hi

Death, lo extraordinario en el ciclo #666

Volvimos a la sala 8 de la Cineteca Nacional para presentar el ciclo de cine #666, esta vez con una perspectiva diferente a la de la semana anterior, si después de ‘Searching For Sugar Man’ su protagonista se convirtió en el héroe de todos los festivales, Death no tuvo tanta suerte después de que se realizó el documental, el fervor por Sixto Rodríguez parece obra del hype mediático de alto nivel pero tiene el fondo de haber influido en una generación del otro lado del mundo, el reconocimiento por los hermanos Hackney es de otro tipo, el de una banda adelantada a su época.

Esperando el inicio de la función, #Invasión101, ciclo #666 en @CinetecaMexico
pic.twitter.com/SyW3ToB8NX

— Rock101 (@r101ck) febrero 19, 2016

En ambos casos hemos expuesto el público de Rock 101 a dos ideas sobre personajes que tras eventos desafortunados finalmente encuentran el éxito, en ambas historias llega de una forma inesperada y provocan reacciones diferentes, con ‘Searching For Sugar Man’ todo mundo sale de la sala sonriente cantando ‘I Wonder’, con Death el público ríe a partir de la necedad de un nombre y la forma en que un grupo puede ser enterrado por esas mismas obsesiones, pero se maravilla al descubrir que 35 años después esa perspectiva puede cambiar.

Si vienen en camino, ya inició la tercera película del ciclo #666 en @CinetecaMexico
pic.twitter.com/EEDGArz2Zp

— Rock101 (@r101ck) febrero 19, 2016

En la película que presentamos el jueves 18 de febrero se trata de una misma historia dividida en cuatro partes, la formación de una banda que decide apostar por el rock and roll retorciéndolo un poco, el entorno que entierra sus posibilidades , los coleccionistas y la reaparición de Death tres décadas después de su desaparición (a través de dos generaciones).

Escuchamos al público en el silencio, maravillado por esa primera parte que muestra la genialidad de Death, también notamos que reía cada vez que surgía una y otra vez la frase “apoya a tu hermano”, incluso cuando eso significa renunciar a contratos y observar como la vida que podría ser se escapa de las manos por algo que parece un simple nombre.

#Invasión101 hasta en la sala de proyección de nuestro ciclo #666, doble Death pic.twitter.com/eHqtMGSgcH

— Rock101 (@r101ck) febrero 19, 2016

La película de Mark Christopher Covino y Jeff Howlett no solo la seleccionamos por la singular historia del grupo que emerge de Detroit con un sonido singular en la misma época en que The Stooges y MC5, la incluimos en el ciclo por la amalgama de épocas que conjuga, inicia con la época de los grandes descubrimientos y las promesas de contratos discográficos, se mueve hacia las bandas que permanecen activas pero con pocas probabilidades de trascender y concluye con esa época en que Internet se convierte en el lugar donde ocurren los descubrimientos, con la blogosfera adelantándose a los medios musicales habituales, realizando sus propios hallazgos, logrando que importen… incluso 30 años después.

Comenzó el ciclo de cine #666 en la Cineteca Nacional con lleno total

Y así llegó el jueves 4 de febrero del 2016, día en el que comenzó el ciclo de cine por el aniversario de rock101online.mx. Ciclo #666: 6 filmes en 6 semanas para estos 6 años de rock 101 en la www.

 

La sala 8 de la Cineteca Nacional fue el punto de reunión, arrancó a la 7 pm con un lleno total para disfrutar del primer filme de dicho ciclo: ‘Vi är bäst!’ (‘Somos Lo Mejor’), coproduccion sueca-danesa del año 2013 escrita y dirigida por Lukas Moodysson y adaptada de una novela gráfica titulada ‘Never Goodnight’ de su esposa Coco Moodysson.

 

Una divertida historia de dos niñas  (Bobo y Klara) que forman un grupo de punk sin saber tocar, solo para irritar a unos niños de una banda de Rock que siempre las molestan, afortunada conocen y enrolan a la banda a Hedvig, quien toca muy bien la guitarra clásica y será quien les enseñe las bases de la música.

