de música.

 

El movimiento de esas ruedas literalmente ha hecho girar al rock, el sonido del motor fue la banda sonora de Pink Floyd mientras sus integrantes participaban en la carrera Panamericana en 1991 y ha sido la obsesión de Jeff Beck, Brian Johnson, Jay Kay, Mark Knopfler y Bruce Springsteen, coleccionistas que nos hacen pensar en las voluptuosas curvas por las que circulará el low rider de rock101online.mx el próximo jueves 29 de octubre en un especial de 10 am a 8 pm dedicado completamente a la música inspirada por el ronronear de un motor, comuníquense con nosotros con el hashtag #F101.

-->