hi

A Place to Bury Strangers, noche post, post, post punk y shoegazera

A las 22:00 horas el trío mexicano Sadfileds apareció sobre el escenario del Foro Indie Rocks! para llevar al público a un sublime viaje compartido mediante las luces cobrizas, blancas y azul que los bañaban un acto que sin duda, sorprendió a muchos de los presentes en medio de copiosas dosis de humo; su intervención sumamente beneficiada de la excelente sonorización, nos dejó disfrutar su poderosa batería, su bajo hipnótico, su guitarra minimalista y su voz murmulleante hasta que finalizaron con ‘I’m Tired’.

Cinco minutos después de las 11, Oliver Ackermann, Dion Lunadon y Lia Simone Braswell se adueñaron del escenario diseñado con varios discos colgantes lisos y texturizados de sus caras, que multiplicaron constantemente las luces estroboscópicas que desde el principio de ‘We’ve Come So Far’ y ‘You Are the One’ nos prepararon para llevarnos a una zona llamada A Place to Bury Strangers, donde la obscuridad y lo sórdido permanecen e impactan sus significados en nuestro interior.

Los estadounidenses demostraron por qué en algún momento fueron descritos por la crítica especializada como una de las bandas más ruidosas de este siglo al interpretar ‘Bass & Drum Jam’ y ‘Revenge’ que nos llevaron a la danza de los cuerpos chocando unos con otros sin cesar. Así llegamos al momento en el que Dion Lunadon se arrojó sobre el público, seguido por Oliver Ackermann para desplazarse muy cerca de la cabina de audio e interpretar a nivel de público con bajo, voz y consola portátil tres improvisaciones de manera muy parecida a como lo hicieron el pasado 31 de mayo en Houston.

¿Por qué nos gusta tanto la #SemanaIR? Porque suceden momentos como este, @APTBS en el centro de la licuadora

A post shared by Rock 101 (@rock101online) on

De regreso al escenario para masajear de alguna manera los tímpanos de los asistentes que estuvimos sujetos a altas dosis de decibeles ensordecedores y deliciosos ‘Deeper’ y ‘Deadbeat’ solo fueron el preámbulo de lo que desde un principio nos llevo a una comunión en busca de los más exquisitos feedbacks emitidos durante este año.

‘I Lived My Life to Stand in the Shadow of Your Heart’ se convirtió en la pieza que cerró este viaje sónico a las entrañas de una obscuridad tan confortante que muchos no querían que concluyera y que incluso la interpretación parecía poder perderse en un incesante infinito.

Con solo cinco álbumes y una trayectoria acompañando en giras a NIN o Jesus and Mary Chain, el trío A Place to Bury Strangers sigue sumando seguidores por sus extraordinarias actuaciones en vivo, las cuales ciertamente son muchísimo más poderosas e intensas que en estudio.

También podría interesarte: Entrevista – A Place To Bury Strangers, el post post post punk

Semana IR! – Curtis Harding, el soul de lunes

Todos invariablemente hemos sentido ese deseo de escapar ante las rutinas, el silencio, el mal humor y la mala compañía. Estrés que bien que mal se puede traducir en una oportunidad de incentivar el cambio. Y es ahí precisamente que se hallan los cerebros de una revista que desde hace poco más de 10 años generan estas oportunidades para la música y su consumidor.

Espacios alternos, plataformas digitales y una semana de conciertos. Indie Rocks! trajo así hace 3 años la #SemanaIR; una semana de propuestas musicales que no ponderan la cotidianidad de los días. Sólo así fue posible predicar con los ritmos del broken beat, disco y el R&B contemporáneo en plena noche de lunes.

La edición 2018 de esta fiesta inició y nos congregó con la voz de Curtis Harding; un artista joven que apenas cuenta con dos álbumes de estudio pero que se vuelven suficientes para incendiar el escenario con simbolismos un tanto psicodélicos, esotéricos y desde luego bailables. La noche de ayer no fue la excepción.

Fotografía: Hugo Tenorio

Antes de moldear las caderas de los asistentes, la furia de las guitarras fue posible gracias a Peregrino; una banda que fusiona el blues, folk e incluso country. Esta gamma de sonidos nos recordó la estética y belleza americana de un viaje por carretera, la rebeldía de las melenas y de los lentes oscuros. Todo este marco se plasmó con A Young Man’s Game’, su primer álbum y que fue la antesala perfecta de Harding.

Sin más preámbulo y sin guardarse nada, la elegancia y la contundencia de ‘Face Your Fear’ se hizo presente. Curtis Harding abrió con los sencillos que distinguen la textura de su último material; temas como ‘Next Time’, ‘On and On’, ‘Need My Baby’ y ‘Drive My Car’ dejaron entrever como primer capítulo el estilo del estadounidense.

Enseguida llegaron ‘Ghost of You’, ‘Till The End’ y ‘Go As You Are’. Todo el segundo álbum fue interpretado con la seguridad de llevar a buen puerto su sonido y a futuras generaciones. De eso estamos seguro pues entre el público se iluminaban los rostros de ciertos adultos que parecían ser fervientes fans de ‘Starsky y Hutch’. Sus pasos los delataban.