 

 

Una película fresca y divertida que no dejó butaca libre en la función que Rock 101 en conjunto con la Cineteca Nacional preparó como primer plato de este maravilloso ciclo #666. Risas y carcajadas a lo largo de toda la función por parte del auditorio fueron una constante.

 

Al término de la película todo el auditorio recibió un sticker de rock101online.mx como recuerdo. Entre los asistentes se encontraban Jimena y Benito, a quienes les gustó mucho la película y esperan no perderse las siguientes cinco del ciclo.

 

 

”¡Esa niña Klara es tremenda!”, dijo Jimena ente risas, mientras que Benito agregó: ”Supongo que todos podemos disfrutar de esta película porque en algun momento de nuestras vidas pasamos por esa edad un tanto dificil, y para muchos como yo que somos fans de Rock 101, la música fue, es y será importante en nuestras vidas. Felicidades a Rock101online.mx y gracias por este ciclo que espero no perderme ni una sola película”.

Ciclo #666, Rock 101 en el cine

El 26 de enero de 2010 resurgió Rock 101 a través de Internet como una propuesta interesada en retomar el contenido de calidad que parecía haber olvidado la radio convencional. Tal como ocurrió en la faceta en la FM, nuestro objetivo es ser el escaparate de tendencias, abarcando todas las expresiones culturales posibles, demostrando que la música puede ser el hilo conductor y el visor hacia otras formas de arte.

Siempre hemos tenido particular interés por el cine. En la anterior etapa de Rock 101, tuvimos un proyecto cultural dentro de nuestra diversidad de ideas, nos asociamos con la sala de PECIME para promover películas de arte no comerciales, provenientes principalmente de Macedonia, España, Bulgaria, Francia y otros países de Europa central, así como de Sudamérica, Canadá y Estados Unidos, dando a conocer en México películas como ‘Before the Rain’ del director Milčo Mančevski, así como la promoción y proyección de la cinta ‘Huevos de Oro’ de Bigas Luna.

Interesados siempre en promover el cine, establecemos en esta ocasión una alianza con la Cineteca Nacional para realizar un ciclo en el marco de nuestro sexto aniversario como rock101online.mx, donde se proyectarían seis películas que hayan sobresalido por su impacto y trascendencia cultural fuera del sistema de blockbusters o que por su rareza o singularidad hayan alcanzado el estatus de película de culto.

No te pierdas el ciclo #666, todos los jueves a las 19:00 horas en las salas 8 y 9, cada semana uno de nuestros conductores presentará una película.

‘We are the Best!’ (2013, Suecia)

Director: Lukas Moodysson

Duración: 102′

¡Somos lo mejor! más una idea de autoafirmación que una banda, una postura rebelde y refrescante que parte de la estridente amistad femenina y crece a través de la música punk. Es la infancia expresada dentro del mundo de los niños, sin el filtro de los años y la nostalgia de los adultos, es la simple existencia de un grupo, pero como una colaboración y una fuente especial que les da cierto acceso al poder a través de la pertenencia, que por medio de la película brinda a sus integrantes la convicción imperturbable expresada en el título.

Searching for Sugarman (2012, Suecia-Reino Unido)

Director: Malik Bendjelloul

Duración: 86′

Algunas leyendas surgen en la niebla, mientras que otras se consolidan con las historias que la terminan, en el caso de Sixto Rodríguez, ambas ideas se aplican. Fue descubierto en medio de un banco de niebla en Detroit, su voz era lo único que podía distinguirse, casualmente sus palabras alejadas de cualquier información referente a su persona causaron el mismo impacto en Sudáfrica.

Con un estilo folk en medio de la explosión punk de principios de los 70, Rodríguez careció de éxito en Estados Unidos, pocos compraron sus dos discos, anulando cualquier posibilidad para que Sixto Rodríguez tuviera una carrera en los siguientes años. Después de la poca atención, desapareció una vez más en la niebla mientras uno de sus álbumes viajaba por azares del destino a Sudáfrica en plena era del Apartheid.

