hi

Aborted Tortoise – ‘An Beach’

 

Cada año en el mundo de la música  anglosajona al acercarse el verano los pertenecientes a medios especializados, llámese estaciones de radio, blogs, críticos, revistas (aun existen), etcétera tratan de darle un rubro a las listas, eligiendo temas que andan captando la atención masiva, apostando por aquellos cortes que predominen en la estructura melódica y el ritmo sencillo pero pegajoso y de fácil escucha para el receptor. Sonando tanto en medios como en fiestas, bares y festivales. Además de usarlas como himnos de series de TV, película y hasta telenovelas.

Ejemplos conocemos miles y desde hace más de 50 años las canciones del verano (sean en español, inglés o cualquier idioma) en cada región tiene sus candidatos, convirtiéndose así, en una estrategia más de marketing que en sus comienzos no tenía esa intención. Si se avientan un clavado en la red encontraran cientos de posts sobre este tema y que si bien hay rolas que se hicieron de fama mundial, cada país tiene una larga lista de canciones del verano.

¿Y hay discos del verano también? Si, sin embargo se enfocan más en los que se acercan según el calendario de lanzamientos que la industria realiza con meses de anticipación y los artistas también de acuerdo a su casa disquera y tiempo disponible. Es más de estrategia particular que de un impacto para generar penetración instantánea.

Si tuviera que considerar o mejor dicho, elegir un disco de este verano, sería ‘An Beach’ el debut de Aborted Tortoise, banda de garage-surf-punk de adolescentes australianos que no hacen más que divertirse y reflejar la relajación y el desenfado de su natal Perth. Ya habían dado una prueba de su descaro en su EP de 2015. Ahora confirman que su sonido frenético pero imperturbable, sencillo pero provocador y corto pero disfrutable, es lo que un periodo de verano puede necesitar. Sin importar la fecha de su lanzamiento, ‘An Beach’ es un disco que en este periodo de relajación, exaltación, festejos y diversión cumple con los requisitos para hacerte pasar precisamente eso.

Desde el nombre de la banda que no nos dice mucho pero que suena irreverente e ilógico, pasando por su sonido que suena a muchos estilos pero que no se compara con alguno en particular. No es un álbum que vaya a trascender, vender millones, o cambiar el mundo del rock. La banda no es una que vaya a convertirse en super estrella, que revoluciones algo ni que nos haga pensar mucho con su contenido irreverente y absurdo. Simplemente es un momento relámpago de guitarras afiladas, baile subversivo y momentos de compañía en el sol, la playa o la azotea.

¿Rolas destacadas del disco?  Nos quedamos con la delicia surf de ‘Sprewin´ McGregor’, la conjunción de ‘Bees 1’ y ‘Bees 2’, la rebeldía de ‘Wasted Goods’ y ‘TV Set’, y la melodía de ‘Fashinably Late’. Si les laten Jon Spencer, Jack White y los Hives, este disco les servirá, puesto que es un verdadero disco del verano. Es más, aquí esta todo para que se lo echen, no dura demasiado.

-->