Fotografía: Hugo Tenorio

Saxofón, órgano, bajo, guitarra, teclados y platillos voladores, fueron el estandarte del escenario con el que de a poco se rompen las barreras del soul, traducido de otra forma, del alma. Barreras como el escepticismo del lunes, los celulares enérgicos y el poco espacio del foro, fueron vencidas enseguida por ‘Cast Away’ y ‘Freedom’; canciones de su primer álbum que nos contagiaron de espíritu y recuerdos, quizás de CeeLo Green y ¿por qué no?, hasta de la propia Amy Winehouse. Todas estas raíces fueron la narrativa de una noche que no queríamos dejar ir y así llegó la romántica ‘Need Your Love’ antes del encore.

Amor propio y deseo de compartir todo, incluso dos canciones más para recordar la importancia y vigencia de los primeros acordes del rock. El soul power se intensificó con las últimas dos canciones de la noche: ‘The Drive’ y ‘Keep on Shining’. Ésta última justificando el porqué del cigarrillo en la portada del primer álbum: estoicismo. Toda una pieza llena de trastes y riffs que no te permiten estar quieto. “¡So just keep on shining!”

Fotografía: Hugo Tenorio

No hay objetos externos ni parafernalia que puedan exponer lo que significa el soul hoy en día, pero ayer fue una buena oportunidad de acercarnos un poco a ello y a la sensibilidad del oriundo de Michigan. Su herencia está plasmada en esa agresividad rítmica y sonora acorde a los tiempos que se vivían en los 70 y la realidad es que éstas letras serían insuficientes si pretendo idealizar en un mismo espacio lo sucedido en el Foro Indie Rocks! El tiempo será el mejor juez.

Las noches de la #SemanaIR continúan con las presentaciones de Tino el Pingüino, Deerhoof, Antibalas, A place to Bury Strangers y Zola Jesus. ¿Princess Nokia?, ¿qué?.

Fotografía: Hugo Tenorio

A Place To Bury Strangers, el post post post punk

Observas el nuevo disco y no dejas de pensar en ‘Un Perro Andaluz’ (1929), el ojo antes del corte transversal parece el punto de entrada a ‘Pinned’, el nuevo disco de A Place To Bury Strangers que nos muestra nuevamente su capacidad para crear paisajes agrestes de electrónica, post punk y shoegaze, aunque nos ha ido quedando claro que ya no se trata de un concepto sonoro, sino un conjunto de canciones que aparecen en un mismo contexto.

‘Pinned’, es curioso el nombre cuando notamos que no es un material donde se analice al humano, como si estuviera en una mesa detenido con alfileres, más bien vemos su fragilidad y sus entrañas expuestas por sus fijaciones a la tecnología, un tema que APTBS ya ha abordado en diversas ocasiones.

También podría interesarte: Alan Vega: Avant punk

Lo mínimo nos vuelve a llevar a lo máximo en sonidos, se trata de subir el volumen al 11, aunque ‘Pinned’ nos debe la intensidad a la que ya nos habíamos acostumbrado en los anteriores cuatro discos.

Rodrigo Fernández tuvo la oportunidad de platicar con Oliver Ackerman sobre el nuevo disco y la próxima visita de A Place To Bury Strangers con motivo de la Semana IR!, te compartimos la plática completa para que te acerques más a ‘Pinned’ y no te pierdas su actuación en el Foro Indie Rocks el 8 de junio.

 

Nrmal 2016, ese delicioso horrible ruido

Desde el principio el nombre ha sido una broma, un guiño para los que entienden eso que no es tan normal para la mayoría, pero que a final de cuentas se convertirá en aquello que todos mencionarán, problablemente tres años después. Nrmal siempre trata de adelantarse a las tendencias, eso provoca que sus escenarios tengan ciertas singularidades, las mismas que su público.

A diferencia de otros festivales, Nrmal no se trata de esos espectaculares momentos de comunión masiva y del instante de reconocimiento de sencillos, se trata del primer encuentro para muchos con una banda, eso hace que tanto la selección del cartel como el público se sumen con una simple idea: podrías encontrarte con tu nueva banda favorita… o tal vez no.

Gran parte del primer día del festival nos encontramos con ese horriblemmente sabroso noise, que entre la disonancia y la falta del verso-coro-verso hizo que más de uno mirara con los oídos bien abiertos, absorbiendo lo que emanaba en el escenario durante las actuaciones de Camera, (Sic), Bulbul, San Pedro el Cortez, Föllakzoid y A Place To Bury Strangers, ejemplos claros de actitud, estridencia, ritmo robótico y acto de destrucción para abrir con gusto un set que promete tener muchos accidentes que la guitarra que es despedazada en la primera canción.

El claro contraste de esos momentos de ruido frenético son las pausas electrónicas, desde la apertura del festival con Bluehost, Aloa Input, Coiffeur, Kreidler y Empress of, el balance para el oído dispuesto a explorar entre dos puntos sumanete distantes unidos por dos grupos que suelen moverse entre ambos lados, tanto Low como Deerhunter han tenido sus instantes oscuros, bailables, ruidosos y experimentales guiados por un pedal, aunque a últimas fechas están cercanos a la armonía.

La linea de pensamiento en Nrmal es ese flujo que proviene del público, sabemos que en cualquier otro tipo de festival nos encontraríamos con ese impaciente conjunto de personas que no tolera nada que no conozca o que no haya estado en constante rotación en una estación de radio, los tres escenarios del festival se basan en esa probabilidad de sonidos que nutren más que el sencillo popular, el encuentro de lo nuevo es más interesante que la repetición de lo que ya es conocido.

-->