‘A Band Called Death’ (2012, Estados Unidos)

Director: Mark Christopher Covino, Jeff Howlett

Duración: 98′

El soundtrack de Detroit es distintivo, sin embargo su herencia musical y energía urbana no se había trasladado tan bien hasta que se descubrió a Death, una banda que no era uno de los secretos mejor guardados de Motor City Rock, sino uno de esos casos ahogados en la industria discográfica y una única circunstancia que impidió que conociéramos a un trío que definitivamente estaba adelantado a su época. Se trata de una historia de fracaso y un triunfo que surge gracias a coleccionistas de discos y obsesivos de la música que rescatan a Death del desconocimiento general primero con un sencillo, después con un demo rescatado y finalmente con este documental.

‘Only Lovers Left Alive’ (2013, Estados Unidos)

Director: Jim Jarmusch

Duración: 123 m

Jim Jarmusch, retorciéndo una vez más los parámetros de un género, lo hizo con el western en ‘Dead Man’ (1995) y su versión yakuza ‘Ghost Dog’ (1999), esta vez toma el cine vampírico y lo convierte una crítica al aletargamiento de nuestros tiempos. A su manera también es una road movie, donde personajes a la deriva tratan de salvaguardar su status quo con base en imponer su ética frente a la estupidez y la barbarie del mundo. De ahí que de los vampiros a Jarmusch le interese mucho más su romanticismo que su apetito sanguinario.

‘La casa de la radio’

Director: Nicolas Philibert

Duración: 100 m

Un documental sobre Radio France, expuesta desde su interior durante toda una jornada completa y a través de una vasta variedad de aspectos, desde los objetos (micrófonos, cables, consolas, instrumentos), y lugares (cabinas, estudios de grabación, laboratorios de edición, receptores, auditorios, oficinas, bodegas, pasillos) y personas (productores, locutores, reporteros, entrevistados, músicos, técnicos, ingenieros, cantantes) y todo lo que conlleva dirigir un medio de comunicación.

Las escenas hacen que el espectador viaje de un lugar a otro, con brevedad y contundencia, nos permite apreciar al medio cada vez desde un diferente ángulo. La brevedad de los episodios, no busca que se comprendan los procesos implicados, sino captar la atención y asombrar con la estrecha cercanía a ellos. Todas estas viñetas crean un caleidoscopio de la estación, cuya imagen global genera una suave fascinación.

‘Edén’

Director: Mia Hansen-Løve

Duración: 132′

Basada de alguna forma en la historia del hermano de la directora, la película expone la década de los 90 en la efervecencia de la música electrónica, partiendo de Francia con una historia paralela a la de Daft Punk, a través de un colectivo de entusiastas del rave que bajo las luces, el éxtasis y el trance de la música lentamente nos muestran un movimiento global que convirtió a las tornamesas en uno de los intrumentos musicales más vendidos durante una década. El toque francés evidenciado a través del house, el techno y los elementos que se mezclan con la historia de un joven que decide dedicar su vida al ambiente de la noche.

30 discos, una serie – #666

El álbum como concepto, enriquecido por las influencias, las semejanzas, las colaboraciones, los proyectos alternos y el contexto sonoro de cada año, así vivimos nuestro sexto aniversario en línea, con seis días dedicados a la convergencia de esos seis discos multiplicados por cinco. Treinta propuestas en total que desde la perspectiva rockcientoúnica redefinieron lo que somos en la actualidad, observando siempre de donde venimos y con esos discos hacia donde nos dirigimos. Esperamos hayan podido disfrutar las 60 horas de transmisión.

¿Qué sigue? seis semanas en un ciclo de cine, el inicio de la #Legión101ers, más especiales, más marratones, más #Invasión101, ustedes sigan pendientes.

1. Nick Cave abandona el piano para componer con la guitarra, recuerda sus inicios en la crudeza del punk con Bithday Party para fundirlos con la experiencia de los Bad Seeds. Iniciando el sexto aniversario de Rock 101 con Patricia Peñaloza, el #666 definido por el compositor que entiende de dualidades.

2. Recorremos el 2010, abordamos ese automóvil estacionado en el barrio, similar a otros, la niñez permanente saltando en las bicicletas. Jorge Concha nos lleva por The Suburbs de Arcade Fire, buscamos el domicilio #666

3. Como una escena de sótano, aquel donde convive la fotografía de George Mitchell. con las ideas de Bradford Cox, se trata de una especie de valium después del valium. Propuesta de 2010 de #SonicArsenal, Karina Cabrera presenta Halcyon Digest de Deerhunter, buscando el #666 con los ecos de art rock de la década de los 70 y 80, versión segunda década del siglo XXI.

4. El arte de características cósmicas solo revela la intención de un álbum, se trata de psicodélia al estilo Pink Floyd en Ummagumma, pero con un giro, Australia se manifiesta a través de Kevin Parker en la propuesta de 2010 de Hugo Tenorio en Sonido Total, Tame Impala se suma al #666 con ‘Innerspeaker’.

5. Damon Albarn, de existencia virtual que alimenta las voces de Gruff Rhys, Bobby Womack, Lou Reed, Mick Jones, Mark E. Smith y Little Dragon, entre otros. Inspiración de un proyecto inconcluso que se convierte en ‘Plastic Beach’, un nuevo disco de Gorillaz con Jamie Hewlett recreando la manera en que The Who realizaba sus películas. Disco de 2010, presentando en el #666 por Luis Gerardo Salas.

6. Salvador Dalí, Francisco de Goya, The Doors, The Pogues y The Velvet Underground, además de una intensa observación de Inglaterra y las consecuencias de la guerra en Afganistan e Irak, el punto de partida de PJ Harvey hacia un camino que ya no tendría regreso. La propuesta de 2011 de Tinta Invisible, ‘Let England Shake’, presentado por Patricia Pañaloza en el segundo día #666.

7. Brooklyn, nueva meca del synthpop con DFA Records, más una mezcla de hip-hop que al ser tocada por el punk nos sitúa en un nuevo panorama, ya no es aquel No Wave, es la misma esencia de una nueva década con Cut Copy, MGMT y The Juan MacLean. Es el mismo club de los 80, pero visto con ojos menos hinchados por el Aquanet. Holy Ghost!, debutando en el 2011 como una selección versión #666 con Jorge Concha en Apretando Tornillos

8. Mientras sentíamos la evolución del post rock en densidad, el steelpan se estaba convirtiendo en un elemento de la música electrónica, post dubstep que ustedes escuchan a través de sutilezas y la idea de volver a lo básico, pero no por eso menos elaborado, el objetivo es verdaderamente ser hardcore con los instantes épicos. Propuesta de 2011, revisitada a través del #666 en Sonic Arsenal con Karina Cabrera. James Blake – James Blake

9. La broma al interior, la minivan a ojos de otros es El Camino, la séptima producción de un grupo que en un sótano en Ohio trabajaba con dos elementos rotos (batería y micrófono), tenía pocas aspiraciones en su primer álbum, solo quería reflejar las vías del tren, el blues y la rasposa existencia de The Black Keys. Selección #666 de 2011 cortesía de Hugo Tenorio.

10. Moby en evolución, aunque el título índica ‘Destroyed’. Luis Gerardo Salas nos presenta su propuesta de disco del 2010, el producto del insomnio mezclado con el letargo de la vida metido en un autobús durante una gira. Atmósfera electrónica tipo 2 am para la tarche del primer día de aniversario #666

11. The Idler Wheel Is Wiser Than the Driver of the Screw and Whipping Cords Will Serve You More Than Ropes Will Ever Do, un nuevo poema para reflexionar sobre la figura de Fiona Apple, ella habla de sí misma en la portada. Un disco trabajado en secreto, mantenido en silencio para evitar la controversia que tuvo su anterior álbum, Extraordinary Machine (2005). Selección del 2012 de Pati Peñaloza para Tinta Invisible en la serie #666

12. ¿Recuerdan ese momento en que el cine les recomendó escuchar a The Shins? Prácticamente también fue el momento en que James Mercer decidió dejar de escuchar a su banda y formar con Danger Mouse el proyecto Broken Bells. Durante 5 años, esa banda que hacía feliz a toda una generación etiquetada como hipster, se mantuvo en silencio, regresó sin ser independiente y nos presentó la “estética de la decisión”. Selección de 2012 de Jorge Concha para Apretando Tornillos en la serie #666

13. ¿Cómo no seguir flotando en el espacio? Jason Pierce nos dio la píldora para no ascender en 1997, se mantuvo con diversos efectos secundarios por medio de un space rock cargado de religión, drogas, enfermedad y redención con el elemento “Huh?”. Sweet Heart Sweet Light de Spiritualized, selección de Karina Cabrera para Sonic Arsenal en la serie #666

14. Meg White, Alison Mosshart, Alicia Keys y Loretta Lynn, la inspiración de un disco y la banda de apoyo (completamente femenina) con la que debutó Jack White, uno de los hombres más prolíficos de la actualidad, quien después de participar en tres proyectos, impulsar su propio sello discográfico y crear la euforia por todo lo que tiene la marca Third Mand Records nos ofrece ‘Blunderbuss’ en el 2012. Selección de Hugo Tenorio para Sonido Total en la serie #666

15. Pocos títulos nos hablan claramente de un hombre abandonando el plano terrenal, ‘Bravest Man In The Universe’, el cierre de la historia de Bobby Womack, un álbum desarrollado en la agonía, pero no por eso de sonidos agonizantes, porqué en el transcurso de su grabación también hubo espacio para la curación. Luis Gerardo Salas cierra el 2012, año de grandes producciones de autor en la serie #666

16. La verdadera nostalgia por Berlín, ¿qué le hicieron allá pues? El pasado encaramándose en un inesperado regreso, la trilogía no se repite pero si es un eco para el mañana. The Next Day se suma a nuestra serie #666 con Patricia Peñaloza.

17. Nadie en sus más alocados sueños pensó en como sonaría Madonna mezclada con Pat Benatar, hasta que llegó Haim, el balance correcto entre pop y rock clásico que necesitaba una generación que no encontraba mejores razones para saborear canciones de 4 minutos sin dar el botonazo. Llega a sus oídos como reconocimiento del 2013 con Jorge Concha dentro de la serie #666

18. ¿Qué se puede hacer después de un tributo a los Beatles, otro a Woody Guthrie, ser parte del súper grupo Monsters of Folk y sumergirse en el alt country con My Morning Jacket? La única opción es liberar el lado más sensible con Regions of Light and Sound of God. Llegamos al 2013 tipo Jim James con Karina Cabrera, selección del día en #666 desde Sonic Arsenal.

19. Una constante que apreciamos en Sonido Total, llegando al 2013, Hugo Tenorio presenta el último disco que lanzó Black Rebel Motorcycle Club. ‘Specter at the Feast’ marcado por pérdidas personales y el cambio definitivo en la batería, la séptima producción del grupo en ese contexto se muestra una vez más salvaje y le da mayor peso a la guitarra, se percibe algún eco de su debut del 2001, pero ya es un grupo completamente diferente cuando nos lo encontramos en la serie #666.

20. Back to Land, el material que llega en el 2013 con comentario de Luis Gerardo Salas. Wooden Shjips, el grupo que nos reencuentra con la psicodélia, neo le dicen algunos, explosiva le decimos nosotros y con recuerdos del ritmo otorgado por Mo Tucker a The Velvet Underground.

21. Su cabello en la portada es una descripción visual de lo que ocurrió al interior del álbum, un material “para fiesta que puedes tocar en un funeral”, pero esa no es la clave, Annie Clark siguió líneas de energía en el camino para conseguir un experimento llamado St. Vincent. Propuesta de 2014 de Patricia Peñaloza en #666

22. Adam Granduciel, adaptándose a la vida común y corriente después de una intensa gira, misión imposible que derivó en depresión y paranoia, como siempre, la única cura para una espiral de emociones: crea un disco. Jorge Concha presenta ‘Lost in the Dream’ de The War On Drugs, selección del 2014 para la serie #666

23. Escalofrío violento producto de una producción análoga, cruda, energética, digna de un debut de un personaje que abandonó Florida para encontrar su verdadera vocación en las calles de Nueva Orleans. Benjamin Booker, selección festiva del 2014 de Karina Cabrera para la serie #666

24. Después de encabezar dos bandas punk, una experimental y superar la depresión post parto más larga de la historia, Brody Dalle tomó todas esas experiencias y las convirtió en su álbum debut, un renacimiento creativo y un balance catártico entre Sourpuss, The Distillers y Spinnerette. ‘Diploid Love’, selección de Hugo Tenorio para definir el año 2014 en Sonido Total, disco 24 en la serie #666

25. Con los conspiradores habituales, Nigel Godrich en la producción y Stanley Donwood en el arte, repitiendo la vía alterna al mainstream (Bandcamp y BitTorrent), Thom Yorke culmina una larga serie de experimentos y declaraciones en contra de Sotify con su segunda producción como solista. Luis Gerardo Salas presenta ‘Tomorrow’s Modern Boxes’, disco número 25, definiendo el 2014 en la serie #666

26. Para algunos el mejor disco del 2015, para otros uno de los mejores ejemplos de la nueva psicodélia, nos encontramos con el viaje solitario de Kevin Parker, aunque con el nombre Tame Impala. Currents, propuesta del día #666 de Patricia Peñaloza.

27. Repitiendo la reconstrucción sonora del archivo, Public Service Broadcasting abandona las ideas sobre educación y nos lleva en su segunda producción a la competencia entre astronautas y cosmonautas. The Race For Space, disco del 2015, selección del día #666 de Jorge Concha.

28. Un álbum de distorsiones, pero de una clara estructura pop basada en el blues, folk y garage rock, obsesión del 2015 de pocos, pero la podrán escuchar de principio a fin con Karina Cabrera, en el día #666 Hanni El Khatib – Moonlight

29. Canciones de último minuto, de inspiración directa extraída del momento. Sometimes I Sit and Think, and Sometimes I Just Sit, la revelación de Downunder, Courtney Barnett, la voz de una generación nativa digital. 2015 abordado por Hugo Tenorio en el día #666

30. Durante años mostró su amor por el new wave y el synthpop, fue hasta que reveló su pasión por Stevie Wonder que Mark Ronson nos llevó más allá del funk. Luis Gerardo Salas presenta Uptown Special, selección del 2015 para cerrar el día #666

#666

Dos explicaciones enlazadas por una idea. La primera creada por Hipgnosis para XTC en el disco ‘Go 2’, explicando las razones por las que el arte de portada atrae compradores, y la segunda para The Black Keys en el álbum ‘Brothers’, donde se explica brevemente que encontrarás en el interior. En ambos casos, palabras más y palabras menos, se trata de lo mismo: el concepto.

 

Aunque en 1939 los discos dejaron la genérica y endeble bolsa de papel o caja de cartón gracias al ingenio de Alex Steinweiss, quien prácticamente creó el concepto de diseño de portada, fue hasta 1948 que Columbia Records (el mismo lugar donde trabajaba Steinweiss) introdujo un estándar tan fuerte que ni siquiera la era digital ha logrado acabar con él. Lo que estamos presenciando no es la muerte de la industria, sino la evolución y convergencia de lo viejo y lo nuevo, pero sorprendentemente eso nos lleva a un punto específico: la muerte del CD y la unión de LP+MP3 como último formato.

 

 

Algunas de las mejores experiencias musicales son escuchar un disco nuevo mientras estrujas entre las manos su acompañamiento creativo, la funda. Puede ser un agregado conceptual o sólo un objeto de gran belleza, pero si el diseñador es arriesgado, puede acercarse a lo fetichista. Color, textura y texto, relieve, cortes arriesgados, tintas especiales, un papel diferente, imaginería y grandes ideas hacen que valga la pena poseer un disco. El arte de un álbum es parte de la música, sólo basta trazar una línea en la historia para encontrar las conexiones entre esas imágenes y su esencia.

 

Cualquier persona que tenga una colección de discos ha pasado varias horas soñando mientras escucha cada track, analizando cada milímetro de la portada, descubriendo que las imágenes la mayoría de las veces exigen esa sintonía entre lo que tienes entre las manos y lo que escuchas. Sobra decir que la conexión se convierte en toda una experiencia sensorial.

 

A final de cuentas seguimos hablando de lo mismo, como esa espiral de surcos que afuera hacia adentro nos hacen pensar inmediatamente en la caída de la aguja en el registro, parecida a la espiral que Fibonacci nos mostró como una secuencia que tiene la huella de su creador, números internos inmersos en una serie de seises que van creciendo continuamente, tres en total.

 

Se trata del mismo número que recurrentemente nos hemos encontrado a lo largo del mes en nuestras redes sociales con una continua asociación a la bestia, esa que menciona en su pesadilla Iron Maiden, pero que nosotros descubrimos en el laboratorio de matemáticas de Rock 101 como una probabilidad circular, una curiosidad en la que no nos extenderemos, porqué cada vez que tratamos de entender y/o explicar la relación de Pi con el 666, sufrimos una jaqueca tipo película de Darren Aronofsky, solo podemos decir: 3.*1*4*1*5*9*2*6*5*4=129600 + Las tres leyes.

 

 

Si veíamos 101 en todos lados, desde que vimos que el 26 de enero de 2016 cumpliríamos seis años, nos quedó claro, teníamos que buscar la secuencia, Pi y nuestro elemento circular favorito, Así llegamos a los siguientes seis días, celebrando con seis discos multiplicados por cinco voces en el día (en la tarche también) y seis programas que durante seis días nos brindarán su propia visión del #666.

 

Podríamos terminar ahí, pero ustedes nos conocen, a veces somos obsesivos… después de esos primeros seis días celebrando, siguen seis semanas con seis películas en un ciclo de cine en la Cineteca Nacional (no hemos verificado si será en la sala 6), además de seis meses recordando que cumplimos seis años en Internet, todo para llegar al 32 aniversario de Rock 101 (ahí les encargamos esa operación).

 

Lunes 25 de enero

Tinta Invisible – Grinderman – Grinderman II
Apretando Tornillos – “The Suburbs” de Arcade Fire
Sonic Arsenal – Halcyon Digest – Deerhunter
Sonido Total – Tame Impala – Innerspeaker
Luis Gerardo Salas – Gorillaz – Plastic Beach

Martes 26 de enero

Tinta Invisible – PJ Harvey – Let England Shake

Apretando Tornillos – Holy Ghost! – Holy Ghost!

Sonic Arsenal – James Blake – James Blake

Sonido Total – The Black Keys – El Camino

Luis Gerardo Salas – Moby – Destroyed

Miércoles 27 de enero

Tinta Invisible – Fiona Apple – The idler wheel is wiser than the driver of the screw and whipping cords will serve you more than ropes will ever do
Apretando Tornillos – “Port Of Morrow” de The Shins
Sonic Arsenal – Spiritualized – Sweet Heart Sweet Light
Sonido Total – Jack White – Blunderbuss
Luis Gerardo Salas – Bobby Womack – Bravest Man In The Universe

Jueves 28 de enero

Tinta Invisible – David Bowie – The Next Day
Apretando Tornillos – “Days Are Gone” de HAIM
Sonic Arsenal – Jim James – Regions of Light and Sound of God
Sonido Total – BRMC/Specter at the feast
Luis Gerardo Salas – Wooden Ships – Back To Land

Viernes 29 de enero

Tinta Invisible – St. Vincent – St Vincent
Apretando Tornillos – “Lost in The Dream” de The War On Drugs
Sonic Arsenal – Benjamin Booker – Benjamin Booker
Sonido Total – Brody Dalle/Diploid Love
Luis Gerardo Salas – Thom Yorke  – Tomorrow’s Modern Boxes

Sábado 30 de enero

Tinta Invisible – Tame Impala – Currents
Apretando Tornillos – “The Race For Space” de Public Service Broadcasting
Sonic Arsenal – Hanni El Khatib – Moonlight
Sonido Total – Courtney Barnett/Sometimes I sit…
Luis Gerardo Salas – Mark Ronson – Uptown Special

Domingo 31 de enero

Si el hombre es 5, entonces #666…

Alguna vez Kurt Cobain declaró que el disco ‘Nevermind’ de Nirvana no hubiera llegado a ninguna parte si no hubiera existido ‘Doolittle’ de Pixies. La furia salpicada de punk y reflexiones surrealistas fueron la pauta para la escena independiente subterránea, que desde entonces ha alcanzado la superficie para hipnotizarnos con maestría. Simplemente los Pixies cambiaron el rock de los 90, a pesar de que el grupo no logró superar sus propios conflictos.

Doolittle’ incluyó catorce excelentes canciones, sin embargo la que ilustraba mejor la música de los Pixies sin duda es ‘Monkey Gone To Heaven’, que sin ningún problema puede mostrarse simple y enigmática. El corte es una mezcla perfecta entre guitarras pop que se cruzan sin avisar hacia las texturas punk y surf, mientras que una voz femenina en segundo plano afirma las palabras de Black Francis. La voz de quien se convirtiera después en Frank Black flota como en una conversación, que poco a poco va subiendo de tono hasta alcanzar dolorosos alaridos.

La marca de los Pixies se deja sentir a través de la guitarra de Joey Santiago, poniendo el toque agresivo que sustenta las enigmáticas letras y la estridencia de Francis. La parte sutil queda a cargo de Kim Deal, enlazada con el ritmo pausado y consistente de David Lovering en la batería. ‘Monkey Gone to Heaven’ es una compresión de reverberaciones y retroalimentaciones cargadas de la formula esencial de la banda: canciones directas que asientan sus bases en lo simple y rápido, que algunas veces permite la entrada de un riff de guitarra y el aguardiente pasando a través de la garganta de Black Francis.

Gran parte de ‘Monkey Gone To Heaven’ habla sobre un gran desastre ecológico, que tal vez no puede percibirse por las particularidades de la voz de Francis. Las primeras líneas muestran a “un hombre subacuático” que es asesinado en medio de fango y desperdicios, una metáfora clara sobre la contaminación de los océanos. La segunda parte aborda directamente la capa de ozono perforada (“ahora hay un agujero en el cielo”) de la mano del calentamiento global (si la tierra no se enfríatodo se quemará). Como si predijera un futuro no muy lejano, cada estrofa cierra con la lamentación “éste simio se fue al cielo”.

El gran enigma de ‘Monkey Gone To Heaven’ surge en la tercera parte del corte, cuando emerge una especie de orden divino: “si el hombre es 5, entonces el diablo es 6, entonces Dios es 7”. Según explicó Black Francis, las frases son una “referencia a la numerología hebrea..Sólo recuerdo que alguien me dijo que era un dato del lenguaje hebreo. Especialmente en la Bibliapuedes encontrar un montón de referencias… no sé si es una jerarquía espiritualEs un dato puro, es un dato”.

Algunos de los seguidores de Pixies, que no se conformaron con la explicación del vocalista, dicen que las enigmáticas frases están relacionadas con la numerología satánica de Draconis Blackthorne, quien dice que el número siete fue asignado a Jehová y el número seis (claro que repetido tres veces) es el número de la bestia. El cinco está relacionado con el Pentagrama, símbolo de la voluntad del hombre, que puede dominar con su espíritu el mal, al que es asignado el número cuatro. De cualquier forma que observes esos últimos versos, los números no tienen nada que ver con el resto de la canción, parece una referencia cabalística que sonaba fresca y provocativa. Obviamente funciona muy bien en el contexto general de ‘Monkey Gone To Heaven’, que ya es considerado como uno de los cortes más exitosos de la escena independiente.

-->